Páginas vistas en total

jueves, 17 de junio de 2010

que SS admitiera la responsabilidad de la Iglesia en los pecados de los religiosos es muestra de su entereza. la pedofilia ha hecho grave daño.

El Santo Padre ha dado una vez más prueba de su compromiso con la verdad y con la responsabilidad del alto cargo que ocupa, ante la Iglesia Católica y ante el mundo entero.

El viernes último, el Papa pidió perdón públicamente: hizo un "mea culpa" ante 15.000 sacerdotes, en la misa solemne con la que cerró el Año Sacerdotal, en la Plaza de San Pedro, en Roma. Por primera vez, y en forma explícita, Benedicto XVI pidió perdón a Dios y a las víctimas de los abusos contra menores, que han venido sucediéndose desde hace ya varios años, y prometió hacer "todo lo posible para que semejante abuso no vuelva a suceder nunca más".

Fue la ocasión perfecta para que el mundo supiera que el escándalo de pedofilia en la Iglesia era reconocido y asumido en toda su gravedad, un escándalo que ha dañado a la institución justamente en un año que debía haber sido de gran felicidad. "En este año de alegría por el sacramento del sacerdocio, han salido a la luz los pecados de los sacerdotes, sobre todo el abuso a los pequeños, en el cual el sacerdocio, que lleva a cabo la solicitud de Dios por el bien del hombre, se convierte en todo lo contrario", destacó el Papa.

De esta manera, aun ante aquellos que justificadamente no se desdicen de sus críticas a la actitud que hasta ahora había adoptado la Iglesia ante las denuncias de abusos, Benedicto XVI ha optado por salir a enfrentar los hechos con un sincero reconocimiento de culpas.

La alegría que manifestaron de mil formas los que oían sus palabras en San Pedro también se multiplicó en el resto del mundo, y no fue sólo la de los fieles católicos. También la compartieron todos aquellos que, con justa razón, nos horrorizamos ante el descubrimiento o la constatación de la verdad inocultable de los abusos.

Que Su Santidad haya admitido con claridad, franqueza e insistencia la responsabilidad que le cabe a la institución que preside ha sido también un primer gesto necesario para empezar restañar las heridas antiguas y las actuales, para prevenir males futuros y para reconciliarse con la sociedad globalizada, porque los abusos cometidos contra los niños se han cometido también contra toda la humanidad.

Al dar finalmente testimonio, como verdadero pastor que es de su grey, de que reconoce y se avergüenza (un concepto en el que insistió de distintas maneras), el Papa ha vuelto a dar ejemplo de su entereza como Pontífice. Y también de que es la persona indicada para enfrentar tanto mal como el que se ha cometido y como el que también se quiere cometer cuando se le niega a la Iglesia la posibilidad de arrepentirse frente a lo que han hecho los seres humanos que la integran, y a los cuales debe juzgarse con todo el peso de la ley de los hombres y en sus respectivos países.


lunes, 14 de junio de 2010

acciones que beneficien al conjunto de la sociedad. todo con justicia y verdad en bien de todos. recomienda Julio Terrazas

En su homilía dominical, el cardenal Julio Terrazas convocó a las autoridades de Gobierno a poner en marcha acciones que beneficien al conjunto de la sociedad boliviana y no a un sólo sector o a determinados grupos de poder.
“Ahora que estamos buscando estructuras para poder decir que el pueblo se pronuncia y habla, es importante que lo hagamos desde esta perspectiva, nuestra fe nos señala eso, en la perspectiva de que todo se haga con justicia y con verdad, de que todo se haga en bien de todos y no de unos cuantos, de que todo se haga para sacar el país del lugar en que se encuentra y elevarlo en su dignidad humana para que así también pueda gozar de los bienes que el Señor le da”, manifestó el purpurado.
Esta reflexión no es casual, en una coyuntura en la que la aprobación de la nueva ley electoral no despierta un buen recibimiento de parte de todos los sectores, es más, la oposición la define como el mejor instrumento para perpetuar en el poder al partido oficialista y a sus representantes.
El cardenal también recordó que el pueblo boliviano mantiene su fe y que ésta debe ser respetada.
“Hermanos y hermanas, esta presencia de un Dios que sigue caminando por nuestros pueblos, por nuestras comunidades no puede molestar a nadie, es el Dios de la vida, es el Dios de la justicia es el Dios que realmente, por la fe de su pueblo es capaz de convertirnos a todos en hijos predilectos y hacernos realmente verdaderos y auténticos discípulos”, manifestó.
Sobre otros temas, Terrazas también se refirió a la clausura del año sacerdotal, celebrada este fin de semana en Roma con la presencia de 15 sacerdotes de distintas partes del mundo.
Recordó que durante este año los sacerdotes reforzaron su compromiso de oración, servicio y entrega a la comunidad. El 8 de junio, el cardenal Julio Terrazas celebró 32 años como obispo. Este hecho fue celebrado por la comunidad religiosa.

lunes, 7 de junio de 2010

como todos los domingos desde la Catedral de Santa Cruz el pastor se dirige a su grey. (R.Navia de El Deber)

El cardenal Julio Terrazas ha puesto énfasis en su homilía de ayer en el valor a la vida y pidió que no nos acostumbremos al pregón de la muerte.
“El Corpus Christi ha tenido que marcar en nuestros corazones un día inolvidable que tenemos que vivirlo a lo largo de toda la existencia, porque cada día se inventan más pretextos para quitar la vida, cada día hay más atentados contra la vida, se multiplican los factores que hacen que la vida no llegue a su plenitud”, enfatizó la primera autoridad de la Iglesia católica en Bolivia, durante la homilía en la catedral, y dijo que “a nosotros, pueblo de Dios, alimentados y reforzados con el cuerpo y la sangre del Señor nos toca seguir proclamando esa vida, a pesar de que a muchos no les encante”.
Terrazas instó a que el pueblo esté vigilante para que la vida triunfe por encima de todo y a que no se acostumbre a ver morir en las calles, en los atracos, en los crímenes. “Que nos acostumbremos a la vida; que seamos capaces de experimentar y sentir lo que sin duda sintió esa viuda cuando el Señor le entregó a su hijo y le dijo: Míralo, está con vida, vive”.
Terrazas dijo que quiere una Bolivia llena de vida (física, moral y espiritual), para que sea capaz de escuchar al Señor para no endurecer su corazón ante la muerte.
Recordó que es el entusiasmo de Pablo el que las personas tienen que descubrir con el fin de que se sepa que el mensaje del Señor no es un mensaje transmitido sólo materialmente por generaciones, sino que es un mensaje de vida actualizado. Ello, según el cardenal, tiene que ser una respuesta en medio de los gritos de angustia que sentimos diariamente.
“Que nuestras alegrías, que nuestros trabajos, que nuestros dolores y sufrimientos, que nuestras limitaciones nos lleven siempre a reconocer al Señor como el Dios que camina con su pueblo”, enfatizó.

Otros temas tocados por el prelado

- Maestros. “Tenemos que aprender en esta existencia la perseverancia de nuestros maestros. Es importante que sepamos que es a través de la existencia, de la atención de cada alumno que van forjando esas nuevas personalidades que requiere el país. Es un apostolado que debemos reconocerlo, llevado con entusiasmo y con cariño por tantísimos hermanos nuestros que se dedican a la educación.

- Sacerdocio. “Termina en Roma el Año Santo Sacerdotal. Será un momento extraordinario de fervor en la Iglesia en todo el mundo. Nos alegra poder unirnos a nuestros sacerdotes en Bolivia para decirles : ¡Ánimo, no tengan miedo, sigan siendo sembradores de vida y esperanza!”

- Fútbol. “No puede faltar tampoco algo más risueño como el fútbol, seguramente ya todos están preparados con sus radios, sus televisores. Ojalá que un hecho que pueda servir al mundo para unirse por lo menos durante este tiempo y no sea un motivo de mayores rivalidades”.


viernes, 4 de junio de 2010

multitudes de católicos en Santa Cruz de la Sierra participaron de los actos del Corpus Christi testimoniando su fe católica.


Roxana Escobar N.

Todos unidos a la mesa del Señor, somos convocados al banquete de su amor. Ése fue el cántico y lema bajo el cual el pueblo católico conmemoró la solemnidad del cuerpo y la sangre de Cristo, en la celebración de Corpus Christi oficiada por el cardenal Julio Terrazas en el estadio Tahuichi, que albergó a alrededor de 37.000 feligreses.


El nuncio apostólico aprovechó la celebración para transmitir un saludo cariñoso y muy especial del papa Benedicto XVI, con quien estuvo recientemente reunido en Roma.


Durante la homilía, el cardenal hizo un llamado a que se imite lo que el Señor hizo cuando convocó a una multitud, ante la cual multiplicó cinco panes y dos peces para alimentar a varios. “Acaso no podríamos nosotros también en este momento, en que nuestro país siente muchas inquietudes, decir siéntense, sentémonos, a los nueve departamentos y todas las alcaldías y hablemos de nuestros problemas y busquemos las soluciones adecuadas; compartamos nuestros problemas y dificultades, pero también nuestras esperanzas, que son las que dan un caminar claro a los pueblos”, manifestó.


Terrazas reflexionó a los fieles, a base de las lecturas bíblicas, para buscar la bendición de Dios y, como consecuencia de esa bendición, saber compartir. “Abraham dio el diezmo de todo lo que había ganado; eso es compartir. No hay ninguna bendición para el egoísmo. Cuando se pisotea la dignidad de las personas, tenemos que recordarles que nuestro Dios lo bendice y bendice a aquéllos que lo aceptan y les da un corazón nuevo, un corazón capaz de compartir las cosas que se tiene para que se termine el hambre en el mundo”, sostuvo.
El cardenal indicó que el compromiso de los cristianos es buscar el reino de Dios y hay que hacerlo desde ahora, y no es algo que se tenga que aprender de memoria, es algo que se debe practicar cada día.


Alrededor de unos 800 estudiantes de los colegios Uboldi, José Malky, María Goretti, La Santa Cruz, Vertino Candia y Mariscal Sucre realizaron coreografías vestidos de diferentes colores a lo largo de la celebración, mientras que el ministerio de música fue el encargado de poner el toque emotivo.
El momento más solemne fue cuando miles de fieles recibieron el cuerpo de Cristo, entre ellos algunas autoridades, como el gobernador Rubén Costas y sus colaboradores.


El cardenal Terrazas también destacó las distintas celebraciones de la fiesta religiosa que se efectuaron en ciudades como La Paz, El Alto, Cochabamba, Oruro, Potosí, Sucre y Tarija, donde se sintió la sed de Jesús como una esperanza del pueblo boliviano.
Por su parte, el arzobispo de La Paz, Edmundo Abastoflor, pidió en su homilía en la Catedral Metropolitana, ayudar a los más necesitados, como lo hizo Jesús al brindar su vida para salvar a la humanidad y convirtiéndose en el pan y vino de alimento para el alma y la vida misma. "Se debe reconocer que Dios dio su vida por nosotros y recordar que él quiso quedarse en el pan y vino para ser alimento y sostén de nuestra vida, cada día y cada hora. Debemos saber que tenemos el encargo de llevar pan a los hermanos y ayudar materialmente a mejorar su vida y también espiritualmente, para poner bases permanentes a esa mejora. Por eso, amados hermanos, queremos dar gracias a Dios por el misterio grande de su amor", dijo Abastoflor.


El arzobispo recordó el mandato del Señor, de dar de comer a quienes lo necesiten y pidió no quedar indiferentes ante el sufrimiento de miles de personas, ya que quienes tienen la obligación de preocuparse por los demás y buscar mejores condiciones de vida para el prójimo son las autoridades, con la potestad que tienen de preocuparse por mejorar las condiciones de vida en la medida de sus posibilidades, pero también pidió a los feligreses hacer lo mismo.


La ceremonia religiosa de Santa Cruz concluyó con una procesión de los fieles, que salió del estadio hacia la Basílica Menor de San Lorenzo, donde la principal autoridad eclesiástica dio la bendición final.

La celebración, que desde hace 14 años se realiza en el estadio, comenzó a las 17:00, con la entrada de la imagen de la Virgen de Cotoca, seguida del cardenal, el nuncio apostólico, los obispos auxiliares , sacerdotes, diáconos y seminaristas.

Papa resaltó relación entre la eucaristía y el sacerdocio
Benedicto XVI dijo que el sacerdocio que la Iglesia ha heredado de Cristo está dirigido a "transformar el mundo con el amor de Dios", durante la homilía de la misa del Corpus Christi. El Papa dedicó la homilía a la relación entre la
eucaristía y el sacerdocio de Cristo ante unas 25.000 personas que asistieron en la Basílica de San Juan de Letrán, la catedral de Roma, a la misa solemne que ofició con motivo de Corpus Christi.
En la conclusión del Año Sacerdotal, Benedicto XVI explicó que lo primero que se piensa es que Jesús no era un sacerdote, según la tradición judía, porque la suya no era una familia sacerdotal.
Pero lo era y así lo demostró en la última cena cuando "Jesús ofreció el pan y el vino y con aquel gesto se resumió a sí mismo y a toda su misión", afirmó.
"En la eucaristía -prosiguió- Jesús anticipó su sacrificio, un sacrificio no ritual, sino personal". Mantuvo que en la última cena actuó "movido por el espíritu eterno con el que se ofrecerá después en la cruz. Agradeciendo y bendiciendo, Jesús transforma el pan y el vino. "Es el amor divino que transforma: el amor con el que Jesús acepta por anticipado darse totalmente a nosotros", agregó. /EFE

En algunos pueblos

- En San Ignacio. El cuerpo de Cristo consagrado salió a las calles y el pueblo ignaciano con mucha fe, devoción y fiel a sus costumbres, tradiciones, cultura y religiosidad participó de los actos programados por la Iglesia católica chiquitana. Tras finalizar la misa, una multitudinaria procesión de fieles, autoridades, con estandartes, atuendos típicos, en el caso del cabildo y estudiantes, acompañaron la procesión por la plaza principal 31 de Julio donde en cada esquina los vecinos levantaron bonitos altares para el Cuerpo de Cristo consagrado. (Carlos Quinquiví).

- Parroquias. Todas las iglesias de la capital albergadas en las distintas vicarías participaron. También lo hicieron los fieles de El Torno y otras poblaciones rurales.

- En Quijarro. "Soy el pan bajado del cielo", entonaban las oraciones en la festividad de Corpus Christi, en la celebración acompañada por una numerosa procesión de los pobladores de Quijarro.


martes, 1 de junio de 2010

cada día son más los religiosos que utilizan internet siguiendo un consejo del propio Benedicto XVI para llegar a los fieles y de éstos a sus pastores

Benedicto XVI apuesta por Internet

El 94,7% de los religiosos usan Internet

Curas de la Red

Para preparar las homilías, estudiar y sobre todo divulgar el mensaje de Cristo

Geolocalización de la noticia
Redacción, 31 de mayo de 2010 a las 20:18
"La Iglesia debe tenerlo cada vez más en cuenta", admite el cardenal brasileño Claudio Hummes
Internet./>

Internet.

  • Internet.
  • Internet ha revolucionado el periodismo.

El 94,7 por ciento de estos religiosos usan la red, en particular para preparar las homilías, estudiar y sobre todo divulgar el mensaje de Cristo, indica la investigación publicada este lunes.Según la investigación conjunta de la Universidad de Lugano (Suiza) y Santa Cruz de Roma (Italia), realizada entre el 15 de noviembre del 2009 y el 28 de febrero del 2010, el 94,7% de los curas se conectan a internet todos los días.

La mayoría de los sacerdotes la consultan para obtener material para sus homilías y sermones (61,5% al menos una vez a la semana).

El 60,1% estudia a través de ese medio y el 64,4% considera que mejora la formación. Si bien el 38,6% evita dar consejos espirituales por ese medio, el 52,5% estima que la red permite ante todo divulgar el mensaje de Cristo.

Internet es considerado "un nuevo elemento cultural" y "la Iglesia debe tenerlo cada vez más en cuenta", admitió el cardenal brasileño Claudio Hummes, de la Congregación para el Clero.

"Tenemos que dar indicaciones pastorales prácticas en el mundo digital", comentó. 4.992 sacerdotes respondieron al cuestionario, lo que corresponde al 1,2% del total de sacerdotes en el mundo. (RD/Agencias)