Páginas vistas en total

domingo, 30 de diciembre de 2012

René Leigue es el nuevo Obispo Auxiliar de Santa Cruz que será consagrado el 16 de enero. en el Dia de la Sagrada Familia nos pide dejar de lado la venganza, el odio, lo que nos impide vivir como padres e hijos.


 El fortalecimiento de la familia demanda el perdón, el amor, unión, paz y armonía para que la convivencia en este núcleo de la sociedad cumpla el mandamiento de Jesús, pues, si se ama al Padre también se debe amar al prójimo.
“Dejar de lado la venganza, el odio y todo aquello que nos impide vivir como familia”, exhorta el Obispo Auxiliar de Santa Cruz, monseñor René Leigue, en la fiesta de la Sagrada Familia.
En la homilía de este último domingo del 2012, monseñor Leigue también se refirió al tan proclamado tiempo nuevo, señalando que quienes lo pregonan deben ser los primeros en poner en práctica el cambio de la época de odio a la etapa de reencuentro y pacificación del país, dejando de lado los odios y venganzas. Pues también el país es una familia.
“Queremos ser familia y vivir como familia. A eso nos está invitando el Señor”, señaló el prelado que recibirá la consagración episcopal el 16 de enero.
“Para vivir en paz tenemos que dejar de lado el odio, las venganzas, a lo mejor aquellas cosas que no nos gusta” del otro, del prójimo, del hijo de Dios, “y que nos impiden vivir como hermanos”, remarcó.
Monseñor Leigue también se refirió a las necesidades de las familias, desde los servicios básicos como educación y salud, fuentes de empleo que garanticen el sustento familiar. Señalando que “tanta dificultad que encuentra la familia había que ver cómo mejorar esto”.
PREDICAR CON EL EJEMPLO
Constantemente se está señalando que “empezamos una nueva era” y “qué bonito sería que se ponga en práctica” esto, “dejando de lado todos los malos entendidos”, exhortó monseñor Leigue al puntualizar que el dialogo” con todos, inclusive con el contrario, es la vía para el reencuentro y para poner fin a los desencuentros y la confrontación.
“Que se empiece a vivir todo esto desde allí donde se ha proclamado” y que “no sólo sean palabras” para efectivamente “vivir en paz, en unidad, si es lo que ellos quieren”.
“Si amamos a Dios podemos amar al hermano, si no amamos a Dios no podemos amar al otro”, remarcó el prelado al indicar que debemos “dar gracias a Dios y pedir perdón por las cosas que no hemos cumplido y pedir la fortaleza para hacer aquello que nos proponemos” para el 2013. //JTI//

sábado, 29 de diciembre de 2012

Ramón Quintana instruído por Evo, se encargó de atacar al Cardenal Terrazas y a la Iglesia con acusaciones domésticas investido del poder público y renegando de su pasado católico.


El año 2012 está siendo despedido por el Ministro de la Presidencia Juan Ramón Quintana con cañonazos contra la Iglesia Católica. El ministro habló esta noche durante una hora con el programa Que No Me Pierda, de Enrique Salazar.
Monaguillo de sotana blanca cuando tenía seis años, según sus propias palabras, el Ministro dijo que la Iglesia Católica es:
-Latifundista (5.000 hectáreas dentro del Tipnis, cerca de Gundonovia);
-Tramposa en su informe sobre la consulta post para construir el camino que atravesaría el lugar;
"nadie puede escupir al cielo" presario de negrura para Ramón

-Y que el Cardenal Julio Terrazas está políticamente parcializado con la oposición al gobierno.
E invitó a la Conferencia Episcopal Boliviana a reunirse con él en su despacho de La Paz para mostrar informes documentados sobre la erradicación de plantaciones de coca este año. Once mil hectáreas menos este año, dijo. Si el dato es corroborado, la extensión total de las plantaciones en Bolivia debería ser ahora de 20.000 hectáreas, o menos. ¿Será?  Los informes anteriores al que divulgó la oficina de las Naciones Unidas (27.000 hectáreas) hace algunos meses, señalaban que en el país había 31.000 hectáreas de sembradíos de coca. Con la cifra ofrecida por el Ministro, y manteniendo el ritmo, en dos años se podría llegar, por fin, a “coca cero”.  Es para no creer, ¿verdad?
Como para reafirmar que este será un final de año verdaderamente diferente.
N. de R. En 28 de diciembre. El  ministro habló de “racionalización” de 11.000 hectáreas, sin explicar si “racionalizar” equivalía a “erradicar” o a qué. El concepto tiene su raiz en “razón”. Y creo que, salvo una explicación muy clara, nadie entendería qué quiso decir el ministro con “racionalizar” 11.000 hectáreas. No aclaró si se refería a algún nuevo uso para esas hectáreas (un verdadero latifundio, más allá de la extensión que la ley permitiría si se tratase de un establecimiento agrícola). Un misterio.

jueves, 27 de diciembre de 2012

No tengan miedo. les dijo Jesús a los pescadores, a Pedro que caminó unos pasos sobre las aguas, hasta que al desfallecer su confianza empezó a hundirse...no tengamos miedo. los fetiches pasarán y la Luz de la Fe de Cristo volverá a resplandecer con fuerza (ANF)


Me da pena ver cómo la Navidad va perdiendo terreno, incluso entre los bautizados. Se ha mercantilizado tanto que apenas se percibe su profundo contenido cristiano. Me da pena ver la foto del Sr. Presidente hincado de rodillas y enarbolando un humeante pebetero en honor de la Pachamama. Fue en la Isla del Sol el pasado 21 de diciembre, día del solsticio de verano, consagrado por los feligreses de la doctrina cósmica, fecha en la que, según la versión del calendario maya, el mundo se acabaría y brotaría un nuevo cosmos de la armonía y del vivir bien. El señor Canciller, responsable de las relaciones exteriores del Estado Plurinacional y laico de Bolivia, fue el portavoz de esta idílica doctrina. ¡Idílica! Pero increíble.
El hecho no es nuevo. La historia de la humanidad abunda en papanatismos de todo color. La experiencia nos ha enseñado que, cuando se pierde la fe, crece la superchería.  Jesús de Nazaret, nacido de la Virgen María ya anunció que estaría con sus fieles, hasta el fin de los tiempos. No tengan miedo, les dijo a los apóstoles cuando se desencadenó la tormenta en al lago Tiberíades. “Hombre de poca fe” le increpó el Señor a Pedro cuando, habiéndole ordenado que se acercara donde Jesús caminaba sobre las aguas, el discípulo pescador tuvo miedo y empezó a hundirse.
No teman, hombres de poca fe, ¿por qué han dudado?, repite el Papa Benedicto XVI a los dubitantes que, de vez en cuando, se dejan engatusar por mitologías inventadas por los seudoteólogos y artísticos liturgistas, metidos a políticos. Pues sí, abundan los signos de un eclipse de la fe cristiana. Pero los seguidores de Jesús, no tengan miedo de proclamar la fe que heredamos de nuestros mayores. Por mostrar algunos ejemplos de de la “emigración” religiosa de muchos bautizados, mencionaré unos pocos.
La familia tradicional cede el paso a las uniones conyugales de personas del mismo sexo. Cada vez hay menos parejas que contraen matrimonio religioso católico.
Y, más grave todavía, en algunos países se legaliza la adopción de menores por parte de parejas convivientes del mismo sexo. ¿Qué puede esperarse de esos niños que llaman padre a una mujer y madre a un hombre? ¿Esos menores tienen alguna idea del significado y responsabilidades de ser varón o de ser mujer? Curiosamente se da el caso de que el primer ministro británico David Cameron no se opone al matrimonio gay. Pero no lo admite entre los anglicanos, de quienes la reina Isabel II de Inglaterra es la suprema autoridad. El otro signo de alejamiento de la fe es la disminución de la asistencia a misa los domingos y fiestas de guardar.
Ensanchando la mirada al mundo en que vivimos, comprobamos el avance imparable del Islam. En la Europa de las catedrales y de los grandes pensadores cristianos y humanistas, se elevan los espigados minaretes de las mezquitas, desde donde se invoca a Alá.
Visto este panorama, se comprende que muchos católicos tengan miedo del elipse del cristianismo. ¡No¡ Pues tenemos la promesa infalible del Señor: No tengan miedo. Yo estaré con vosotros hasta el final de los tiempos. Y por si alguno tiene dudas, ya pasó el fatídico 21 de diciembre y no pasó nada.

martes, 25 de diciembre de 2012

por primera vez Benedicto XVI se dirigió también por internet a todos los creyentes abogando por Siria en primer lugar luego a Egipto y China con tono más conciliador.



Benedicto XVI dedicó a Siria el primer puesto en su discurso de felicitación de Navidad para pedir que cese “un conflicto que no respeta ni siquiera a los enfermos y cosecha víctimas inocentes”. El Papa realizó “un llamamiento para que cese el derramamiento de sangre, se faciliten las ayudas a los prófugos y desplazados, y se alcance una solución política al conflicto a través del diálogo”.
La Navidad es el día de la paz, y el Papa pidió “que brote en la Tierra donde nació el Redentor, y que él conceda a israelíes y palestinos la valentía de poner fin a tantos años de luchas y divisiones, emprendiendo decididamente la vía de la negociación”.
Benedicto XVI mencionó en tercer lugar a Egipto, “la amada tierra bendecida por la infancia de Jesús”, para pedir que los ciudadanos construyan, como el en resto del norte de África, “sociedades basadas en la justicia, el respeto de la libertad y la dignidad de la persona”.
En la lista de países con problemas serios, China apareció en quinto lugar, pero el Papa la mencionó de modo positivo y conciliador pidiendo “que el Rey de la Paz dirija su mirada a los nuevos dirigentes de la República Popular China en el alto cometido que les espera”, de modo que sepan valorar “la contribución de las religiones, respetando a cada una de ellas”, en lugar de perseguir a las que no se doblegan a las órdenes políticas.
El Papa se refirió finalmente a Malí, el este del Congo, Nigeria y Kenia, en un mensaje que, afortunadamente, no tuvo que mencionar ningún conflicto grave en América, Europa, ni Oceanía. Los puntos sangrantes del planeta son Oriente Medio y África, con gran diferencia.
Al término de su discurso, leído en el balcón central de la basílica de San Pedro, el Papa felicitó la Navidad en 65 idiomas, incluidos el hebreo, el arameo y el chino. A los cientos de millones de católicos que hablan español en todo el planeta les deseó en nuestro idioma: “¡Feliz Navidad! Que la paz de Cristo reine en vuestros corazones, en las familias y en todos los pueblos”.
Acto seguido impartió la bendición “Urbi et Orbi”, a “la ciudad y al mundo”, dirigida también a quienes seguían su mensaje por la radio, la televisión e Internet.

domingo, 23 de diciembre de 2012

retomar la esencia de la Navidad con el nacimiento del Niño Jesús pide Estanislao Obispo


El monseñor Estanislao Dowlaszewicz, en su homilía dominical pidió a la población boliviana retomar la esencia de la navidad que es el nacimiento del niño Jesús, dejando de lado aspectos materiales.    
A pocas horas de esta tradicional fiesta, el representante de la Iglesia además pidió a los fieles ser más humanos y menos superficiales.

 Recordó que la fiesta de la navidad significa demostrar el amor entre las familias dejado por Jesucristo y no el de entregar o recibir cosas materiales.
 "Lo importante, para que nosotros estamos listos, en estas fiestas no debe faltar el gran protagonista, la persona más importante a la que no se puede reemplazar es: Jesús niño Dios, si no hay lugar para él nuestra fiesta, será muy superficial, sin él la navidad no tiene sentido. 
Las luces brillantes sólo demostrarán gran oscuridad, el árbol aunque bien adornado no tendrá raíces bien puestas, nuestros regalos recibidos y entregados rápido perderán su valor", expresó en homilía.  En este tiempo navideño la Iglesia pide abrir de "par en par" las puertas de los corazones de los fieles para que el niño Jesús nazca en todos nosotros para que sigamos su ejemplo. 

viernes, 21 de diciembre de 2012

si los 77 años de Julio Cardenal pesan por los problemas de salud, se lo ha visto reconfortado y animando a los creyentes por la proximidad de la Navidad


El cardenal Julio Terrazas reflexionó ayer sobre el verdadero sentido de la Navidad, un acontecimiento que nos llama a acercarnos a Dios y a llenarnos de paz. “En esta Navidad cada uno de nosotros debe abrir las puertas de su corazón para llenarnos de ese Dios que viene a traernos su paz”, expresó Terrazas en su mensaje navideño.
Desde el colegio Uboldi y evocando las palabras del Santo Padre, el prelado afirmó que lo de “Belén no es un cuentito de abuelitas, no es algo que se inventó Jesús para convertir a sus primeros discípulos. Es un acontecimiento que viene a iluminar al mundo entero y no al pesebre que hacemos en nuestras casas o a los focos bonitos de las plazas y calles”. 

Sus momentos difíciles
El pastor de la Iglesia, que se recupera de una operación de colon, también se abrió con su pueblo y habló de los momentos difíciles que le tocó vivir debido a sus problemas de salud. Confesó que, incluso, estuvo tentado a dar un paso al costado, pero decidió seguir sirviendo al Señor. “Han habido momentos de alegría, pero también de zozobra, de definición y de pensar en sí mismo. Más fácil hubiera sido decir hasta aquí no más y la tentación vino, pero un cardenal de 77 años no necesita un cuerpo de quinceañero, necesita la fuerza que Dios le quiere dar y le está dando para seguir sirviendo al pueblo”, expresó.
Por otro lado, el Arzobispado de Santa Cruz confirmó que la tradicional Misa de Gallo, que se celebra en Nochebuena, se realizará a las 21:00 en la catedral. La misa será presidida por el cardenal.
Para el 25 de diciembre se tienen programadas varias celebraciones en diferentes horarios; a las 7:00, a las 8.30, a las 10:00, a las 11:30, a las 18:30 y a las 20:00 

domingo, 16 de diciembre de 2012

la Iglesia pide amnistía. indulto. perdón por las culpas y reintegración de los que asumen su responsabilidad.


En la homilía de este domingo, Monseñor Stanislaw Dowlaszewicz Billman, pidió a las autoridades de Gobierno agilizar la ley de amnistía o indulto para reclusos de centros penitenciarios en el país, en el marco de la solidaridad y generosidad que debe demostrarse en estas fechas de fin de año, a pocos días de celebrar la navidad.
El prelado recordó que se celebra el tercer domingo de adviento a pocos días de la navidad, que en la tradición litúrgica de la iglesia se conoce como el domingo de gaudete (alégrense) porque el nacimiento del señor esta cerca y se debe practicar la bondad.
“El ayudar a los demás más que aprovecharse de ellos, el enjugar las lagrimas más que provocarlas, el liberar y ayudar a alguien a ser libre, por eso la iglesia pide, insiste sobre la amnistía o indulto más que esclavizar, la bendición y la felicitación más que la envidia, la solidaridad y generosidad también con nuestros hermanos encarcelados, presos que hoy día claman por la justicia, claman también por la comida, eso vale más que el egoísmo, dar vida, la bondad belleza, justicia y verdad es lo que tenemos que hacer”, manifestó  Dowlaszewicz
En la oportunidad, identificó en una lista extensa todos los males que afectan a la sociedad y que provocan agresiones entre las personas, las cuales según el Monseñor buscan aferrarse a cosas materiales para buscar su felicidad. 
“En nuestro país falta de trabajo, en todos lados la corrupción, la agresividad entre nosotros, las enfermedades, las inundaciones y heladas, lo último en abajo y en las partes de los valles la destrucción del medio ambiente, la inseguridad en nuestras calles, la retardación de justicia, extorsiones, todo tipo de injusticia y podríamos aquí hacer una lista larga de los que no crea el ambiente de alegría y por eso queremos comprarla como un producto comercial”, señaló. 
Finalmente dijo que este domingo tan cercano a la navidad nos invita a estar alegres y esperanzados, ya que Dios se acerca a nosotros, se acerca de nuevo una navidad y es una nueva oportunidad para no seguir siendo los de siempre y para cambiar el corazón.

sábado, 15 de diciembre de 2012

la visión mercantilista, "vendedora" de la Navidad tiene que ceder paso a su esencia cristiana de Justicia, de Paz, de confraternidad y solidaridad con los pobres y los humildes. Miguel Esquirol en OPINION


Todas nuestras acciones, en cuanto tienen alguna incidencia en la convivencia social, son políticas. La base de la política es –o debería ser– el bienestar de los pueblos, la paz basada en la justicia y el respeto igualitario de la dignidad de todos los seres humanos.

Por eso la Navidad tiene también una dimensión política. Y, bajo esta mirada, hoy podemos observar dos maneras muy distintas de festejar la Navidad. La sociedad de consumo se ha encargado de maquillar la Navidad dándole una dimensión política opuesta a la del Evangelio de Jesús. Pues ¿en qué queda hoy aquel relato del censo que obliga a una mujer embarazada y a su compañero a viajar pobremente y, por ser pobres, encontrar rechazo en todo alojamiento? ¿Cómo queda aquella preferencia de Dios por los pobres, al llamar a una joven de Nazaret –un insignificante pueblo de Palestina- a ser madre de Jesús? ¿Y quién recuerda en estas fiestas aquella frase de María recién embarazada cuando visita a su prima, y le dice: “Dios manifiesta su fuerza y dispersa a los soberbios. Derriba a los poderosos de sus tronos y eleva a los humildes. Llena de bienes a los hambrientos y despide a los ricos con las manos vacías” (Lucas 1, 51-53).

El sonrosado, satisfecho y bonachón personaje patrocinado por Coca Cola ha ocultado a aquel niño y a su madre en parto, en un establo rodeado de animales, sucio de paja y estiércol, acompañados eso sí de los pobres como ángeles solidarios.

Es más, uno de los relatos más terroríficos del evangelio de estas fechas es la cruel acción del rey de turno que para defender su poder manda asesinar a los niños recién nacidos en esos días. 

La sociedad satisfecha ha convertido esta memoria en una fiesta de chistes y bromas, escapando como escapamos tantas veces de lo profundo de los hechos. Y quizás ya no nos acordamos de que esta situación obligó a aquella familia a salir al exilio, como refugiados políticos.

Mientras el 20 por ciento de la humanidad disponga para su disfrute del 80 por ciento de los medios de vida y el 80 por ciento de la humanidad deba contentarse con solo el 20 por ciento de lo que queda, no podemos decir que la Navidad no tiene nada que decir a esa injusticia. Y hacer justicia es la primera obligación de la política, si quiere conseguir la paz.

Mientras no despierte nuestra solidaridad la digna rebeldía de los presos, estos días en Cochabamba, que denuncian la irresponsabilidad de las autoridades y el hacinamiento en las cárceles…, estaremos dejándonos robar la Navidad de Jesús por la Navidad Coca-Cola, con todo lo que ella simboliza, para que nada cambie.