Páginas vistas en total

martes, 29 de noviembre de 2016

después de varios siglos los arqueólogos y otros científicos recibieron autorización de las Iglesias Cristianas para destapar el "santo sepulcro" en Jerusalén, los que encontraron intacta la base de cal. tomaron muestras y fotos que serán analizadas allí, y luego serán dadas a conocer. tomará un largo tiempo.

Yannis Behrakis Reuters
Yannis Behrakis Reuters

Fotos: Esto es lo que encontraron los arqueólogos después de abrir la tumba de Jesús

-

El revestimiento de mármol retirado de la plataforma funeraria en la que se cree que fue sepultado Cristo generó una gran expectación entre la comunidad científica y religiosa de todo el mundo.
A finales del mes de octubre pasado, y como parte de los trabajos de restauración en la iglesia del Santo Sepulcro de Jerusalén, científicos de varias instituciones realizaron unos trabajos de investigación sobre uno de los lugares más enigmáticos de la comunidad cristiana, informa ‘Daily Star’. La noticia ha creado una gran expectación, ya que la sepultura había permanecida intacta por casi cinco siglos,
Los investigadores retiraron la placa de mármol que cubría el que muchos consideran como el lugar de la sepultura de Jesucristo. Los trabajos requirieron la aprobación de las distintas autoridades religiosas que utilizan el templo.
A pesar de que los representantes de la Iglesia pocas veces conceden su autorización para que los científicos analicen monumentos y objetos religiosos, esta vez se hizo una excepción. Los investigadores fueron autorizados a levantar la placa de la tumba y descubrieron que la plataforma funeraria de cal bajo la que, supuestamente, fue sepultado Jesucristo, está intacta.
Los arqueólogos aún tendrán mucho tiempo para estudiar las muestras obtenidas en el sitio, que han sido enviadas al laboratorio del Santo Sepulcro de Jerusalén. Allí serán analizadas al detalle para encontrar datos sobre su estructura original y conocer por qué se considera que Jesús fue enterrado precisamente en este lugar.
Finalmente, la tumba fue sellada, y muchos consideran que permanecerá así durante varios siglos más.

miércoles, 23 de noviembre de 2016

Previus. conocí al Cardenal en Vallegrande durante la celebración del Segundo Congreso de Estudiantes de Secundaria. desde el exilio realicé un seguimiento de su carrera ecesiástica de simple cura, de párroco, de Obispo, de Arzobispo. la última vez nos vimos, lo visité en su despacho del arzobispado en SC. siempre lleno de bondad, de cálida amistad y de una fraternidad difícil de imitar. hora de poner de reliever su hoja de servicio a Bolivia.

Julio Terrazas ha dejado una profunda huella en nuestro pueblo. Su testimonio profético, su voz firme frente al poder y su calidez humana todavía se sienten en nuestros corazones. El próximo 9 de diciembre se recordará un año de su fallecimiento y, con tal motivo, el Arzobispado de Santa Cruz inició esta semana un amplio programa de actividades conmemorativas para reflexionar sobre los alcances de su obra evangélica.

Hay que recordar que don Julio Terrazas dedicó más de 60 años a su vida religiosa, desde que era seminarista, sacerdote y obispo, hasta que llegó a ser Cardenal de Bolivia. Teólogo, filósofo y educador, su paso por el escenario público ha tenido una influencia descollante en la Iglesia católica y en el país, lo que ha sido reconocido por diversos sectores sociales. De hecho, fue uno de los principales dirigentes que luchó por la justicia social contra dictaduras militares y todas las formas de autoritarismo. En una de sus últimas apariciones públicas, para la fiesta de Corpus Christi, pidió a los cristianos no vivir amargados, transmitir el mensaje de Cristo y hacer que las enfermedades sirvan para acercarse más a Dios.

Terrazas fue un implacable crítico de los poderosos. No solo de los que están en el Gobierno ahora, sino de todas las gestiones que no supieron resolver los grandes problemas que aquejan a los bolivianos: pobreza, corrupción, narcotráfico, inseguridad y falta de austeridad de los gobernantes. “Hay bolivianos de primera y de segunda. Los de primera pueden ir a una manifestación nacional con medios del Estado y los segundos, los niños y enfermos, me gustaría que no tuvieran que salir a las calles para pedir apoyo”, dijo durante uno de sus discursos más recordados.

En 2007, la Asociación Nacional de la Prensa otorgó a Terrazas el Premio Libertad por su prédica incansable en defensa de la libertad de expresión y los derechos humanos en Bolivia. En 2012, el Diario Mayor nombró al cardenal Julio Terrazas como Personaje del Año por toda una vida dedicada a los más humildes y por su gran vocación religiosa. A su vez, en 2015, la Cámara de Diputados lo condecoró con la orden parlamentaria al ‘Mérito Democrático Marcelo Quiroga Santa Cruz’ por su defensa de los derechos humanos.

Julio Terrazas Sandóval vive en el corazón de millones de bolivianos, especialmente de los más humildes. Que este tiempo sea motivo para recordar su obra, y saber que su principal mensaje era que todos los creyentes puedan ser cristianos plenos y solidarios.

miércoles, 16 de noviembre de 2016

Los Tiempos a propósito del pronunciamiento de la Iglesia Católica


El mensaje al Pueblo de Dios que ha emitido la Conferencia Episcopal de Bolivia contiene directas y fuertes críticas a la situación que está atravesando el país. Sólo corresponde, pues, agregar que “el que quiera escuchar, que escuche”

Probablemente el mensaje al Pueblo de Dios que ha emitido la Conferencia Episcopal de Bolivia al concluir su CII Asamblea sea uno de los que contiene más directas y fuertes críticas a la situación que está atravesando el país, y hacen un fuerte llamado a recuperar valores de solidaridad, justicia, tolerancia y justicia en la sociedad boliviana.

Respecto a la familia, señalan que les “preocupa la realidad de la Familia que en muchos casos sufre violencia, abandono, desintegración y pobreza tanto espiritual como material”, y luego de agradecer por impulsar proyectos de vivienda, servicios básicos y otros esfuerzos, exhortan a que la “misericordia se haga visible y resplandeciente en la defensa de la familia y de la vida humana en todas sus etapas desde la concepción hasta la muerte natural”, además de que reiteran su rechazo a la Ley de Identidad de Género porque “responde a una ideología que atenta” contra la familia y la naturaleza del ser humano, “creados a imagen y semejanza de Dios, varón y mujer”.

Sobre la situación política denuncian que son factores “que influyen en la unidad de la sociedad (…) el discurso ideologizado y la política de confrontación que vivimos, manifestándose en permanentes conflictos y bloqueos; además en la descalificación y persecución de cualquier voz contraria al oficialismo.

Situaciones que han traído efectos dañinos, generando división en el interior de la propia sociedad, angustia entre los discapacitados, muerte en el conflicto minero y luto en el pueblo entero”. No se quedan ahí y denuncian la “complicidad de algunos cristianos en estos conflictos, agudizando el dolor en vez de testimoniar el Evangelio de la misericordia. La política debe ser un ejercicio al servicio del bien común, de unidad en la diversidad, de capacidad de diálogo y entendimiento, de la práctica de concertar y no de enfrentar. Necesitamos vivir principios y valores fundamentales para el cuidado de la sociedad”.

Por último piden que “la misericordia se manifieste siempre en la forma de tratarnos en esta Patria. Que convivamos en base a la verdad, sin mentiras, desde el respeto, sin agresiones. Que los intereses particulares den paso al interés por el bien común, particularmente a favor de los más vulnerables y descartados: privados de libertad, discapacitados, enfermos, y personas en situación de pobreza extrema. Totalmente opuesto a la sacralidad de la vida son los feminicidios, los linchamientos, la trata y tráfico de personas, los abortos provocados, y todas las formas de violencia persistentes en la sociedad”, reiterando, como ya lo dijo el Presidente de la CEB en la Misa de Clausura del Año Jubilar, que hace “falta vivir la misericordia en la práctica de la justicia, a veces instrumentalizada por intereses políticos y por la corrupción. El uso de la prisión preventiva sin sentencia judicial y por largo tiempo, vulnera el derecho a la presunción de inocencia, ocasionando condiciones inhumanas en las cárceles. Nos unimos al clamor histórico del Pueblo Boliviano por una Justicia confiable, ágil e imparcial”.

Sólo corresponde, pues, agregar que “el que quiera escuchar, que escuche”.

martes, 15 de noviembre de 2016

desde la Casa Cardenal Maurer, los obispos bolivianos invocan "el cese de la confrontación y la intolerancia" se pronuncia en favor de la familia que no puede perder sus valores humanos y cristianos frente a la violencia, el abandono, la desintegración y la pobreza.

Los Obispos de Bolivia se reunieron del 10 al 15 de noviembre en la Casa Cardenal Maurer, de Cochabamba, y durante la clausura del encuentro emitieron un mensaje al pueblo, donde piden que la misericordia se manifieste siempre en la forma de tratarnos en el país.

“Convivamos en base a la verdad, sin mentiras, desde el respeto, sin agresiones. Que los intereses particulares den paso al interés por el bien común, particularmente a favor de los más vulnerables y descartados: privados de libertad, discapacitados, enfermos, y personas en situación de pobreza extrema. Totalmente opuesto a la sacralidad de la vida son los feminicidios, los linchamientos, la trata y tráfico de personas, los abortos provocados, y todas las formas de violencia persistentes en la sociedad”, reza el comunicado.

Otra parte del mensaje dice que hace falta vivir la misericordia en la práctica de la justicia, a veces instrumentalizada por intereses políticos y por la corrupción. "El uso de la prisión preventiva sin sentencia judicial y por largo tiempo, vulnera el derecho a la presunción de inocencia, ocasionando condiciones inhumanas en las cárceles. Nos unimos al clamor histórico del pueblo boliviano por una Justicia confiable, ágil e imparcial”, es el mensaje de los Obispos en torno a la problemática actual que vive Bolivia.

Año jubilar de la Misericordia

Los obispos también agradecieron a Dios por el Año Jubilar de la Misericordia, convocado por el papa Francisco.

“Hemos sido testigos de que muchísimos hermanos han buscado experimentar el rostro misericordioso del Padre a través de la eucaristía, el sacramento de la reconciliación, las peregrinaciones y las obras de misericordia, corporales y espirituales. Hemos releído el evangelio en clave de Misericordia, conociendo mejor a Dios que manifiesta su amor y su perdón en Cristo Jesús”, dice el mensaje.

La familia

Los obispos invitan a las familias a vivir, desde la misericordia, los valores fundamentales humanos y cristianos, y a descubrir la alegría del amor auténtico, tal como nos propone el Santo Padre en la exhortación apostólica La alegría del amor.

Les preocupa la realidad de la familia que en muchos casos sufre violencia, abandono, desintegración y pobreza tanto espiritual como material.

Reafirmaron su rechazo a la Ley de Identidad de Género, porque consideran que responde a una ideología que atenta contra la familia y contra la naturaleza del ser humano, creados a imagen y semejanza de Dios, varón y mujer (Cfr Gn 1,27).
Convocarán una “Semana Nacional de la Familia” a celebrarse cada año en la Tercera Semana de Adviento y fortalecer el don del amor en las familias.

La política al servicio del bien común

Señalan que los factores que influyen en la unidad de la sociedad “son el discurso ideologizado y la política de confrontación que vivimos, manifestándose en permanentes conflictos y bloqueos; además en la descalificación y persecución de cualquier voz contraria al oficialismo”.

Situaciones que han traído efectos dañinos, generando división en el interior de la propia sociedad, angustia entre los discapacitados, muerte en el conflicto minero y luto en el pueblo entero.

Exhortan a que la política debe ser un ejercicio al servicio del bien común, de unidad en la diversidad, de capacidad de diálogo y entendimiento, de la práctica de concertar y no de enfrentar. Necesitamos vivir principios y valores fundamentales para el cuidado de la sociedad.