Páginas vistas en total

miércoles, 28 de diciembre de 2011

Gregorio Iriarte se refiere a las palabras de B.XVI cuando incita a los católicos a tomar partida en la lucha política desempeñando su propia vocación para santificar al mundo desde dentro

El Concilio Vaticano II se sirvió de la metáfora de la levadura para expresar muy apropiadamente la misión de laico cristiano en el mundo:

Los laicos/as “están llamados por Dios para que, desempeñando su propia vocación y guiados por el espíritu evangélico, contribuyan a la santificación del mundo como desde adentro, a modo de fermento” (L.G.n.31).

Esta transformación del mundo incluye, inevitablemente, el compromiso político, teniendo como horizonte el que siempre se defienda y se concretice el ideal del “bien común”.

Es de absoluta necesidad el impulsar, en forma sistemática, la formación de los laicos/as en su misión transformadora de la realidad.

Al respecto, dice el Documento de Aparecida:

Destacamos que la formación de los laicos y laicas debe contribuir, ante todo, a una actuación como discípulos en el mundo, en la perspectiva del diálogo y de la transformación de la sociedad. (D.A .n.300).

Todos sabemos que la fe no es un mero catálogo de verdades abstractas: es acontecimiento, es experiencia, es compromiso, es vida. Hay que articular, por lo tanto, la fe con la vida y la práctica de las virtudes personales con las virtudes sociales.

Sin embargo, hay corrientes de pensamiento dentro de algunos movimientos católicos que pretenden legitimar el “a-politicismo de los fieles cristianos”, en aras de una pretendida imparcialidad. 

La presencia de los católicos comprometidos en la vida socio-política ha perdido influencia, visibilidad y valentía en estos últimos años.

Vemos que actualmente también se da un repliegue de excelentes laicos y laicas en cuanto a su presencia en el área socio-política. Predominan las actitudes críticas, así como la de desconfianza y desconcierto. Existe, por otro lado, cierto temor a manifestarse con franqueza en lo que se piensa, en lo que se cree y en lo que se es en relación a su identidad católica. Las personas de auténtica formación cristiana presentes en la política y en importantes funciones del actual Gobierno mantienen una presencia tan discreta y tan timorata que no se les llega a sentir. Alguien los ha definido como “católicos vergonzantes”!!!

Años atrás existía una idea clara en la militancia política de los laicos cristianos. Actualmente se da, lamentablemente, una verdadera crisis de identidad católica con una notoria carencia de conocimientos religiosos y ausencia en la aplicación práctica de la Doctrina Social de la Iglesia. 

domingo, 25 de diciembre de 2011

La revista electrónica INFODECOM felicita a sus lectores


Queremos ser testigos y servidores de una Iglesia que hoy, más que nunca, lanza al mundo un mensaje de Vida y Esperanza

Ayer se nos informaba desde este portal del Encuentro de Evaluación y Formación que el Grupo Infodecom ha desarrollado esta semana en Santa Cruz de la Sierra. Es una cita anual -el año pasado fue en Cochabamba- que intentamos aprovechar para estrechar nuestra amistad, aprender a manejar mejor los recursos informáticos necesarios y evaluar cada año de andadura.

Nos consideramos una pequeña familia, empeñada en la noble tarea de informar noticias de Iglesia, no como su voz oficial, sino como testigos de los mensajes de nuestra Jerarquía y también de las pequeñas e importantes crónicas que surgen en parroquias, instituciones y comunidades.

Llevamos cinco años de andadura y queremos continuar en la brecha. Queremos ser testigos y servidores de una Iglesia que hoy, más que nunca, lanza al mundo un mensaje de Vida y Esperanza.

Por eso, deseamos a nuestros lectores, anunciantes, usuarios y amigos que puedan vivir los días festivos que llegan con gozo y desprendimiento. Ojalá que 2012 sea ocasión de encuentro fraterno, promoción humana y vivencia espiritual. Año de testimonio vivo de la Buena Noticia que, cual levadura en la masa, siga transformando nuestro entorno.

La estrella de Belén sigue iluminando la noche del mundo. Sólo es cuestión de mirarla y creer en ella.

¡Gracias a todos!

miércoles, 21 de diciembre de 2011

Gregorio Iriarte el oblato boliviano español no deja de producir nuevas obras. Ahora mismo ha compilado las ponencias dentro de los 50 años del Vaticano II. Iglesia es pueblo de Dios

“50 años del Concilio Vaticano II”, es el libro presentado ayer por el padre Gregorio Iriarte, un compendio de las ponencias presentadas en la Semana Teológica en Cochabamba, celebrada del 11 al 14 de octubre de este año.
“Hace 50 años se convocó al Concilio Vaticano II que tuvo una importancia trascendental no sólo para la Iglesia sino para el mundo”; exaltó Iriarte a la reunión máxima de más de 3 mil autoridades y representantes de la Iglesia, convocados por el papa Juan XXIII. 

Iriarte destaca el análisis realizado en el encuentro y los cambios a lo largo de los 50 años de su pronunciamiento. Reflexiona acerca de la mentalidad de las personas sobre la definición de la Iglesia como “Pueblo de Dios”. “Muchos cristianos piensan que la Iglesia es la jerarquía, el cardenal, los obispos y sacerdotes, cuando más bien éstos están al servicio del Pueblo de Dios”.

Asimismo señala la independencia del Concilio a la supeditación de la política; explica que la separación de ambas instancias, deben estar en el marco de la colaboración para la construcción de una sociedad.

El autor destaca, entre otros temas, el respeto a todas las creencias espirituales, una situación que habría superado Bolivia con la aprobación de la Constitución Política del Estado (CPE), con la apertura a otras religiones, pero también a quienes no profesan ninguna fe cristiana.

martes, 13 de diciembre de 2011

Tito Solari arzobispo de Cochabamba distinguido por DDHH por promover su defensa. otras 6 personalidades fueron relievadas

El arzobispo de Cochabamba, monseñor Tito Solari, recibió una distinción de la Asamblea permanente de Derechos Humanos de Cochabamba (APDH), en el 63 aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Junto a Solari, otras seis desatacadas personalidades que promueven la defensa de los Derechos Humanos en Cochabamba fueron distinguidas por su aporte a la sociedad.

El coordinador de Franciscans International en Bolivia, Ignacio Harding fue uno de los homenajeados, junto al cofundador de la APDH, el sacerdote jesuita Jaime Bartoli. 

También se reconoció a Humberto Ortiz Pozo, a la profesora Isabel Mena, a Guido Claros y al presidente de la subcentral del Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS) Fernando Vargas, quien no pudo llegar.

La distinción fue para personas que trabajaron no sólo en la defensa, sino también por la promoción de los derechos humanos. Los homenajeados coincidieron en señalar que se busca preparar e informar mejor a la población en todos los niveles para que la vigencia de los derechos humanos sea diaria.

Respecto a las quejas de que la Asamblea Permanente de Derechos Humanos atiende principalmente a pobres y no a los ricos, Harding dijo que eso se explica porque los ricos tienen abogados y pueden acceder a todos los espacios para su defensa. Por eso la APDH está para proteger los derechos de los más débiles, de los que no tienen a nadie.

El acto de reconocimiento se cumplió el viernes 9, en el salón Augusto Guzmán de la Casa de la Cultura, con la asistencia de los expresidentes de la Asamblea, entre ellos Gustavo Loza. 

La presidenta de la APDH, Rose Mary Irusta de Bellot, destacó el compromiso y trabajo desempeñado en la promoción, defensa y vigencia de los derechos humanos de las personalidades reconocidas.

Además de ese acto, se celebró una misa en la Catedral y el sábado hubo una feria en la que se presentaron las diferentes instituciones comprometidas con los derechos humanos, a las que se sumó el Defensor del Pueblo.

Harding explicó que los franciscanos luchan por proteger el Planeta, por la erradicación de la pobreza, la promoción para los derechos humanos y el financiamiento para el desarrollo.

El lema es dar espacio para la voz de los pobres en instancias internacionales. “No ser la voz de los pobres, sino hacer que ellos tengan su voz en todas las instancias internacionales de Derechos Humanos, especialmente en el alto Comisionado de Derechos Humanos en Bolivia y en la sede de Naciones Unidas”, señaló Harding.

Los franciscanos auspiciaron un taller para difundir el papel de las instituciones defensoras de los Derechos Humanos. (OPINION. edición digital)

miércoles, 7 de diciembre de 2011

Gregorio Iriarte nos ofrece dos modelos de Iglesia post conciliar y preconciliar actualizando las dos visiones

Todos amamos a nuestra Iglesia católica y queremos serle fieles, pero nos damos cuenta de que tenemos distintas ideas sobre ella, aún en aspectos muy importantes. Eso hace que el enfoque pastoral sea muy diferente entre unas parroquias y otras, así como entre las distintas asociaciones y aún en los mismos sacerdotes. Simplificando un poco podemos decir que se dan entre nosotros dos modelos de Iglesia: uno que nace del Concilio Vat.II y otro que no ha logrado asumir los profundos cambios que impulsó ese universal e innovador Concilio. El papa Juan XXIII al convocar el Concilio dijo y repitió “Hay que abrir las ventanas para que a la Iglesia le entre aire fresco y renovador”… Vemos que en ciertos ambientes, en muchas parroquias y en la mayoría de los cristianos el Concilio sigue siendo desconocido, sin que haya logrado cambios relevantes en las estructuras de la Iglesia y en la mentalidad de sus fieles... Sin embargo, percibimos también que otros muchos dentro de la Iglesia se han sentido cuestionados, impulsados e ilusionados con los aires profundamente renovadores y optimitas del Concilio. Esquematizamos un poco estas dos diferentes mentalidades que se dan actualmente y que se expresan en dos diferentes modelos con la relación a lo que es o debe ser nuestra Iglesia. El primer modelo se basa en la tradición que ha sido trasmitida a todo el pueblo cristiano a través de la predicación y la catequesis a lo largo del último milenio. El segundo modelo se basa en las ideas renovadoras que nos transmitió el Concilio Vat.II en la relación a la Iglesia: Para unos la Iglesia sigue siendo una “sociedad perfecta” separada y contrapuesta al mundo. Sin embargo, otros la conciben como “Pueblo de Dios” y “comunidad de Creyentes”. Unos ven como positivo que la Iglesia esté centrada en el poder y unida al Estado. Otros la ven como una institución libre de todo compromiso con el Estado y con la política. Unos ven como positivo que esté totalmente centralizada y subordinada al poder de Roma, pero otros quieren que sea más sinodal y participativa. Un sector quiere que sea poderosa para bien de todos, pero otros la quieren como servicial y peregrina. Unos la ven como identificada con la Jerarquía, otros la ven como “pueblo Dios”. Unos la consideran como única “arca de salvación” para sus fieles, otros la perciben como sacramento de salvación para todo el Mundo. Unos la ven como comprometida con el poder, y otros la quieren ver como “Iglesia de los pobres” Unos ven a la Iglesia en contraposición al mundo, y otros la ven como signo visible de la misericordia de Dios para la salvación de todo el mundo.

domingo, 4 de diciembre de 2011

vuelve Cardenal Terrazas a rebajar las colinas de odio, tencor, insolencia. a levantar la pobreza, dolor y sufrimiento para que Dios nos haga iguales. Dios se acerca (navidad) para consolarnos

Así convoca el presidente de la Conferencia Episcopal de Bolivia (CEB) y Arzobispo de Santa Cruz, cardenal Julio Terrazas, en la homilía de este segundo domingo de Adviento, en la Catedral Mayor de San Lorenzo.
Recurriendo a las enseñanzas del profeta Isaías "consuelen a mi pueblo", que es "sometido por otros pueblos o por grupos", señala que es la "preocupación de un Dios que se acerca para consolarnos".
Con la sentencia de que "hablen al corazón", el Cardenal puntualiza: "No griten sin sentido, no incentiven los griteríos de unos contra otros, no hagan de sus vidas una especie de parlantes que repiten cosas aprendidas de memoria y que nunca llevan a un encuentro auténtico y verdadero porque no escuchan la Palabra de Señor en el corazón".
"Seamos capaces de rebajar las colinas de odio, rencor, insolencia y seamos capaces de levantar los valles de la pobreza, del dolor y sufrimiento para que Dios nos haga a todos iguales y nos demuestre su amor a unos y otros. Eso no llueve, eso viene con el esfuerzo nuestro", remarca el Cardenal.
También pide que seamos capaces de la "sencillez que nos lleve a preparar cosas y acontecimientos que unan, que realmente", al insistir en que "hay que luchar y trabajar contra el mal, no hay que cruzar los brazos, no podemos decir que ya la costumbre y dejarnos seducir y llevar y re encantar por cosas que nos alejan cada vez más del Dios que abre nuestros corazones y nos hace escuchar toda clase de leyendas que nos alejan de la salvación".
El Presidente de la CEB pide atención para las personas discapacitadas, pobladores que "están golpeando a las puertas de la patria", esperando que "alguien les extienda la mano". Justo en esta época de preparación para la Navidad, la celebración de la venida del Señor.
"Tenemos que ser capaces de encontrarnos en la sencillez del pesebre con un Dios distinto de los dioses dominantes, de los dioses perversos, y encontrarnos con el hermano que sigue esperando de parte nuestra no regalos materiales, sino sobre todo el regalo del espíritu, el regalo de la vida, de la amistad, de la solidaridad que es lo que engrandece a la persona humana", señaló el cardenal.
"Abrir el corazón es escuchar a un Dios que no viene en son de guerra sino que viene con humildad y sencillez para levantarnos a nosotros", remarca el cardenal al señalar "dejemos que el Señor nos hable".  "Dejemos que hable a nuestro corazón, al corazón de esta Bolivia que necesita un corazón nuevo, que hable al corazón de todos los que buscan paz y justicia verdadera, que no se encierren esos conceptos en egoísmos renovados de manera cada vez más hostil, más llamativa, más provocativa", remarca.
Al pedir que "dejemos que el Señor hable al corazón", el Presidente de la CEB recuerda que "Él viene a traernos la salvación y que la salvación supone que tengamos paciencia" para no exigir que se realice en medio día o en una semana, "sino que es una salvación que requiere que repitamos en nosotros, la paciencia de Dios". Y, por tanto, "no nos dejemos sojuzgar por aquellos que andan buscando liberaciones fáciles".  El Presidente de la CEB pide "compartir con sencillez, mirando lo que nuestro pueblo necesita, hambre de paz y justicia, hambre de verdad, hambre de reconciliación, hambre de nuevos tiempos en los que sea posible abrazarse sin que lo cataloguen de este o aquel grupo".  Esto claman los discapacitados, las 800 pandillas que hay en nuestra ciudad, "ellos también están con hambre de amor y de comprensión y respeto de dignidad. Están cometiendo errores y delitos pero no están sometidos a una pérdida total de sus derechos humanos. A pesar del mal que percibimos tenemos que respetarlos y quererlos porque Dios así lo ha mandado".
Recurriendo al Evangelio de Pedro, el cardenal Terrazas señala que "delante del Señor un día es como mil años y mil años es como un día", por lo tanto, "nada de apresurarnos, nada de decirle al Señor termina con el mal, termina a los malvados, haz que se caigan aquellos que se creen dioses nuevos".
"No tengan miedo, es la palabra que se repite hoy. Y no tener miedo significa convertirnos en primer lugar. Tenemos que convertirnos mis hermanos, no basta cambiar el pesebre en nuestras casas, es bonito, es lindo, es hermoso. El Santo Padre acaba de calificar que todas esas manifestaciones navideñas que hay aquí y allá son como islas de la fe, como islas del silencio. Ese silencio que nos pone de rodilla delante de nuestro Dios".
Si "queremos edificar la montaña de la vida" con todos los hermanos, entonces "nos toca a todos hacer que realmente desaparezca todo lo que se opone al encuentro con el Señor y con los hermanos".
"Que nuestra Madre la Virgen siga acompañando al pueblo de Dios que peregrina", implora el Presidente de la CEB y Arzobispo de Santa Cruz.