Páginas vistas en total

martes, 23 de mayo de 2017

horas más Francisco será visitado por Trump que realiza una larga gira por países árabes, la Unión Europea, Israel y ahora El Vaticano. se espera entreambos un diálogo abierto (aunque se dirán asuntos en reserva) y de cara a los graves acontecimientos que se vive como Terrorismo, la agresividad coreana y las guerras en varios lugares del mundo.


El Papa recibirá a Trump este miércoles en el Vaticano

Durante la audiencia privada está previsto que se traten varios asuntos en los que ambos mandatarios mantienen posiciones distintas


Durante su breve visita al Vaticano, como es habitual cuando un jefe de Estado o de Gobierno visita la Santa Sede, el presidente estadounidense se reunirá también con el Secretario de Estado de la Santa Sede, el cardenal Pietro Parolin y con el secretario para las Relaciones con los Estados, monseñor Paul Gallagher.

Si bien el Papa Francisco y el nuevo jefe de Estado de EE.UU. se caracterizan por defender modelos económicos y sociales opuestos, coinciden en su posición contraria al aborto.

La visita de Trump a Europa se completará con su participación en la cumbre del G7, que se realizará los días 26 y 27 de mayo en Taormina, en Sicilia.

A propósito de este encuentro con Trump, el Papa aseguró ante los periodistas acreditados que le acompañaron en el avión durante su viaje apostólico al Santuario de Fátima el 12 y 13 de mayo que buscará «puertas que no estén cerradas».


«Yo jamás hago juicios sobre una persona sin escucharlo, lo tengo que hacer. Yo le escucharé y diré lo que pienso», aseveró Francisco. En este sentido, el Pontífice expresó que es importante «buscar las puertas que no están cerradas. Seguir adelante y paso a paso». De esta forma, recalcó que «hablará la paz con quien sea» ante la pregunta de un periodista sobre si tratará con Trump temas de geopolítica mundial.

«La paz es artesanal y se hace cada día, así como también la amistad entre las personas, el conocimiento y la estima es artesanal y se tiene que trabajar todos los días», agregó.

Barack Obama se reunió dos veces con el Papa Francisco, una en el Vaticano en 2014 y otra durante el viaje del pontífice a Estados Unidos en 2015. Además en 2009, Obama fue recibido en el Vaticano por el papa emérito, Benedicto XVI.

domingo, 21 de mayo de 2017

la más grata noticia. por primera vez en la historia un cardenal sueco es nombrado por Francisco. se trata de un monje carmelita, habla perfecto español y es muy querido en toda Escandinavia.


El papa Francisco aumentará a 121 el número de cardenales electores (AFP)
El papa Francisco aumentará a 121 el número de cardenales electores (AFP)

El papa Francisco nombrará a cinco nuevos cardenales


El papa anunció este domingo que creará cinco nuevos cardenales en su cuarto consistorio, que celebrará el próximo 28 de junio, con lo que suman 121 los purpurados electores en caso de un cónclave.


En los tres anteriores consistorios, Francisco había nombrado a un numero considerable de cardenales (24, 20 y 17), pero en este caso han sido sólo cinco, por lo que el colegio cardenalicio queda compuesto por 121 purpurados electores, uno más del número máximo que puede participar en un cónclave.


Los no electores, los que no pueden elegir a un nuevo pontífice al haber superado los 80 años, son 106, según las estadísticas del Vaticano, actualizadas al pasado abril.


Los nuevos cardenales que creará Francisco el próximo 28 de junio son el arzobispo de Barcelona, Juan José Omella; el de Bamako, en Mali, Jean Zerbo; el obispo de Estocolmo, Anders Arborelius; el vicario apostólico de Pakse, en Laos, Louis-Marie Ling Mangkhanekhoun, y el obispo auxiliar de San Salvador, Gregorio Rosa Chávez.

El obispo auxiliar de San Salvador, Gregorio Rosa Chávez, será uno de los cinco nuevos purpurados


Por tradición, los arzobispos de Barcelona han sido siempre cardenales, mientras que Anders Arborelius fue el primer obispo católico sueco y ahora será el primer cardenal sueco de la Historia, después de que Francisco visitase el país el año pasado.



También es significativo que se otorgue la púrpura a Gregorio Rosa Chávez, que es obispo auxiliar, y no el titular, de San Salvador, conocido por ser uno de los grandes impulsores de la causa de canonización del ya beato arzobispo Óscar Arnulfo Romero.



Rosa Chávez será también el primer obispo auxiliar que es nombrado cardenal.


"Deseo anunciar que el próximo miércoles 28 de junio celebraré un consistorio para nombrar a cinco nuevos cardenales: Su procedencia de varias partes del mundo manifiesta la catolicidad de la Iglesia difundida en toda la tierra y la asignación de un título o diaconía de una parroquia testimonia la pertenencia de la diócesis de Roma, que preside", anunció.


Cuando concluya el cuarto consistorio el 28 de junio Francisco ha
brá nombrado a 66 cardenales desde que asumió como pontífice.


En la ceremonia que se celebrará el 28 de junio, cada cardenal pronunciará el juramento ante el papa, de quien recibirán un anillo, símbolo de su nuevo compromiso universal con la Iglesia, y el capelo cardenalicio, rojo en memoria de la sangre de los mártires que dieron su vida por defender su fe.



Después se les entregará la "Bula de Creación de Cardenales", se les asignará una iglesia o diaconía romana y se producirá el intercambio del beso de la paz entre los nuevos miembros del Colegio Cardenalicio y el papa.


Con información de EFE


LEA MÁS:

viernes, 12 de mayo de 2017

arropado por una multitud estimada en casi mediomillón, Francisco arribó a Fátima, el mismo escenario donde hace un siglo la Virgen María se apareció a tres humildes pastores y les pidió trasmitir al mundo la necesidad de la Oración. esto ocurrió antes de las guerras Primera y Segunda que costaron millones de vidas, víctimas de armas fratricidas lo que no debe volver a ocurrir jamás.


(AFP)
(AFP)

Cientos de miles de peregrinos arroparon al papa Francisco en el santuario de Fátima


A su llegada a la capilla, el Papa permaneció varios minutos en recogimiento ante la Virgen de Fátima.



Los cientos de miles de personas que se encontraban en la explanada y que hasta ese momento habían aclamado al pontífice argentino permanecieron en completo silencio durante estos cerca de cinco minutos.



Después comenzó la oración que escribió para la Virgen, en la que se presentó "como obispo vestido de blanco", según relató la Virgen al referirse al "que caía muerto" en los secretos revelados a los tres pastorcillos y que se interpretó como el atentado a Juan Pablo II en 1981.



También se definió ante la Virgen como "un peregrino de la paz" que "actúa en la historia humana", en una referencia a las profecías sobre el futuro del mundo reveladas a los tres niños, Lucía, Francisco y Jacinta, en 1917, y de las que se celebra el centenario.



"En este lugar, donde hace cien años a todos mostró los designios de la misericordia de Dios", Francisco pidió que la Virgen recuerde a todos los que "quieren vivir en Dios y rezan los misterios de Cristo para alcanzar la paz".



El Papa también hizo referencia "a los dolores de la familia humana, que gime y llora en este valle de lágrimas".



También recordó "la sangre del Cordero derramada todavía en todas las guerras que destruyen el mundo en que vivimos" y pidió que la Iglesia sea "imagen de la columna luminosa que alumbra los caminos del mundo, mostrando que Dios existe".



En esta oración, intercalada por coros, Francisco dijo que con la ayuda de la Virgen se "recorrerán todas las rutas": "Seremos peregrinos de todos los caminos. Derribaremos todos los muros y venceremos todas las fronteras, saliendo hacia todas las periferias, revelando la justicia y la paz de Dios".



"Y para el mundo, pido la concordia. Entre todos los pueblos. Peregrino de la esperanza que el Espíritu alienta. Quiero ser profeta y mensajero para lavar todos los pies en la misma misa que nos une", rezó.



El Papa después acarició la imagen de la Virgen y donó una rosa de oro, convirtiéndose así en el tercer pontífice que hace este regalo tras Pablo VI, que la envió en 1964 en pleno Concilio Vaticano II, y Benedicto XVI en 2010.



Después bendijo a los fieles y abandonó el santuario para descansar una hora en la casa Nostra Senhora do Carmo, donde también pasará la noche, después de regresar a la bendición de las velas y el rezo del rosario.



A la capilla Francisco había accedido por el corredor central de la explanada del santuario, que tiene cabida para cerca 300.000 personas, pero muchos más fieles se agolparon en los alrededores, donde se instalaron pantallas gigantes para seguir los actos.


LEA MÁS:

miércoles, 3 de mayo de 2017

Marís José Castillo escribe hermoso. su texto es suave y penetrante, deja en el lector el dardo de la profundidad y nos habla de Francisco, del Papa que vino de Argentina, de la bondad, el respecto y la unión.

Los griegos inventaron la metafísica. Y Grecia está en Europa. Los romanos inventaron el derecho que tenemos. Y Roma está en Europa. Los escolásticos medievales canonizaron la metafísica y el derecho.

Y esto también ocurrió en Europa. Por eso Europa engendró el pensamiento dogmático, que es primo hermano del pensamiento absoluto. Y pariente también del pensamiento excluyente. Luego, los grandes conquistadores, que también nacieron en Europa, esgrimiendo las bulas papales (Nicolás V, en 1454, Alejandro VI, en 1493, León X, en 1516, y Pablo III, en 1534), se vieron con el derecho de “hacer esclavos suyos a los habitantes de África” (sic) y de apropiarse del oro y demás objetos preciosos descubiertos en América.


Es verdad que la Ilustración puso todo esto patas arriba. Pero no es menos cierto que las estructuras de pensamiento, rectoras de la cultura que produjo (y exportó) Europa, siguen aquí, entre nosotros y con nosotros, dictaminando desde nosotros, los hijos de Europa, cómo tiene que funcionar el mundo. Y, por supuesto, la religión.

Pues bien, aquí es donde yo quería llegar. Porque el hecho es que, hasta el actual papa, todos los papas que en el mundo han sido, nacieron en el Imperio donde había nacido la metafísica y el derecho, la escolástica y los dogmas, el pensamiento absoluto y la coherencia de cada absoluto, enfrentada a todos los que se resisten a admitir o tolerar otras posibles coherencias, que, según se dice ahora, no pasan de ser un “pensamiento débil”.

Francisco ha sido el primer papa que ha venido de otra cultura, de otra historia, de otra forma de situarse ante la vida y sus problemas. 

Francisco, por supuesto, ha leído metafísica y teología escolástica. Pero lo que configura a una persona no es lo que lee o estudia, sino la cultura en que nace, crece y se educa. Francisco no se ha hecho en la cultura de Europa, sino en la de América Latina, donde la vida se afronta de manera que allí un europeo ve cosas que no se acaba de explicar. Yo lo he vivido durante años. He visto “viejitas” que van a misa con velo, medallas y escapularios de los que usaba mi abuela. Mujeres que le rezan a un santo tan ñoño y tan antiguo que da grima verlo. Pero esas mismas mujeres, piadosas de hace dos siglos, acabada la misa, se echan a la calle, armando lío, para defender a un cura “rojete” al que está esposando la policía porque ha defendido a un tipejo que no le ha hecho mal a nadie.

Aquí nos sentimos desconcertados cuando nos dicen que el papa piensa canonizar a Juan Pablo II y a Pío XII. Pero, ¿cómo es posible que quiera hacer eso y, al mismo tiempo, quiera también elevar a los altares a Juan XXIII y a Mons. Romero? En definitiva, ¿qué Iglesia quiere este papa? Seguramente – esto me parece a mí – Francisco quiere la Iglesia que tiene su eje y su consistencia en la bondad con todos, en la acogida y la cercanía a todos, en el respeto y la tolerancia. Ahora mismo hay gente que se pone de los nervios si un obispo no permite la misa tradicional (en latín, de espaldas al pueblo, etc). Es importante que respetemos la misa tradicional y las demás formas posibles (y aceptadas por la Iglesia) para recordar la Cena del Señor.

El papa Francisco no tiene pelos en la lengua para decirle a cada cual lo que tiene que decirle. Pero, lo mismo que dice lo que tiene que decir, con la misma sinceridad deja en paz a los que no piensan como él. Jesús dejó claro que no estaba de acuerdo con los fariseos. Pero comió en casas de fariseos, lo mismo que compartió mesa y mantel con publicanos y pecadores. ¿Y no quedó claro el Evangelio? ¿Cuándo nos vamos a tragar, de una vez, que lo que importa en la vida es la bondad? Francisco, con la mentalidad del continente en el que nació la teología de la liberación de los pobres, está abriendo un camino nuevo, para la Iglesia, para cada uno de nosotros. Francisco no está desconcertado.

Lo que ocurre es que nos ha desconcertado a todos los que tenemos más integrado en nuestras vidas el Helenismo que el Evangelio. ¿Os es que pretendemos que un latinoamericano se sitúe ante los problemas de la Iglesia y de la vida como nos situamos los europeos?

Hay quienes piensan que el Francisco no puede con la Curia. Y si puede, ¿por qué no ha tomado ya medidas importantes? He vivido mucho tiempo en América Latina, desde México a Argentina. Y sé muy bien que el sentido del tiempo y de la puntualidad tampoco es allí como lo es en Europa. Cuando preguntas a qué hora empieza el acto y te responden “Ahorita”, nadie sabe, ni puede saber, cuándo comienza lo que ya nos impacienta. Decir que Francisco, por su lentitud en la toma de decisiones, está desorientado, eso sí que es desorientación de la buena.

Francisco no le ha dicho a nadie que “ahorita reformo la Curia”. No es eso. Simplemente insisto una vez más en lo que ya he dicho: Francisco sabe muy bien lo que quiere. Y sabe los pasos que tiene que dar. Pero que nadie tenga miedo. Que si algo va a encontrar en este papa, será respeto. A no ser que nos pasemos de la raya. Me refiero a la raya que divide al “pecado” del “delito”. Porque si hablamos de delitos, ya se sabe lo que le espera al delincuente.

Y termino. Apenas he acabado de redactar estas reflexiones, me llega la carta del papa Francisco a los católicos tradicionalistas. Tendré que reflexionar sobre este documento. En todo caso, bendigo a Dios porque este hombre, en el momento que estamos, ha dado en el clavo. Lo más urgente, ahora mismo, es que sepamos respetarnos y unirnos.