Páginas vistas en total

domingo, 31 de marzo de 2013

no se ha cansado de repetir paz...paz...paz como el bien supremo de los pueblos. Francisco ha puesto énfasis en los problemas del día en Asia, Oriente Medio, en la península coreana en América Latina. su oración debe ser la nuestra demandando al Cristo Resucitado Paz en el mundo!


El Papa Francisco pidió, en su primera misa de Pascua, paz en Asia, sobre todo en la península coreana, para que superen las divergencias y madure un renovado espíritu de reconciliación, además de solicitar una “solución política” para el conflicto en Siria y el cese de la violencia en Oriente Medio, África y en Iraq.
texto y foto de Agencia de Noticias Fides. Francisco besa a un niño de pocos meses
El Papa, ante cerca de 250.000 fieles de todo el mundo congregados en la plaza de san Pero del Vaticano, pidió a los católicos que transformen "la muerte en vida, el odio en amor, la venganza en perdón, la guerra en paz" y calificó al tráfico de drogas y de personas, como "la esclavitud del siglo XXI".
Francisco, desde el balcón de la basílica de San Pedro, pidió paz para Oriente Medio, en particular entre israelíes y palestinos, que tienen dificultades para encontrar el camino de la concordia, “para que reanuden las negociaciones con determinación y disponibilidad, con el fin de poner fin a un conflicto que dura ya demasiado tiempo”.
“Paz en Asia, sobre todo en la península coreana, para que superen las divergencias y madure un renovado espíritu de reconciliación. Paz a todo el mundo, aún tan dividido por la codicia de quienes buscan fáciles ganancias, herido por el egoísmo que amenaza la vida humana y la familia, egoísmo que continúa la trata de personas... la esclavitud más extendida en el siglo XXI”, sostuvo.

El sábado Corea del Norte declaró el “estado de guerra” a Corea del Sur, en una nueva amenaza que generó una oleada de reacciones y llamados a la moderación para evitar una catástrofe nuclear en esa zona.

El Papa  consideró, también, indispensable la existencia de paz para Iraq, “y que cese definitivamente toda violencia, y, sobre todo, para la amada Siria, para su población afectada por el conflicto y los tantos refugiados que están esperando ayuda y consuelo. ¡Cuánta sangre derramada! Y ¿cuánto dolor se ha de causar todavía, antes de que se consiga encontrar una solución política a la crisis?”.
“Paz para África, escenario aún de conflictos sangrientos. Para Malí, para que vuelva a encontrar unidad y estabilidad; y para Nigeria, donde lamentablemente no cesan los atentados, que amenazan gravemente la vida de tantos inocentes, y donde muchas personas, incluso niños, están siendo rehenes de grupos terroristas. Paz para el Este la República Democrática del Congo y la República Centroafricana, donde muchos se ven obligados a abandonar sus hogares y viven todavía con miedo”, manifestó.
El Papa, de nacionalidad argentina, si bien no se refirió específicamente a los problemas existentes en América Latina, condenó muchos de los males existentes en esta región del mundo como el tráfico de drogas, de personas y la explotación inicua de los recursos naturales.

"Quisiera que llegara sobre todo al corazón de cada uno, porque es allí donde Dios quiere sembrar esta Buena Nueva: Jesús ha resucitado, está la esperanza para ti, ya no estás bajo el dominio del pecado, del mal. Ha vencido el amor, ha triunfado la misericordia. Siempre vence la misericordia de Dios", expresó.
//JLZ//

viernes, 29 de marzo de 2013

postrado con el rostro hacia abajo, Francisco adora a Dios en el Viernes Santo y escuchó la prédica del capuchino Raniero Cantalamessa sobre la Redención de la Cruz. la colecta para los cristianos de Tierra Santa en su integridad


Francisco se postró por tierra los primeros minutos de la ceremonia del Viernes Santo en la basílica de San Pedro, la única en la que el Papa no predica sino que adora en silencio la Cruz y escucha la homilía del predicador de la Casa Pontifica. El Santo Padre, revestido con los ornamentos rojos, comenzó a levantarse con dificultad, y fue ayudado por dos ceremonieros.

El momento inicial de adoración humilde desde el suelo, habla con fuerza por sí solo, como todos los gestos de Francisco, desde que se inclinó en silencio para recibir la oración de los fieles la primera vez que salió al balcón de la plaza de San Pedro, o el lavado de los pies a dos mujeres, una de ellas musulmana, entre los reclusos de la cárcel juvenil de Roma en la misa del Jueves Santo.
La «postración» no es un gesto nuevo, pues lo han practicado todos sus predecesores. Las novedades al estilo de Francisco serán lasimplificación de la misa de la Vigilia Pascual, el sábado por la noche, en la que bautizará a cuatro adultos, y de la misa del Domingo de Pascua, que concluirá, a mediodía, con la bendición «Urbi et Orbi».
El segundo momento conmovedor de la liturgia del Viernes Santo fue laadoración del Crucifijo ante un altar desnudo, completamente desprovisto de ornamentos. El Papa bajó de su sitial, en uno de los lados de la basílica, se quitó la casulla roja y se dirigió hacia la Cruz vestido con una sencilla alba blanca y una estola.

La ceremonia más sobria

La homilía, a cargo del padre capuchino Raniero Cantalamessa, predicador de la Casa Pontificia, se centró en la Redención en la Cruz, que se rememoraba ayer en la ceremonia más sobria de todo el Año Litúrgico. La colecta de la misa se destinará, como cada Viernes Santo, a los cristianos de Tierra Santa, que atraviesan una situación de gran dificultad, pues la mayoría son palestinos en los territorios ocupados o árabes en países en guerra como Siria o en tensión como el Líbano.
Francisco ha ordenado simplificar la ceremonia de la Vigilia Pascual, el sábado por la noche a las 20.30, acortando las lecturas y otros pasajes de modo que dure menos de las casi tres horas habituales.
El Papa bautizará a cuatro adultos: un albanés de 30 años, un italiano de 23, un ruso de 30, y un muchacho norteamericano de origen vietnamita de 17 años de edad. Justo después del bautismo, el Santo Padre les administrará la confirmación y, poco después, la primera comunión.

Domingo de Pascua

La misa del Domingo de Pascua dará comienzo a las 10.15 de la mañana y, como siempre, no incluirá homilía, ya que el Papa hace los comentarios sobre la Resurrección de Jesús en el saludo previo a la bendición «Urbi et Orbi», a la Urbe y a todo el orbe, a las 12 del mediodía.
Al final de sus respectivos pontificados, tanto Juan Pablo II como Benedicto XVI solían felicitar la Pascua en medio centenar de idiomasFrancisco se limitará bastante en esta primera ocasión, aunque es previsible que vaya aumentado el número de idiomas a medida que se sienta más cómodo con la pronunciación. Los primeros días de Pontificado han traído tal sobrecarga de trabajo que Francisco resuelve a duras penas los asuntos de mayor urgencia, sin tiempo para practicar saludos en idiomas completamente nuevos.
El Papa recibió ayer la felicitación de Pascua del rabino jefe de Roma, Riccardo Di Segni, quien le agradeció su felicitación a la comunidad judía por la fiesta de la Pesach, iniciada hace pocos días.

jueves, 28 de marzo de 2013

lo que Jesús nos enseñó, es mi deber, me sale del corazón" expresó Francisco cuando se disponía a lavar los pies y besar a 12 jóvenes de un correccional de Roma.


Francisco ha oficiado en la cárcel romana de menores de Casal del Marmo la Misa de la Cena del Señor del Jueves Santo, durante la cual lavó los pies a doce jóvenes allí recluidos, entre ellos dos muchachas, una católica y otra musulmana, imitando lo hecho por Jesús con los doce apóstoles.

"Esto es lo que Jesús nos enseña y esto es lo que yo hago. Es mi deber, me sale del corazón y amo hacerlo", ha dicho el Papa Bergoglio cuando se disponía a lavar los pies a los doce muchachos. El pontífice ha asegurado que el lavatorio de los pies "es una caricia de Jesús". "Entre nosotros quienes está más alto debe estar al servicio de los otros y eso es lo que hago yo lavando los pies, un deber como obispo y como sacerdote", ha subrayado.
El Obispo de Roma lavó los pies arrodillado, después los secó y los besó. Durante el intercambio de la paz, besó a los doce jóvenes. También dio personalmente la comunión.
Francisco ha dicho sentirse "feliz" entre los muchachos: "las cosas del corazón son así". Dirigiéndose directamente a ellos les dijo: "No dejaros robar la esperanza, siempre con la esperanza por delante, ¿entendido?".
Esta ha sido la primera vez que un Papa oficia la misa del Jueves Santo en una cárcel y no en la basílica de san Juan de Letrán, que es la catedral de Roma y la que le pertenece como obispo de la misma.
Visto que Francisco, elegido Papa el 13 de marzo, todavía no ha tomado posesión de San Juan de Letrán (lo hará el 7 de abril), en un principio el Vaticano anunció que celebraría los oficios del Jueves Santo en la basílica de San Pedro.
Pero el Papa Bergoglio ha preferido hacerlo en este reformatorio de menores, que ya visitó en 1980 Juan Pablo II y en 2007 Benedicto XVI, en el que se encuentran recluidos 46 jóvenes, de ellos 35 varones y once mujeres de entre 14 y 21 años.
Los italianos son ocho y el resto extranjeros, en su mayoría norteafricanos y eslavos, así como un ecuatoriano. La misa la ofició en la capilla del reformatorio y por expresa voluntad suya fue "muy sencilla". Durante la homilía pidió a los muchachos olvidar las ofensas y dijo que las personas tienen que ayudarse unas a otros.
"Olvidar los enfados y si os piden un favor, hacedlo. Ayudaros los unos a los otros. Eso es lo que Jesús nos enseña. Ayudaros siempre, así se hace el bien", ha manifestado.
El pontífice se colocó para el lavatorio un delantal confeccionado por la Comunidad Villa San Francisco, del norte de Italia, que acoge a jóvenes con problemas familiares y personales, con hilos provenientes de Betania y Jericó, en Palestina.

De regalo, huevos de Pascua

Tras la misa, se reunió con el medio centenar de detenidos y el personal de centro (unas 150 personas) en el gimnasio del reformatorio. Los jóvenes regalaron a Francisco un crucifijo y un reclinatorio de madera, fabricados por ellos en el taller de artesanía de Casal del Marmo, mientras que el Papa les llevó los tradicionales "Huevos de Pascua" y "Paloma Pascual", los dulces que se comen en Italia durante la Pascua.
A la misa asistieron la ministra italiana de Justicia en funciones, Paola Severino, y la Jefa del Departamento de Justicia de Menores, Caterina Chinnici. Como se trata de un reformatorio de menores, el Vaticano no transmitió por televisión el acto.
Francisco ofició también este jueves en el Vaticano la Misa Crismal,que marca el comienzo del Triduo Pascual, en cuya homilía dijo que el sacerdote no puede ser un gestor, tiene que salir a la "periferia", donde hay sufrimiento, hay sangre derramada, ceguera que desea ver, donde hay cautivos de tantos malos patrones".

miércoles, 27 de marzo de 2013

como todos los papas, como todos los miércoles las audiencias públicas son el termómetro de la popularidad de la Iglesia. hoy estuvo dominada por jóvenes hispano hablantes


"Viva el papa", "está es la juventud del papa", "te queremos" fueron coreados por los presentes, entre ellos varios miles de jóvenes españoles y latinoamericanos.


 La audiencia se celebra en una mañana soleada, aunque amenazan las nubes.
 El obispo de Roma recorre el recinto vaticano en el papamovil y en la misma línea que en estos primeros días de pontificado, besa a niños y saluda a los numerosos fieles presentes.
 El miércoles es el día que tradicionalmente destinan los papas a reunirse con los fieles de todo el mundo que visitan el Vaticano.
 Durante la audiencia, el pontífice dedica la catequesis a un tema que considere de interés y después suele hacer un resumen del mismo en diferentes idiomas, a la vez que saluda a los presentes en esas lenguas.

lunes, 25 de marzo de 2013

analiza Francesco las relaciones Bolivia y Vaticano, lamentando que "un funcionario de Comunicación en forma imprudente hizo de caja de resonancia en contra del papa Francisco. excelente análisis del profesor universitario


Tradicionalmente, las relaciones entre la Santa Sede y el Estado boliviano han sido cordiales, respetuosas y fructíferas. Bastará recordar la histórica visita de Juan Pablo II a Bolivia durante el último mandato de Víctor Paz Estenssoro y la visita oficial de Evo Morales a Benedicto XVI, no exenta de polémicas. En todo caso, debería quedar claro que las relaciones Gobierno-Iglesia Católica boliviana deben ser tratadas en casa y no trasladadas al Vaticano, en reconocimiento a que el pueblo boliviano es mayoritariamente católico.
Ni siquiera la aprobación de la nueva Constitución, que ha modernizado las relaciones entre Iglesia y Estado, ha ocasionado traumas, debido al consenso en torno a una mayor independencia, que no implica separación o confrontación. En el fondo, entre el llamado proceso de cambio y la doctrina social de la Iglesia existen, en teoría, muchas coincidencias, lo que explica el gran número de simpatizantes y colaboradores que todavía tiene ese proceso entre los fieles católicos y hasta entre religiosos y religiosas. Existen además coincidencias inéditas entre Evo (y las culturas que representa) y las posturas tradicionales de la Iglesia en materia de defensa de la vida, de la naturaleza del matrimonio y hasta en el uso de contraceptivos.
Sin embargo, en la práctica, durante el gobierno de Morales las relaciones con la Iglesia boliviana han sido tensas por varias razones. Por un lado, la libertad que ejerce la Iglesia, a través de los obispos y el Cardenal, para ver y juzgar las acciones del Ejecutivo que afectan a la dignidad de las personas no ha sido bien vista, hasta el punto que se ha considerado al cardenal como un enemigo del Gobierno (Sacha Llorenti, dixit). Por otro lado, existen conflictos puntuales, pero de mucho alcance, que tensionan periódicamente las relaciones Estado-Iglesia, como la aplicación de la reforma educativa en colegios católicos y de convenio, la formación de los educadores o la insólita administración de los cultos ecuménicos por el Ministerio de Relaciones Exteriores.
En este contexto, ¿qué impacto puede tener en esas relaciones la elección del cardenal Jorge Bergoglio como papa Francisco?
Las primeras reacciones del gobierno de Evo a la elección han sido ambiguas. Tratándose básicamente de un tema de política exterior, era de esperar que el ministerio correspondiente o el mismo Presidente se pronunciaran. Sin embargo, el Ministerio de Comunicación imprudentemente se adelantó haciendo de caja de resonancia a unas sospechas, nunca probadas, en contra de Bergoglio. Aunque Bergoglio fue para Cristina Fernández la piedra en el zapato que el cardenal Terrazas es para Evo, felizmente, el propio Morales salió al paso de esas especulaciones con una carta de felicitaciones al nuevo Papa. El olfato político de Evo, una vez más, se ha impuesto al despiste de sus ideologizados colaboradores.
Volviendo a la pregunta, no creo que habrá cambios trascendentales en las relaciones entre la Iglesia en Bolivia y el gobierno de Evo. Las culturas indígenas son tradicionalistas en las temáticas ‘sexuales” sobredimensionadas por el discurso globalizador y de moda, como es el caso de la legislación de las uniones homosexuales y el aborto, para citar algunos ejemplos. Será más fácil entrar en sintonía con un Papa que, siendo tradicionalista en materia moral, recupere las prioridades de los pobres, la temática social y el valor del servicio. Los nudos álgidos de las relaciones seguirán presentes, pero ojalá encauzados con una mayor confianza mutua y sin prejuicios: Gobierno e Iglesia se necesitan complementariamente para cumplir el respectivo servicio al país.
Sin embargo, donde el nuevo estilo del papa Francisco puede tener un impacto indirecto tanto para la Iglesia boliviana como para el Gobierno de nuestro país es en su capacidad de interpelar acerca de los valores prioritarios que hay que testimoniar en bien del pueblo.
En este sentido, los primeros y elocuentes gestos del pontífice Francisco deberían hacer reflexionar también a los sinceros simpatizantes del proceso de cambio. Me limitaré a comentar tres señales viales y vitales de su pontificado que son de interés para el país:
En primer lugar está la pobreza. La Iglesia entiende la pobreza diferentemente del Estado y, sin embargo, hay mucho camino común que ambas instituciones pueden recorrer. Para el Estado, la pobreza es un mal que hay que erradicar o por lo menos mitigar, mediante programas y medidas distributivas de los recursos comunes y la creación de fuentes de trabajo digno. La Iglesia, si bien no es ajena a esos objetivos y en los hechos contribuye con programas propios y con iniciativas compartidas a lograr esas metas, no deja de recordar que las bienaventuranzas anuncian: “felices los pobres” y no “felices los que se jactan de ayudar a los pobres”. Servir a los pobres no significa enriquecerse, sino testimoniar la pobreza aceptada como señal de libertad.
El segundo signo es la humildad, que es la llave que abre los corazones, hasta del adversario. No es señal de debilidad, sino de madurez para valorar lo que realmente es importante y lo que no lo es para la vida y la paz. Al actual Gobierno, y no sólo a él, le hace falta mucha más humildad para ejercer el poder al servicio del pueblo.
El último signo es la misericordia hacia el pecador, que no excluye la lucha contra el pecado. Si bien ese principio es parte de la doctrina tradicional, sin embargo, no se lo practica en todo el alcance que le dio Jesús. En nuestro caso, si en las disputas políticas se supiera separar el adversario del objeto de la confrontación y si el que cree tener la razón tuviera mayor tolerancia con el que también la tiene, aunque parcialmente, otra sería la sociedad boliviana.
En suma, lo que estamos vislumbrando como un programa de renovación y reforma de la Iglesia por parte del papa Francisco podría llegar a ser el anuncio “evangélico” de un programa de renovación de las relaciones sociales y políticas también del pueblo boliviano, de su Iglesia y de su Gobierno.

domingo, 24 de marzo de 2013

reunido pueblo católico en el atrio catedralicio escuchó a Sergio, arzobispo Coadjutor "encuentro de Jesús con su pueblo" especialmente con los jóvenes que no tengan miedo y emprendan la subida a Jerusalén


La Iglesia convocó a la población boliviana a convertirse en un discípulo de Jesucristo en el inicio de la Semana Santa, que comenzó este domingo con la celebración de ramos, que rememora el ingreso de Jesús a Jerusalén.

Monseñor Sergio Gualberti, Arzobispo Coadjutor de Santa Cruz, estuvo a cargo de la celebración eucarística en la Catedral de esta capital, en ausencia del cardenal Julio Terrazas, quien se encuentra aún en Roma, tras participar del cónclave donde se eligió a Jorge Bergoglio como nuevo Papa.

En la oportunidad, Gualberti recordó que esta fecha debe ser concebida como un encuentro entre Jesús y su pueblo, en la que se hace expresa la propuesta de seguirlo en la larga subida que él emprendió para llegar a Jerusalén.

“Jesús viene hoy a nuestro encuentro y nos vuelve a hacer la propuesta de subir a Jerusalén, es un llamado a ser discípulos de Jesús, un Jesús perseguido, sufrido y pacífico”, dijo monseñor, que celebró la misa en puertas de la Catedral, ante la gran afluencia de gente que se dio cita para hacer bendecir sus palmas.

Emprender esta subida con Cristo es mostrar ante el mundo la solidaridad que él dio por la humanidad, es identificarnos con los sufrimientos del otro, por ello que el llamado está, sobre todo, dirigido a los jóvenes quienes no deben tener miedo de emprender esta subida. 

“Esta mañana quisiera hacer un llamado especial a los jóvenes a que sigan a Jesús, no tengan miedo a emprender esta subida a Jerusalén detrás de Jesús, una subida a su estilo, en sencillez y humildad”, manifestó, a tiempo de precisar que la subida es un símbolo de llegar a Dios.

Por tanto, mencionó, el celebrar este domingo de ramos junto a Jesús es reconocerlo como nuestro amigo, aquel “que nos da la clave de la existencia humana y del sentido de nuestra vida” y nos concede la oportunidad de reiniciar una nueva vida junto al don de convertirnos en rey, como él lo ha sido, pero de los pobres y los humildes, que es donde se encuentra la grandeza y la paz. 

Al iniciar la Semana Santa, Gualberti invocó a los fieles a participar del triduo pascual, que implica la pasión, muerte y resurrección de Jesús, acontecimiento que no debe ser separado, más al contrario debe ser visto como un solo conjunto donde está la muestra del amor de Dios a la humanidad.

“Este triduo pascual: jueves, viernes y sábado es una oportunidad incomparable de seguir a Jesús en esta subida y emprender una vida nueva como sus fieles y verdaderos misioneros del señor, amén”, expresó.

sábado, 23 de marzo de 2013

histórico encuentro de Francisco con Benedicto XVI en Castelgandolfo en medio de general espectativa. el encuentro de dos horas fue minuciosamente documentado



Este sábado ha tenido lugar un encuentro histórico: el abrazo entre un Papa emérito y su sucesor. Ha tenido lugar sobre las 12.15 del mediodía en el helipuerto de la villa pontificia de Castelgandolfo, donde ha aterrizado el aparato que traía al nuevo Pontífice desde el Vaticano, según relató a la prensa el director de la Sala Stampa, el padre Federico Lombardi, quien definió el encuentro entre los dos sucesores de San Pedro como “cordial y familiar”.

en la biblioteca de la residencia de Castelgandolfo. dos horas de intimidad


El Papa emérito, Benedicto XVI, acudió a recibir a Francisco junto al obispo de Albano, Marcello Semeraro. Después han ido en el mismo coche hasta el palacio pontificio. En un gesto que lo caracteriza,Benedicto XVI ha reservado para el Papa Francisco el puesto derecho del automóvil, el reservado a la cabeza de la Iglesia, mientras que él ha ocupado la plaza izquierda. Con ellos iba monseñor Georg Gänswein, prefecto de la Casa Pontificia.

Al llegar al palacio apostólico, Benedicto XVI y Francisco rezaron en la capilla. En ese momento se ha producido otra escena de gran emotividad. Cuando el Papa emérito ofreció a Francisco ocupar el reclinatorio designado al Romano Pontífice, éste le respondió: “somos hermanos”, y los dos han rezado juntos en el mismo banco.Después tuvo lugar el coloquio privado y en italiano, en la sala de la biblioteca del palacio, que tuvo una duración de 45 minutos.
Un regalo de humildad

El Papa Francisco llevaba un regalo para su predecesor: una pintura de la Virgen de la Humildad. “He pensado en usted, por lo gestos de humildad que nos ha ofrecido a lo largo de su pontificado”, dijo a Benedicto XVI. Los dos hicieron un comentario sobre la ternura de la "Madonna".

Benedicto XVI y el Papa Francisco comieron junto a sus respectivos secretarios, monseñor Gänswein y monseñor Alfred Xuereb. Lombardi explicó que el Papa emérito viste la sotana blanca, pero sin la esclavina.

“La atmósfera del encuentro ha sido cordial y conmovedora”,aseguró el padre Lombardi. “Este encuentro nos ha hecho recordar las palabras del Papa Francisco en la Logia vaticana tras ser elegido, cuando pidió oraciones por Benedicto XVI”.

La última vez que los dos pontífices se habían visto fue el pasado 28 de febrero, cuando Benedicto XVI se despidió del colegio cardenalicio. Entonces, como ha recordado Lombardi, el Papa emérito recordó que entre ellos se encontraba su sucesor, al que prometió obediencia incondicional.

viernes, 22 de marzo de 2013

fijada la fecha 20 de octubre para santificar al pontífice con asistencia del pueblo polaco en Roma.


El Papa Francisco manifestó en las últimas horas su interés de canonizar a Juan Pablo II, se prevé que la fecha escogida para este cometido será el domingo 20 de octubre de 2013, según indica la agencia italiana ANSA.
quién lo hubiera creído en aquel momento que Francisco lo pondría en altares

La agencia italiana apunta que “en los primeros días de su elección, el Sumo Pontífice manifestó su deseo al arzobispo de Cracovia, el cardenal Stanislao Dziwisz, ex secretario de papa Wojtyla, sobre el hecho de la canonización del Pontífice polaco”, en la cercanía de la fiesta del beato Juan Pablo II, que se celebra cada 22 de octubre.

No obstante, el portavoz del Vaticano, el padre Federico Lombardi precisó a la agencia Adnkronos que "existe un trascendido sobre el deseo de la canonización" de Juan Pablo II pero que aún no fue fijada una fecha, toda vez que "antes son necesarios dos actos formales, (entre ellos) el decreto del milagro". En esta línea, el semanario italiano 'Chi' propone la historia de Josefa Natividad Zelaya, mujer de aproximadamente 70 años, que habría sido curada después del encuentro con el Papa Juan Pablo II en la catedral de Nuestra Señora de Luján en Buenos Aires, una curación que sería reconocida por Jorge Bergoglio como milagrosa, según el semanaria.

La canonización de Juan Pablo II fue un gran deseo de Benedicto XVI y ahora  queda en manos de su sucesor Francisco, también cercano al fallecido papa polaco. De hacerse realidad este deseo, Karol Wojtyla podría convertirse este mismo año en el primer santo del nuevo Papa. 

miércoles, 20 de marzo de 2013

no faltaron bromas. es que el buen humor de Francisco da para mucho. el turno de Dilma a quién confirmó que sí estará en Rio para reunirse con la Juventud de todo el mundo. El Dia. SC


"Tienen mucha suerte porque es un gran papa, pero como nuestra gente siempre dice, el papa será argentino, pero Dios es brasileño", respondió Rousseff con una sonrisa a los periodistas de Argentina que le preguntaban sobre qué opinaba de que Francisco proviniese de su país.

La mandataria se detuvo algunos instantes con la prensa tras la reunión de hoy con el papa, que duró cerca 30 minutos en la biblioteca del Palacio Apostólico.
La presidenta brasileña es la segunda jefe de Estado que se reúne con el pontífice, después de que el pasado lunes éste recibiese a la presidenta de Argentina, Cristina Fernández.
Rousseff se dijo muy satisfecha de su reunión con el papa Francisco, quien le mostró su "entusiasmo" por el viaje que el próximo julio realizará a Río de Janeiro para participar en la Jornada Mundial de la Juventud y adelantó que también visitará el Santuario de Nuestra Señora de Aparecida, en Sao Paulo.
Sobre sus impresiones tras conocer a Francisco, la presidenta brasieña dijo que el papa es una persona "muy carismática" y destacó sobre todo su "gran compromiso con los pobres",
También destacó su "modestia" y su "normalidad" y bromeó sobre que Francisco habla el "portuñol", pero entiende perfectamente el portugués y no hizo falta un traductor.

martes, 19 de marzo de 2013

Espiritualidad Crística es un blog que hemos acogido hace ya tres años. nos ofrece siempre un contenido fresco, diáfano espiritual que nosotros agradecemos. hoy se ocupa de "gestos cordiales de Francisco". un deleite.


Autor invitado: Juan Rubio Fernández. Sacerdote y director del semanario Vida Nueva.

Son días de gestos. Son tiempos de gestos. Cuando las palabras sobran, en un mundo simbólico, el gesto es importante. Y el gesto de Ratzinger fue inmenso. Ahora, su sucesor llega con nuevos y reveladores gestos. Atentos a ellos porque son la punta de un iceberg. Otra cosa es que lo dejen desarrollar lo que ellos significan. A mi juicio son varias las claves que denotan

1. La puesta en escena fue impresionante para una institución tan secular. Sencillo, amable, cargado de sentido común. Un pastor entre lobos, decían algunas. Cara de buena persona decían otros. Atuendo sencillo, saludo cordial y mucha empatía. Tenía esa “risa argentina” tan peculiar, pero con sangre italiana. Va bene, comentaban los romanos. Puesta en escena de un pastor. Soy el obispo de Roma. Lo dijo bien claro. Alejamiento de una política de imperio, alejamiento de un escenario excesivamente político. Un paso gigante. Y habrá mas. Ha eliminado en unas horas muchos viejos muebles del escenario, algunos llevaban siglos. Le seguirán dejando que limpie mas y los mande a los museos?

2. Un mensaje claro a la Curia. No ha podido la omnipotente curia de Sodano imponer al candidato. La Conferencia Episcopal Italiana mando un texto de saludo al nuevo papa. El texto decía Angelo Sodano. Creían que era él, tan solo porque alguien, unos minutos antes de saberse el nombre, desactivo su cuenta de Twitter. Sorpresa en la Curia. Los cardenales europeos con excepciones, querían más de lo mismo. Los otros se atrevieron con la opción Bergoglio. La Curia queda derrotada. Le han llegado nuevos tiempos. El vencedor es Ratzinger que con su gesto quiso renovar la curia y con este nombramiento lo ha logrado. Pero también Martini. El conclave ha homenajeado al cardenal Martini, al que muchos quisieron como papa pero que el renuncio en el conclave que eligió a Benedicto XVI. Ya entonces Martini, fallecido en agosto del pasado año, le dio los votos a Bergoglio y este a Ratzinger en la cuarta votación. Ahora los cardenales le han devuelto el agradecimiento por aquel gesto porque entonces no podía ser otro que Ratzinger. Tomo un nombre de reformador, Benito. Este ha tomado otro de reformador. Francisco. Dos reformadores desde banas distintas. Uno desde lo ideológico, otro desde lo vital. Conjugando ambos podría avanzarse para la credibilidad de la Iglesia.

3. Un mensaje geoestratégico. La vieja Europa no puede decidir ya tanto. La mayoría de los cristianos están en el continente americano. No se puede hacer todo a la europea, pensar, celebrar y hablar con criterios europeos. Hacen falta aires nuevos desde el otro lado del continente, pero no de golpe. La Iglesia debe hacer los cambios tranquilos. Por eso un papa de América, pero de un lugar muy europeo de América, Argentina, el escenario en el que se representa Europa. La Iglesia se abre allá y ha de seguir vibrando con aquellas iglesias, pese a que hay escapes, fugas, pero también hay mucha pasión.

4. Es bueno saber que el nuevo papa viaja en autobús, toma el tren, no vive en un palacio episcopal, atiende a un sacerdote mayor, suele compartir mucho tiempo en las barriadas marginales. Es bueno saberlo. Habrá cambios en este sentido. Habrá muchas sorpresas. Juan XXIII ya lo hizo. El momento de la restauración de Juan Pablo II y Ratzinger ya ha acabado. Empieza el momento de la renovación, de lo esencial, de lo que vale la pena.

5. Pero hay algo que no ha dejado indiferente. Y es que es un hombre dispuesto a abordar los grandes temas pendientes. No lo va a lograr, pero estoy seguro que va a abrir un camino nuevo, va a facilitar una nueva forma de ver las cosas. El confía mucho en los jóvenes. Lo ha demostrado y siempre estará atento a abrir camino a ellos. Y eso es ya una revolución. Deja hacer, no obstruir, no taponar. Vivir el evangelio desde otras categorías que no solo sean las intelectuales. Ratzinger no ha muerto y ambos podrán ayudarse. Dos maneras de ser en un solo cuerpo….

Daremos los cien días, daremos el voto de confianza, pero ya desde el principio el gesto de elegante sencillez ha cautivado al mundo, como hizo Juan XXIII, como la Iglesia necesita.

sábado, 16 de marzo de 2013

Los Tiempos se hace eco del inequívoco signo de cambio cuando Francisco es el nuevo jefe de la Iglesia "de caminar en presencia y con la Cruz del Señor edificar la Iglesia"


Una vez más, “unos entran papables y salen cardenales”. Salvo algunos expertos “vaticanólogos” que incluían sistemáticamente al cardenal argentino Jorge Bergoglio como un serio candidato, su postulación —siempre respetada— fue relegada esta vez porque en el cónclave que eligió al Papa Benedicto XVI, Bergoglio, que tenía un importante caudal de votos, optó por retirarse de la competencia.
Sin embargo, en la quinta votación del cónclave salió el humo blanco y en un escenario de creciente tensión se escuchó el  “Annuntio vobis gaudium magnum: Habemus Papam” (Anuncio un gran gozo: tenemos Papa), que se trataba de Jorge Mario Bergoglio, Arzobispo de Buenos Aires, Argentina, que adoptaba el nombre de Francisco y era jesuita. Es decir, tres hitos únicos en la historia de la Iglesia: llamarse Francisco, ser de Latinoamérica y ser jesuita.
Los tres factores constituyen, en sí mismos, una señal de cambio. Francisco, en honor de Francisco de Asís y Francisco Javier, ambos jóvenes cuestionadores de los aspectos dudosos y mundanos de la Iglesia Católica y que optaron, en sus circunstancias, aplicar el Evangelio hasta sus últimas consecuencias en favor del prójimo. Viene de la región más católica del mundo en momentos, como señaló un experto, en que corresponde en volver a evangelizar Europa, asumiendo una actitud recíproca ante quienes trajeron el cristianismo a esta parte del mundo. Y jesuita, porque rompe, en el nivel más alto posible, el principio de no participar en el poder formal de la Iglesia, salvo cuando el Papa así lo decida.
Luego de largos minutos de espera, se abrió la ventana y apareció el Papa Francisco vestido de blanco, sin la tradicional casaca roja. Comenzó su bendición “urbe et urbi” contando que sus hermanos cardenales “han ido a buscarme hasta el fin del mundo”.  Primero oró por su predecesor. Luego, dijo que “vamos (...) por el Obispo y el pueblo. Este camino de la Iglesia de Roma, que es el que preside en la caridad todas las iglesias. Un camino de la fraternidad, del amor, de confianza entre nosotros”. Finalmente, pidió, sin precedente alguno, “un favor: antes de que el obispo bendiga al pueblo, les pido que oren al Señor que me bendiga: la oración del pueblo”.
Por otro lado, no hay que olvidar el  contexto de esta elección: la abdicación de Benedicto XVI por considerar que no tenía la suficiente fuerza para enfrentar las crecientes y complejas circunstancias por las que la Iglesia atraviesa. De ahí que afirmar que el Papa Francisco tiene una difícil agenda de trabajo no es especulación alguna, como tampoco afirmar que más allá de la fe que puedan sentir los católicos en el mundo, la forma en que el nuevo Papa actúe tendrá consecuencias definitivas para el devenir de la Iglesia Católica.
Para confirmar esta hipótesis, en la homilía que también improvisó en la primera misa que presidió como Papa junto a los cardenales, fue enfático al pedir “el valor y el de caminar en presencia del Señor, con la Cruz del Señor, de edificar la Iglesia sobre la sangre del Señor, que ha sido derramada sobre la Cruz, y de confesar la única gloria, Cristo Crucificado. Y así la Iglesia irá adelante”, de lo contrario, “seremos una ONG piadosa y no la esposa del Señor”.
Y como para establecer la real dimensión del desafío señaló: “Quisiera que todos, después de estos días de gracia, sobre la sangre del Señor que se derramó en la Cruz; y de confesar la única gloria: a Cristo crucificado tengamos el valor; sí, el valor, de caminar en presencia del Señor, con la Cruz del Señor, de edificar la Iglesia. Y así, la Iglesia irá hacia adelante. Deseo para todos nosotros que el Espíritu Santo y la oración de la Virgen, nuestra Madre, nos conceda esta gracia: caminar, edificar, confesar a Jesucristo”.
Habrá que esperar, pues, muchas novedades de este pontificado que se inaugura en forma tan contundente y del que lo menos que se puede esperar es complacencia.

miércoles, 13 de marzo de 2013

El primer: papa latino, jesuíta, argentino hijo de inmigrantes, sencillo y carismático. Francisco I al servicio de la Iglesia


El cardenal argentino Jorge Mario Bergoglio, arzobispo de Buenos Aires, se convirtió hoy en el pontífice número 266 de la Iglesia Católica, en sustitución del ya papa emérito Benedicto XVI, quien hizo efectiva su renuncia el pasado 28 de febrero.


Bergoglio nació el 17 de diciembre de 1936 en la capital argentina, en el seno de un matrimonio de italianos formado por Mario Bergoglio, un empleado ferroviario, y Regina.
Creció en la capital argentina y fue ahí donde comenzó a estudiar y se diplomó como técnico químico, pero poco después eligió el sacerdocio, decisión que le hizo acceder al seminario del barrio bonaerense Villa Devoto.
En 1958 comenzó el noviciado en la Compañía de Jesús, por lo que se trasladó a Santiago de Chile, donde llevó a cabo estudios humanísticos, y en 1964 regresó a Buenos Aires para dedicarse a la docencia de Literatura y Psicología en el colegio de El Salvador.
Cursó estudios de Teología entre 1967 y 1970 en la Facultad de Teología del colegio de San José, en San Miguel de Tucumán (norte de Argentina).
Su sacerdocio comenzó el 13 de diciembre de 1969, año en el que se desplazó a España para cumplir su tercer "probandato" (periodo que sirve para preparar intelectualmente a los jóvenes sacerdotes) en la Universidad Alcalá de Henares de Madrid.
La docencia desempeñó un papel muy importante en la biografía del cardenal Bergoglio, ya que impartió lecciones en multitud de colegios, seminarios y facultades.
En 1972 regresó a Argentina, después de su época en España, para comenzar como maestro de novicios en Villa Barilari, en la localidad de San Miguel, al norte del país.
Además, entre 1980 y 1986, fue profesor en la Facultad de Teología de San Miguel y rector del colegio máximo de la Facultad de Filosofía y Teología, cargos que compartió con el de párroco de la iglesia Patriarca San José, también en la localidad de San Miguel.
En 1986 regresó a Europa, concretamente a Alemania para ultimar su tesis doctoral, pero fue trasladado a la ciudad de Córdoba para ejercer como director espiritual y confesor de la Compañía de Jesús.
Su nombramiento como obispo llegó el 20 de mayo de 1992, cuando el papa Juan Pablo II le designó obispo de la Diócesis de Auca y obispo auxiliar de la diócesis de Buenos Aires.
Cinco años más tarde, en 1997, fue nombrado arzobispo coauditor de Buenos Aires y en 1998, tras la muerte del arzobispo y cardenal Quarracino, se convirtió en el arzobispo de Buenos Aires.
Bergoglio ha tenido una gran presencia en la Conferencia Episcopal Argentina, institución que ha presidido durante seis años, de 2005 a 2011, y entre sus publicaciones más conocidas se encuentran "Meditaciones para religiosos" (1982), "Reflexiones sobre la vida apostólica" (1986) y "Reflexiones de esperanza" (1992).
El cardenal argentino, quien recibió la púrpura de manos de Juan Pablo II el 21 de febrero de 2001, es miembro de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, del Consejo Pontificio por la Familia y de la Comisión Pontificia por América Latina.

martes, 12 de marzo de 2013

también nuestro Cardenal como los otros 114 ha prestado el juramento de guardar sigilo en materia de la elección del Papa. su promesa y juramento tocando la sagrada escritura ha sido formulada en latín.


Una vez en la capilla Sixtina y tras recitar las letanías y cantar el "Veni, Creator Spiritus", himno de invocación del Espíritu Santo, los 115 cardenales pronunciaron el juramento que establece la Constitución Apostólica "Universi dominici gregis".
Juramento de los cardenales que elegirán al nuevo papa:
como los demás cardenales, Julio Cardenal Boliviano prestó juramento 

"Todos y cada uno de nosotros cardenales electores presentes en esta elección del Sumo Pontífice prometemos, nos obligamos y juramos observar fiel y escrupulosamente todas las prescripciones contenidas en la Constitución Apostólica del Sumo Pontífice Juan Pablo II, Universi Dominici Gregis, emanada el 22 de febrero de 1996.
Igualmente, prometemos, nos obligamos y juramos que quien quiera de nosotros que, por disposición divina, sea elegido Romano Pontífice, se comprometerá a desempeñar fielmente el "munus petrinum" de Pastor de la Iglesia universal y no dejará de afirmar y defender denodadamente los derechos espirituales y temporales, así como la libertad de la Santa Sede.
Sobre todo, prometemos y juramos observar con la máxima fidelidad y con todos, tanto clérigos como laicos, el secreto sobre todo lo relacionado de algún modo con la elección del Romano Pontífice y sobre lo que ocurre en el lugar de la elección concerniente directa o indirectamente al escrutinio.
No violar de ningún modo este secreto tanto durante como después de la elección del nuevo Pontífice, a menos que sea dada autorización explícita por el mismo Pontífice; no apoyar o favorecer ninguna interferencia, oposición o cualquier otra forma de intervención con la cual autoridades seculares de cualquier orden o grado, o cualquier grupo de personas o individuos quisieran inmiscuirse en la elección del Romano Pontífice".
A continuación, cada cardenal elector, según el orden de precedencia, ha prestado juramento con la fórmula siguiente: "Y yo, (nombre de pila) Cardenal (apellido) prometo, me obligo y juro".
Y poniendo la mano sobre los Evangelios, añadió: "Así Dios me ayude y estos Santos Evangelios que toco con mi mano".

domingo, 10 de marzo de 2013

Julio Cardenal de Bolivia en Roma "ayuda para tener un Papa que guíe en esta fiesta de alegría que nos habla el Evangelio" la parábola del Hijo Pródigo que concluye en fiesta de amor y de alegría


La celebración fue presidida por el párroco Don Mario Michielan y concelebrada por los sacerdotes de la parroquia, el cardenal asistió a la celebración en hábito coral como lo requiere la liturgia en estos casos, según informó la Oficina de prensa del Arzobispado de Santa Cruz de la Sierra.  


"Que el Dios de la vida nos ayude a tener un Papa que guíe a la Iglesia a esta fiesta de verdadera alegría de la que nos habla el evangelio hoy", manifestó Cardenal Julio Terrazas al reflexionar sobre la parábola del hijo pródigo, en Roma.
 Durante la homilía el cardenal elector predicó en español. El siguiente es un extracto de la homilía del Cardenal Terrazas que fue traducida al italiano de manera simultánea: "Que el cónclave sea un acontecimiento de grande alegría, un acontecimiento para el colegio cardenalicio que involucra a todo el pueblo de Dios. Que el Dios de la vida nos ayude a tener un Papa que guíe a la Iglesia a esta fiesta de verdadera alegría -de la que nos habla el Evangelio de hoy- y que sobre todo esta fiesta no se quede encerrada entre nosotros sino que se abra a todos incluso a aquellos que han cometido errores", expresó Cardenal Julio.
 En una convocatoria, expresó: "Amadísimos hermanos y hermanas recordemos que el Padre siempre respeta la voluntad y la libertad de sus hijos, incluso la voluntad de alejarse de Él y pecar".
 "El evangelio de hoy nos muestra a este muchacho que alejado de Dios tuvo que comer comidas prohibidas, comidas que comían los cerdos para darse cuenta que había pecado y que tenía que volver a Dios; hoy esos alimentos prohibidos son la droga, el alcohol, son los egoísmos y las envías que nos alejan de Dios. Oremos para volver a la casa del Padre de Misericordia que nos espera con los brazos abiertos", finalizó el prelado de origen boliviano.
 Se prevé que, en esta jornada el Cardenal Terrazas visite la localidad de Santa Marinella, y este lunes participará de la última congregación de cardenales antes de ingresar al cónclave este martes 12 de marzo, cuando se procederá a dar inicio a la elección del nuevo pontífice.

jueves, 7 de marzo de 2013

llenos de admiración y con fe profunda en nuestra Iglesia seguimos las huelas de B.XVI...Dios le bendiga!




Benedicto XVI recluido en un claustro

saludando a San Pedro con mi hijo Joaquín Aira. Roma

Mauricio Aira


De los acontecimientos romanos de las últimas semanas hay un rasgo que impresiona y convoca a la reflexión. La decisión del Pontífice de dejar atrás la magnificencia del Vaticano y elegir un oscuro rincón del mismo para destinar su vida a la oración y la reflexión.
Si es cierto que circuló al principio como un rumor la abdicación del Jefe de la Iglesia, de pronto el anuncio con señalamiento de fecha y hora, sorprendió al mundo entero y golpeó al ámbito comunicacional con estridencia. Cómo puede ser posible, porqué, ¡qué hay detrás de este hecho!
Torbellino de interpretaciones citando las profecías de Nostradamus y hasta de Malaquías salen a luz y hasta el suave reproche de algún cardenal “de la Cruz no se baja” aduciendo a la renuncia del Papa y su regreso al llano que a su vez replicaría “acepto mi Cruz y sigo el camino”  seguido de la contundencia de “seguiré fiel a la Iglesia hasta el final de mis días”, sin embargo escribimos aquí al menos cinco de los problemas pendientes que el nuevo Pontífice tendrá que asumir. 1. Celibato sacerdotal, 2. Participación de la mujer en el Gobierno de la Iglesia, 3. Homosexualidad, aborto, adopción de niños por parejas de homosexuales, 4. Reorientación en las finanzas del Vaticano dándole a los Obispos mayores atributos para prescindir de Roma en cuestiones prácticas. 5. Reforzar la Unidad de los Obispos entregando al Papa la Autoridad Institucional aunque con mayor autonomía episcopal.
Resultan siendo los nombrados temas escabrosos que ni siquiera el próximo Pontífice que será elegido dentro de pocas semanas podrá resolver totalmente y es que Benedicto XVI con todo el vigor de su Pontificado de 8 años no pudo asumirlos, su tiempo resultó insumido por la pederastia, las medidas hacia dentro, que robusteció a una Grey tan grande como un mil cien millones de miembros en casi 200 países que a su vez confrontan problemas específicos de los que llevó cuenta puntual. Su enorme capacidad intelectual de escritor, teólogo y perito en materias muy concretas, demandó su  tiempo, se agotó y en su confesión pública, vale decir el documento de su abdicación, reconoce que le falta vigor, para responder en forma apropiada a la encomienda de sus hermanos cardenales.
Estremece nuestra confesa lealtad al Papa como hijos de la Iglesia Católica, nacidos, educados, formados en ella a lo largo de toda nuestra vida, qué quiere Dios con el gesto de este hombre extraordinario que con tanta claridad nos muestra que a la Iglesia se la puede servir tanto desde la Vanguardia del Vaticano, como desde el ostracismo y la pequeñez de un convento para no más de 10 personas, a la sombra de la colosal Basílica de San Pedro.
Nos asiste la seguridad que la Providencia nos ofrecerá una lección de Fe. La Iglesia como institución fundada por Jesucristo saldrá  robustecida y que el nuevo Papa representará la Unión de todos los católicos del mundo y que frente a las corrientes de incrédulos, materialistas, inmorales y las sectas que propagan el error y la idolotría surgirá una Iglesia robustecida y fuerte. Que el gesto de grandeza a la par que de humildad de Benedicto XVI redundará en abundante cosecha espiritual.
(Saludos. M.Aira)

miércoles, 6 de marzo de 2013

Jesús Juárez de 70 ha sido nombrado Arzobispo de Sucre y según relató deja su ciudad adoptiva de El Alto con dolor y lo hace para obedecer a la Iglesia que le manda a pastorear por otras regiones de Bolivia...el 18 parte a Sucre y el 20 un miércoles recibirá la arquidiócesis como nuevo Pastor. su obra es reconocida y la formación de sacerdotes...un acto de bendiciones


Después de cuarto siglo de pastoreo episcopal, monseñor Jesús Juárez deja la diócesis de El Alto con dolor y por obediencia, su nueva misión es asumir como Arzobispo de Sucre, a donde partirá el próximo 18 de marzo.
Así lo hizo saber el prelado al puntualizar: “Como comprenderán dejar la diócesis de El Alto después de 25 años supone un gran cambio y un sacrificio, pero por obediencia debo aceptar y partir”. Llegó a esa jurisdicción eclesial con 44 años de edad y se va cumpliendo 70.
Acompañó el caminar del Pueblo de Dios, compartiendo dolores y alegrías, duelos y fiestas. Como primer Obispo de una nueva Diócesis, creada el 25 de junio de 1994 por el Papa Juan Pablo II, trabajó en su estructuración con el apoyo de los sacerdotes, logró la apertura de un seminario en esta jurisdicción, donde se forman los sacerdotes nativos.
En reconocimiento por los servicios prestados a la comunidad, el gobierno municipal de El Alto confirió a monseñor Juárez una condecoración, que le fue impuesta en un acto realizado el lunes, recién pasado.
Se creó el Seminario Propedéutico de El Alto con el pleno convencimiento de que desde Europa ya no vendrían más misioneros, sobre todo por las dificultades como la altura,  y esta  Iglesia local requería de pastores para guiar la grey del Señor. 
Cuando se creó la diócesis contaba con unos 30 sacerdotes, en la actualidad superan 70, de estos la mayoría son de la zona, indicó monseñor Juárez al recordar que cuando recibió la Ordenación episcopal el 18 de junio de 1988, había indicado que “el Señor no me había concedido la gracia de nacer en esta tierra”, pero de ésta “brotarán  numerosas vocaciones locales”.
Todavía en las alturas de la diócesis de El Alto, el nuevo Arzobispo de Sucre envía sus bendiciones al pueblo chuquisaqueño que le encarga Dios pastorear y cuidar.  Nacientes retos a los 70 años de monseñor  Juárez están abiertos.
El prelado asumirá como Arzobispo de Sucre, sustituyendo a monseñor Jesús Pérez, que por edad pasa a ser Arzobispo emérito. 
Monseñor Juárez partirá a su nueva misión el 18 de marzo y tomará posesión del Arzobispado el día 20 en una solemne Eucaristía en la Catedral de Sucre.  //JTI//

sábado, 2 de marzo de 2013

"la sede vacante" o la silla vacía. así funciona la Iglesia sin su jefe visible. qué duda cabe que Jesucristo su fundador está allí Presente (El mundo.es)


El periodo de sede vacante no significa que la actividad vaticana permanezca paralizada. En todo caso, hay cuestiones que, a partir de ayer y hasta el nombramiento del nuevo Pontífice, tendrán que esperar durante este hiato en el que la Iglesia carece de una cabeza visible. Así, el gobierno provisional del Vaticano sí podrá atender problemas menores, como el alojamiento de los cardenales que participarán en el cónclave o la compleja organización litúrgica de estos días; pero por otro, cualquier visita diplomática, y no digamos ya la promulgación de leyes, quedan aplazadas hasta después de la fumata blanca. Y es que todo se rige por el principio «nihil innovetur»: nada debe innovarse. A continuación, estos serían los pasos a seguir para la gobernación, durante estos días, del Vaticano.
Cese de todos los cargos
Todos los jefes y miembros de los dicasterios de la Curia cesan en sus cargos: jefes de los dicasterios de la Curia romana, el cardenal secretario de Estado, los cardenales prefectos y los presidentes arzobispos, etc. Con todo, están cesados en funciones, pero en la práctica, se podría recurrir a los ministros vaticanos si se les necesita. De hecho, lo lógico sería que el nuevo Pontífice renueve de nuevo estos cargos nada más hacerse cargo de la barca de San Pedro. «Este cese es un signo de que nada se innova», explica Javier Otaduy, profesor de la Facultad de Derecho Canónico de la Universidad de Navarra. Con todo, dos cargos «sobreviven»: el cardenal camarlengo, Tarcisio Bertone, y el penitenciario mayor, Manuel Monteiro de Castro.
Mandan los cardenales
Tanto Bertone como Monteiro de Castro «siguen ocupándose de los asuntos ordinarios, sometiendo al Colegio de los Cardenales todo lo que debiera ser referido al Sumo Pontífice», según el artículo 6 de la Constitución Pastor Bonus. Así, mientras esté vacante la sede apostólica, el gobierno de la Iglesia quedará confiado al Colegio de los Cardenales «sólo para el despacho de asuntos ordinarios o inaplazables» y «para la preparación de todo lo necesario para la elección del nuevo Pontífice», estipula el artículo 2 de la Constitución Domini Gregis. «El gobierno vaticano lo lleva el Colegio Cardenalicio, que se reúne en las Congregaciones Generales de forma diaria hasta que se ponga en marcha el cónclave para elegir al nuevo Papa», apunta Otaduy. Así, el camarlengo Bertone se limitaría a presidir las reuniones plenarias de los cardenales, liderados por Angelo Sodano. Con todo, su primera decisión es especialmente trascendente: la elección de fecha para la reunión del cónclave. La primera congregación se celebrará el próximo lunes 4 de marzo, según anunció ayer el cardenal de Nápoles (Italia), Crescenzio Sepe. Es probable que, tal vez, ya ese día se anuncie la fecha del cónclave.
Una pequeña «cúpula»
Pero, junto a la Congregación General, también hay una Congregación Particular, formada por el camarlengo, el vicecamarlengo y tres cardenales asistentes, que debe «cuidar y administrar los bienes y los derechos temporales de la Santa Sede». «Esta congregación despachará cuestiones más inmediatas y menores», dice Otaduy. Hay que señalar que, tradicionalmente, una de las labores más conocidas realizadas por el camarlengo era la de verificar la defunción del Papa a través de los tradicionales golpes de martillo, así como sellar el estudio y la habitación personal del fallecido.
¿Y durante el cónclave?
A esta extraordinaria situación se suma una dificultad más. Hasta ahora, hemos repasado quién gobierna la Iglesia durante el período vacante. Pero, ¿qué ocurre durante el cónclave que tiene la misión de elegir al sucesor de Benedicto XVI? No en vano, ésta es su misión exclusiva durante el periodo que separa el «extra omnes» del «habemus papam». Y tanto Bertone como Sodano estarán ausentes para otros asuntos. Por ello, la Domini Gregis explica que la gobernanza vaticana estaría entonces en manos del sustituto de la Secretaría de Estado, monseñor Angelo Becciu; el secretario para las Relaciones con los Estados, monseñor Dominique Mamberti; y los secretarios de los Dicasterios de la Curia romana, que conservan la dirección de sus oficinas «y responden de ello ante el Colegio de los Cardenales».
En caso de crisis...
Las constituciones vaticanas no reflejan en ningún caso un «sustituto» temporal del Santo Padre. Ni siquiera en casos extremos. ¿Y si, por ejemplo, una nunciatura se viera amenazada en un país extranjero? ¿Y si se produjera un conflicto internacional en el que un representante de la Iglesia debe pronunciarse? La excepcionalidad de la situación actual provoca que este tipo de cuestiones estén abiertas. «El camarlengo podría tomar una decisión, pero también están las nunciaturas de cada país. Y sería la Congregación General quien realizaría peticiones formarles o pediría ayuda», señala Otaduy. «El camarlengo tiene cierta capacidad de decisión, pero a la vez está muy atado por la normativa. Por ejemplo, si durante estos días llegara un embajador al Vaticano, no habría ningún equivalente al Santo Padre que pudiera recibirle», opina por su parte Francisco Varo, profesor en la Facultad de Teología de la Universidad de Navarra (UNAV) y capellán mayor.