Páginas vistas en total

sábado, 31 de agosto de 2013

primero en la sección de mujeres y luego en la sección de varones. Arzobispo Sergio oirá a internos de Palmasola.

Monseñor Sergio Gualberti, Arzobispo de Santa Cruz, celebrará mañana dos misas en la cárcel de Palmasola a poco más de una semana de los trágicos sucesos que derivaron en la muerte de 35 personas.

El vocero de la Arquidiócesis de Santa Cruz, Edwin Bazán explicó que monseñor Gualbertipresidirá una primera ceremonia a las 8:30  en el régimen de mujeres del penal cruceño y a las 10:30 celebrará la segunda misa en el régimen de varones.
"Serán dos eucaristías con las que monseñor Sergio quiere estar presentes,estar más cercano y sobretodo escuchar las necesidades de los que están dentro de Palmasola", afirmó Bazán.
El representante religioso cree que es importante conocer de la voz de los propios privados de libertad, sus necesidades, para que de esta forma se pueda analizar en qué medida la Iglesia Católica los puede acompañar.
Suman a 35 los muertos por la tragedia en Palmasola, luego que la madrugada del viernes 23 reos del pabellón B de la sección Chonchocorito irrumpieron violentamente en el pabellón A.

viernes, 23 de agosto de 2013

Pedro Shimose pregunta cómo concebir la historia sin la presencia de las religiones? y enumera zonas y credos cuando hace ver que ciertas fuentes cibernéticas no son ciertamente lo mejor para un ilustrado conocimiento serio y completo.

Hace unos días leí el artículo Una corta historia de la humanidad) El Día, 14.08.13), del culto y valiente columnista Ovidio Roca Ávila. Más que impartir doctrina, su breve artículo intenta despertar –en sus lectores– el interés por la historia universal. ¿Qué se puede decir en 40 líneas? Casi nada. El autor tiene la hidalguía y honestidad de reconocer que sus referencias fueron tomadas de internet (¿Wikipedia, quizás?), fuente que hoy por hoy utiliza mucha gente agobiada por la prisa y la pereza. Así circulan por las redes sociales interpretaciones parciales (laicistas, neopositivistas y marxistas) de la historia de las civilizaciones, en menoscabo de una visión multidisciplinaria de la historia, apoyada en la interrelación de las ciencias humanas, biológicas, matemáticas y físicas con las nuevas tecnologías, el arte y la religión.

Varios amigos me dicen que “la Enciclopedia Británica contiene más errores que Wikipedia” (sic). Puede que así sea, pero prefiero las enciclopedias Espasa Calpe, Larousse y Británica (esta ya circula en versión digital de pago), porque su información está respaldada por autoridades consagradas en cada disciplina (premios Nobel, investigadores del ITM y catedráticos de Harvard, Yale, Oxford, Cambridge, Glasgow, etc.), responsables de los errores si los hubiere. Sabemos que Borges elogiaba la Británica por su solvencia científica y su calidad literaria. ¿Ocurre lo mismo en internet? Internet es un medio maravilloso de comunicación e información, nadie lo duda, pero impide la reflexión reposada que conduce al conocimiento y la sabiduría. Detecto esta limitación en el artículo del ilustre colega cruceño. Su síntesis de 5.000 años de civilización omite, por ejemplo, el hecho religioso en la historia de las civilizaciones, lo cual estimo lamentable.

¿Cómo se explica la civilización egipcia (la de las pirámides) sin el culto a Orión y Osiris? ¿La civilización persa sin el mazdeísmo? ¿La civilización china sin el confucianismo? ¿Las civilizaciones griega y romana sin sus dioses olímpicos? ¿Las civilizaciones india, coreana, japonesa y del sudeste asiático sin el hinduismo, el budismo, el taoísmo y el sintoísmo? ¿Cómo se explica Israel sin el judaísmo? ¿La civilización occidental (incluida Rusia) sin el cristianismo? ¿La civilización árabe sin el islamismo? ¿Cómo se explica lo que está pasando ahora mismo en Egipto, Siria, Túnez, Afganistán, Pakistán, Irak, Irán, Turquía, Líbano, Palestina, Libia, Yemen, Somalia, Sudán, Etiopía y Nigeria? ¿Cómo? 

martes, 13 de agosto de 2013



EL PAPA FRANCISCO VISTO POR EL DIARIO IZQUIERDISTA "EL PAIS" DE ESPAÑA

Por Juan Arias
EL PAIS, Madrid 30-3-2013



La Iglesia ha encontrado un líder ¿Y el mundo político? – La Iglesia ha sido más rápida que el mundo político.

Ambos estaban hasta ayer en profunda crisis de identidad.

La Iglesia hundida en sus escándalos vaticanos y convertida en un “fósil”, en expresión dura del teólogo brasileño Leonardo Boff, con sus iglesias vendidas para convertirlas en salas de fiestas nocturnas y los confesionarios en muebles bar.

Y el mundo político se encuentra perdido en una profunda crisis,no sólo económica sino también de valores, huérfano de liderazgo, en plena revuelta civilizatoria sin saber por donde tirar.

Ambas instituciones, la religiosa y la laica, se arrastran sin horizontes para sus jóvenes generaciones, dando palos de ciego.

En ese panorama, la Iglesia, con sus dos mil años de historia, sus santos y demonios, sus inquisiciones y sus mártires de la caridad,

- ha conseguido encontrar un líder mundial

- cuando empezaba a resbalar por el barranco de la desesperanza.

Y lo ha hecho a través de un puñado de cardenales, la mayoría ancianos y conservadores, reunidos durante dos semanas en Roma, sin grandes alharacas y revestidos de misterios y secreto, pero que

- se dieron cuenta que el eje del mundo ha cambiado,

- ya no es Europa, sino que se ha trasladado a los países emergentes.

- La Iglesia acabó viéndolo y se fue a buscar el nuevo líder a las Américas.

“Me buscaron muy lejos”, subrayó significativamente el papa Francisco al aparecer en el balcón la tarde de su elección.

El papa Francisco, que sigue llamándose sacerdote y obispo, no papa, se ha convertido, en menos de un mes al mando de la nave Iglesia, en el personaje más en vistas del planeta, como un día lo fueron un Gandhi o un Luther King.

Con un puñado de gestos simbólicos,

- ha dado rienda suelta a una auténtica revolución religiosa y política

- que empieza a resonar más allá de la misma Iglesia.

¿Y el mundo político qué está esperando?

Una vez Stalin preguntó cuantos ejércitos tenía el papa de Roma.

Hablaba de armas, pero

- la Iglesia es un ejército con otras armas en sus manos, que empezaban a oxidársele

- Es una institución, a pesar del peso de errores que arrastra, de las mejor organizadas

del mundo, que cuenta con la friolera de

- 1.200 millones de fieles,

- un ejército de más de 1.000.000 de sacerdotes y religiosos,

- con 114.736 instituciones asistenciales en el mundo;

- 5.246 hospitales;

- 74.000 dispensarios y leproserías;

- 15,208 residencias de ancianos incurables;

- 1.046 universidades;

- 205.000 colegios;

- 70.000 asilos nido con 7.000.000 de alumnos;

- 687.282 centros sociales y

- 131 centros de personas con sida en 41 países.

Una vez el líder comunista italiano Enrico Berlinguer, que no era creyente pero acompañaba los domingos a misa, a su mujer e hijos que si lo eran, a los que esperaba en la puerta de la Iglesia, solía decir:“Si nosotros los comunistas tuviésemos a un millón de mujeres y hombres, como las monjas y religiosos católicos, con voto de obediencia y dispuestos a cualquier sacrificio, haríamos una verdadera revolución social”.

Y es esa revolución social la que el nuevo papa Francisco ha empezado a llevar a cabo en la Iglesia y que el mundo político parece incapaz de hacerla, sumergido en sus recetas de sacrificios y recortes a los más débiles, mientras se multiplica como una cizaña maligna, la corrupción de políticos y banqueros.

Si al mundo de hoy le falta un gran líder, capaz de devolver esperanza y abrir nuevos horizontes a una sociedad desencantada y en ruinas,

- la Iglesia parece haberlo encontrado.

Y no un líder místico, encerrado en sus rezos, con una visión arcaica y autoritaria de la fe, sino alguien que ha pedido a los soldados de ese ejército hoy bajo su mando, que

- dejen de ser “coleccionadores de antigüedades” y cultivadores de “teologías narcisistas” y

- se vayan a manchar sus pies con el barro “de las periferias del mundo”,

- donde se encuentran los más explotados por el poder.

Un jesuita que posee “racionalidad y fe”, como afirman quienes le conocen de cerca, que además de teología ha estudiado psicología y literatura, y que al mismo tiempo ha escogido como símbolo papal un “corazón franciscano”, puede llegar a ser más que un mero líder espiritual de una Iglesia.

Sus antecedentes como arzobispo y cardenal de Buenos Aires y sus primeros gestos de desapego a las apariencias y símbolos del poder vaticano para poner su énfasis en

una Iglesia que debe ser “pobre y para los pobres”, lo están ya convirtiendo también en una referencia política y social del mundo.

Es justamente el mundo el que está entendiendo – de ahí la perplejidad y hasta miedo de ciertos políticos – que el papa Francisco, no es sólo un religioso que se contentará con lavar los píes a los pobres y visitar favelas.

Los poderosos han empezado a entender que apostar

- por los desheredados de la Tierra,

- por la escoria del mundo,

- por los desahuciados,

no sólo para consolarlos, sino también

- para elevarles social y culturalmente,

- para despertar en ellos

- la fuerza de su dignidad como personas,

- sus derechos y su espíritu crítico, equivale a una nueva revolución mundial.

Y que su mentor puede acabar siendo más que un mero líder espiritual.
El papa Francisco le dice al rabino judío argentino Skorka, en su libro Entre el cielo y la tierra que a él “le gusta la política”, concebida como “la fuerza responsable del bienestar de la gente“.

Le cuenta que cuando se encuentra con agnósticos y ateos “no les habla de Dios”, sino que les pregunta si están dispuestos a empeñarse en la lucha contra las injusticias perpetradas contra los más desamparados del sistema, ya que eso le basta. “Sólo les hablo de Dios si ellos me hablan”, comenta.

A una madre que desesperada, se le quejaba, en Buenos Aires, de que su hijo joven había abandonado la fe, el entonces cardenal Bergoglio, le preguntó:

- “¿Sigue su hijo siendo una buena persona que se interesa por los demás?”

- La mujer le dijo que sí.

- “Entonces quédese tranquila. Su hijo sigue creyendo en lo que debe creer”, la consoló.

Un líder así, puede crear esperanza en unos y temores en otros, ya que está pidiendo a una Iglesia anquilosada y en buena parte aburguesada, que salga de la retaguardia para ir a combatir a la primera línea del frente, puede acabar convirtiéndose en una referencia mundial de lo que el teólogo Boff llama “un liderazgo no autoritario, de valores universales en el que lo importante no es ya la institución Iglesia sino la humanidad y la civilización que hoy pueden ser destruidas”.

Como un día surgieron líderes capaces de sacudir al mundo como Gandhi, Luther King o Mandela, entre otros, es posible que a esa lista de líderes contra la violencia y contra las discriminaciones de los diferentes, haya que añadir pronto al papa Francisco.

Eso si le dejan actuar en paz, sin blindarle en los palacios vaticanos, que por ahora ha descartado, impidiéndole de acercarse y de escuchar demasiado a la gente.

En Brasil, para el viaje a Río del papa, el próximo julio, con motivo de la Jornada Mundial de la Juventud, las autoridades le han preparado un blindaje de 750 policías civiles y militares para proteger su vida, y que le acompañarán día y noche.

No será fácil, sin embargo, blindar del todo a un papa que ha pedido a los sacerdotes del mundo entero que no tengan miedo de “perder la propia vida”, si su empeño social y religioso se lo exigiera.

Jesús fue crucificado con poco más de 30 años. Los primeros cristianos, apóstoles, obispos y papas acabaron todos mártires de su fe y de su desobediencia al poder que les pedía que se arrodillase ante él.

El viernes santo pasado, el papa Francisco se echó en la Iglesia de bruces al suelo en adoración no a los poderes del mundo.

Lo hizo en señal de fidelidad a aquel Jesús que predicaba que

- “quién defiende la propia vida la perderá” y que

- los “que se humillan serán ensalzados”.

Los cobardes, al final, son ya vivos muertos, como decía Gandhi.






sábado, 10 de agosto de 2013

El Arzobispo Gualberti permanece internado en la clínica 
Incor. Foto Archivo EL DEBER.

La noche de este viernes fue ingresado de emergencia a una clínica privada el Arzobispo de Santa Cruz, Monseñor Sergio Gualberti. A primeras horas de este sábado, el líder de la iglesia católica cruceña, fue trasladado hasta la clínica Incor donde permanece en estos momentos recibiendo atención médica.
Los primeros informes dan cuenta que el líder de la iglesia católica cruceña sufrió un infarto. En las próximas horas, los médicos de la clínica privada brindarán un informe oficial sobre el estado de salud del Monseñor.
El Deber digital

lunes, 5 de agosto de 2013

no está totalmente clara la intervención del Estado en materia religiosa. tratándose de un Estado Laico, debería haber respeto y no intervención política tratándose del culto y de las actuaciones judiciales.

 La Constitución Política del Estado es vulnerada por el gobierno puesto que la independencia del Estado frente a la religión es incumplida al promocionar y organizar ceremonias ancestrales o interreligiosas, además de la Ley 351 que compara a las iglesias.
De la República de Bolivia al Estado Plurinacional el cambio en el ámbito religioso es la determinación constitucional de un “Estado laico”, pero que lastimosamente este mandato es vulnerado por el mismo gobierno, aseguran en ámbitos de la Iglesia Católica.

El Estado laico es una promoción de la  Iglesia Católica  aún cuando ésta dejó de ser oficial ya en décadas pasadas, asegura por su parte el Secretario General de la Conferencia Episcopal Boliviana y Obispo de El Alto, monseñor Eugenio Scarpellini.
“La misma Iglesia Católica en el período de la Constituyente pidió que se cambie el artículo 3” de la anterior Carta Magna, justamente “borrándolo porque creaba muchas susceptibilidades”, remarca el Secretario de la CEB.
La Iglesia Católica ha estado y está de acuerdo “en que se proponga a Bolivia como un Estado laico no laicista”, subraya el prelado al explicar que ser “Estado lacio significa que no promueve ninguna religión oficial en ningún momento”, en cambio “un Estado laicista va en contra de la religión como tal”, explican.
Bolivia “es un Estado laico, pero muy religioso, porque lo único que no tiene es una religión oficial: ni la católica ni la evangélica ni la budista ni la cósmica ni la aymara. Es un Estado que está abierto a todos, y por otra parte, es un Estado muy respetuoso de las diferentes creencias de la gente”, aseguraba en una publicación el sacerdote jesuita Xavier Albó, SJ.
LAS VULNERACIONES: El artículo 4 de la Constitución Política señala que “el Estado respeta y garantiza la liberta de religión y de creencias espirituales, de acuerdo con sus cosmovisiones. El Estado es independiente de la religión”.
A pesar de esta disposición, “el Gobierno efectivamente se contradice con la Constitución, ya que de hecho ha asumido la espiritualidad y cosmovisión andino aymara, ni siquiera quechua”, señalan en la Iglesia Católica.
“El Estado no está respetando la libertad religiosa porque con la Ley 351 recién aprobada compara a las iglesias al mismo nivel de las organizaciones no gubernamentales (ONG) y las quiere controlar en sus actividades, por eso los hermanos evangélicos en un modo y nosotros en otra manera estamos luchando para que se cambie esa ley”, señalan en ámbitos de la Iglesia Católica.
“El actual Estado está impulsando y favoreciendo visiones y espiritualidades ancestrales, siendo entonces el promotor de estas visiones y también apoyándolas”, señala con “serenidad y mucha claridad” el Obispo de El Alto.
“Esto va en contra de la Constitución Política del Estado porque el Gobierno debería abstenerse de promover cualquier religión”, precisamente, porque es un Estado laico, remarca el Secretario General de la CEB.
Un claro ejemplo de esta desobediencia de la Carta Magna es la organización desde instancias gubernamentales  de ceremonias interreligiosas o ancestrales sobre todo para las efemérides de Bolivia o departamentales, cuando éstas deberían ser “responsabilidad de los actores y de los agentes pastorales”, detalla monseñor Scarpellini.
“La Iglesia Católica participa de aquellos actos religiosos que serán preparados y concertados entre las Iglesias sin la intervención del gobierno por respeto a la Constitución Política del Estado, que prevé un Estado laico”,  dejó claramente sentado en un encuentro convocado por la Cancillería, señala el prelado.

Si bien en general el mandato del artículo 3 de la CPE  es cumplido, no así en áreas específicas puesto que la “capacidad de auto-determinar la vivencia religiosa tiene que explicitarse en muchos otros ámbitos, tratar de orientar la sociedad y donde uno vive”, señalan sacerdotes y religiosos. “En conjunto si  podemos afirmar que hay una libertad religiosa”, indica monseñor Scarpellini.
En un Estado laico “nadie tiene monopolios para las celebraciones, porque lo único importante es lo que la gente siente y expresa de diferentes formas”, es la opinión del jesuita Albó en una de sus intervenciones sobre el tema. 

domingo, 4 de agosto de 2013

La Iglesia no se presta a fanfarronadas.

No participá en simulacros de "pluralismo religioso".


La Iglesia Católica boliviana ha rechazado la invitación del Gobierno para participar en una ceremonia interreligiosa organizada por el viceministerio de descolonización para conmemorar los 188 años de la fundación de la república de Bolivia. Entre los argumentos expresados por la curia figura el hecho de que la celebración no es una iniciativa religiosa sino política, algo que no corresponde en un Estado laico que ha dejado de ser confesional a partir de la promulgación de la nueva carta magna. Los obispos afirman estar de acuerdo con el ecumenismo, proceso que llevan adelante los líderes de las diferentes denominaciones. Desde hace siete años, el Gobierno se ha convertido en patrocinador de una serie de rituales supuestamente ancestrales, con el uso de vestimentas y utensilios de dudosos antecedentes. Es más, en la segunda posesión del presidente Morales, el “sumo sacerdote” que presidió la ceremonia de entrega del bastón de mando, Valentín Mejillones, resultó ser un narcotraficante detenido posteriormente en posesión de una factoría de droga. Los líderes católicos seguramente han evaluado este tipo de riesgos, de ahí su negativa a sumarse a las “quemazones plurinacionales”.