Páginas vistas en total

jueves, 24 de mayo de 2007

24 de mayo, fiesta de María Auxiliadora

Patrona de Juan Bosco, la tuvo presidiendo todos los actos de su vida, su bautizo, su primera comunión, su ordenación sacerdotal, sus primeras lecciones de catecismo al lado de niños pobres y desvalidos. La Auxiliadora estuvo siempre allí, desde que albergó a los cuatro primeros en la humilde casita de Piamonte donde vivía junto a su anciana madre, hasta fundar la primera casa, los primeros talleres, las primeras casas de formación desde donde envió misioneros a todo el mundo. Juan Bosco está entonces asociado al nombre de María Auxilio de los Cristianos, la misma que ayudó en las luchas por reconquistar los lugares sagrados, a conservar la fe, a superar las dificultades. La Auxiliadora inspiró la vida de santidad y grandeza del que fuera campesino, deportista y practicante de "la magia" para entretener a los menores. Este día, no se borra jamás de nuestra mente, ni sus cantos: "venid y vamos todos con flores a porfía, con flores a María, que madre nuestra es.."

miércoles, 23 de mayo de 2007

Aclara Benedicto XVI sus palabras de Brasil

Lo dicho en Aparecida por el Papa respecto de la religiosidad de los pueblos latinoamericanos anteriores a Colón, provocó cierta susceptibilidad en Venezuela y Bolivia cuyos presidentes se sintieron aludidos y reaccionaron con vehemencia. Por ello la explicación del Pontífice alcanzó gran repercusión:

Después de la molestia que generó en grupos indígenas las palabras de Benedicto XVI cuando afirmó que la evangelización de América "no supuso en ningún momento una alienación de las culturas precolombinas, ni fue una imposición de una cultura extraña", el pontífice aclaró sus dichos.

La máxima autoridad de la Iglesia Católica precisó que el cristianismo se abrió camino en América Latina "dialogando" con las culturas precolombinas y que la "gloriosa" evangelización no puede olvidar "los sufrimientos y las injusticias infligidas por los colonizadores a las poblaciones indígenas".

Ante unas 50.000 personas que asistieron hoy en la plaza de San Pedro del Vaticano a la audiencia pública, el Papa revisó sus dichos en la V Conferencia general del Episcopado Latinoamericano y del Caribe (CELAM).

Benedicto XVI manifestó que el cristianismo se abrió camino en ese continente "dialogando con las ricas tradiciones precolombinas y después con las múltiples influencias europeas y de otros continentes".

"Cierto, el recuerdo de un pasado glorioso no puede ignorar las sombras que acompañaron la obra de evangelización del continente latinoamericano. No se pueden olvidar los sufrimientos y las injusticias infligidas por los colonizadores a las poblaciones indígenas, muchas veces pisoteadas en sus derechos más fundamentales", afirmó Benedicto XVI.

Agregó que la "debida mención de esos crímenes injustificables, crímenes ya condenados por misioneros como fray Bartolomé de las Casas y de teólogos como Francisco de Vitoria de la Universidad de Salamanca, no debe impedir reconocer con gratitud la maravillosa obra realizada entre aquellas poblaciones en el curso de estos siglos".

El Papa Ratzinger señaló también que el Evangelio en estos cinco siglos en el continente americano se ha convertido en un elemento de identidad de los pueblos latinoamericanos y que hoy esa identidad católica es la "respuesta más adecuada" para hacer frente a la globalización.

Con respecto a su reciente viaje a Brasil, el pontífice recordó su encuentro con los jóvenes en Sao Paulo. Afirmó que ellos son el futuro y fuerza vital para la Iglesia y les reiteró hoy que sean apóstoles de sus coetáneos y a tener en gran estima el matrimonio y el camino que conduce al mismo, "en la castidad y en la responsabilidad".

Según encuestas publicadas en los días previos a la visita (del 9 al 14 de mayo), el 79 por ciento de los jóvenes brasileños aprueba las relaciones prematrimoniales y está a favor del uso de los preservativos.

Benedicto XVI reiteró hoy la necesidad que tiene América Latina de una nueva evengelización.

Hablando en español, el Papa manifestó que su viaje ha sido muy enriquecedor y que los obispos y sacerdotes deben dar un nuevo impulso a la nueva evangelización al estilo de la primitiva comunidad cristiana, preservando en la catequesis y la vida sacramental y en la práctica de la caridad.

Como es habitual en las audiencias, además de hablar en diferentes idiomas, también saludó a los fieles presentes de los diferentes países. En español tuvo palabras de aliento para los presentes de España, México, El Salvador, Guatemala y otras naciones latinoamericanas.

jueves, 17 de mayo de 2007

Anuncian la conversión de Blair al Catolicismo

En realidad al ser su esposa e hijos miembros militantes de la Iglesia Católica, Tony Blair, primer ministro británico hasta el próximo 27 de junio, ingresará formalmente al catolicismo, al que pertenece de hecho. Nacido en al anglicanismo a que pertenecen la mayoría de los ingleses, Blair al parecer está maduro para el cambio, según nos lo revela hoy ACI (agencia de la Iglesia Católica):

LONDRES, 17 May. 07 / 03:20 pm (ACI).- El diario británico The Times anticipó que el Primer Ministro de Inglaterra, Tony Blair, se convertiría a la fe católica después de dejar su cargo este 27 de junio.

La publicación informa que desde hace un buen tiempo Blair, que es anglicano, asiste a Misa dominical con su esposa e hijos, todos ellos católicos, y recogió una conversación privada entre los amigos de Blair y el sacerdote que celebra la Eucaristía para su familia cada semana en su residencia de Downing Street.

Según el diario, el Padre Michael Seed, confió a algunos amigos del premier que es muy probable que el político dé ese paso. Entrevistado por The Times, el Padre Seed no quiso asegurar la conversión de Blair, sin embargo explicó que el político “ha ido a Misa todos los domingos. Va solo cuando está en el extranjero, y no se limita a hacerlo cuando está en compańía de su esposa y sus hijos”.

Sin embargo, un portavoz de Downing Street reiteró que Blair “sigue siendo miembro de la Iglesia anglicana”.

En Inglaterra. el Act of Settlement de 1701 que regula la sucesión, prohibió “para siempre” a los católicos, o casados con católicos, ocupar el trono de Inglaterra. Sin embargo, el Acto de Emancipación Católica de 1829 permitió a los católicos ingresar como diputados en el Parlamento y ocupar cualquier cargo político excepto el de monarca, lord canciller, regente y lord teniente de Irlanda, entre otros.

domingo, 13 de mayo de 2007

Renuncia nuestro Párroco


Monseñor Lars Cavallín que fuera nombrado Párroco de Cristo Rey, en Gotemburgo, Suecia hace 9 meses acaba de renunciar por motivos de salud. El primero de junio dejará la parroquia, su sucesor el sacerdote Tobías Unnerstål, quién se encontraba en Estados Unidos realizando un curso largo de doctorado eclesiástico, llegará a Gotemburgo el 12 de junio, aunque su presentación oficial en la parroquia tendrá lugar recién en el Otoño venidero. Monseñor Cavallín, presbítero de nacionalidad sueca que realizó estudios de especialización en Liturgia e Historia de la Iglesia Católica en el Vaticano recibió un transplante de corazón hace algunos años y no obstante dar por sabido que podría dejar su tarea apostólica en Gotemburgo en cualquier momento, el anuncio de su dimisión fué recibido con pesar, hoy en la Misa Mayor cuando lo anunció ante los parroquianos. Agradeció por la confianza que le mostraron y prometió recordar con alegría los nueve meses que respondió como pastor de esta comunidad tan grande y tan activa. Lars Cavallin estará siempre unido con sos sacerdotes, los diáconos, las hermanas y todos los miembros de la Comunidad y pedirá en el Altar por todos ellos. (En las imágenes Mons. Cavallín concelebrando con el diácono Daniel, acompañando al también monseñor Göran Degen a quién sucedió en la Parroquia y finalmente departiendo en el comedor comunitario después de la Misa Domical)
Posted by Picasa

viernes, 11 de mayo de 2007

Preocupado por la pobreza y la herejía

Con el encuentro mantenido esta tarde con los obispos de Brasil, Benedicto XVI clausura su estancia en la ciudad brasileña de Sao Paolo, ya que dentro de una media hora, viajará a Aparecida, segunda y última etapa de su visita a Brasil. Nuestra compañera Alina Tufani Díaz nos ofrece más datos de cómo serán las próximas hora del Pontífice en Brasil.El encuentro con los obispos brasileños ha tenido lugar en Catedral da Sé, en el centro de la ciudad de Sao Paolo. Allí, más de cuatrocientos obispos esperaban al Papa a su llegada al templo, donde antes de pronunciar su homilía, el Santo Padre ha celebrado las Vísperas en portugués. Seguidamente el Pontífice ha exhortado en su homilía a los miembros del episcopado brasileño a seguir estudiando cada día el Evangelio, a transmitirlo a todas las gentes y a luchar por formar a las clases políticas y empresariales en los valores de la igualdad.En su densa homilía recogida en ocho puntos, el Santo Padre ha lanzado un mensaje directo a los obispos brasileños: “El Papa ha venido a Brasil para pedir que, tras la Palabra de Dios, todos los Venerables Hermanos en el Episcopado sepan ser portadores de salvación eterna para todos aquellos que obedecen a Cristo (…) No basta con observar la realidad a partir de la fe personal –ha proseguido el Pontífice- es necesario trabajar con el Evangelio en la mano y apoyarse en la auténtica herencia de la Tradición Apostólica, sin interpretaciones motivadas por ideologías racionalistas”. En esta misma línea ha proseguido el Pontífice, señalando a los obispos brasileños la necesidad de redescubrir y apreciar la obediencia a las normas litúrgicas, como “moderadores de la vida litúrgica de la Iglesia”, lo que significa “dar testimonio de la Iglesia misma, una y universal, que se asienta en la caridad”. Benedicto XVI ha reconocido la dificultad por la que atraviesa la Iglesia en los tiempos presentes, a causa de los ataques contra la santidad del matrimonio y de la familia, contra la vida humana, y contra la dignidad del ser humano. Pero confiad, ha dicho el Papa, “la Iglesia es santa e incorruptible” (cfr Ef 5, 27), como decía san Agustín: “La Iglesia vacilará, si vacila su fundamento; pero podrá ¿vacilar Cristo? Visto que Cristo no vacila, la Iglesia permanecerá intacta hasta el fin de los tiempos” (Enarrationes in Psalmos, 103, 2, 5; PL 37, 1353). Y centrándose en los problemas que afligen a Brasil, el Papa ha señalado la cuestión de los católicos que abandonan la vida eclesial. “Parece claro que la causa principal de este problema –ha dicho el Papa- pueda ser atribuida a la falta de una evangelización en la que Cristo y su Iglesia estén al centro de toda dilucidación”, porque las personas más vulnerables al proselitismo son aquellas que tienen una fe débil. Por lo tanto hay que transmitir los valores de la fe con el Evangelio en la mano.Otra de las cuestiones que más preocupa a los miembros del episcopado brasileño es la desigual distribución de la riqueza. “Es necesario –ha dicho el Papa al respecto- formar en las clases políticas y empresariales un espíritu genuino de veracidad y de honestidad. Aquellos que juegan un papel de liderazgo en la sociedad tienen que intentar prever las consecuencias sociales, directas e indirectas, a breve y largo plazo, de las propias decisiones, actuando según criterios de maximización del bien común, en vez de buscar beneficios personales”.El Papa ha saludado los obispos brasileños con una petición: “Que prosigáis y trabajéis siempre, como ya estáis haciendo, en la concordia, teniendo como fundamento una comunión que en la Eucaristía encuentra su momento culminante y su manantial inagotable”. Precisamente los obispos han mostrado su deseo de seguir trabajando en este sentido al finalizar la Asamblea Plenaria del Episcopado Brasileño dedicada al tema “Hacia la Conferencia de Aparecida”. Alina Tufani Díaz desde Brasil ha podido entrevistar al respecto al arzobispo de Aparecida y al de Sao Paolo.

miércoles, 9 de mayo de 2007

Programa del Papa en Brasil. (viernes, sábado y domingo)

Día 11 de mayo (viernes)

A las 9:30 horas: Misa multitudinaria en el Campo de Marte. Se realizará la canonización del beato Fray Galvão, el primer santo de origen brasileño.
16:00 horas: Reunión con el episcopado brasileño, en la Catedral Sé en São Paulo.
Dos horas después partirá en helicóptero rumbo a Aparecida, donde se hospedará en el Seminario Buen Jesús.

Día 12 de mayo (Sábado)

visitará el centro de rehabilitación para adictos Hacienda de Esperanza de Guaratinguetá donde a las 10:45 horas locales se reunirá con los pacientes y el personal sanitario.
Almuerzo con los directivos de la V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano y el Caribe en el Seminario Buen Jesús de Aparecida.
A las 18:00 horas: Visitará el Santuario de Aparecida donde rezará el Rosario y se reunirá con sacerdotes, religiosos, seminaristas y diáconos.

Día 13 de mayo (domingo)

A las 10:00 horas: Misa de Apertura de la V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano y del Caribe en la explanada del Santuario de Aparecida.
Por la tarde, , a las 16:00 horas locales llegará a la Sala de Conferencias del Santuario, donde ofrecerá un discurso en la Sesión Inaugural de la V Conferencia General.
Esa noche se trasladará en helicóptero desde el helipuerto del Santuario de Aparecida hasta el aeropuerto internacional de São Paulo/Guarulhos, donde se celebrará la ceremonia de despedida y partirá de regreso a Roma.
Los trabajos de la V Conferencia, en Aparecida, continuarán hasta el 31 de mayo.

El Papa es esperado en Sao Paolo

SAO PAULO, 09 May. 07 / 09:51 am (ACI).- La expectativa se incrementa conforme se acerca el momento en que el Papa Benedicto XVI haga su arribo al aeropuerto internacional de Sao Paulo-Guarulhos previsto para las 16:30 (hora de Brasil), tras haber partido de Italia esta mańana a las 9:00 (hora de Roma) y haber recorrido nueve mil 477 kilómetros en doce horas y media de vuelo.

El Santo Padre viaja acompańado por el Secretario de Estado Vaticano, Cardenal Tarcisio Bertone; uno de los presidentes de la V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano y del Caribe, Cardenal Giovanni Battista Re, Prefecto de la Congregación para los Obispos y Presidente de la Pontificia Comisión para América Latina; el ex Arzobispo de Sao Paulo y actual Prefecto de la Congregación para el Clero, Cardenal Claudio Hummes; y el Prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos –que pronunciará la petición en el rito de canonización de Fray Galvao– , Cardenal José Saraiva Martins.

Tras ser recibido por el Presidente de Brasil, Luiz Inacio Lula da Silva, el Pontífice pronunciará un discurso durante la ceremonia de bienvenida. Posteriormente, se trasladará en helicóptero al Campo de Marte, en Sao Paulo, donde será recibido por las autoridades locales.

Seguidamente, a las 18:00 se trasladará en papamóvil al Monasterio de San Bento, donde pernoctará durante su estancia en esta ciudad. Después de un momento de oración en la capilla del monasterio, el Papa saludará y bendecirá desde el balcón a las personas allí congregadas.

Este viaje apostólico, que se prolongará hasta el 14 de mayo, es el sexto y primero intercontinental de Benedicto XVI. Se prolongará hasta el 14 de mayo, después que inaugure, el sábado 13 de mayo, la V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano y del Caribe en el Santuario mariano de Aparecida, en el estado de Sao Paulo.

martes, 8 de mayo de 2007

El Papa Benedicto XVI en vuelo a Brasil

Rápidamente pasó el tiempo y el Pontífice inicia en horas más su primera visita al Continente de la Esperanza. Ya es esperado en Brasil, el inmenso país católico donde tendrá una vivencia con los diferentes grupos de la Comunidad Nacional.

A pocas horas del arribo del Papa Benedicto XVI a Brasil, en la que constituye su primera visita a América Latina, se ultiman los detalles para recibir al Santo Padre.

El Monasterio de San Benito acogerá al Papa en su visita a Brasil. En los últimos días, el movimiento ha sido constante con tareas de pintura, arreglos de telas y flores.

Asimismo, se ultiman los detalles del altar en el Campo de Marte donde el Papa canonizará a Frei Galvao, el primer santo nacido en Brasil, y en el estadio de Pacaembu, donde se reunirá con miles de jóvenes.

Sobre este último encuentro, el periodista italiano Ignazio Ingrao anticipó a la BBC que se espera un discurso “mucho más exigente, principalmente, desde el punto de vista moral. El Papa está tratando de construir una relación nueva, diferente con la juventud. Dice cosas difíciles, pero usa palabras simples con gran poder comunicativo”.

En Aparecida el trabajo es también intenso. Este pequeńo pueblo que acoge al santuario del mismo nombre recibirá este fin de semana a Benedicto XVI. La ciudad, de ocho mil habitantes, recibirá también a todos los participantes de la V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano y el Caribe, motivo central del viaje papal.

En el santuario mariano se encuentra la imagen de Nuestra Seńora de Aparecida, una Virgen morena que es considerada la madre de todos los brasileńos.

Expectativa
En las calles de Sao Paulo se percibe gran expectativa por la llegada del Papa. La sala de prensa ya empezó a repartir las acreditaciones entre los cientos de periodistas que han llegado de todo el mundo para cubrir el evento.

“Espero que el Papa pueda traer un poquito mas de paz para el país. Porque tenemos mucha violencia y falta de valores. Eso es lo que esperamos que traiga paz. Los brasileros estamos muy contentos de que el Papa esté aquí en Brasil”, sostiene Simone Castro de Souza, una feligresa de 29 ańos.

Leandro Martins, un laico de 25 ańos, comparte esta idea. “Es muy bueno que nos visite el Papa porque Brasil es un pueblo de mayoría católica y de mucha tradición católica. Los brasileros estamos yendo a Aparecida y espero que podamos mejorar nuestros valores que hemos ido perdiendo a lo largo de los ańos”, afirma.

Para otros, como Ana Claudia Caili, de 33 ańos, la llegada de Benedicto XVI despierta recuerdos. “Es muy bueno que el Papa Benedicto XVI venga por primera vez a Brasil, ya que Juan Pablo II vino cuando yo era muy pequeńa pero lo recuerdo con muchísima alegría. Este Papa trae mucha esperanza a nuestro país”, manifiesta.

lunes, 7 de mayo de 2007

"...como Yo os he amado..."

Texto. Juan 13, 31-33a. 34-35

Cuando salió Judas del cenáculo, dijo Jesús: "Ahora es glorificado el Hijo del
hombre, y Dios es glorificado en él. Si Dios es glorificado en él, también Dios
lo glorificará en sí mismo: pronto lo glorificará. Hijos míos, me queda poco de
estar con vosotros.Os doy un mandamiento nuevo: que os améis unos a otros; como
yo os he amado, amaos también entre vosotros. La señal por la que conocerán
todos que sois discípulos míos será que os amáis unos a otros.
Jesús, mesías de amor.
Éste es quizá el rasgo fundamental de su vida, como ha destacado desde la psicología A. Vázquez: «Jesús aparece como un hombre atrayente para quienes le escuchan y se abren a su mensaje, creyéndole como a un auténtico testigo de Dios que tiene derecho a ser creído y amado. Esto último nos extrañó encontrarlo ya en el testimonio extra-evangélico de Flavio Josefo: “los que le habían dado su afecto al principio no dejaron de armarlo”. Y Pablo añade algo que nunca habíamos leído: «Me amó y se entregó a sí mismo por mí» (Gal 2, 20).Desde ese fondo, A. Vázquez añade que la mejor categoría para entender a Jesús es la paradoja: «En realidad, la religiosidad de Jesús tiene un estilo peculiar, único y, en cierto modo, desconcertante, para dar cuenta de la cual sólo esa figura retórica, llamada paradoja, utilizada a múltiples niveles, es capaz de balbucear». Desde ese fondo queremos destacar algunos de los rasgos paradójicos del amor de Jesús:
1. Amor que se recibe, amor que regala.
Jesús ama recibiendo la vida que le ofrecen los hombres (especialmente sus padres). El mismo Verbo de Dios, que según la tradición cristiana habita en un misterio trascendente, emerge a la existencia humana en un contexto de amor y de familia, de historia, de esperanza y de proyecto de los hombres: participa de su carne y de su sangre, de su llanto y de su misma realidad rota y quebrada. Por eso se emociona con los niños (Me 9, 36), llora con las viudas (Lc 7, 13), acoge a las mujeres con ternura (Lc 8, 1 s), saborea la amistad de los amigos (Lc 22, 15 s). De esa forma convierte Jesús el amor recibido en fuente amor activo: quien mucho ha recibido mucho ha de entregar. Así se muestra de manera radical en su vida: ofrece a manos llenas lo que tiene, lo que sabe, lo que puede. Lo realiza de una forma total, sin egoísmos. Y al hacerlo así emerge el milagro: el mismo amor de Dios se hace presente por el don de amor de Jesucristo. Va expandiendo curación donde hay dolor, esperanza donde anida el desencanto, alegría en la tristeza, exigencia donde sólo existe miedo de entregarse, consuelo y vida abierta donde habita la impotencia. En esa línea, más allá de aceptar y el entregarse, más allá de encarnación y donación, va emergiendo el gran misterio: la comunión o vida como encuentro. Jesús afirma en Jn 11, 50 s que ha venido a la tierra con el fin de «reunir a los dispersos de Israel» y suscitar entre los hombres la familia nueva de los santos. Su paso va creando nuevo hogar, como existencia compartida, una gran fraternidad de hombres libres que viven el misterio del amor y la esperanza, caminando juntos en búsqueda y misterio (cf. Mc 3, 31 ss). Así puede anunciar con voz solemne el año del encuentro universal: la reconcilia¬ción y fraternidad, el don del reino (cf. Lc 4, 18 ss). Por eso, el signo de Jesús es el hogar de comunión de unos amigos, una nueva familia de hombres libres que se expande y va creciendo, fraternidad en la que todos tienen sitio, asumidos, respetados, potenciados en un gran banquete donde libremente participan, en la boda de la fiesta y alegría del Dios que es comunión y engendra comunión entre los hombres. (Este delicado texto aparece en Periodista Digital. Suplemento religioso)

domingo, 6 de mayo de 2007

En éste mes de Mayo

 

La devoción mariana está extendida al mundo entero. La Iglesia ha querido que durante 30 días tengamos presente la imagen de la Madre de Dios y recordemos que por intermediación podemos alcanzar todas las gracias que le pidamos a su Divino Hijo. Pidamos tener fe, y que la tengan nuestros hijos, y los hijos de nuestros hijos. Con la fe en Dios, está la caridad y el amor y la comprensión y tener en cuenta los valores eternos de amistad con Dios (la gracia), de la unión de la familia, del amor filial de padres a hijos y de hijos a padres, y el estricto cumplimiento de los deberes con generosidad y lealtad y constancia. El poema adjunto nos sirva de inspiración.
Posted by Picasa

sábado, 5 de mayo de 2007

El Papa insta al diálogo a Irán

Benedicto XVI señala al ex-presidente de la República Islámica de Irán la necesidad de un diálogo sereno entre culturas dirigido a superar las graves tensiones que caracterizan nuestro tiempo

Viernes, 4 may (RV).- Benedicto XVI ha recibido esta mañana en audiencia a Seyyed Mohammad Khatami, ex-presidente de la República Islámica de Irán, y séquito. El presidente iraní se ha reunido a continuación con el secretario de Estado, cardenal Tarcisio Bertone y mons. Dominique Mamberti, secretario para las Relaciones con los Estados.

Entre los temas tratados en estos encuentros, según el comunicado de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, se ha dado especial relieve a la importancia de un diálogo sereno entre las culturas, dirigido a superar las graves tensiones que caracterizan nuestro tiempo y a la promoción de una futura colaboración al servicio de la paz y el desarrollo de todos los pueblos. También se ha tratado el tema de las condiciones y los problemas de las comunidades cristianas en Oriente Medio y en Irán.

En cuanto a la situación en Oriente Medio, se ha subrayado por ambas partes la necesidad de iniciativas enérgicas por parte de la Comunidad Internacional, como la que se está desarrollando actualmente en el encuentro de Sarm-el-Sheihk, encaminadas a reanudar unas negociaciones serias, y que tengan en cuenta los derechos e intereses de todos, respetando la legalidad internacional y con el convencimiento de que es necesario reconstruir la confianza recíproca.

Precisamente ayer y hoy ha tenido lugar en Roma un Congreso sobre “El diálogo intercultural, un reto para la paz”, organizado en colaboración con la Asociación Internacional para el Arte Cristiano “Anastasis” y la Pontificia Universidad Gregoriana y el Instituto de Estudios sobre “Religión y Cultura”, y la embajada de Irán ante la Santa Sede, patrocinado por el ayuntamiento de Roma y el Ministerio de Asuntos Exteriores.

viernes, 4 de mayo de 2007

Mes de Mayo, mes de María

«Para que, siguiendo el ejemplo de la Virgen María, todos los cristianos, siempre atentos a los signos del Señor en su propia vida, se dejen guiar por la Palabra de Dios». Es la Intención general para el Apostolado de la Oración que presenta Benedicto XVI este mes de mayo, dedicado a la Madre de Dios.

Exhortación que el Santo Padre no se cansa de repetir.... «¡Pidamos a la Virgen María que nos ayude a seguir a Jesús, saboreando cada día la alegría de penetrar cada vez más en su misterio!» (Benedicto XVI Ángelus, Domingo 15 de enero de 2006)

Buscar y encontrar a Cristo, manantial inagotable de verdad y de vida: la palabra de Dios nos invita a reanudar.... este camino de fe que nunca concluye: «Maestro ¿dónde vives?», preguntamos también nosotros a Jesús. Y Él nos responde: «Venid y lo veréis». Para el creyente es siempre una búsqueda incesante y un nuevo descubrimiento. Porque Cristo es el mismo ayer, hoy y siempre, pero nosotros, el mundo y la historia no somos nunca los mismos. Es Él el que viene a nuestro encuentro para donarnos su comunión y la plenitud de la vida.

Y para profundizar en la Intención general a la que invita Benedicto XVI, le pedimos que nos acompañe idealmente con su Encíclica Dios es Amor: ( 41) «Entre los Santos, sobresale María, Madre del Señor y espejo de toda santidad. El Evangelio de Lucas la muestra atareada en un servicio de caridad a su prima Isabel, con la cual permaneció « unos tres meses » (1, 56) para atenderla durante el embarazo. « Magnificat anima mea Dominum », dice con ocasión de esta visita —« proclama mi alma la grandeza del Señor »— (Lc 1, 46), y con ello expresa todo el programa de su vida: no ponerse a sí misma en el centro, sino dejar espacio a Dios, a quien encuentra tanto en la oración como en el servicio al prójimo; sólo entonces el mundo se hace bueno.

María es grande precisamente porque quiere enaltecer a Dios en lugar de a sí misma. Ella es humilde: no quiere ser sino la sierva del Señor (cf. Lc 1, 38. 48). Sabe que contribuye a la salvación del mundo, no con una obra suya, sino sólo poniéndose plenamente a disposición de la iniciativa de Dios. Es una mujer de esperanza: sólo porque cree en las promesas de Dios y espera la salvación de Israel, el ángel puede presentarse a ella y llamarla al servicio total de estas promesas. Es una mujer de fe: « ¡Dichosa tú, que has creído! », le dice Isabel (Lc 1, 45).

El Magníficat —un retrato de su alma, por decirlo así— está completamente tejido por los hilos tomados de la Sagrada Escritura, de la Palabra de Dios. Así se pone de relieve que la Palabra de Dios es verdaderamente su propia casa, de la cual sale y entra con toda naturalidad. Habla y piensa con la Palabra de Dios; la Palabra de Dios se convierte en palabra suya, y su palabra nace de la Palabra de Dios. Así se pone de manifiesto, además, que sus pensamientos están en sintonía con el pensamiento de Dios, que su querer es un querer con Dios. Al estar íntimamente penetrada por la Palabra de Dios, puede convertirse en madre de la Palabra encarnada.

María es, en fin, una mujer que ama. ¿Cómo podría ser de otro modo? Como creyente, que en la fe piensa con el pensamiento de Dios y quiere con la voluntad de Dios, no puede ser más que una mujer que ama. Lo intuimos en sus gestos silenciosos que nos narran los relatos evangélicos de la infancia. Lo vemos en la delicadeza con la que en Caná se percata de la necesidad en la que se encuentran los esposos, y lo hace presente a Jesús. Lo vemos en la humildad con que acepta ser como olvidada en el período de la vida pública de Jesús, sabiendo que el Hijo tiene que fundar ahora una nueva familia y que la hora de la Madre llegará solamente en el momento de la cruz, que será la verdadera hora de Jesús (cf. Jn 2, 4; 13, 1). Entonces, cuando los discípulos hayan huido, ella permanecerá al pie de la cruz (cf. Jn 19, 25-27); más tarde, en el momento de Pentecostés, serán ellos los que se agrupen en torno a ella en espera del Espíritu Santo (cf. Hch 1, 14).

42. La vida de los Santos no comprende sólo su biografía terrena, sino también su vida y actuación en Dios después de la muerte. En los Santos es evidente que, quien va hacia Dios, no se aleja de los hombres, sino que se hace realmente cercano a ellos. En nadie lo vemos mejor que en María. La palabra del Crucificado al discípulo —a Juan y, por medio de él, a todos los discípulos de Jesús: « Ahí tienes a tu madre » (Jn 19, 27)— se hace de nuevo verdadera en cada generación. María se ha convertido efectivamente en Madre de todos los creyentes. A su bondad materna, así como a su pureza y belleza virginal, se dirigen los hombres de todos los tiempos y de todas las partes del mundo en sus necesidades y esperanzas, en sus alegrías y contratiempos, en su soledad y en su convivencia. Y siempre experimentan el don de su bondad; experimentan el amor inagotable que derrama desde lo más profundo de su corazón. Los testimonios de gratitud, que le manifiestan en todos los continentes y en todas las culturas, son el reconocimiento de aquel amor puro que no se busca a sí mismo, sino que sencillamente quiere el bien. La devoción de los fieles muestra al mismo tiempo la intuición infalible de cómo es posible este amor: se alcanza merced a la unión más íntima con Dios, en virtud de la cual se está embargado totalmente de Él, una condición que permite a quien ha bebido en el manantial del amor de Dios convertirse a sí mismo en un manantial « del que manarán torrentes de agua viva» (Jn 7, 38).

Como broche de oro para concluir su Encíclica, Benedicto XVI recuerda que «María, la Virgen, la Madre, nos enseña qué es el amor y dónde tiene su origen, su fuerza siempre nueva.» A ella confía la Iglesia y su misión al servicio del amor, con esta oración:

«Santa María, Madre de Dios,
tú has dado al mundo la verdadera luz,
Jesús, tu Hijo, el Hijo de Dios.
Te has entregado por completo
a la llamada de Dios
y te has convertido así en fuente
de la bondad que mana de Él.
Muéstranos a Jesús. Guíanos hacia Él.
Enséñanos a conocerlo y amarlo,
para que también nosotros
podamos llegar a ser capaces
de un verdadero amor
y ser fuentes de agua viva
en medio de un mundo sediento».

jueves, 3 de mayo de 2007

El Papa nos pide rezar por su viaje a Brasil

Audiencia general: el Papa recuerda su próximo viaje pastoral a Brasil para inaugurar la V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano y del Caribe esperando que este encuentro eclesial produzca abundantes frutos

Miércoles, 2 may (RV).- Benedicto XVI ante más de 30 mil peregrinos ha proseguido esta mañana en la plaza de san Pedro sus meditaciones sobre los padres y grandes personalidades de la Iglesia antigua. También este miércoles, como la semana pasada, el Papa ha profundizado en su catequesis de la audiencia general sobre la figura de Orígenes, brillante escritor y teólogo, que vivió a caballo entre el primero y segundo siglo de la era cristiana. Torturado cruelmente durante la persecución de Decio en el año 250, el gran teólogo y padre de la Iglesia murió pocos años después a causa de las heridas sufridas: no tenía aún 70 años.

El Santo Padre ha subrayado dos aspectos de la doctrina de Orígenes que considera primordiales y de gran actualidad. Según Orígenes “el mayor nivel de conocimiento para conocer a Dios deriva del amor. A su parecer, la inteligencia de las Escrituras requiere más que el estudio, la intimidad con Cristo y la oración. Él estaba convencido que la vía privilegiada para conocer a Dios es el amor y que no se puede dar una auténtica ciencia de Cristo sin enamorase de Él.

La segunda enseñanza que nos dejó Orígenes, según Benedicto XVI, se refiere al sacerdocio común de los fieles, que requiere de todos los creyentes pureza y honestidad de vida. Se trata de un camino de perfección en cuya cima se coloca el martirio: significa renunciar a todo para tomar la propia cruz y seguir a Cristo.