Páginas vistas en total

miércoles, 30 de septiembre de 2015

les habló en inglés, penetró en el corazón de muchos parlamentarios estadounidenses, no fue fácil, aunque el Espíritu Santo habrá inspirado su verbo, lo evidente es que Francisco caló hondo según lo explica Raúl Pino-Ichazo en su columna de OPINION

El papa Francisco emocionó a los imperturbables miembros del Congreso de los EEUU; les expuso, con un lenguaje fraterno asaz penetrante y una semántica simple pero interrogativa en su intelección, y en su idioma, los principales problemas sin solución actual de la humanidad.

Relevante su tono de preocupación por la imparable fabricación de armas y su inmoral comercialización, sin considerar la naturaleza de la mismas que es cegar vidas humanas. Se refirió al ominoso problema de los refugiados, un fenómeno que lastima a la humanidad, cuya causa es precisamente la venta y la entrega de armas por transnacionales y gobiernos comprometidos. Ahora cuando el desastre irrumpió y es casi incontenible, solo queda la constante de la solidaridad. Hizo una analogía pertinente de los refugiados con Jesús, quien fue el primero en conocer y sentir en propia carne lo que es no tener casa, por ello acentuó la necesidad de una mejor distribución de la riqueza, la preservación de la naturaleza y el medio ambiente y sobre todo la conservación de la familia.

El Papa habló en inglés con toque latinoamericano e inequívoca fuerza de penetración en los espíritus sensibles, causó impacto porque aún con la dificultad natural que representa expresarse en un idioma que no es el suyo pudo, con frases y palabras seleccionadas, generar la inmediata reflexión en los congresales. Produjo emotividad, la genuina, sin cursilería, aquella que hace pensar y realizar de inmediato un examen de conciencia, por el cual cada persona repasa en segundos sus actos.

El Papa tuvo en el Congreso norteamericano la iluminación de introducirse, con su peculiar modo de expresión, al cual le asigna, cuando necesita, hipérboles y epímones. Solo un hombre elegido por Dios puede producir la recepción cristalina de su mensaje en los espíritus, que al oír palabras significativas con profundo contenido se despojan del egoísmo y dogmatismo políticos, religiosos y mercantiles. 

Debe considerarse que el Papa se dirigía a la totalidad congresal de la primera potencia económica y política del mundo, en el cual es una impronta la prevalencia de los intereses personales, comerciales y hasta religiosos que sobrepujan al sentimiento de solidaridad inclusión e igualdad, además del cuidado de la población, tal lo prescribían los sabios de las polis griegas. Recordó que el fundamental deber de un congresal es la satisfacción de las necesidades de la población, además de los espirituales.

La oración, dijo, es uno de los medios mas efectivos que disponemos los humanos, porque todos decimos Padre y, cuando decimos Padre, nos encontramos como humanos, debido a que en la oración no hay clases, no hay hijos del Padre de primera o de segunda clase, en la oración nos encontramos con Dios… “y por favor no se olviden de rezar por mí”.

domingo, 27 de septiembre de 2015

nueve días con la palabra de Dios trasmitida por Francisco en Cuba, Estados Unidos, la ONU, el Capitolio, Filadelfia y por radio y TV mundiales. qué dijo?

Durante nueve días, el papa Francisco ha sacudido las conciencias y los corazones de Cuba y Estados Unidos. En el que se considera el viaje más político y más difícil de su pontificado, el primer pontífice latinoamericano ha levantado la voz sobre los temas más acuciantes de la agenda internacional. En Cuba, el prelado católico remarcó el valor del perdón y la reconciliación como elementos fundamentales para la construcción de las sociedades. Él mismo fue un actor clave en el restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre Estados Unidos y Cuba, lo que marcó el fin de la Guerra Fría en la región.

Dio en Cuba un fuerte respaldo a la Iglesia católica, que debe cumplir su misión en condiciones adversas debido a las restricciones impuestas por el régimen cubano, en un país que adolece por la falta de libertad de expresión y de prensa. Y remarcó que el servicio a los demás debe estar libre de toda idolatría por las ideologías, en un claro mensaje hacia el régimen encabezado por Raúl Castro. Miles de cubanos se volcaron a las calles para expresar su cariño por el pontífice, lo que señala el fervor religioso que existe en el pueblo cubano. Se extrañó, eso sí, que Francisco no se haya reunido con las organizaciones de disidentes políticos cubanos que habían reclamado su atención para denunciar las graves violaciones a los derechos humanos que todavía se cometen en la isla.

Definitivamente impactantes fueron los discursos de Francisco ante el Congreso de Estados Unidos y ante la Asamblea General de la ONU, donde reclamó a las principales potencias que terminen con los abusos que se cometen contra los países menos desarrollados y demandó una agenda efectiva contra la pobreza, el cambio climático y las migraciones. También habló duro con los sacerdotes y obispos estadounidenses, a los cuales demandó un “nunca más” a los abusos contra menores de edad, tal como se registraron en la Iglesia católica en los últimos años.

Cientos de miles de personas saludaron a Francisco en su paso por las calles y avenidas de Washington, Nueva York y Filadelfia, confirmando el liderazgo moral del pontífice en un momento en que el mundo enfrenta una enorme incertidumbre por la expansión de la guerra, el narcotráfico y las violaciones a los derechos humanos. Con poder de la palabra y la sencillez, Francisco ha sacudido a la principal potencia del mundo. Ojalá su mensaje cale en los corazones de los líderes globales, que hoy tienen responsabilidades sustanciales para garantizar el futuro de miles de millones de personas

viernes, 25 de septiembre de 2015

dura condena al narcotráfico efectuó Francisco en el seno de la ONU. es la quinta vez que el Jefe de la Cristiandad acude a la ONU. abordó otros temas, la crisis de los inmigrantes, las armas destructoras, el medioambiente, cosechó grandes aplausos ante cientos de representantes de todo el mundo.

El papa Francisco llamó el viernes a evitar el "abuso" de los países en desarrollo a través de su "sumisión asfixiante" en el sistema financiero mundial y denunció el narcotráfico que "silenciosamente" mata a millones de personas, en un histórico discurso ante la Asamblea General de la ONU.
Ante el pleno de Naciones Unidas en Nueva York, el sumo pontífice argentino pidió además un acuerdo "eficaz" sobre cambio climático e instó a respetar la "ley moral" de la distinción natural entre hombre y mujer".
Francisco, de gira en Estados Unidos desde el miércoles y que habló en español, dio además su apoyo al acuerdo sellado entre Irán y las grandes potencias sobre el programa nuclear de Teherán, calificándolo de "prueba de buena voluntad y derecho".
Se trató de la quinta visita de un papa a la sede de Naciones Unidas, luego de las de Pablo VI en 1965, Juan Pablo II en 1979 y 1995 y Benedicto XVI en 2008.
En medio de la crisis de la deuda externa que afecta a Grecia y las medidas draconianas de austeridad que sus acreedores exigen para sostener al país, Francisco pidió a los "organismos financieros internacionales velar por el desarrollo sostenible de los países y la no sumisión asfixiante de éstos a sistemas crediticios".
"Lejos de promover el progreso, someten a las poblaciones a mecanismos de mayor pobreza, exclusión y dependencia", recalcó.
Primer Papa del continente americano, Francisco cargó con fuerza contra un flagelo que afecta principalmente a su región, el narcotráfico, que "silenciosamente viene cobrando la muerte de millones de personas".
"Otra clase de guerra viven muchas de nuestras sociedades con el fenómeno del narcotráfico. Una guerra 'asumida' y pobremente combatida", señaló, en referencia a la tragedia que sufren países de América Central y México pero también cada vez naciones del Cono Sur.
Como era de esperar, el papa pidió que la conferencia mundial sobre cambio climático de diciembre próximo en París llegue a "acuerdos fundamentales y eficaces".
"Confío también que la Conferencia de París sobre cambio climático logre acuerdos fundamentales y eficaces", señaló, y agregó que existe un "verdadero 'derecho del ambiente'".
Francisco marcó así el tono antes de una cumbre sobre el desarrollo que se abrió inmediatamente después en la ONU, y en la cual se espera que más de 150 dirigentes mundiales adopten un ambicioso plan de acción para los próximos 15 años en materia de pobreza, salud, educación y medio ambiente.
Por último, y en un tema que genera mucha polémica, denunció la "colonización ideológica" que impone a los pueblos "modelos de vidas anormales e irresponsables", en una alusión implícita al casamiento homosexual y la transexualidad.
Algunos buscan "promover una colonización ideológica a través de la imposición de modelos y estilos de vida anómalos, extraños a la identidad de los pueblos y, en último término, irresponsables", criticó el papa Francisco.
En ese marco, pidió a la ONU "el reconocimiento de una ley moral inscrita en la propia naturaleza humana, que comprende la distinción natural entre hombre y mujer".

sábado, 19 de septiembre de 2015

explaya El Deber el real significado del viaje de Francisco hoy a Cuba luego a los Estados Unidos. el fin de la fuerra fría entre Cuba y el coloso del Norte para lograr la paz y la concordia entre dos pueblo separados durante más de medio siglo.

 El papa Francisco iniciará este sábado un histórico viaje a Cuba, el mismo que continuará después a EEUU, en lo que se considera la visita más política del pontificado que el primer pontífice latinoamericano inició en marzo de 2013. Cuando pise el suelo cubano, Francisco encontrará una isla en pleno proceso de apertura económica y con fuertes tensiones internas por el deterioro de los derechos humanos y la falta de libertades. 

Gracias a su decidida participación, Cuba y EEUU acaban de restablecer relaciones diplomáticas con una agenda pendiente para lograr la plena normalización de sus vínculos, todavía afectados por el embargo comercial estadounidense, los reclamos por los disidentes políticos cubanos y la situación de la base militar de Guantánamo. Francisco irá a la isla más rebelde del continente y a la potencia más influyente del mundo para bendecir este acuerdo que terminó con la Guerra Fría en la región y que estableció un punto de inflexión fundamental para lograr la paz y la concordia entre dos pueblos que vivieron durante cinco décadas de espaldas uno del otro por causa de las diferencias ideológicas.

Siguiendo la línea de Juan Pablo II y Benedicto XVI, que también visitaron la isla, Francisco levantará la voz contra un sistema político que nítidamente conculca los derechos de las minorías que no comulgan con el régimen comunista vigente en Cuba desde los años 60. Pero también rescatará, sin duda, los enormes logros sociales que ha tenido la Revolución Cubana, especialmente en materia de educación y salud, que han beneficiado a la mayoría de la población.

En este sentido, los mensajes del papa en Cuba serán un correlato de los discursos que pronunció en julio en Ecuador, Bolivia y Paraguay, donde resaltó la necesidad del diálogo como único medio para resolver los conflictos sociales, remarcó el valor de la libertad y la democracia, y señaló con claridad las brutales exclusiones del sistema capitalista. No serán menos importantes los mensajes que brinde en EEUU, especialmente, ante el Congreso de este país, en el que se anticipa una dura crítica a la globalización de las exclusiones y la guerra, donde Washington tiene una inocultable responsabilidad.

Francisco no regresa para halagar a los poderosos de ningún signo político. Su misión pastoral, claramente, se coloca al lado de los humildes, los privados de libertad y los que sufren por las violaciones a los derechos fundamentales. Ojalá los gobernantes de ambos países escuchen los clamores del papa