Páginas vistas en total

domingo, 23 de septiembre de 2012

con aplomo y solvencia Cayo Salinas se refiere al rol de la Iglesia Católica que no ha sido derrotada. destaca el importante comunicado de los Obispos abogando por los presos, rechando la injusticia, sobre el TIPNIS y el censo


En la Constitución abrogada, el Estado sostenía la religión católica, apostólica y romana garantizando el ejercicio público de todo culto.  En la vigente, el Estado se declara  independiente a la religión y deja claro el tipo de vinculación que desea con la Iglesia  y la Santa Sede. Bajo esa premisa, era impensable que bajo la actual administración, la Iglesia Católica siga gozando de la influencia que otrora ejercía. Si bien espiritualmente la fe sigue moviendo montañas y los bolivianos somos mayoritariamente católicos, el MAS en todo momento se esforzó por  diezmar la influencia de los sacerdotes a efecto de aplacar las críticas que se sucedían ante diversos episodios que acontecían en el país.
La retórica obsoleta de recordar el pasado colonialista y el papel que jugó la Iglesia desde entonces, prevaleció antes que el reconocimiento al aporte que representó (y representa) en términos de educación, cultura en todas sus facetas, apoyo humanitario a sectores empobrecidos, asistencia social, entre otros, por lo que, viéndolo así, de alguna manera se logró minimizar  el papel que jugaba en el contexto nacional. Vaya a saber si la actitud que en ese momento asumió respondía a una estrategia fruto del embate del que era objeto constantemente por parte del oficialismo, o más bien aquella provenía de los efectos de dicho embate. Lo cierto es que no era ilógico pensar que el Gobierno –envalentonado  por el apoyo popular en las urnas– iba a buscar  neutralizar el poder de la Iglesia Católica con una estrategia que mostraba a interlocutores oficialistas que la atacaban y desprestigiaban diariamente en medios de comunicación. El tiempo mostró que el peso moral que le es propio sigue intacto, y que conjuntamente a los medios de comunicación, es  la institución de mayor credibilidad en el país. El tiempo también supo mostrarnos a quienes antes no escatimaban epítetos de grueso calibre contra la institucionalidad del clero boliviano, y que hoy participan bajo el paraguas de una especie de “pacto no firmado”, en eucaristías, tedeum, etc.  Si no basta aquello, nada más habrá que reparar en la ceremonia llevada a cabo en San Francisco, en el altar de uno de los iconos más importantes del catolicismo y, por ende, de la presencia española desde la época de  la colonia, y en la bendición al enlace matrimonial religioso del Vicepresidente de la República. 
Ahora bien, es un factor insoslayable el hecho que la gente siempre haya estado junto a la Iglesia, arrimado al párroco del barrio, al lado del Padre que llega allá donde el Estado no lo hace;  ese  Estado, representado por el Gobierno de turno, sabe que contra aquello, no existe poder alguno, ni siquiera Evo y su imagen. Por todo ello, la Iglesia no fue derrotada y los que creían que iba a ser así porque piensan que la religión era y es el opio de pueblo, perdieron la batalla. Por éstas  y otras razones, ha sido importante el comunicado emitido por los obispos y las reflexiones  insertas en él, que no cabe duda, han sido vertidas con el nivel que amerita el manejo de temas tan sensibles como los tratados. Abogar por los presos de conciencia, reclamar por la ausencia de garantías al debido proceso, rechazar la instrumentalización de la justicia, cuestionar el manejo de la consulta en el Tipnis y llamar a ejercer un control social al uso de la información que provenga del Censo, son parte de una voz que ayuda a fortalecer la democracia y la institucionalidad. 

martes, 18 de septiembre de 2012

los pastores de la Iglesia Católica piden amnistía para presos, exiliados y refugiados y crear un clima de paz y reconciliación en el escrito Caridad y Verdad


 El Consejo Episcopal Permanente de la Iglesia Católica pidió al gobierno del presidente Evo Morales  amnistía o indulto para presos, exiliados y refugiados políticos bolivianos, con el objetivo de crear un clima de paz y reconciliación.
La solicitud se encuentra incluida en el documento Caridad y Verdad, entregada este lunes a la opinión pública en la Conferencia Episcopal Boliviana.
La propuesta aún no tuvo respuesta oficial, sin embargo se suma a los pedidos de familiares y otras entidades defensoras de derechos humanos, además de partidos políticos de oposición.
“Muchas otras personas, encarcelados, exilados, refugiados políticos, están sufriendo porque no hay garantía de un justo juicio y por la retardación de justicia. Es urgente que el ejercicio de la justicia sea libre de condicionamientos de tipo económico, social y político, no para la impunidad sino para garantizar juicios imparciales que establezcan la verdad de los hechos”, destaca el texto leído por monseñor Oscar Aparicio.
El texto agrega: “Nos permitimos también sugerir, en aras de crear un clima de paz en el país, hacer un gesto de reconciliación, como un indulto o la amnistía a favor de esos hermanos”.  
Organizaciones de derechos humanos recordaron a ERBOL que los pedidos de liberación de presos y perseguidos políticos “antes sólo se dieron en gobiernos dictatoriales y más no en democracia”.
En 1978, el septenio de Hugo Banzer Suárez, un grupo de mujeres mineras encabezadas por la extinta Domitila de Chungara, participaron de una huelga de hambre, para exigir cese la represión y la liberación de presos políticos.
Durante la dictadura de Luis García Meza, grupos de activistas de derechos humanos plantearon cese la represión y la intimidación.
Pensamiento disconforme
El documento de la Iglesia recuerda que en marzo de 2011 –a través de la Carta Pastoral- ya había advertido hechos que ponían en riesgo la vigencia de los derechos humanos y la institucionalidad.
 “Una mirada a fondo a nuestro país muestra que, en la práctica, no sólo algunas personas sienten que van perdiendo libertades, sino que éstas se recortan en muchos casos mediante la retardación de justicia, la intimidación y el uso inicuo de la coerción estatal y del aparato judicial, creando un clima de inseguridad personal que provoca el silencio y a veces hasta el abandono de la patria, al no encontrar suficientes garantías de un juicio justo e imparcial dentro de ella ...”, dice el texto.
La curia sustenta su pedido en el sentido que “muchas personas se sienten perseguidas por expresar un pensamiento disconforme con el proyecto político instaurado en el país, y lo más aberrante es que se utilice a la justicia para tal cometido”.
El caso del senador de Convergencia Nacional, Roger Pinto, asilado  político por el gobierno de Brasil, reabrió en las últimas semanas el debate sobre una supuesta persecución política en el país. Representantes del oficialista Movimiento Al Socialismo dijeron que el parlamentario “no es un perseguido”, pero sí tiene cuentas pendientes con la justicia.
“Un ejemplo de esta situación general es la demanda judicial que autoridades gubernamentales han instalado en contra de tres medios de comunicación. Nosotros, junto a numerosas voces de la sociedad civil, reafirmamos nuestro rechazo a esta medida y pedimos que se actúe de acuerdo a la vigente Ley de Imprenta”, sostiene.
Finalmente agrega: “Continuar con esa instrumentalización de la justicia resquebraja seriamente las bases democráticas de nuestra convivencia que tanto esfuerzo han costado a muchas personas e instituciones y además proyecta una imagen negativa ante el mundo acerca de la vigencia de los derechos y libertades fundamentales en nuestro país”.
http://www.erbol.com.bo/noticia.php?identificador=2147483964050

domingo, 16 de septiembre de 2012

Benedicto XVI se llegó hasta Beirut para invocar por la Paz y puso bajo la protección de María al pueblo de Siria que está sufriendo una feroz arremetida. cientos de miles se congregaron para saludar al Papa.

en el muelle de Beirut de cara al pueblo B.XVI concelebra la Misa de despedida
El papa Benedicto XVI imploró hoy a Dios y a la Virgen por la paz en Oriente Medio, en especial por Siria, en una misa que se celebró al aire libre en el muelle de Beirut ante centenares de miles de personas.
El santo padre, vestido con una sotana verde, llegó al puerto en el papamóvil, con una de las ventanillas semiabierta, desde donde saludó a los fieles congregados a lo largo de su recorrido, que portaban carteles con mensajes como "Benedicto XVI, te quiero" y banderas del Líbano y de otros países.
A su llegada, Joseph Ratzinger subió al altar blanco en forma de cedro -árbol que simboliza al Líbano- instalado en el muelle, mientras sonaba el himno "Cómo amo tu misericordia", en lengua siriaca, empleada en los rituales maronitas (cristiano de Oriente).
En la homilía, el papa hizo continuas menciones a la situación en la región e instó "a la comunidad internacional y a los países árabes, en su calidad de hermanos, que propongan soluciones viables que respeten la dignidad de cada humano, sus derechos y su religión".
"Ojalá que los hombres comprendan que todos somos hermanos -prosiguió-. María, que es nuestra madre, comprende nuestra preocupación y nuestras necesidades. Con los patriarcas y obispos presentes, pongo a Oriente Medio bajo su protección maternal".
Asimismo, expresó su esperanza de que con la ayuda de Dios se pueda trabajar con ardor en el establecimiento de la paz, "necesaria para una vida armoniosa entre hermanos, cualesquiera que sean los orígenes y las convicciones religiosas".
Para ello, en otro momento de su alocución, Joseph Ratzigner rogó para que Dios dé "servidores de la paz y de la reconciliación en Oriente Medio para que todos puedan vivir pacíficamente y con dignidad".
"Este es un testimonio esencial que deben dar los cristianos, en colaboración con todas las personas de buena voluntad -afirmó Benedicto XVI-. Os pido obrar por la paz, cada uno según su nivel y el lugar donde se encuentra".
Uno de los momentos más importantes del oficio religioso fue la entrega por parte del sumo pontífice a los prelados de la región de la Exhortación Postsinodal (documento final) del Sínodo de Obispos para Oriente Medio, celebrado en 2010, que marca las directrices para las iglesias de la zona en los próximos años.
Ese documento, que fue firmado por el papa el viernes pasado en la sede del Patriarcado maronita en Harissa, al norte de Beirut, recoge las propuestas aprobadas por los obispos en el sínodo, donde rechazaron que se recurra a la Biblia para justificar las "injusticias" y abogaron para que Palestina tenga un Estado propio.
Además, en ese encuentro, en el que participaron 185 prelados, se hizo un llamamiento a la comunidad internacional y a los países de Oriente Medio para que no cejen en la búsqueda de la paz en la zona, un logro que el papa aseguró en su día que es "posible y urgente".
Con las propuestas aprobadas por los obispos y entregadas al papa durante el sínodo, Benedicto XVI preparó la exhortación que ofreció hoy antes de acabar la misa.
Dirigiéndose al papa, antes del comienzo de la ceremonia, el patriarca maronita, monseñor Bechara Rai, auguró en el muelle de Beirut que ese documento "dibujará el mapa para las iglesias (de Oriente Medio) durante esta primavera" espiritual.
El acto, que duró unas tres horas, fue seguido por una multitud de creyentes, venidos de todos los rincones de Oriente Medio, y a los que no disuadieron las altas temperaturas que reinaban hoy en la capital libanesa.
Desde las 04.30 hora local (01.30 hora GMT), muchas personas comenzaron a acudir al muelle para coger un buen sitio en la misa, para la que se necesitaba un permiso especial por cuestiones de seguridad.
Entre los primeros en llegar al puerto estaba el arquitecto Suheil Chahin, que vino de Yunieh, al norte de Beirut, para escuchar las palabras del santo padre.
Chahin recordó que Ratzinger es el tercer papa que pisa el Líbano, tras Juan Pablo II, en 1997, y Pablo VI, en 1964.
"Es indudable que lo que ha dicho (Benedicto XVI) da aliento a los cristianos del Líbano y de Oriente Medio, y nos lleva a no abandonar nuestra tierra, a no tener miedo", dijo a Efe Chahin.
"No hay que olvidar que cuando Cristo comenzó a predicar tenía solo doce apóstoles -subrayó el arquitecto-. Lo mismo pasará en nuestra región, después nos multiplicaremos".
Hoy es la última jornada de la histórica visita del papa al Líbano, la primera a este país en sus siete años de pontificado y la cuarta a Oriente Medio.

sábado, 15 de septiembre de 2012

andar como un hombre cualquiera recomendó Tito Arzobispo sin buscar saludos ni reconocimientos expresó en su homilía durante el Te Deum por el 14 de septiembre en Cochabamba


El arzobispo de Cochabamba, monseñor Tito Solari, exhortó ayer a los cochabambinos y a las autoridades locales y nacionales a desterrar el orgullo y la soberbia, así como Jesucristo que no hizo alarde de su condición de Dios para servir al prójimo, la familia, los vecinos y al pueblo, durante la homilía de acción de gracias (Tedeum) por los 202 años de la gesta libertaria del 14 de septiembre de 1810.
El presidente Evo Morales y el vicepresidente Álvaro García Linera, acompañados de ministros de Estado, asambleistas nacionales y departamentales, el gobernador Edmundo Novillo, el alcalde Edwin Castellanos y representantes gremiales, asistieron a la homilía celebrada en la Catedral Metropolitana por el Arzobispo de Cochabamba.
Monseñor Tito Solari refirió que Cristo actuó como siervo, como hombre cualquiera y como tal se rebajó aún más, sometiéndose incluso a una muerte en la cruz, la más humillante y dolosa, para salvar al hombre, a la humanidad.
“Cuánto nos cuesta a nosotros y a las autoridades andar como un hombre cualquiera en la ciudad, cuánto cuesta no aparentar, no buscar reconocimientos o saludos”, sostuvo y afirmó que actuar con humildad significa cambiar de mentalidad y ser verdaderos cristianos.
“En una fiesta como hoy, en medio de dificultades de la vida, de ver el problema de las familias, en estos grandes sufrimientos, nosotros encontramos una palabra de esperanza en la muerte y resurrección de Jesús”, sostuvo.
El arzobispo Solari dijo que en las fiestas de la efeméride departamental, Dios quiere derramar su amor entre los cochabambinos y los bolivianos para promover una comunidad y una sociedad respetuosa, pacífica y fraterna, de servicio, amor y humildad.
El presidente Evo Morales, ministros de Estado, parlamentarios, autoridades de la Gobernación, del municipio e instituciones de Cochabamba rindieron homenaje a los héroes del 14 de septiembre de 1810, con ofrendas florales, una ceremonia interreligiosa en la plaza principal, una homilía de acción de gracias en la catedral y un desfile cívico en El Prado.
En la ceremonia interreligiosa, los guías espirituales del Consejo Nacional de Amautas ofrecieron k’oa y ch’alla al padre Sol, la madre tierra (Pachamama), los astros y dioses tutelares de los Andes para que bendigan a los bolivianos y a la gestión de gobierno.
A su turno, un total de 12 iglesias evangélicas agradecieron a Dios por la vida y las oportunidades de servicio a los demás, con lecturas bíblicas, cánticos de alabanza, reflexiones sobre la vida y oraciones comunitarias.
En representación de las iglesias evangélicas, el obispo metodista Javier Rojas elevó una oración pidiendo al Creador eterno “que nos una como una gran familia; que Jesús, el resucitado, en un mundo marcado de señales de muerte, nos ofrezca salvación y vida; que el espíritu santo llene nuestros labios para proclamar el idioma solidario del amor”.
La ceremonia interreligiosa, que tuvo participación de las iglesias Católica, Metodista, Evangélica, Luterana, Presbiteriana, Bautista, Ejército de Salvación, Evangélica Luterana, Consejo Latinoamericano, Círculo de Oración, Instituto Superior Ecuménico de Teología y el Consejo Nacional de Guías Espirituales Amautas, concluyó con el abrazo de la paz del Señor Jesucristo entre todos los asistentes.
Desfile cívico militar participativo
Algo más de un centenar de instituciones, entre públicas y privadas de la ciudad y del departamento, correctamente uniformados y enarbolando tricolores, wiphalas y símbolos de Cochabamba, participaron ayer en el desfile cívico militar en homenaje a los 202 años de la gesta libertaria de 1810, que se desarrolló entre las 14:30 y 19:00.
Como no había sucedido antes, el presidente Evo Morales, acompañado del Vicepresidente y su comitiva de ministros y parlamentarios,  además del Gobernador y Alcalde de Cochabamba, resaltaron la participación orgánica de una mayoría de los alcaldes, concejales y juntas vecinales de los municipios provinciales y de organizaciones campesinas regionales como “Las Bartolinas”.
Después de que el Primer Mandatario abandonó el desfile cívico militar, al promediar las 16:00, ingresaron las instituciones públicas y privadas como empresariales, los institutos y unidades educativas particulares y las instituciones militares de formación y los regimientos y unidades militares acantonadas en Cochabamba.
El maestro de ceremonias, Carlos Balderrama, así como el gobernador de Cochabamba, Edmundo Novillo, destacaron la participación del municipio de Arani con un carro alegórico con un horno de barro para hornear panes de todo tamaño y el afamado “Mama Qonqaqui” que obsequiaron a las autoridades del palco de honor y el público asistente.

miércoles, 12 de septiembre de 2012

Gregorio Iriarte con 85 años se siente cansado. problemas de respiración. eso sí respira humildad y sencillez. la U.Católica le distingue como su Doctor Honoris Causa


"Yo llegué a Bolivia en 1964, en un momento de conflicto tremendo, lo que ahora llamamos la Guerra Fría entre EEUU y la URSS. Y, según se decía entonces, el sindicato poderoso, el glorioso, de Siglo XX, era comunista; y, al lado estaba la parroquia de la Radio Pío XII. Había un conflicto no solamente de palabra, realmente era un conflicto con dinamitazos, agresiones, insultos. Yo llegué en ese momento cuando el sindicato y la parroquia no estaban bien”.
Fue una posibilidad para transformar el conflicto en una oportunidad de vida y de trascendencia.
“Resulta que compró el Sindicato una máquina de cine. Yo que llevaba tres meses y tenía una idea de lo que era el comunismo, dije: cómo voy a ir, no puede ser. Pero insistían en que fuera. Al fin fui no con la idea de bendecir, sino de charlar un poco. Bueno, me subieron donde estaban las máquinas; el lugar permanecía medio oscuro; y ahí se encontraban Irineo Pimentel y el gran dirigente Federico Escobar, el Control Minero, y unos dos o tres más. Cuando entré, vi que sobre la máquina de cine había seis botellas de cerveza. Y me quedé así sin pensar. Federico Escobar agachó la cabeza y se sacó su gorro en plan de oración. Yo una cosa les digo: vamos a empezar con las cervezas, porque aquí no va a haber agua bendita. Federico Escobar levanta la cabeza y dice: Si no hay agua bendita tampoco va a haber cerveza. Y allí comenzó un diálogo que terminó de la siguiente manera.
Él dijo y es verdad: Padre: ¿La bendición usted cree que solamente es para bendecir lo bueno? No, la bendición sobre todo es para corregir lo malo, para orientar. Para eso le hemos llamado a usted, es su obligación. Total, me convenció, hubo agua bendita y hubo cerveza. Y surgió una amistad. Y dijimos: vamos a trabajar juntos por la gente, por la justicia social. Y desde entonces hemos sido muy amigos. Yo después le tuve que salvar a él, porque le perseguían, le llevamos hasta Chile”.
¿Acaso entonces fue la realidad minera y las circunstancias políticas del país que indujeron al padre Iriarte a su compromiso contra la violencia y la injusticia?
“No, yo creo que ya lo traía. Soy hijo de un obrero y cristiano”.
Su compromiso de descifrar la injusticia social se advierte en la constancia de sus escritos que, como el emblemático: “Análisis Crítico de la Realidad”, señala a la vez el empeño de los 19 títulos de sus obras escritas, tras la inquietud de revelar el compromiso humano que asume y la realidad social de Bolivia que denuncia con valentía.
De pronto, la respiración de los 85 años del padre Iriarte se torna densa. Está cansado. Le ayudamos con cierta dificultad a entrar a su humilde alcoba donde él ha aniquilado toda ostentación. Destacan los libros y sus archivos. Se sienta en su silla cotidiana. No dice que nos vayamos. Nos mira con ternura y silencioso. Su discreción es sabia. Nos obsequia su libro: “Sé amigo de ti mismo” (2011). Y leemos: La paz interior es la meta de tu vida. Abraza todo lo que tengas a tu lado”.

domingo, 2 de septiembre de 2012

aboga Julio Cardenal Terrazas porque se considere el indulto también en Bolivia, "un mecanismo de perdón" amnistía que puede llevarlos a terminar con los abismos que estamos construyendo. mencionó al TIPNIS y racismo y discriminación que no existen en los tres medios cuestionados por el Gobierno


El cardenal, Julio Terrazas, en su homilía dominical, sugirió a las autoridades de Estado analizar una medida similar a la que aplicó el gobierno de Chile con el indulto para presos.
Ante la retardación de justicia, propuso además una amnistía en beneficio de quienes realmente quieran reinsertarse en la sociedad.
En esta reflexión, el prelado también hizo referencia a temas como el juicio a medios de comunicación y el conflicto del Tipnis y pidió dar “pasos cualitativos en nuestra fraternidad” olvidando todo aquello que nos puede hacernos enemigos.
Dijo que debemos dejar que las enseñanzas de Dios nos reconcilien y  consoliden la anhelada unidad y paz en Bolivia.
“El indulto para esos hermanos nuestros, creo que tiene que ser tomando en serio por nosotros. Hay mucha gente que tiene la justicia retardada, hay mucho amontonamiento de las cárceles, una forma inhumana de vivir. Por qué no pensar en un indulto y abrir las puertas a aquellos que tiene ganas de volver a reiniciar su vida”, sugirió el cardenal.
La autoridad eclesiástica, explicó que la rigurosidad de las normas y la ampliación de nuevas cárceles no va solucionar el conflicto de fondo.
Dijo que la posibilidad de un indulto puede ser un mecanismo de un “verdadero perdón” para todos los que se han equivocado y afirmó que una “amnistía” puede llevarnos a “terminar con los abismos que estamos construyendo” que no permiten un efectivo reencuentro entre bolivianos.
Respecto al tema del racismo y la discriminación, Terrazas explicó que es un problema global que se acrecentado y que está presente en nuestra sociedad y no un “invento” de tres medios de comunicación, por lo que pidió  evitar tener posiciones que enfrenten a unos bolivianos con otros.

“Hay ciertas cosas que viene de lejos, eso del racismo y la discriminación no es un invento de tres medios de comunicación para arruinar la vida de los que están tranquilos. Eso viene de lejos, eso viene casi como parte constitutiva del ser de todos nuestros pueblos donde el racismo y discriminación han reinado”, explicó Terrazas.

Por otro lado, reflexionó respecto al conflicto del Tipnis, el Cardenal resaltó las posiciones que piden no atravesar del corazón de esta reserva.
Dijo que en todo espacio, se debe buscar los espacios de dolor  y de pobreza para llevarles allí, aquello que “dignifica a nuestros pueblos”.

“Esta es una labor que hay que realizarla no sólo en Tipnis sino en todos los lugares donde se está  depredando la naturaleza”, dijo.