Páginas vistas en total

martes, 21 de julio de 2015

suma Alvaro Riveros su protesta a otras ya publicadas. "grotesco espantajo obsequiado a Francisco" para significar que comunismo y catolicismoson compatibles. al papa lo han venido atosigando con símbolos para que se pronuncie. Francisco eludió por ej., el caso de la coca, que no se llevó a la boca, como los masista insinuaron....

Jesús crucificado sobre la Hoz y el martillo, símbolo inequívoco del comunismo ateo,es un grotesco espantajo que al ser obsequiado al Papa Francisco ha debido impactarsobre sus sentidos con la misma fuerza que el epígrafe de este artículo, ocasionándole un desconcierto tal, que sólo se limitó a decir: “no está bien eso”.

De ahí que tratar de explicar dicho acto, involucrando en su elaboración al finado sacerdote jesuita Espinal, más que una impostura, constituye una afrenta a la inteligencia de los bolivianos, pues dicha excusa simplista se traduce, como si un rabino judío se diese a la tarea de esculpir una estrella de David sobre una esvástica. 

De la misma manera la explicación brindada por un ministro, de que la imagen del obsequio de marras significa que el comunismo y la iglesia son compatibles, al margen de anacrónica esincongruente y Marx, Lenino Stalin se estarían retorciendo en sus tumbas,al oír semejantedisparate.

Desconocer o ignorar el significado de los símbolos es contravenir las leyes de la Semiótica, que es la ciencia que trata precisamente del estudio de éstos, como la expresión tangible de una ideay el poder que éstosejercen sobre lospueblos. Los gobiernos populistas que rigen sobre las sociedades que los eligieron, suelen echar mano frecuentemente a los símbolos para aglutinar adeptos en torno a ellos y tratar de sustituir aquellos que la religión ha aplicado desde hace miles de años atrás.

Desde su llegada a El Alto de La Paz, el Papafue agasajado con innumerables presentes que tenían fines determinados, como la chuspita de coca colgada a su cuello, no bien hubo descendido de las escaleras de la aeronave que lo trajo a Bolivia. Pese a las reiteradas e intencionadas proposiciones de que se lleve a los dientes la hoja sagrada, acto que habría simbolizado una suerte de comunión con esa costumbre ancestral, él no lo hizo, posiblemente advertido por quienes llevan la política del Vaticano, por la simple razón de que con ello echaba por la borda los convenios de Viena y los esfuerzos de las Naciones Unidas defrenar el tráfico de drogas, a través de la reducción del acullicu y el cultivo de esta planta.

En lo referente al crucifijo de marras, pese al revuelo mundial que se armó por ese acto tan chabacano, ha tenido que suceder algo muy similar. Como lo cortés no quita lo valiente, la decisión fue meter el espantajo dentro de la chuspitay llevarse a Roma al Cristo comunista.

lunes, 20 de julio de 2015

Julio Terrazas el primer cardenal boliviano de la historia, antes hubo otro, quien fuera su maestro, redentorista como él mismo, Clemente Maurer, alemán. Julio es vallegrandinode cepa como le califica El Deber, que le inspira ánimo y voluntad para superar sus dolencias y recuperarse en su quebrantada salud. Sursum Corda!

El cardenal Julio Terrazas Sandóval enfrenta un duro trance por su delicado estado de salud y, pese a ello, ha resistido con verdadero estoicismo y enorme entusiasmo la maratónica visita del papa Francisco a nuestro país la semana pasada. Desde diversos sectores sociales y políticos, el prelado católico ha recibido muestras de apoyo para su pronta mejoría. El mismo Santo Padre lo ha visitado durante su sacrificada internación y ha valorado el aporte de monseñor Terrazas a la grey católica.

Ha sido significativa, incluso, la visita del presidente Evo Morales, que le expresó sus buenos deseos de recuperación tras un prolongado enfrentamiento que los había separado durante los últimos años.

Terrazas no es un líder más de la abigarrada y compleja realidad boliviana. Su testimonio como pastor de la Iglesia católica, su compromiso con los más débiles de nuestra sociedad y su valentía para defender la causa autonómica de Santa Cruz son apenas tres hitos de su prolífica carrera como líder de los católicos de nuestra región.
El pueblo boliviano en general, y el cruceño en particular, tienen un especial aprecio y gratitud con monseñor Terrazas, un vallegrandino de ley, cuya honestidad, entrega y sabiduría están fuera de toda duda.
Desde esta palestra enviamos a Terrazas nuestros mejores deseos para su pronta recuperación. Mucho ha sembrado don Julio para esta tierra que sabe valorar a los hijos que la han hecho próspera y solidaria con millones de bolivianos.

Su palabra siempre justa, siempre amorosa, siempre firme y valiente para denunciar las innumerables injusticias que sufre el pueblo boliviano en su conjunto. Su lucha contra todo tipo de autoritarismo es parte de esa destacada carrera.

No por nada la Asociación Nacional de la Prensa (ANP) otorgó a Julio Terrazas el premio Libertad. Buena parte de la recuperación y la consolidación de la democracia boliviana tienen en Terrazas un aporte que ha sido fundamental.

Ojalá los diversos estamentos que integran la Iglesia católica y los sectores sociales y políticos del país que lo han visto actuar durante las últimas décadas, sepan valorar en la justa medida a un hombre que ha dado su vida por la justicia, la solidaridad y la libertad de todos los bolivianos.
Adelante cardenal Julio Terrazas. Que Dios bendiga sus pasos siempre y se recupere pronto para bien de todo el pueblo boliviano.

viernes, 17 de julio de 2015

postrado en una cama por sus dolencias el Cardenal Julio no estuvo físicamente presente en el ritual de Francisco aún cuando éste lo visitó en la clínica..."mira dónde te encuentro" le dijo ya que son amigos de siempre. relato de Pedro Shimose.

Mi paisano, amigo y colega Harold Olmos atinó al escribir, con la profesionalidad que le caracteriza, un artículo brillante titulado Francisco y Julio (EL DEBER, 29.06.2015), nueve días antes de la llegada del papa Francisco a nuestro país, procedente de Ecuador. Fue el único columnista boliviano que se acordó del cardenal enfermo, internado en la clínica Incor, de Santa Cruz de la Sierra. Harold visitó al cardenal, postrado en cama y bajo vigilancia médica. Sus múltiples dolencias le impidieron acompañar, en calidad de anfitrión, a su amigo, el papa Francisco. El equipo médico del cardenal prescribió reposo absoluto. La excepción de la regla fue una brevísima escapada –el viernes 10, al mediodía– a la parroquia de La Santa Cruz, para asistir al cónclave con el papa Francisco y los obispos de Bolivia. Antes, el jueves 9, el papa lo visitó en la clínica. “Mira dónde vengo a verte”, le dijo el papa, según Olmos. Y el cardenal le contestó que, a través de la tele, estaba pendiente de tan egregia visita. 

Entre Jorge Bergoglio y Julio Terrazas puede trazarse un parangón, al modo de las Vidas paralelas, de Plutarco. Ambos son sudamericanos, ambos nacieron el mismo año, 1936; ambos pertenecen a familias numerosas y ambos fueron proclamados cardenales en 2001 por el mismo papa Juan Pablo II. Quizás difieran en las formas de vivir y predicar el Evangelio: uno es redentorista (Congregación del Santísimo Redentor), el otro es jesuita (Compañía de Jesús); uno es más humilde y callado, el otro es más canchero y polémico; uno es más sufrido y reflexivo como Paulo VI, el otro más campechano y sociable como Juan XXIII; uno sigue al teólogo Henri de Lubac, me parece; el otro, a Urs von Balthasar, quizá.

La salud precaria del cardenal Terrazas me conduce a otro jesuita notable: Teilhard de Chardin. El autor de El fenómeno humano pronunció, el 1 de abril de 1933, una conferencia titulada La significación y el valor constructivo del sufrimiento (v. La energía humana. Madrid, Taurus Ediciones, 1963). Dijo, entonces: “La resignación cristiana es, justamente, lo contrario de la capitulación. Pero una vez asegurada esta parte de resistencia al mal, el enfermo debe comprender que, en la medida en que está enfermo, tiene una función especial que cumplir, en la cual nadie puede remplazarle: la de cooperar a la transformación (podríamos decir a la conversión) del sufrimiento humano (en energía)”. “Toda la cuestión es liberarla”, dice Teilhard. Creo que en esa lucha está nuestro cardenal, el gran ausente de la fiesta que vivió Bolivia con la visita de Francisco. ¿Pero estuvo realmente ausente? // Madrid, 17.07.2015.

analiza el triple rol de Francisco. como el Pastor, como Pontífice y como Jefe de Estado lo aplica la reciente visita a Ecuador, Bolivia y Paraguay concluyendo que fue extraordinario, eficiente y prudente y que pueden mostrar resultados variables y hasta diferentes. autor Carlos Sánchez desde USA.

El Papa, el líder mundial, el padre espiritual de los católicos, el Vicario de Cristo, el Sumo Pontífice romano, el sucesor de San Pedro en el Gobierno universal de la Iglesia Católica, es su cabeza visible y el Jefe del Estado Vaticano. Sus homilías, mensajes, discursos, viajes,  encíclicas, comunicaciones, generan impresiones y efectos diferenciados, dependiendo de la posición o el interés del público. Esta posición de extraordinario poder e influencia representa el ejercicio de por lo menos tres funciones o condiciones: el pastor, el Pontífice y el Jefe del Estado.
Papa “es la voz para llamar al padre”, en el latín clásico representa “tutor o padre”. Es la denominación exclusiva del Romano Pontífice desde el siglo XI. También se le da el significado de un acrónimo del latín “Petri Apostoli Potestatem Accipiens: el que sucede al Apóstol Pedro”, recordando que en el Evangelio de Mateo, luego que Pedro afirma que Jesús es el Cristo, éste lo instituye como “la piedra sobre la que edificaré mi iglesia”.
El Papa como PASTOR es reconocido como el padre espiritual de los fieles católicos, la máxima autoridad que cuida la congregación de creyentes. Este rol está fundado en la fe que es “el conjunto de creencias de una religión”, y que en el catolicismo es “la primera de las tres virtudes teologales, asentimiento a la revelación de Dios propuesta por la iglesia”. Es el “siervo de los siervos de Dios” y sin duda, ésta es la principal función que genera y refleja la confianza, creencia y seguridad de los católicos en su líder máximo.
El Papa como PONTÍFICE es “el prelado supremo de la Iglesia Católica Romana”, el Jefe Supremo de la estructura eclesiástica que comprende a todos los ordenados y la congregación de fieles.  El Sumo Pontífice es el “jefe del Gobierno eclesiástico general”, en un sistema que determina la organización y jerarquías de la religión. Es el jefe “infalible” de una organización con capacidad legal, patrimonio e intereses, que se relaciona con otros sujetos sociales, políticos, civiles, privados y estatales en todo el mundo. Ejerce en la Santa Sede que “es la expresión con la que se alude a la posición del Papa como cabeza suprema de la Iglesia Católica”.
El Papa como JEFE DE ESTADO, es la autoridad máxima del Estado de la Ciudad del Vaticano, “el estado independiente más pequeño del mundo”, que nació con el Tratado de Letrán firmado entre la Santa Sede e Italia el año 1929. Su forma de gobierno es la “Monarquía Absoluta” y el Papa “como Jefe de Estado tiene plenos poderes legislativo, ejecutivo y judicial”, que puede delegar. Ejerce la representación y relaciones con los demás Estados y organismos internacionales.
Recordando esta “trinidad” tenemos herramientas para el análisis, con las que podremos establecer si los mensajes son pastorales, pontificios, estatales, o una mezcla de ellos; observar quién, con qué interés o propósito actúa, a quién y por qué dirige tal o cual señal. Si estamos en el campo solamente de la fe, como católicos, escucharemos al Pastor sin objeciones e incluso con obediencia; si interesa analizar las relaciones de la Iglesia Católica y de sus intereses con gobiernos y organizaciones, veremos acciones del Sumo Pontífice; y si reparamos en las relaciones y política internacionales observaremos al Jefe de Estado.
Las concentraciones y misas multitudinarias en Ecuador, Bolivia y Paraguay demostraron que la popularidad del Papa Francisco supera en mucho la de los gobernantes visitados y fueron el escenario para el Pastor. En sus homilías en Ecuador destacan: la invocación papal a favor de “la familia como la gran riqueza social que otras instituciones no pueden sustituir”; la “educación como una herramienta de responsabilidad social”;  y la notable “alerta sobre los sectarismos” y la “tentación de dictaduras y liderazgos únicos”.
Las reuniones privadas con los jefes de gobierno son el escenario del Pontífice y del Jefe de Estado. Evo Morales declaró el año 2009 que “la Iglesia Católica es un símbolo del colonialismo europeo y por lo tanto debe desaparecer de Bolivia”, suplantó la constitución y borró a la religión católica; suprimió licencias de radiodifusión, acotó convenios de educación y salud a la Iglesia Católica; se confronta con obispos y sacerdotes que defienden la libertad; impulsa el cobro de impuestos a los templos y limosnas a la Iglesia… planteando desafíos para el Sumo Pontífice, lo mismo que el resto de las dictaduras del socialismo del siglo XXI, Ecuador, Cuba, Venezuela… donde violan los derechos humanos y acosan a la Iglesia Católica cuando los defiende. Conflictos entre gobierno y la Iglesia por la realidad que muestra perseguidos, presos y exiliados políticos.
El Papa pidió en Paraguay “que nunca más existan guerras como la de la triple alianza”. En Bolivia mencionó el tema del mar aunque en el vuelo de retorno a Roma, explicando su condición de Jefe de Estado, dijo que no intervendría al estar pendiente una acción del tribunal internacional. En los tres países los gobernantes llenaron de regalos al Jefe de Estado, incluido el “crucifijo comunista” que le dio Morales.
Los hechos indican que en el viaje que terminó, el Pastor fue extraordinario, el Pontífice eficiente y el Jefe de Estado prudente. Las acciones del Papa analizadas en sus funciones de Pastor, Pontífice y Jefe de Estado, pueden mostrar resultados y efectos variables y hasta diferentes.
*Abogado y Politólogo. Director del Interamerican Institute for Democracy.

jueves, 16 de julio de 2015

jesuíta Alvaro Puente y no pongo "ex-sacerdote" porque una vez ordenado se es sacerdos in aeternum...escribe lo que vió triste porque "se la hicieron a Francisco" y no permitieron que llegase a la Bolivia profunda...demasiadas barreras para llegar al pueblo mismo como Francisco lo hace, lo desea, lo pide...

No sabemos cómo, pero apareció elegido papa un hombre diferente. No es el típico personaje que pontifica, ni el que manda con un báculo de oro ni el que se siente jefe del Estado más antiguo del mundo. El nuevo papa, al que no acabamos de acostumbrarnos, tuvo la ocurrencia de venir a visitarnos. Y vino. Vino un hombre bueno, un hombre sencillo, transparente. No parecía papa.

Como venía el sumo pontífice, pasamos meses de grandes preparativos de toda índole. Se prepararon rituales y condecoraciones. Se construyeron grandes escenarios para cada uno de sus pasos. Se hicieron largas listas de invitados y se estudiaron complicados protocolos. 

Vimos simulacros policiales y no vimos los simulacros escondidos de discursos solemnes y de saludos almidonados. Disimularon lo que pudieron en la cárcel. Pintaron y barrieron. Escondieron lo que podía desentonar. Luego tuvieron que volverlo a su sitio. Era tanta la ilusión de unos y tanto el desconcierto de otros, que faltó en todas partes realismo y razón para entender lo que pasaba.

Para un hombre que no necesita nada y que nada atesora, prepararon miles de regalos, alguno inoportuno, incomprensible. Para un personaje que había huido de la magnificencia del Vaticano, prepararon altares y tronos soberbios y caros. Para el que vino en búsqueda de la gente y tendía la mano a todos, le armaron vallas, barreras y seguridades absurdas, incómodas, que lo aislaban de la vida y de su gente. 
No acertaron una. No entendieron nada. A pesar de que lo invitaron ellos mismos, Iglesia y autoridades, no comprendieron quién era el que venía.

Estuvieron tan lejos de la realidad que no se dieron cuenta de cuál era el pueblo que lo esperaba, el que él vino a buscar. El altar que Francisco se antojaba en medio de la gente sencilla lo rodearon con un círculo de cuadras y cuadras de miles de sillas que acapararon ellos. En sus sillas cercaron al papa los engolados, los que se sienten autoridades. Bien sentados lo acapararon los poderosos, los soberbios, con sus amigos. 

El pueblo que Francisco buscaba, con sus enfermos y sus ancianos, quedó lejos, a kilómetros, donde no llegaron claras las imágenes que debían llegar, ni las palabras que nuestro visitante dijo para ellos.

Menos mal que Francisco y sus pobres tienen espaldas para sobrellevar esa experiencia y mil golpes más

domingo, 5 de julio de 2015

tras llegar a Quito, cuatro de la tarde de domingo, Francisco invitó a fomentar el diálogo y la participación, "afrontar desafíos, valorar las diferencias, para que los logros beneficien a todos"

El papa Francisco instó hoy a los ecuatorianos a fomentar el diálogo y la participación sin exclusiones en su discurso en el aeropuerto de Quito, primera etapa del viaje que le llevará también a Bolivia y Paraguay.

Tras citar a algunos santos del país, Francisco instó al país “a afrontar los desafíos actuales, valorando las diferencias, fomentando el dialogo y la participación sin exclusiones para que los logros en progreso y desarrollo que se están consiguiendo garanticen un futuro mejor para todos”.
Y aseguró al presidente de Ecuador, Rafael Correa, que para todo ello “podrá contar con el compromiso y la colaboración de la Iglesia”.
El papa Francisco pidió en Ecuador atender a los más frágiles y las minorías, labor que calificó como la gran deuda pendiente de América Latina.
Tras citar a algunos santos del país, Francisco instó al país “a afrontar los desafíos actuales, valorando las diferencias, fomentando el dialogo y la participación sin exclusiones para que los logros en progreso y desarrollo que se están consiguiendo garanticen un futuro mejor para todos”.
El jefe de la Iglesia católica volvió a romper el protocolo al saludar, uno por uno, a un grupo de niños de la comitiva de recepción, cuando se dirigía al estrado instalado en el aeropuerto Mariscal Sucre de Quito. Se estima que dos millones de personas se volcaron a las calles de la capital ecuatoriana para acompañar al pontífice.
“El trabajo por los más frágiles y las minorías es la gran deuda de América Latina”, observó el papa Francisco, cuya gira por Sudamérica continuará en Bolivia y Paraguay.
Antes, el presidente Rafael Correa pronunció un discurso en el que citó reflexiones del pontífice en su reciente encíclica Laudato si acerca del medio ambiente.

jueves, 2 de julio de 2015

más de mil músicos dejarán oir "lo barroco" de las misiones jesuítas cuando el 9 próximo celebre Francisco la solemne misa pontifical y nos deje oir su voz en Santa Cruz

Cerca de 1.150 músicos acompañarán al papa Francisco en la misa que oficiará el próximo 9 de julio en Santa Cruz de la Sierra. 

Así lo dio a conocer Piotr Nawrot, director artístico del Festival Internacional de Música Renacentista y Barroca Americana Misiones de Chiquitos y encargado de la selección de grupos corales y de las orquestas que participarán de esta celebración católica. Una tarea que la realiza de manera conjunta con la Asociación Pro Arte y Cultura (APAC).



“La Conferencia Episcopal Boliviana pidió que me encargue de preparar todo. Los grupos y orquestas me enviaron sus solicitudes y yo dije: ¿Por qué no unir a todos ellos para tener un gran coro y orquesta Chiquitana?”, comentó Nawrot. Actualmente los grupos están ensayando en sus propias localidades. “¡Hay tanto interés!”, mencionó el musicólogo, a tiempo de resaltar que la producción musical para la misa del papa será la más grande que se haya hecho en Bolivia.

Preparativos

Dentro del repertorio de cánticos se contempla, por ejemplo, la ejecución de dos sonatas barrocas que tocarán cuando el santo padre llegue en el papamóvil al Cristo. 

El miércoles 8 de julio, bajo la batuta del maestro Antoine Duhamel, se realizará el único ensayo general en la Uagrm.

Culminando su participación en la festividad de San Pedro y San Pablo, el Coro y Orquesta Misional de San Javier se despidió de su público para ultimar los detalles de su presentación en la misa del papa.

Así como ellos, más de 1.000 músicos llegarán de diversas partes del departamento para sumarse a la orquesta