Páginas vistas en total

domingo, 7 de noviembre de 2010

no solo los Reyes, también Zapatero el Presidente recibieron la palabra de Benedicto durante los últimos minutos de su estada en Barcelona. a Roma



En el interior de la Sagrada Familia, el templo al que Antoni Gaudí dedicó buena parte de su vida, el papa Benedicto XVI ha defendido durante su homilía el valor de la vida y ha condenado con firmeza la eutanasia y el aborto. Pocas horas después de alertar en Santiago de Compostela sobre la deriva laicista "agresiva" que sufre España, el Santo Padre ha pedido a los Estados que la natalidad sea "dignificada, valorada y apoyada jurídica, social y legislativamente". Una clara admonición a la política del Gobierno de Zapatero que este mismo año ha aprobado una polémica ley del aborto.
En una homilía en la que ha combinado castellano y el catalán, Benedicto XVI ha pedido apoyo del estado para los matrimonios entre un hombre y una mujer, así como medidas económicas y sociales para que la mujer encuentre en el hogar y el trabajo su plena realización.
"La Iglesia se opone a todas las formas de negación de la vida humana y apoya cuanto promueva el orden natural en el ámbito de la institución familiar", ha proclamado el Pontífice al tiempo que ha subrayado la necesidad de no contentarse únicamente con los progresos técnicos, sociales y culturales. "Junto a ellos deben estar siempre los progresos morales, como la atención, protección y ayuda a la familia, ya que el amor generoso e indisoluble de un hombre y una mujer es el marco eficaz y el fundamento de la vida humana en su gestación, en su alumbramiento, en su crecimiento y en su término natural", ha afirmado.
El genio de Gaudí
El Papa también ha aprovechado la ceremonia de consagración de la Sagrada Familia para recordar y celebrar la figura del insigne arquitecto barcelonés. "Gaudí, con su obra, nos muestra que Dios es la verdadera medida del hombre, que hay que volver a Dios", ha asegurado el Papa.
"Antoni Gaudí consiguió superar la escisión entre consciencia humana y consciencia cristiana", ha añadido el Santo Padre, quien ha sido la primera autoridad eclesiástica en acceder a la Sagrada Familia por el Portal de la Gloria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

invitación a comentar lo publicado. la única restricción está en un lenguaje pulcro, directo, sin insultos ni palabras soeces que dañen la dignidad