Páginas vistas en total

viernes, 31 de julio de 2009

eduardo pérez conocido periodista y sacerdote jesuíta dió un revés a Evo y acto seguido lo abrazó. Un gesto?


¿Evo distanciado de la Iglesia Católica? Es la pregunta que se hace la Red Erbol, luego de que el presidente Evo Morales recibiera una cachetada que le dio el sacerdote Eduardo Pérez iribarne, director del Grupo Fides.

La nota de Erbol, publicada recién este jueves, dice que en una faceta de reconciliación Morales participó el pasado martes, después de algún tiempo, de una misa de acción de gracias en la ciudad de El Alto con motivo de la inauguración de la ampliación y remodelación de la Clínica Fides, donde fue recibió con una cachetada en la mejilla izquierda por el sacerdote jesuita Eduardo Pérez Iribarne, director del Grupo Fides.

Morales participó de toda la celebración eucarística que estaba presidida por el obispo de El Alto y secretario de la Conferencia Episcopal de Bolivia, monseñor Jesús Juárez. El Mandatario escuchó y miró atentamente todo lo que pasaba a su alrededor, incluso se persignó al inicio del acto litúrgico.

Lo anecdótico de todo esto fue el recibimiento que tuvo el Presidente en las puertas de la Clínica Fides, ubicada en la zona Ballivián, Distrito 6 de la urbe alteña. A penas descendió del vehículo que lo transportaba, recibió del cura Pérez una cachetada en su mejilla izquierda, al percatarse éste que no fue una actitud correcta, inmediatamente acarició el rostro del gobernante con sus dos manos para disimular lo que había hecho.

Ante este gesto, el presidente Morales sólo esbozó una sonrisa y luego ingresó a la clínica para participar de todo el acto que había sido programado para la inauguración de las obras de remodelación y ampliación de este centro médico. (Texto y foto aparecidos en Hoy Bolivia de Erbol)

jueves, 30 de julio de 2009

Perennidad de la Iglesia, eventualidad del MAS. Título con el cual LT publica artículo del editor M. Aira

Sería imperdonable pasar de largo las declaraciones de Evo Morales anunciando “la desaparición de la Iglesia último símbolo del colonialismo español “ profusamente difundidas en el mundo y felizmente de muy escasa socialización en Bolivia. “…las puertas del infierno no prevalecerán contra la Iglesia” promesa grave y comprometedora que encontramos en Mateo 16.18 que pone a prueba la divinidad de N.S.J., porque ¿Quién otro se atrevería a jurar que su obra durará para siempre jamás?

Humana la Iglesia a la par que divina sale de las reglas naturales, porque su Reino subsiste a todas las sociedades que están destinadas a desaparecer, es un prodigio porque a pesar de los incesantes asaltos de los poderes infernales ha durado siempre y siempre ha sido combatida. Mil veces ha estado a punto de ser destruida y otras tantas ha sido levantada por las extraordinarias manifestaciones de su poder Divino.

Impresiona a veces comprobar su “demasiada humanidad” en algunos aspectos, o el temor por un futuro destino en medio del paganismo y la idolatría actual, cuando resulta tan evidente el contenido de su promesa “estaré con ustedes hasta el fin de los tiempos”, aunque no podría cogernos de sorpresa la persecución que ha empezado. Los ataques permanentes al Cardenal Terrazas pastor visible de la Iglesia en Bolivia, el intento de linchamiento a Tito Solari el arzobispo de Cochabamba, los vejámenes al obispo de El Alto Jesús Juárez que todos ellos han respondido con humildad, con entereza admirables. Vendrá la persecución declarada y habrá defensa ante la malicia de alguna gente del MAS el partido gobernante y la manifiesta intención de alejar a los pastores de su notoria influencia ante las masas populares y ante signos indestructibles como la devoción a Urkupiña, al Gran Poder, a Cotoca o a la Mamita de Copacabana.

Sabido es que la malicia de algunos dirigentes, los poderes del mal que predican el odio, la violencia la astucia criolla, las maniobras y hasta las traiciones criminales, van a provocar horas de angustia y de dolor en las familias cristianas aunque la Iglesia Militante no podrá ser destruida. En veinte siglos la respuesta ha sido la misma. Se levantan templos a Dios, hospitales para los enfermos, trabajo y bienestar para los obreros y sus familias a pesar de las tentaciones “del dinero” que buscan comprar las conciencias, someter a la obediencia, hacer callar las denuncias de injusticia y de ocasión de pecado como es la “proliferación de la cocaína y del alcohol y de la prostitución y del crimen” por los malos gobernantes que no cumplen sus deberes.

“Por mi causa habrá persecución, y azotes y muertes, y confiscaciones y exilio y prisión injusta, trabajos forzados”.Campañas para descristianizar al pueblo, haciendo desaparecer los signos de la Fe. La tentación del “falso orgullo” lanzará padres contra hijos, destruirá las familias, creará apóstatas y traidores al Evangelio, todo lo imaginable para conseguir la ruina de la Iglesia como lo intentaron los judíos, los romanos, los herejes, a lo largo de una historia que no termina de la que siempre surge con brillo y claridad la Iglesia convertida “en enemiga del Presidente Morales” y del conglomerado que le dicta su discurso y da paso a sus desmedidas ambiciones, bajo la apariencia de haber surgido nuevas filosofías de base seudo histórico científicas.

Cuando Voltaire aseguró en el siglo XVI que “los días de los cristianos están contados. Los cristianos teminaron y no contarán más para la historia” lejos estuvo de pensar que 20 años más tarde sería sepultado. Hoy casi ni se lo recuerda. La Iglesia está más viva que nunca y más presente y más actual.

Oportuno el mensaje del autor Georges Chevrot. “…su historia (la de la Santa Iglesia) es el milagro permanente, es el triunfo de Cristo sobre todos los poderes del mal. Cada cristiano deberá ofrecer su esfuerzo personal para hacer de Nuestra Iglesia una Institución cada vez más Santa” consejeros e inspiradores de la denominada “política de cambio” harían bien en no intentar modificar artificialmente la historia del pueblo cristiano más enraízada en su Fe que en sus caudillos.

miércoles, 29 de julio de 2009

enyesado en la muñeca derecha Benedicto regresa a Castelgandolfo para concluír su corta vacación


Al despedirse esta mañana del personal que lo sirvió en la residencia de Las Combes de Introd, el Papa Benedicto XVI comentó sobre su leve fractura en la mano derecha que tal vez su Ángel de la Guarda estaba siguiendo órdenes superiores” al permitir que le ocurriera este infortunio, para enseñarle a tener “más paciencia y humildad”.

Al finalizar sus breves palabras de despedida, reproducidas por Radio Vaticana, al personal de Las Combes, el Santo Padre dijo que su Ángel de la Guarda “no ha impedido mi infortunio, siguiendo ciertamente ‘órdenes superiores’. Tal vez el Señor quería enseñarme a tener más paciencia y humildad, darme más tiempo para la oración y la meditación”.

El Papa Benedicto XVI sufrió una caída accidental al buscar el interruptor de la luz de su cuarto en la mencionada residencia, luego de la cual tuvo que ser intervenido quirúrgicamente y enyesado. Según los últimos informes médicos, su recuperación avanza bastante bien.

martes, 28 de julio de 2009

la Iglesia es una. Unida e incorruptible. reiteran los Obispos de Bolivia en una declaración a propósito del confusionismo que Evo pretende sembrar

En un comunicado reciente, la secretaría general de la Conferencia Episcopal Boliviana (CEB) respondió al Presidente Evo Morales que afirmó que existen divisiones entre los católicos y le precisó que la Iglesia es una sola y que está en "ordenada comunión jerárquica al servicio de la construcción del Reino de Dios". Como informa la agencia AICA, en el mensaje, firmado por el Secretario General de la CEB, monseñor Jesús Juárez, los obispos aclaran que "esta visión de fe y de sentido común, arraigada en nuestro pueblo, está lejos de ideologías superadas que ven en la religión una amenaza a sus propios proyectos de poder".

Tras señalar que la Iglesia Católica "enseña que la oración facilita un proceso de liberación interior, al tiempo que aporta soluciones constructivas y duraderas para la convivencia social por el camino de la no violencia", el mensaje señala que "la Iglesia Católica en Bolivia recibió críticas y acusaciones, tanto en tiempos de dictadura como en democracia, por no ser bien entendida y por tratar de ser fiel al mandato de amor que recibió de Jesucristo lo que, con frecuencia, la convierte en signo de contradicción en el mundo, al igual que su Maestro".

"Esta Conferencia Episcopal anima a asumir responsablemente la historia, con sus luces y sombras, siendo capaces de aprender de nuestros propios errores, de fortalecernos en nuestras virtudes y aciertos y mirando el futuro con confianza, más allá de los anclajes de amargura y resentimiento".

Por ello, sigue el texto, "ante los reiterados intentos de encontrar divisiones entre una supuesta Iglesia de base y la jerarquía eclesiástica, la Iglesia Católica afirma su unidad, porque constituye un único Pueblo de Dios, compuesto por obispos, sacerdotes, religiosos y laicos, en el que actúa en corresponsabilidad y ordenada comunión jerárquica al servicio de la construcción del Reino de Dios".

Finalmente el mensaje señala que "en esta perspectiva de comunión universal y como respuesta al llamado que hace el papa Benedicto XVI, la Iglesia Católica en Bolivia, compartiendo el sentir de la Conferencia Episcopal de Honduras, pide a los fieles elevar sus oraciones al Señor para que ese hermano pueblo que atraviesa momentos difíciles, sepa encontrar caminos de diálogo, reconciliación, paz y unidad".

lunes, 27 de julio de 2009

aparece en COPE, radio cooperativa vitalicia, Santiago y al pie se leen 17 comentarios todos menos uno condenando a Morales por su irresponsable decir

Así pues, "el Estado será quien controle a todas las instituiciones y sus respectivas funciones" ha señalado el mandatario haciendo referencia al modelo cubano de su homólogo y socio Fidel Castro.

Bolivia es un país con un alto porcentaje de población indígena, y cuenta también con un 93 por ciento de población cristiana católica conocida por su profundo sentido de la devoción. No obstante, mediante la implantación de un nuevo sistema educativo, Morales pretende abolir la enseñanza de la hasta ahora impartida asignatura de religión en los colegios públicos y privados del país sustituyéndola por una nueva en la cual se impartan lenguas nativas a los jóvenes.

Siguiendo con sus declaraciones, dijo que el siguiente paso tras la implementación de esta medida sería abolir festividades religiosas tradicionales en distintas partes del país, tomando como ejemplos a la fiesta de Urkupina y la festividad del Gran Poder al considerarlas símbolos de colonialismo europeo y un derroche económico innecesario que no entra en su política de formar un estado socialista. Finalmente, al ser consultado sobre las declaraciones y críticas emitidas en Roma por el Papa Benedicto VXI, Morales señaló que el Papa gobierna en el Vaticano pero no en Bolivia.

domingo, 26 de julio de 2009

el cardenal nos recordó "en Rusia quisieron extirparla religión" ahora se comprueba que ningún ruso olvidó el Padre Nuestro, que jamás perdieron la Fe

"Hermanos y hermanas, hagámonos misiones pero de las experiencias de vida, hagámonos multiplicadores de esperanza, vivamos de acuerdo a la vocación que el señor nos ha dado, que no haya divisiones entre nosotros, que seamos humildes y pacientes para bien de nuestros pueblos de nuestro país, de nuestras comunidades", dijo.

El cardenal reflexionó en torno a la importancia de las enseñanzas dejadas por Jesucristo y la labor evangelizadora de los ancianos al recordar su importante misión en la propagación de la fe católica.

"Aquí no nos detenemos en anécdotas, todo el mundo sabe que en Rusia hace dos años no se permitía hablar de Dios se lo arrinconó a Dios se cerraron los templos se hizo cualquier cosa para que nadie crea. Los abuelos han mantenido la fe han rezado han enseñado a escondidas de aquellos que persiguen a Dios han enseñado a sus nietos, a sus hijos a pensar en Dios ha hablar de Dios y a rezarle a Dios, la fe se ha mantenido allí a pesar de toda persecución", afirmó.

En su homilía Julio Terrazas explicó el valor y el sentido de la oración en la vida de los cristianos. "Nuestra fe tiene que cimentarse en la Palabra. Nuestro amor no es un momento de idilio, es un momento de compromiso nuevo" aseguró Terrazas.

El Cardenal Terrazas señaló que el Reino de Dios es el regalo que el creador nos ha dado y lo importante es que vaya creciendo respetando el ritmo, las maneras de comprender dándole importancia al terreno en el que cae esa semilla de armonía crezca con la capacidad de aceptar las consecuencias que trae ese Reino de Dios.

"Estamos frente a una época de abrir los ojos a la fe, para que la esperanza vaya encontrando la certeza de que no hablamos o cantamos por diversión, sino que realmente cantamos, rezamos, porque creemos que este Dios sigue haciendo de nosotros parte de ese Reino que el quiere que esté en todas partes y en todas las personas", concluyó.

sábado, 25 de julio de 2009

según el portal mostrado "la Iglesia debe desaparecer" habría afirmado el inefable Evo Morales que de éste modo se separa para siempre de la grey ...

La Iglesia Católica debe desaparecer de Bolivia, dice Evo Morales...

"La Iglesia Católica es un símbolo del colonialismo europeo y por la tanto debe desaparecer de Bolivia".

CNN. La Paz (Bolivia) junio 24/06 Evo Morales hizo duras declaraciones la tarde de hoy al calificar a la Iglesia católica como un “símbolo vivo” del colonialismo europeo, que según su nueva política de gobierno debe desaparecer de Bolivia. Señaló que la Iglesia pasará a ser controlada por el estado y que su margen de acción será reducido al mínimo puesto que esta no es una institución política ni social sino simplemente tradicionalista. “El estado será quien controle a todas las instituciones y sus respectivas funciones” señaló el mandatario haciendo referencia al modelo cubano de su homólogo y ahora socio Fidel Castro. Bolivia, país con alto porcentaje de población indígena cuenta también con un 93 por ciento de población cristiana católica conocida por su profundo sentido de devoción así como la riqueza cultural que ostenta, resultado de la fusión de la fe cristiana y las religiones indígenas. Mediante la implantación de un nuevo sistema educativo, Morales pretende abolir la enseñanza de la hasta ahora impartida asignatura de religión en las escuelas públicas y privadas del país, sustituyéndola por una nueva en la cual se impartan lenguas nativas a los jóvenes. Continuando con sus declaraciones dijo que el siguiente paso luego de la implementación de dicha medida sería abolir festividades religiosas tradicionales en distintas partes del país, tomando como ejemplos a la fiesta de Urkupina y la festividad del Gran Poder por considerarlas símbolos del colonialismo europeo y derroches económicos innecesarios que no concuerdan con su política de formar un estado socialista. Al ser consultado sobre las declaraciones y críticas emitidas en Roma por el Papa Benedicto XVI, Morales señaló que el Papa gobierna en el Vaticano y no en Bolivia.

jueves, 23 de julio de 2009

con todo acierto Jean Vanier ha sido postulado al Premio Nobel. su vida es un increíble ejemplo de servicio al prójimo. aquí con Juan Pablo II


La noticia de que Jean Vanier ha sido nominado para el Premio Nobel de la Paz 2009 ha sido recibida con gran beneplácito por todos aquellos que conocen su vida dedicada a revalorizar a las personas con discapacidad mental, demostrando cómo una relación de amor con ellas las rescata de su pobreza y las afianza en su dignidad, a la vez que nos muestra nuestra propia incapacidad para relacionarnos y para amar.

La foto de Vanier, un hombre de dos metros de altura y hoy con 80 años, que lo muestra de rodillas frente al papa Juan Pablo II, y abrazado por éste, recorrió el mundo en su momento. Marino, filósofo, hombre de paz, a los 36 años visitó una institución para enfermos mentales, invitado por el padre Thomas Philippe, y fuertemente impresionado por lo que vio, invitó a su vez, en 1964, a dos de los internados a vivir con él, en una pequeña casa en Trosly-Breuil (Francia), que llamó El Arca. Vanier dejó entonces la marina y la filosofía, y se dedicó a profundizar la relación con quienes consideraba los más pobres entre los pobres.

Como dice Vanier, "amar a alguien es, por supuesto, hacer cosas por él, pero sobre todo es estar presente para revelarle su belleza y su valor, y ayudarle a tener confianza en sí mismo. Amar es dejar también que el otro toque mi pobreza y proporcionarle el espacio necesario para que me ame".

Si esa persona absolutamente inocente no puede relacionarse con los demás desde la razón y lo hace con el corazón, con la afectividad, la mirada, el tacto, el gesto mínimo, y el resto de nosotros no consigue entrar en relación con ella, es porque padecemos de una discapacidad del corazón que necesita ser sanada, y es a esta transformación espiritual a la que apunta Vanier.

El mensaje de El Arca se desparramó por el mundo; hoy existen más de 135 comunidades en 36 países, y una de ellas en la Argentina, desde 2003. Vanier visitó nuestro país en 2003 y convocó a más de 1500 personas. Cual peregrino incansable, ha recorrido las naciones dando conferencias, cursos, retiros espirituales, y visitando las comunidades de El Arca. Ha escrito numerosos libros, traducidos a 29 idiomas.

El Arca no es un movimiento confesional, pero sí espiritual y universal; apunta a la búsqueda de la paz interior y a que ésta reine entre todos los hombres, especialmente los que padecen dificultades mentales. "Obrar la paz es acoger a aquel que está cerca, que molesta y es desagradable, que tiene ideas diferentes? No se trata de juzgarlo? No es un rival ni un enemigo, sino un hermano/a en humanidad, herido como nosotros."

En su peregrinar, Jean Vanier relata cómo en las comunidades de El Arca conviven hermanados musulmanes y cristianos, árabes, judíos y palestinos, y esta unidad en comunión demuestra que la paz es posible.

Busca la paz es el nombre de uno de sus últimos libros, escrito poco después del atentado del 11 de septiembre de 2001, y traducido en la Argentina, de modo que nunca más oportuna resulta esta nominación a su autor como premio Nobel.

domingo, 19 de julio de 2009

fantasías inventadas para distraernos. es el momento del compromiso frente a antiguos resentimientos contra nuestra fe. aseguró el Cardenal.


"Hermanos de todas las parroquias que han celebrado su fiesta patronal; en algunos lugares, con la verdadera devoción que hay que sentir en esta fiesta; en otros espacios, con muy poco respeto a nuestras tradiciones, a nuestra fe.
Todo esto tiene que cuestionarnos cada vez que nos reunimos para orar, para escuchar" aseguró Terrazas El Cardenal reflexionó que una fiesta tampoco puede terminar en un desorden total. "Ojalá que vayamos comprendiendo y no dando más argumentos a quienes llevados por resentimientos antiguos desean terminar con todas nuestras expresiones de fe" sentenció. La autoridad eclesial de Bolivia explicó también el valor y el sentido de la oración en la vida de los cristianos.
"Nuestra fe tiene que cimentarse en la Palabra. Nuestra esperanza no es un discurso que viene copiado de otros lados para sacarnos del lugar donde estamos. Nuestro amor no es un momento de idilio, es un momento de compromiso nuevo" aseguró Terrazas.
Señaló que los cristianos debemos "ayudar con el amor", para que las nuevas leyes no sean cosas ilusorias y que toquen absolutamente a todos. Pese a que existan distintas ideas y se haga política.
"Está muy bien que haya ideas, que haya política, que haya todo lo que quieran, pero a nosotros los cristianos nos toca ayudar con el amor, para que las nuevas leyes no sean cosas ilusorias, para que toquen absolutamente a todos, para que partan de la verdad, no de las fantasías inventadas para tenernos distraídos."

viernes, 17 de julio de 2009

Jaime Ortega cardenal de Cuba negó que el odio a los sacerdotes haya sido la causa del crimen. no hay tal ha dicho el Pastor


El arzobispo católico de La Habana, cardenal Jaime Ortega, negó hoy que los asesinatos de dos sacerdotes españoles en Cuba este año sean manifestación de odio contra los religiosos o contra España en la isla, o que tengan significado político.

En la homilía que leyó en la catedral habanera durante el funeral del cura cántabro Mariano Arroyo Merino, torturado y asesinado el lunes pasado, el prelado protestó porque en medios de prensa de otros países se ha hablado de "desamor de los cubanos a los sacerdotes''.

''Hay preguntas insidiosas que algún comentarista se atrevió a hacer, buscándole una significación anti-religiosa y aún anti-española, con matices políticos, al asesinato del padre Arroyo'', agregó.

''¡Por Dios! -exclamó- No es odio a los sacerdotes por su condición de tales, ni odio a los españoles. No se juzgan los sentimientos de un pueblo a partir de la actuación de unos delincuentes, vulgares criminales de la peor especie que, desgraciadamente, existen en todas partes, incluyendo los sitios de donde proceden esos juicios''.

Ortega también dijo que "los detalles de la tortura a que fue sometido el padre Mariano, de la crueldad desplegada por sus asesinos para llevar a cabo su acción criminal, nos llevaron a todos los que conocimos, tratamos y quisimos a ese sacerdote ejemplar, del estupor y la tristeza a la indignación y al ansia de esclarecer tan terrible injusticia''.

El cadáver de Arroyo Merino, de 74 años, fue encontrado en la casa anexa a la parroquia del barrio habanero de Regla, en la madrugada del lunes, amordazado, maniatado, acuchillado y parcialmente quemado.

El cardenal reiteró su anuncio del jueves de que la policía cubana ya detuvo al asesino confeso del sacerdote cántabro, así como al autor del homicidio del otro cura español asesinado, Eduardo de la Fuente Serrano.

El madrileño De la Fuente, de 61 años, era párroco de la iglesia de Santa Clara, en el barrio habanero de Lawton, y su cuerpo fue encontrado apuñalado y estrangulado en febrero pasado.

''Agradecemos a los servicios policiales su premura y eficiencia'', dijo Ortega, hasta ahora única fuente oficial sobre esos crímenes y los resultados de las investigaciones.

Sobre el primer asesinato el prelado dijo que ha sido apresado "el ejecutor'', que confesó su crimen, y agregó que en ese caso el proceso de investigación "fue más complejo y demorado'' y será llevado ahora a juicio.

En aquella ocasión, los delincuentes ignoraban que habían matado a un sacerdote, dijo Ortega, que en su comunicado del jueves rechazó "cualquier intento de vincular un caso con otro, o a darle un matiz religioso o político ajeno totalmente a la realidad del hecho criminal en sí mismo''.

El comunicado y la homilía del cardenal son las primeras informaciones públicas que se divulgan sobre las investigaciones de esos asesinatos, de las que habían guardado silencio total hasta ahora el arzobispado, las autoridades cubanas y la embajada española en la Habana.

Los medios de comunicación cubanos, todos oficiales, no han publicado nada sobre esos dos crímenes. EFE

los ataques de Morales a la Iglesia son para ocultar su incapacidad


A tiempo de referirse a las aseveraciones del presidente Evo Morales contra la Iglesia Católica, la principal autoridad de la Cámara Alta, Oscar Ortiz, sostuvo que el gobierno busca distraer la atención de la opinión pública ante su incapacidad de resolver los problemas económicos del país, desempleo y sobre todo de salud.

La autoridad mencionó que “el gobierno crea circos y no da pan, porque es más fácil atraer la atención pública con peleas que con gestión, creo que la estrategia de confrontación permanente en realidad lo que busca es ocultar su falta de capacidad para resolver los problemas de los bolivianos”.

Al mismo tiempo, cuestionó la permanente campaña electoral del Movimiento Al Socialismo y la falta de gestión pública durante estos tres últimos años.

“Uno de los principales problemas que tenemos, es que el presidente y su gobierno viven en campaña electoral y realmente no se dedican a la gestión publica, los tres años anteriores habían ingresos muy altos al país por el auge económico internacional, hoy día, hay una situación distinta y se requiere realmente que haya capacidad de gestión, que haya preocupación por los problemas de la gente”, apuntó el senador cruceño.

lunes, 13 de julio de 2009

valiente y clara la postura asumida en Honduras por su Cardenal frente a intrigas de la gente de Zelaya

El cardenal Óscar Andrés Rodríguez recibe a elmundo.es en una austera oficina a la que ha tenido que trasladarse por razones de seguridad y después de recibir amenazas de muerte tras el claro posicionamiento de la iglesia hondureña.

¿Cómo valora la reacción de la comunidad internacional?
- A la comunidad internacional le ha ocurrido lo mismo que dice el Salmo: “Tiene ojos y no ve, tiene oídos y no escucha, tiene lengua y no habla”.

Tristemente no han querido ver la realidad ni lo que aquí estaba pasando. Lo que pasa en Honduras no es solo lo que pasó la noche del 28 de junio, es algo que viene ocurriendo desde hace un año, cuando el ex presidente Zelaya apuesta por la Alba (Alianza Bolivariana para las Américas) y por un proyecto bien definido para cambiar la Constitución.

En los últimos días (antes del 28 de junio) hay una constante violación de leyes por parte del poder Ejecutivo. El presidente llega a asaltar con una turba la Fuerza Aérea, donde estaba el material para la consulta ilegal que pretendía hacer, resguardada por orden judicial.

¿El resto de países han sido injustos con Honduras?
- Somos un país pequeño e insignificante y da la sensación de que a los pobres se nos abandona a su suerte. Ya vivimos 20 años bajo regímenes dictatoriales y lo que se estaba preparando ahora era otra dictadura.

¿Fue un golpe de Estado?
- Yo diría que no. Porque si usted ve los pasos dados, son los previstos en la Constitución. Golpe hubiera sido si el jefe de Estado fuera un militar, si los ministros fueran militares y si se hubiera disuelto el Congreso o la Corte Suprema de Justicia.

Aquí, incluso algunos ministros del gobierno anterior siguen siendo ministros. Lo que hizo el Ejército fue cumplir una orden de un juez.

¿Pero no creo que la Constitución hable de sacarlo del país de noche y en pijama...?
- Ese es el punto más negativo de todo lo que ha pasado. Lo condeno absolutamente pero pensaron que en ninguna cárcel del país iba a ser posible garantizar su seguridad ni evitar su fuga.

¿Fue difícil para usted tomar partido?
- La Iglesia Católica tiene fieles entre los partidarios y los detractores de Zelaya y nuestra misión no es optar por una posición concreta, sino tratar de buscar la reconciliación y la paz y por eso me llaman ahora el Cardenal golpista.

No soy golpista y yo he trabajado más que muchos de los que ahora me llaman golpista para que aquí no hubiera golpes militares.

¿Su postura cuenta con el aval del Vaticano?
- La Santa Sede confía en obispos locales y suponiendo que me desautorizara la Santa Sede lo haría con los o­nce obispos de Honduras que firmaron el comunicado después de documentarnos y en conciencia.

El político puede que haga componendas pero el religioso no puede pactar cuando su conciencia le marca un camino.

¿Qué conclusiones pueden sacar las élites políticas y económicas del país después de lo sucedido?
- Todo esto es consecuencia de la injusticia social en la que se ha vivido. Zelaya infundó esperanza a las clases más pobres porque supo hacer cosas buenas y dio esperanza.

La misma clase política tiene que entender que las cosas no pueden seguir como hasta ahora y que si no se hace un esfuerzo para luchar contra la corrupción y las condiciones de pobreza se puede llegar a una situación que no queremos.

¿Cómo eran sus relaciones con Zelaya?
- Mire, el Presidente es mi amigo. ¡Incluso fue mi alumno! Hablábamos con mucha frecuencia y siempre ha tenido mucho respeto por mi persona pero desde agosto, cuando vino Chávez (y hasta atacó la memoria de un Cardenal), tuvo vergüenza de volver a llamarme.

Pero el 11 de junio teníamos reunión de la Conferencia Episcopal y el presidente Zelaya me pidió asistir.

Tuvimos una reunión donde tratamos de convencerlo de que quitara esa cláusula de la encuesta, porque no era en realidad una encuesta...

Me reprochó que en la homilía del sábado anterior yo le dijera: Presidente ¿por qué la prisa en cambiar la Constitución? Estuvimos con él tres horas y media y entendimos que había desistido, pero no fue así. "Ahora solo pedimos a Chávez nos deje en paz y que se dedique a gobernar con justicia"

El país parece estar más dividido que nunca. Es lo que más me duele. Ni en los tiempos de las guerras centroamericanas en Honduras hubo el odio de ahora, y es un odio de clases.

Y es algo que aparece de forma sistemática. “Mel” Zelaya tenía asesores y el odio de clases era la estrategia. Nosotros queremos la paz. Y el que dude que la quiero, el que por cumplir un deber de conciencia me llame golpista, está siendo injusto.

¿Qué pasa si Zelaya intenta volver?
- Faltan meses para que acabe este gobierno y me pregunto con quién gobernaría. Zelaya no tiene ya ni autoridad jurídica ni moral.

La jurídica la perdió porque violó las leyes y la moral con su discurso lleno de falsedades. Entonces, a qué va a volver un gobierno que fracasó.

Lo más patriótico sería retirarse, lo demás es tratar de imponer a toda costa el proyecto de Hugo Chávez. Y si eso sigue adelante nos prepararemos para la esclavitud.

sábado, 11 de julio de 2009

la última homilía del cardenal Terrazas es comentada por El Deber. A no perder la Fe.

Es lo que le ha pedido el Cardenal Julio Terrazas a los sacerdotes del país para que impidan cualquier intento de arrebatar la fe del pueblo.
La máxima autoridad eclesiástica hizo su emocionada exhortación en la principal ceremonia de homenaje a los 400 años de la Arquidiócesis de Sucre, en presencia de las máximas autoridades católicas bolivianas y el Nuncio Apostólico de su Santidad Benedicto XVI.
En la oportunidad, el prelado expresó que vale la pena luchar para que nadie nos arrebate la fe y pidió al pueblo que se mantenga firme y despierto en dirección al proyecto de Dios.
También se refirió enfáticamente a la necesidad de despojar el odio, la venganza y cualquier actitud violenta. Durante la eucaristía, Terrazas formuló asimismo una autocrítica recordando que los religiosos fueron llamados a cumplir una misión evangélica y no a incentivar “discursos trillados”.
“Hay que ser discípulo del único Maestro, no de aquel que viene a echar discursos fugaces”, remarcó.
Y en estos tiempos inciertos en que la humanidad, casi toda, y nosotros en particular, nos debatimos a veces desorientados, la exhortación, expresada con sencillez pero con la hondura del pastor, nos sacude y reaviva el ánimo.
Usualmente hacemos alarde de nuestra bien dotada fe que recibimos de nuestros mayores y que, en tiempos más cortos o más largos, vamos a transmitir a la progenie, quizás más robusta, quizás menos, pero fe, al fin. No nos desentendamos, ganémosles al derrotismo y a la adversidad convencidos de estar en posesión del don más preciado que no es otro que el de la vida.
Estamos, imposible presentarlo con otras características, transitando páramos tortuosos nada prometedores, dejando gruesos jirones de alma en cada día de lucha. Pero el hálito de vida nos mantiene de pie desde que el sol brilla en el cielo. Y si en medio de esa bendición que es el calor del sol se escucha un llamado sonoro a la fe, pues cómo no percibir el vislumbre, al menos, de días mejores para un mañana no lejano.
Largos, interminables se harán los caminos del abatimiento, de la postración, si no alimentamos, cada cual a su modo, la fe. A eso, a alimentar la fe de su rebaño, aporta en estas horas inciertas el Cardenal con su palabra que desde ya obra eficazmente como un bálsamo. Un toque de esperanza enciende los rostros de los hombres y las mujeres de la grey boliviana.

viernes, 10 de julio de 2009

Presidenta Cristina participa piadosa en Te Deum celebrado en Tucumán, Argentina

En el tradicional tedeum por el Día de la Declaración de la Independencia, el arzobispo de Tucumán, Luis Héctor Villalba, pronunció una homilía que la presidenta Cristina Kirchner pudo interpretar como una velada crítica a su gobierno, por cuanto exhortó a la clase dirigente a desarrollar las "virtudes del amor, la benevolencia y la mansedumbre", mientras que criticó la "prepotencia" y el "hablar mal del otro".

Llamó a la clase dirigente a "edificar la patria", privilegiando los "gestos valientes" de diálogo y la "convergencia positiva" por encima de las "parcialidades".

La presidenta Cristina Kirchner, vestida con un tapado a cuadros, negro y blanco, y pañuelo al cuello en tonos lila, estuvo acompañada por su gabinete y, por momentos, acusó recibo de los dichos del obispo.

"El país reclama honestidad y transparencia -dijo Villalba-. El manso no guarda rencor; no es vengativo. No da vueltas sobre la ofensa recibida; no reabre las heridas. No se altera; mantiene la propia compostura."

Villalba consideró: "La mansedumbre no pone en el primer lugar el poder y la supremacía. Por el contrario, sabe hacer gestos valientes, de paz, de diálogo".

En lo que constituyó el primer mensaje de la Iglesia después de la dura derrota electoral del Gobierno en los principales distritos del país, monseñor Villalba añadió que el país requiere "hombres virtuosos" en todos los niveles de la sociedad y que esas virtudes deben estar en quienes "tienen mayores responsabilidades políticas, económicas, sindicales, culturales y religiosas".

Señaló, además, que esas virtudes se deben dirigir "a esa inmensa multitud de hermanos que necesitan pan, trabajo, educación, seguridad y paz" y que se debe actuar con amor "al prójimo en toda circunstancia".

Y completó: "La virtud de la benevolencia lleva a no tratar mal al otro, a no hablar mal de nadie. Nos hace amplios y de mente abierta. No se debe tener como prédica destructiva para afirmar posturas propias".

El año pasado, monseñor Villalba había aludido también a la necesidad de diálogo en su homilía del 9 de Julio. Pero aquel día, en uno de los momentos más dramáticos del conflicto del Gobierno con el campo, la Presidenta faltó al tedeum y sólo concurrió al acto político por el Día de la Declaración de la Independencia.

Ayer, en cambio, Cristina Kirchner siguió con atención cada palabra del arzobispo de Tucumán.

"La benevolencia privilegia la convergencia positiva. Supera las parcialidades y ve el conjunto, que es el fundamento para promover el bien común. El bien común siempre pedirá el sacrificio de algún aspecto particular y la pretensión de afirmar de manera absoluta el propio punto de vista", aseveró el prelado.

Luego del tedeum, la jefa del Estado rindió homenaje en la Casa Histórica a los próceres que en ese solar declararon la independencia en 1816. Casi como si se hubiera inspirado en las palabras de Villalba, sacó a relucir el mensaje del diálogo político por primera vez luego de un largo tiempo.

martes, 7 de julio de 2009

texto de la nueva encíclica "el amor en la verdad" que está llamado a despertar debate. publicamos cinco primeros acápites


1. La caridad en la verdad, de la que Jesucristo se ha hecho testigo con su vida terrenal y, sobre todo, con su muerte y resurrección, es la principal fuerza impulsora del auténtico desarrollo de cada persona y de toda la humanidad. El amor —«caritas»— es una fuerza extraordinaria, que mueve a las personas a comprometerse con valentía y generosidad en el campo de la justicia y de la paz. Es una fuerza que tiene su origen en Dios, Amor eterno y Verdad absoluta. Cada uno encuentra su propio bien asumiendo el proyecto que Dios tiene sobre él, para realizarlo plenamente: en efecto, encuentra en dicho proyecto su verdad y, aceptando esta verdad, se hace libre (cf. Jn 8,22). Por tanto, defender la verdad, proponerla con humildad y convicción y testimoniarla en la vida son formas exigentes e insustituibles de caridad. Ésta «goza con la verdad» (1 Co13,6). Todos los hombres perciben el impulso interior de amar de manera auténtica; amor y verdad nunca los abandonan completamente, porque son la vocación que Dios ha puesto en el corazón y en la mente de cada ser humano. Jesucristo purifica y libera de nuestras limitaciones humanas la búsqueda del amor y la verdad, y nos desvela plenamente la iniciativa de amor y el proyecto de vida verdadera que Dios ha preparado para nosotros. En Cristo, la caridad en la verdad se convierte en el Rostro de su Persona, en una vocación a amar a nuestros hermanos en la verdad de su proyecto. En efecto, Él mismo es la Verdad (cf. Jn 14,6).

2. La caridad es la vía maestra de la doctrina social de la Iglesia. Todas las responsabilidades y compromisos trazados por esta doctrina provienen de la caridad que, según la enseñanza de Jesús, es la síntesis de toda la Ley (cf. Mt 22,36-40). Ella da verdadera sustancia a la relación personal con Dios y con el prójimo; no es sólo el principio de las micro-relaciones, como en las amistades, la familia, el pequeño grupo, sino también de las macro-relaciones, como las relaciones sociales, económicas y políticas. Para la Iglesia —aleccionada por el Evangelio—, la caridad es todo porque, como enseña San Juan (cf. 1 Jn 4,8.16) y como he recordado en mi primera Carta encíclica «Dios es caridad» (Deus caritas est): todo proviene de la caridad de Dios, todo adquiere forma por ella, y a ella tiende todo. La caridad es el don más grande que Dios ha dado a los hombres, es su promesa y nuestra esperanza.

Soy consciente de las desviaciones y la pérdida de sentido que ha sufrido y sufre la caridad, con el consiguiente riesgo de ser mal entendida, o excluida de la ética vivida y, en cualquier caso, de impedir su correcta valoración. En el ámbito social, jurídico, cultural, político y económico, es decir, en los contextos más expuestos a dicho peligro, se afirma fácilmente su irrelevancia para interpretar y orientar las responsabilidades morales. De aquí la necesidad de unir no sólo la caridad con la verdad, en el sentido señalado por San Pablo de la «veritas in caritate» (Ef 4,15), sino también en el sentido, inverso y complementario, de «caritas in veritate». Se ha de buscar, encontrar y expresar la verdad en la «economía» de la caridad, pero, a su vez, se ha de entender, valorar y practicar la caridad a la luz de la verdad. De este modo, no sólo prestaremos un servicio a la caridad, iluminada por la verdad, sino que contribuiremos a dar fuerza a la verdad, mostrando su capacidad de autentificar y persuadir en la concreción de la vida social. Y esto no es algo de poca importancia hoy, en un contexto social y cultural, que con frecuencia relativiza la verdad, bien desentendiéndose de ella, bien rechazándola.

3. Por esta estrecha relación con la verdad, se puede reconocer a la caridad como expresión auténtica de humanidad y como elemento de importancia fundamental en las relaciones humanas, también las de carácter público. Sólo en la verdad resplandece la caridad y puede ser vivida auténticamente. La verdad es luz que da sentido y valor a la caridad. Esta luz es simultáneamente la de la razón y la de la fe, por medio de la cual la inteligencia llega a la verdad natural y sobrenatural de la caridad, percibiendo su significado de entrega, acogida y comunión. Sin verdad, la caridad cae en mero sentimentalismo. El amor se convierte en un envoltorio vacío que se rellena arbitrariamente. Éste es el riesgo fatal del amor en una cultura sin verdad. Es presa fácil de las emociones y las opiniones contingentes de los sujetos, una palabra de la que se abusa y que se distorsiona, terminando por significar lo contrario. La verdad libera a la caridad de la estrechez de una emotividad que la priva de contenidos relacionales y sociales, así como de un fideísmo que mutila su horizonte humano y universal. En la verdad, la caridad refleja la dimensión personal y al mismo tiempo pública de la fe en el Dios bíblico, que es a la vez «Agapé» y «Lógos»: Caridad y Verdad, Amor y Palabra.

4. Puesto que está llena de verdad, la caridad puede ser comprendida por el hombre en toda su riqueza de valores, compartida y comunicada. En efecto, la verdad es «lógos»que crea «diá-logos» y, por tanto, comunicación y comunión. La verdad, rescatando a los hombres de las opiniones y de las sensaciones subjetivas, les permite llegar más allá de las determinaciones culturales e históricas y apreciar el valor y la sustancia de las cosas. La verdad abre y une el intelecto de los seres humanos en el lógos del amor: éste es el anuncio y el testimonio cristiano de la caridad. En el contexto social y cultural actual, en el que está difundida la tendencia a relativizar lo verdadero, vivir la caridad en la verdad lleva a comprender que la adhesión a los valores del cristianismo no es sólo un elemento útil, sino indispensable para la construcción de una buena sociedad y un verdadero desarrollo humano integral. Un cristianismo de caridad sin verdad se puede confundir fácilmente con una reserva de buenos sentimientos, provechosos para la convivencia social, pero marginales. De este modo, en el mundo no habría un verdadero y propio lugar para Dios. Sin la verdad, la caridad es relegada a un ámbito de relaciones reducido y privado. Queda excluida de los proyectos y procesos para construir un desarrollo humano de alcance universal, en el diálogo entre saberes y operatividad.

5. La caridad es amor recibido y ofrecido. Es «gracia» (cháris). Su origen es el amor que brota del Padre por el Hijo, en el Espíritu Santo. Es amor que desde el Hijo desciende sobre nosotros. Es amor creador, por el que nosotros somos; es amor redentor, por el cual somos recreados. Es el Amor revelado, puesto en práctica por Cristo (cf. Jn 13,1) y «derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo» (Rm5,5). Los hombres, destinatarios del amor de Dios, se convierten en sujetos de caridad, llamados a hacerse ellos mismos instrumentos de la gracia para difundir la caridad de Dios y para tejer redes de caridad.

La doctrina social de la Iglesia responde a esta dinámica de caridad recibida y ofrecida. Es «caritas in veritate in re sociali», anuncio de la verdad del amor de Cristo en la sociedad. Dicha doctrina es servicio de la caridad, pero en la verdad. La verdad preserva y expresa la fuerza liberadora de la caridad en los acontecimientos siempre nuevos de la historia. Es al mismo tiempo verdad de la fe y de la razón, en la distinción y la sinergia a la vez de los dos ámbitos cognitivos. El desarrollo, el bienestar social, una solución adecuada de los graves problemas socioeconómicos que afligen a la humanidad, necesitan esta verdad. Y necesitan aún más que se estime y dé testimonio de esta verdad. Sin verdad, sin confianza y amor por lo verdadero, no hay conciencia y responsabilidad social, y la actuación social se deja a merced de intereses privados y de lógicas de poder, con efectos disgregadores sobre la sociedad, tanto más en una sociedad en vías de globalización, en momentos difíciles como los actuales.