Páginas vistas en total

viernes, 14 de octubre de 2016

albricias! nuevo superior general de los jesuítas. Adolfo Nicolás, de casi 80 español se retira, Arturo Sosa, venezolano de 67 asume. primer latinoamericano que es elegido para tan alto cargo de una congregación admirable en muchos sentidos. escribí alguna vez, que los jesuítas en Bolivia menos de 100 son como empresarios, mejor ejecutivos en las distintas tareas, trabajadores, honestos, persistentes y exitosos...Del Gratias! por este paso hacia adelante!

Arturo Sosa (d) recibe la felicitación de su predecesor, Adolfo Nicolás, ante los electores
Arturo Sosa (d) recibe la felicitación de su predecesor, Adolfo Nicolás, ante los electores

Los jesuitas eligen nuevo superior general al venezolano Arturo Sosa

Tiene 67 años, un poblado bigote blanco y es «un hombre de escucha»

En un clima familiar y muy sereno, los 212 electores de la Compañía de Jesús han elegido este jueves en Roma un nuevo superior general. El venezolano Arturo Sosa, de 67 años, sucede al español Adolfo Nicolás, quien había presentado voluntariamente la renuncia al acercarse a los ochenta años.
El Papa Francisco, que ha sido el primero en recibir la noticia se ha manifestado «contento» y le ha enviado una bendición. Sus biografías incluyen muchos paralelismos.
El padre Sosa es el primer superior general no europeo en cuatro siglos de historia de la Compañía de Jesús y, por supuesto, el primer latinoamericano. En sus primeras declaraciones a Radio Vaticana ha manifestado sentirse «muy sorprendido» y «necesitado de mucha ayuda».
Según el jesuita Antonio Spadaro, director de «La Civiltà Cattolica» y uno de los electores, el nuevo padre general «es una figura espiritual, intelectual y de gobierno. Con experiencia de afrontar tensiones en un país muy difícil y complejo».
Arturo Sosa, un hombre jovial de pelo y bigote blancos, es alguien «que sabe escuchar, un hombre de paciencia», según el presidente de la Fundación de la Universidad Gregoriana, Alan Fogarty, uno de los primeros en hacer comentarios y buen conocedor del nuevo superior general, pues era su jefe directo hasta ahora.
El padre Sosa nació en Caracas el 12 de noviembre de 1948 y es doctor en Ciencias Políticas por la Universidad Central de Venezuela. Además de su preparación académica, conoce la situación política de Venezuela de primera mano pues ha sido superior de los jesuitas de su país desde 1996 a 2004, que incluyen la época tormentosa de Hugo Chávez.
Sosa es un personaje académico de gran envergadura, pues ha sido profesor en la Universidad Católica Andrés Bello y en la Universidad Central de Venezuela, así como rector de la Universidad Católica de Táchira del 2010 al 2014.
Ese año fue llamado a Roma por el padre Adolfo Nicolás para ser delegado suyo para las casas y centros internacionales, que van desde la propia Curia general hasta la Pontificia Universidad Gregoriana, el Pontificio Instituto Oriental o el Observatorio Vaticano. Era consejero general de la Compañía de Jesús desde el 2008.
Además de su castellano natal, Arturo Sosa habla italiano e inglés, y entiende francés. Según Alan Fogarty, presidente de la Fundación de la Universidad Gregoriana, «es un hombre de gran fe, un auténtico líder».
La alegría de los participantes en la 36 Congregación general se desbordó en un gran aplauso cuando Sosa alcanzó la mayoría simple de los votos requerida para la elección.
Después de los abrazos, los electores y el nuevo superior general fueron a la capilla para un plegaria de acción de gracias.
La primera persona informada de la elección ha sido el Papa Francisco, que estaba a la espera de la noticia como el resto de sus hermanos jesuitas en todo el planeta. El cargo no requiere confirmación del Papa, pero la Congregación General siempre le informa primero a él antes de hacer público el nombre del elegido.

domingo, 9 de octubre de 2016

Francisco nombra más y más cardenales. nunca los hubo tantos en la Iglesia, aumenta el número de electores, pero también aquellos que no tienen derecho a elegir al próximo Pontífice. si bien los cardenales de Italia siguendo siendo los más numerosos también los de EEUU, Europa, Asia y América del Sur crecen en número y Francisco nombra príncipes en territorios apartados.


El papa clausura el Jubileo y nombra trece nuevos cardenales

CIUDAD DEL VATICANO |
El papa clausurará el Jubileo de la Misericordia con el nombramiento de 13 nuevos cardenales electores procedentes de lugares como España, Latinoamérica y Estados Unidos pero también de países periféricos para atestiguar la "universalidad de la Iglesia".
Francisco anunció hoy el que será su tercer consistorio para la creación de nuevos purpurados, que tendrá lugar el próximo 19 de noviembre, fecha significativa habida cuenta de que un día después tocará a su fin el Año Santo Extraordinario de la Misericordia.
El papa nombrará trece nuevos cardenales que tendrán derecho a voto en un futuro cónclave para elegir nuevo pontífice, pero también a cuatro eméritos, que no podrán participar en la elección por exceder los 80 años.
Todos ellos provienen de los cinco continentes con el fin, señaló el papa, de "manifestar el vínculo inseparable entre la sede de San Pedro y las iglesias particulares repartidas por todo el mundo".
De este modo, Francisco entregará la púrpura al arzobispo de Madrid, Carlos Osoro Sierra; al de Brasilia, Sérgio da Rocha; al de la diócesis venezolana de Mérida, Baltazar Enrique Porras Cardozo, y al de la mexicana Tlalnepantla, Carlos Aguiar Retes.
También recibirán esta distinción el arzobispo de Bruselas, Jozef De Kesel; los de las diócesis estadounidenses de Indianápolis y Chicago, Joseph William Tobin y Blase J. Cupich respectivamente, así como el prefecto del Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida de Estados Unidos, Kevin Joseph Farrell.
Pero, siguiendo su repetido precepto de acudir a las periferias geográficas y existenciales, Francisco también hará cardenales procedentes de países que hasta la fecha carecían de representación en el Colegio Cardenalicio.
Son el arzobispo de Banqui, en República Centroafricana, Dieudonné Nzapalainga; el de la bangladesí Daka, Patrick D'Rozario; el de Port Louis, en Mauricio, Maurice Piat, y el de Port Moresby, en Papúa Nueva Guinea, John Ribat.
También investirá con la púrpura al nuncio apostólico (diplomático vaticano) en "la amada y atormentada" Siria, un país envuelto en una sangrienta guerra civil y donde los cristianos son frecuentemente perseguidos.
Por otro lado, los no electores son Anthony Soter Fernández, arzobispo de Kuala Lumpur (Malasia); Renato Corti, arzobispo emérito de la italiana Novara; el presbítero de la archidiócesis albanesa de Shkodrë-Pult, Ernest Simoni, y Sebastián Koto Koharai, obispo emérito de Mohale's Hoek, en el pequeño estado africano de Lesoto.
Durante la ceremonia de nombramiento, cada cardenal pronunciará el juramento ante el papa, de quien recibirán un anillo, símbolo de su nuevo compromiso universal con la Iglesia, y el capelo cardenalicio, rojo en memoria de la sangre de los mártires que dieron su vida por defender su fe.
Después se les entregará la "Bula de Creación de Cardenales", se les asignará una iglesia o diaconía romana y se producirá el intercambio del beso de la paz entre los nuevos miembros del Colegio Cardenalicio y el papa.
Todos ellos tendrán la posibilidad de participar un día después de su nombramiento, el 20 de noviembre, en la misa de clausura del Jubileo, en la que se cerrará nuevamente la Puerta Santa de San Pedro, abierta desde el inicio de este año jubilar, el 8 de diciembre de 2015.
De este modo, el Colegio Cardenalicio estará compuesto por 228 miembros, de los cuales 121 serán electores y 107 no electores.
En estos tres años y medio de ministerio, Francisco ha nombrado ya 55 purpurados, una cifra nada desdeñable si se compara con los 78 cardenales que designo su predecesor, Benedicto XVI, o los 94 que invistió de Juan Pablo II en sus veintisiete años de pontificado.
El continente más representado entre los "príncipes de la Iglesia" continúa siendo Europa con 112 miembros, seguida de lejos por América del Norte (27), Sudamérica (27), África (24), Asia (24) y América Central (8), mientras que el más ausente es Oceanía (6).
Los cardenales italianos, 46, continúan siendo mayoría, seguidos por los dieciocho estadounidenses, los doce españoles, los once brasileños, entre electores y miembros sin derecho a voto.
Francisco anunció el nuevo consistorio tras la misa de cierre del Jubileo mariano, que se ha celebrado en Roma durante tres días, después del Ángelus dominical celebrado en la plaza de San Pedro ante cientos de personas, cuya oración solicitó para que los nuevos cardenales le ayuden en su ministerio y como "principio y fundamento perpetuo y visible de la unidad de la fe".