Páginas vistas en total

miércoles, 26 de octubre de 2011

la vuelta de la Cruz titula con acierto Emilio Martínez su nota que relata la sepultura de la whipala y el culto pachamamista que quiso imponer Evo a la fuerza


La Revolución del TIPNIS no sólo puso de manifiesto las contradicciones radicales entre la imagen que el régimen cocalero construyó for export ysu realidad práctica, sino que también desnudó el carácter artificial y partidario de elementos presentados por el evismo como parte de la “verdadera cultural pre-colonial”, como la whipala y el culto pachamamista.
En los más de dos meses de marcha indígena se vio la virtual evaporación de la whipala (sobre la cual ya pesaba una amplia polémica acerca de su carácter apócrifo), que fue sustituida por el pabellón tricolor y por la bandera blanca con el patujú, convertida en todo un símbolo de la no-violencia activa que le ha infligido a Evo Morales una de sus más graves derrotas políticas.
De igual manera, se disolvió el pachamamismo, el culto animista que el régimen quiso imponer como nueva religión oficial. Tras la brutal represión en Yucumo, los indígenas del Oriente buscaron refugio en la iglesia de San Borja, y su llegada a La Paz fue recibida por representantes eclesiásticos.
Finalmente, tras la promulgación de la Ley corta del TIPNIS, los marchistas celebraron participando en una misa en la catedral paceña, como preámbulo al retorno a sus regiones de origen.
Todo parece indicar que la identidad cultural boliviana que intentó ser deconstruida o desmontada por el proyecto “plurinacional” está más viva y fuerte que nunca, tanto en sus símbolos (la tricolor) como en sus tradiciones espirituales.
Fenómeno que, por una parte, da cuenta del profundo mestizaje que es constitutivo a la nacionalidad boliviana,y que al mismo tiempo revela la débil y superficial implantación de los elementos con los que se pretendió construir la hegemonía cultural del evismo.
Ésta representaba para el proyecto del MAS uno de los mecanismos fundamentales para la concentración yperpetuación en el poder, tanto por la posibilidad de control ideológico de la población como por la oportunidad de debilitar a estructuras que, como la iglesia, podían servir de contrapeso a las tentaciones totalitarias.
Lo cierto es que los ideólogos del régimen no entendieron la cultura profunda del país y se equivocaron radicalmente al creer que los pilares de la identidad nacional podían desecharse como meros atavismos del periodo colonial.
Entre las cenizas del proyecto de Estado Plurinacional se da un renacimiento simbólico de la identidad nacional, de la mano de la redescubierta unidad de los bolivianos, ejemplificada en el apoteósico recibimiento del pueblo paceño a los marchistas indígenas del Oriente…
notishots@gmail.com

viernes, 21 de octubre de 2011

"estoy libre del cáncer" aseguró Chávez tras volver de Cuba donde la aplicación resonancia magnética y tomografías computarizadas. peregrinó al Santo Cristo de La Grita para agradecer a Dios por su recuperación. OPINION


El presidente venezolano, Hugo Chávez, convirtió ayer su regreso a Venezuela en un acto religioso con una ceremonia ante el Santo Cristo de La Grita, un recorrido multitudinario y agradecimientos a Jesucristo por su recuperación cuatro meses después de su operación.

Vestido en uniforme militar, Chávez regresó ayer a Venezuela tras pasar cuatro días en Cuba, donde se sometió a nuevos análisis para conocer la evolución de su salud tras la operación a la que fue sometido en junio pasado para extraerle un tumor canceroso.

Decidió volver a su país a través de La Fría, una localidad en el estado Táchira, fronterizo con Colombia, desde donde se desplazó al santuario del Santo Cristo de La Grita para cumplir una promesa, según dijo, después de dar por superada la primera etapa de su proceso de recuperación.

"Vine a presentarme al jefe, al Comandante de los Comandantes, Cristo Redentor, yo cristiano, cada día más cristiano, cada día más amante de Cristo", indicó Chávez a su llegada.

El Presidente hizo alusiones a Jesucristo durante la jornada para defender el socialismo, convirtiendo una vez más al hijo de José y María en profeta de esta concepción económica, parafrasearlo para atacar a la oposición y agradecerle las buenas noticias que han dejado los últimos exámenes practicados en la isla.

"No existe ninguna actividad celular anormal", indicó Chávez, al asegurar que los análisis realizados en Cuba, entre ellos una tomografía axial computarizada con contrastes y una resonancia magnética, "permitieron verificar científicamente que no hay células malignas activas" en su cuerpo, según señaló.

SEGUIMIENTO "Estoy libre de enfermedad. Sin embargo, habrá que seguir monitoreando cada cuatro meses para verificar el buen ritmo y la buena evolución de lo que fue una enfermedad y lo que seguimos tratando", dijo en el día en que se cumplieron cuatro meses de su operación para extraerle un tumor canceroso.

El Presidente destacó que "ha concluido una etapa vital en el tratamiento de la enfermedad", con una estrategia combinada entre la cirugía y la quimioterapia, y que, afirmó, "concluyó de manera exitosa".

martes, 18 de octubre de 2011

también en Santa Cruz celebran al Señor de los Milagros. 10 mil devotos en una fiesta que crece a galope


Hace seis años, María René Salazar vivió en carne propia un  drama familiar, de cuyo episodio prefiere no dar detalles. Acudió a una tía en busca de ayuda pero ella le sugirió que  se haga una promesa al Señor de los Milagros. Lo hizo llena de fe y devoción y su problema se disolvió como un milagro.
Con testimonios similares al de María, miles de mujeres vestidas de morado con un cíngulo blanco, y hombres con escarapelas sobre el pecho, peregrinan por las calles de la ciudad cargados de devoción, agradecimiento y penitencia. Cada noche la romería se inicia desde la Catedral hasta la Iglesia Señor de los Milagros, ubicada en el barrio Urbarí. Algunas personas, al escuchar los testimonios y ver vidas transformadas gracias a la misericordia del Señor, comenzaron a convertirse en fieles seguidoras, no solo para conseguir algo, sino también por agradecimiento al tener salud, trabajo y bienestar.
Helio Ruiz publicó la foto de la celebración pasada 2010
Ana María Ibáñez, más conocida como "Niña" es la presidenta de la Hermandad y se convirtió en devota hace muchos años. Con el apoyo de la Hermandad y de feligreses del Club de Leones Urbarí, se construyó el templo que actualmente acoge a miles de feligreses. El próximo 23 de octubre se realizará una kermés, cuyos fondos serán destinados a las mejoras de la Iglesia.

Origen. Precisamente cada 18 de octubre se festeja la Fiesta del Señor de los Milagros, que para la Iglesia Universal se celebraba el Domingo Mundial de las Misiones. La tradición y penitencia de vestir hábito morado durante octubre, como promesa al Señor de los Milagros, tiene sus orígenes en Lima (Perú), a mediados del siglo XVII, cuando Antonia Lucía del Espíritu Santo, luego de enviudar joven, fundó un beatario de nazarenas. Debido a los muchos milagros atribuidos a dicha imagen de Cristo y a la difusión de los mismos en todo el mundo, es que se popularizó la devoción.
10 Mil devotos.
Es la cantidad de feligreses que hay aproximadamente en la ciudad, aunque la cifra cada año aumenta.
Alexander Terrazas
aterrazas@edadsa.com.bo

martes, 11 de octubre de 2011

hurra! hurra! habemus Arzobispo! Banedicto XVI ha nombrado arzobispo de Santa Cruz, la diócesis más grande de Bolivia a un sacerdote italiano con 32 años de servicio


Es italiano de origen y llegó hace 32 años a Bolivia. Tiene 66 años, cabellos y barba emblanquecidos por el tiempo, es alto, de  tez blanca, ojos claros, rostro apacible y de andar pausado. Lleva colgado sobre su pecho un crucifijo plateado, un reloj en su siniestra y un anillo en su diestra. Es el hombre que ha sido nombrado Arzobispo  Coadjutor de la Arquidiócesis de Santa Cruz por el Papa Benedicto XVI, con cuyo nombramiento se convierte prácticamente en el sucesor del cardenal Julio Terrazas.
Este domingo en la Basílica Menor de San Lorenzo (Catedral), se oficializará su nombramiento en una solemne celebración eucarística, que será presidirá por S.E. Cardenal Julio en presencia del Nuncio Apostólico de Su Santidad, monseñor Giambattista Diquattro.
Estamos hablando del Monseñor Sergio Alfredo Gualberti Calandrina, hasta ahora Obispo auxiliar de esa jurisdicción eclesial.   Es un hombre que lleva en la sangre la vocación religiosa porque antes de cumplir sus 11 años ingresó al Seminario Menor. Con un gesto cordial nos abrió las puertas del Arzobispado cruceño y con característico acento italiano accedió a conversar en exclusiva con El Día. Confesó que siente gratitud y temor por su nombramiento para asumir  la responsabilidad de la Arquidiócesis de Santa Cruz, la más grande de Bolivia. Dijo que como Iglesia no aceptan de ninguna manera la violencia como medio para solucionar los problemas, en referencia a la represión que hubo contra los indígenas que marchan en defensa del Tipnis. Le preocupa el fenómeno de la violencia en Santa Cruz y la decadencia de los valores de la sociedad.

P. El Papa Benedicto XVI lo ha nombrado como Arzobispo Coadjutor de la Arquidiócesis de Santa Cruz, con cuyo cargo sucederá al cardenal Julio Terrazas ¿Cómo ha recibido la noticia? 
M.S.G: Con sentimientos entre cruzados y con mucha gratitud al Santo Padre por haberse fijado en mi persona para este servicio. Creo que uno tiene que agradecer esa mirada paterna porque además expresa una mirada del Señor. Por otro lado, por la responsabilidad que el cargo lleva, también sentimientos de temor.

P. ¿Por qué dice que siente temor?

M.S.G: Por asumir una responsabilidad tan grande al ser responsable de una iglesia local. Por un lado, en el tema del pueblo de Dios, que es una responsabilidad grandísima. Además de ser ministro de la gracia, es decir, compartir la vida y la gracia del Señor y ser mensajeros de su palabra. Yo conozco bastante porque vivo hace 12 años y he acompañado muy de cerca al Cardenal y los oficios que me esperan.

P. A propósito ¿Cuáles serán los roles que desempeñará en su nuevo cargo eclesial?

M.S.G: Hasta el momento en que siga Su Eminencia el Cardenal Julio, seguimos prácticamente con el mismo servicio (Obispo Auxiliar). El momento en que el cargo quede vacante, asumiré directamente toda la responsabilidad de la Arquidiócesis. En estos momentos el Cardenal ya me encargará algunos aspectos para ir asumiendo de a poco la responsabilidad. Yo espero seguir colaborando al Cardenal un buen tiempo más.
 
P. En estos 32 años de estadía en Bolivia ¿Cuáles cree usted que son las principales fortalezas de la fe cristiana del pueblo?
M.S.G: Yo creo que una de las principales fortalezas es la gran piedad y religiosidad popular de nuestro pueblo, es decir una religiosidad que parte desde el mismo hogar. Muchas veces cuando uno entra a las familias encuentra muchos signos de expresión de fe, como los pequeños altarcitos. Otro elemento importante, es el sentido de comunidad que es muy fuerte, en algunas de nuestras culturas y la solidaridad para vivir como cristianos. El sentido de la presencia de Dios en la vida. Por ejemplo, si uno va Europa o Italia, difícilmente se escucha en un discurso levantar el nombre de Dios. Aquí todo es si Dios quiere y en nombre de Dios. Esa es otra fortaleza de fe.

P. ¿Usted cree que la Iglesia Católica está debilitada debido al crecimiento del número de fieles de otras religiones en el país?

M.S.G: Yo creo que más que apuntar a la cantidad, debemos apuntar a la calidad. Se nota un crecimiento de otros grupos religiosos y se debe a que todavía el ser cristiano – católico, no es siempre fruto de una opción personal. Muchas veces es parte de una convención social es decir la gente se siente católica pero no ha dado ese paso.
 
P.  Sentido ¿Cuáles son los principales desafíos para la Iglesia en Bolivia?
M.S.G:  El desafío que tenemos como Iglesia es formar a cristianos conscientes, adultos y que ellos mismos tomen esa opción. Que no sea solo por tradición porque yo creo que muchos hermanos que dejan la Iglesia no conocen la Iglesia. No han tenido una formación cabal, entonces dejan la Madre a veces para meterse a otros grupos que no tienen toda esa riqueza de la Iglesia desde hace 2.000 años, desde cuando Jesús lo ha fundado y que hemos caminado como comunidad de los discípulos y misioneros del señor.

P. Monseñor hay temas coyunturales en la agenda política que son difíciles de eludirlos ¿Qué opina usted sobre la violenta represión policial contra los indígenas que marchan en defensa del Tipnis?

M.S.G: Bueno no es mi opinión, creo que la Conferencia Episcopal Boliviana (que son todos los Obispos de Bolivia), hemos expresado un comunicado de nuestro parecer. No podemos aceptar de ninguna manera la violencia para solucionar los problemas. Lo que nosotros pedimos, mediante tres comunicados desde cuando se inició la marcha. Solo a través de un diálogo abierto y sincero con las cartas sobre la mesa se puede llegar a solucionar el problema. Es muy importante sentarse con una apertura de escucha y respeto hacia el hermano. Por lo tanto no podemos aceptar  de ninguna manera la violencia en sintonía con la CEB.

P. Pero a pesar de los tres comunicados emitidos por la Conferencia Episcopal Boliviana ni el Gobierno ni los indígenas se han sentado a dialogar para zanjar el problema…
 M.S.G: Bueno nosotros hemos ofrecido nuestra palabra y hemos ofrecido lo que nos parece que desde el evangelio debe ser el camino. Ahora los actores tienen la opción de tomarlo o no tomarlo. Yo creo sinceramente, si escucha la palabra se llegará de verdad a la paz, pero si se sigue con intransigencia y la violencia, no dará ningún resultado de bien y de vida, sino tendremos motivos de sufrimiento y de dolor en nuestro país.

P. Monseñor acabamos de utilizar la palabra violencia ¿A qué le atribuye usted el incremento del fenómeno de la violencia en Santa Cruz, convertido ya en el tema más preocupante para los habitantes? ¿Cómo debería hacerse frente? ¿Es una muestra de la decadencia de la sociedad?
M.S.G: Yo creo que el punto clave está en la falta de valores humanos y cristianos. Antes decía que una riqueza de fe es la piedad popular, pero muchas veces no influye en la vida. A veces tenemos una separación entre fe y vida. Por lo tanto estos grandes valores de respeto de la persona, de la dignidad, libertad, verdad, hermandad y solidaridad, no se los está viviendo y por eso llegamos a esta condición. 
Por otro lado, creo que todavía hay que tomar en cuenta que es una ciudad (Santa Cruz) que está creciendo muy rápido y no siempre puede ofrecer a todos las mismas oportunidades. Y estas desigualdades que existen crean reacciones de esta manera. Creo que debemos trabajar duramente para conseguir una sociedad más inclusiva y que ofrezca a todos oportunidades. Porque no es suficiente el tema de seguridad ciudadana, claro eso puede ayudar, pero nosotros tenemos que prevenir y para ello hay que crear las condiciones, las cuales deben estar basadas en los valores de la justicia y en compartir los bienes que el Señor nos da. En una ciudad como Santa Cruz que crece tan rápido es más fácil que se sufran estos problemas.
La sociedad nos impone un modelo que es feliz quien tiene. Tenemos que romper ese esquema. Se tiene que valorar que una persona sea feliz cuando se realice como persona
Yo creo que muchos hermanos que dejan la Iglesia no conocen la Iglesia (Católica). No han tenido una formación cabal, entonces dejan la Madre, a veces, para meterse a otros grupos que no tienen toda la riqueza
No podemos aceptar de ninguna manera la violencia para solucionar los problemas. Solo a través de un diálogo abierto y sincero con las cartas sobre la mesa se puede llegar a solucionar el problema.

La pobreza lo 'quiebra' y lo entristece ver la pobreza alrededor, las noticias de niños abandonados. sobre todo la pobreza moral que va acompañada con la material.


Alexander Terrazas
aterrazas@edadsa.com.bo

Andrés Beltramo del Portal Sacro Protamo se refiere a la despedida del Cardenal Terrazas con su libro Coloquios con el Cardenal


Bolivia sólo cuenta con un cardenal: el arzobispo de Santa Cruz de la Sierra, Julio Terrazas Sandoval. El 7 de marzo pasado cumplió los 75 años y presentó su renuncia obligatoria. Apenas el 28 de septiembre Benedicto XVI le nombró un obispo coadjutor con derecho a sucesión. Su despedida ya comenzó. Pero antes de decir adiós reservó duras críticas al presidente Evo Morales, a quien le advirtió que puede “caer en el ridículo” por creerse el “salvador de los pueblos indígenas”.
Nacido en 1936 en la localidad de Vallegrande, fue ordenado sacerdote en 1962. Miembro de la Congregación del Santísimo Redentor, de los “redentoristas”, en 1978 fue designado obispo auxiliar de La Paz. Elegido presidente de la Conferencia Episcopal Boliviana en diversas ocasiones, es arzobispo de Santa Cruz desde 1991.
En un país como Bolivia, donde el 77 por ciento de la población se declara públicamente católica, las relaciones entre el gobierno y la Iglesia no han sido buenas, al menos en los últimos años. En enero de 2006 asumió el primer presidente indígena de la historia de esa nación, Evo Morales. Poco después de la llegada del líder del Movimiento Al Socialismo (MAS) comenzaron los problemas.
Desde el intento por abolir las fiestas católicas del calendario civil hasta el debate por la educación católica en las escuelas públicas o la reforma de la Constitución Nacional, diversos episodios han enfrentado a las autoridades eclesiásticas con el poder político. El cardenal Terrazas fue uno de los objetivos: se le criticó por ir a votar en un referéndum sobre la autonomía de las regiones del país y se le señaló por negar en una homilía la existencia de la esclavitud en territorio boliviano, entre otras cosas.
Una relación marcada por las tensiones y enrarecida por episodios preocupantes, como la explosión de una bomba en la residencia del arzobispado en Santa Cruz de la Sierra el 16 de abril de 2009, acto del cual el gobierno se deslindó completamente.
Hombre siempre reacio a comparecer ante los medios de comunicación, el cardenal Terrazas ya tiene sucesor: el italiano Sergio Alfredo Gualberti Calandrina, originario de la diócesis de Bérgamo. En su calidad de coadjutor tiene derecho a sucesión pero aún no asume el puesto, lo hará cuando el Papa acepte formalmente la renuncia del arzobispo.
A manera de despedida el purpurado se decidió a hablar. Lo hizo con el sacerdote-periodista Ariel Beramendi en el libro “Coloquios con el cardenal Julio Terrazas”, publicado hace unos meses por el Grupo Editorial Kipus.
El volumen fue la oportunidad para referirse al presidente Morales, de quien destacó sus “muchas cualidades”, como la capacidad de dirigirse al pueblo para decirle lo que quiere escuchar. Reconoció su “honesto deseo” de cambio en el país pero consideró que, en ocasiones, sus “formas lo traicionan”.
Pero también hubo espacio para la crítica. “Creo que el Presidente está representando el papel que le han dicho que él tiene: el del salvador del mundo indígena. Se presenta como el que salvará a los indígenas de todo el mundo y sostiene que tiene una personalidad casi a la misma altura que la de los otros líderes religiosos. Todo eso que le han ido insinuando aparece con claridad en alguna de sus actuaciones”, afirmó el cardenal.
Dicen por ahí –agregó- que lo grande y lo hermoso está a un segundo de lo ridículo, y él puede caer en esta situación al apuntarse a cosas que no le corresponden. Podría ser un modelo para América Latina si sabría respetar las diferencias, aprovechando todos los valores culturales sin mezclar ideologías que vienen de afuera”.
Además consideró que Morales ya no tiene la humildad del inicio de su mandato aunque reconoció que, lo más difícil, es “cerrar los oídos” para no escuchar demasiados elogios, alabanzas o aplausos.
A lo largo del libro, de 80 páginas, Terrazas pasó revista no sólo a su juventud, su vocación religiosa, su experiencia espiritual y sus sueños como “príncipe de la Iglesia”. También abordó asuntos incómodos. Se refirió a los principales desafíos que enfrenta el catolicismo, sobre todo en Latinoamérica. Inevitablemente tocó el tema de Hugo Chávez, presidente de Venezuela y factor de controversia en la región.
Según el clérigo la influencia Chávez “ha contaminado” el discurso del presidente boliviano, en un intento por dividir internamente a la Iglesia entre “jerarcas al lado de los ricos, y sacerdotes de base a lado de los pobres” o entre los “obispos que trabajan y aquellos que no”.
“En Venezuela, aunque su gobernante hable de un ideal hermoso, en su relación con la Iglesia Católica, con los hermanos obispos, he visto un enfrentamiento frontal donde hubo calificativos totalmente desmesurados y hubo respuestas que no gustaron al gobierno”, indicó.
“En definitiva, existen aún ciertas diferencias, si en Venezuela el diálogo se ha complicado, aquí en Bolivia con un poco de buena voluntad se podría tener un diálogo fecundo y no un diálogo de sordos, un diálogo que nace del servicio de una Iglesia que sólo está interesada en pedir respeto a la dignidad humana y a su fe”, estableció.

lunes, 3 de octubre de 2011

Evangelio comentado por el obispo Stanislaw de SC se refirió a la "mala hierba" que tanto daño provoca entre los sembradíos, similar a los que responden con violencia a quién les advieta de las desviaciones en que incurren

El Gobierno se queja de los periodistas y de la Iglesia católica. Les echa la culpa de todos sus males, pero jamás pone atención a lo que dicen. Tal vez si los escuchara no habría tantas metidas de pata. Por ejemplo, el obispo auxiliar de Santa Cruz, Stanislaw Dowlaszewicz ofreció un mensaje ayer en la Catedral que los gobernantes deberían agradecer. Habló de la “Viña del Señor” y dijo que para que dé frutos, es imprescindible hacer una poda y deshacerse de las ramas secas, inservibles y por supuesto, de la mala hierba. Más directamente, dijo que el “proceso de cambio” debe “descocalizar” la realidad boliviana en lugar de “descolonizar” y sobre todo, respetar la viña del Señor; es decir, los parques naturales y las reservas. El obispo dijo que nadie debe creerse dueño de la tierra que Dios nos ha dado a todos y que es muy negativo que algunos quieran adueñarse de “la viña”, para fundar allí otros reinos con otros dioses. Cree que, así como en la parábola, algunos en el Gobierno responden con violencia cuando alguien llega para advertir y señalar las desviaciones de los que ahora se creen dueños de todo. “Eso fue lo que ocurrió el domingo pasado con los indígenas”, concluyó el líder católico.

sábado, 1 de octubre de 2011

cuando una persona como Minor Vidal da testimonio de un milagro de Dios con su propia vida, merece todo nuestro respeto. Bendiciones!


Con un semblante mejorado, una cicatriz apenas notoria al lado derecho de la cabeza, un caminar lento y 10 kilos menos desde la última vez que se lo vio después del trágico accidente aéreo ocurrido el 6 de septiembre en Trinidad, Minor Vidal (35) reapareció ayer ante los medios de comunicación sin ánimos de relatar en detalle lo que le sucedió porque aún se fatiga, pero insistiendo en varias oportunidades: “Soy un milagro de Dios”.
“Yo me califico como una bendición, un milagro, por lo que justamente no voy a entrar a detallar todo ese proceso. Desde el accidente hasta que me encontraron, fueron muchas cosas que me pasaron para que yo siga (vivo) por eso me considero más como un milagro, con una bendición de Dios”, dijo.
Acompañado de su esposa Mariela Llanos y su hermano mayor, Iván Vidal, Minor dijo que estaba de acuerdo en salir ante los medios de comunicación porque siente que aún está con vida para dar el mensaje a la gente de “no perder la fe en Dios”, porque eso fue lo que lo salvó del accidente en el que murieron las ocho personas que estaban con él en la aeronave.
El 23 de septiembre pasado fue dado de alta de la clínica Los Olivos, pero todavía está bajo control médico. Ayer, cumpliendo su compromiso con los medios de comunicación, Vidal relató sólo algunas fases de su sobrevivencia en el monte a unos 10 kilómetros de Trinidad durante tres noches y dos días (61 horas).
La rueda de prensa, organizada por la familia y la empresa aérea Aerocon en el hotel Regina, duró cerca de 30 minutos en la que Vidal contestó las preguntas de los periodistas con tranquilidad y en algunos momentos con la ayuda de su esposa que estaba sentada al lado.
Agradeció por el rescate a las Fuerzas Armadas –en especial a los Diablos Azules–, a sus compañeros de la empresa SAE, a los funcionarios de Aerocon y  a las clínicas Cossmil y Los Olivos por la atención prestada. 
Su esposa también habló y dijo que ella junto a sus hijas de ocho y seis años, se ocupan de mimar y cuidar a Minor Vidal. “En teoría yo ya era viuda, en teoría estaba esperando nuestro turno para hacer reconocimiento de cadáveres; hasta el final no quería creer, tenía una esperanza”.
“Vidita yo te amo, estoy muy feliz que estés conmigo” le dijo a su esposo con una vos tímida al terminar la rueda de prensa.  Ambos dijeron que es otra oportunidad que Dios les dio y que aprovecharán para compartir con la familia.

Salud
Aunque su estado de salud mejoró, Vidal reconoció que todavía no podría decir que está en un cien por ciento bien. No obstante, de acuerdo a lo que dicen los médicos, está progresando poco a poco y dependerá de ello su vuelta a Trinidad y a sus actividades laborales.
Dijo que cada día se siente mejor y, además de las consultas médicas, acude a sesiones psicológicas.   

Fragmentos del accidente
“Desde el momento del impacto, duró casi 10 segundos, escuché un poco el gemido de la gente  pero todo era oscuro, no veía nada y lo único que hice en caso de que me hayan escuchado es darle un poco de tranquilidad (…). Hubo un silencio total hasta el día siguiente”, relató Vidal.
“Yo sólo sé que en la noche llamaron a un celular no sabría de qué persona será. Lo que yo hice, tenía mi celular, lo primero que hice fue mandar un mensaje a mi esposa: ‘ayúdenme por favor nos hemos estrellado’”.
"Dios ha querido dar un mensaje de que existe, y que en ningún momento hay que perder la fe, pues existen los milagros y una prueba clara soy yo. Y si Dios me ha mantenido con vida debe ser por algo; creo que ha sido justamente para cambiar la mentalidad de la gente y para que sigamos creyendo en su presencia", dijo.
Vidal afirmó que en ningún momento, desde el impacto del avión, perdió la fe y flaqueó porque todo el tiempo caminó rezando y orando y puso su vida en manos de Dios para salir primero del avión y luego en el lugar donde lo encontraron los efectivos de la Fuerza Naval.
Consultado que si se consideraba un milagro o un héroe, afirmó que se consideraba un milagro y una bendición de Dios, porque desde el día del accidente hasta su rescate, le pasaron muchas cosas que le calaron hondamente "Me considero un milagro bendecido por Dios", añadió.
"Ojalá que este testimonio que he vivido sirva para que la gente cambie. Creo que muchos han cambiado, ya que mucha gente que no conozco me envió mensajes indicándome que no sólo fue un milagro para mi, sino para toda la gente que busca un cambio en sus personas", agregó.
INVESTIGACIÓN
• La empresa Aerocon informó que aún no existe un informe oficial del accidente y que la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) continúa con la investigación.
•  La caja negra del avión Fairchild SA227, que fue enviada a Brasil para su investigación, ya retornó junto con las personas que realizan las pesquisas.
Minor Vidal aún no fue entrevistado por el equipo de personas que realiza la investigación sobre las causas del accidente.