Páginas vistas en total

viernes, 27 de julio de 2007

Bolivia vivió un hermoso día de oración

Quién pudiera creerlo que en pleno Siglo XXI de un creciente ateísmo y de menor valoración de la vida religiosa y del poder de la oración, miles, muchos miles de bolivianos llegaron a los templos cristianos (católicos, protestantes y ortodoxos) a orar por el respeto a la persona humana. El texto aparece en El Deber de la pluma de Carmen Pérez Carrillo.

A pocos días de darse a conocer supuestamente la nueva Constitución Política del Estado, una masiva fiesta religiosa se llevó a cabo anoche, en lo que fue denominada la jornada de oración promovida por la Iglesia católica en el atrio de la catedral, donde se vio a líderes de diferentes iglesias entrelazar lazos de hermandad con cantos, oraciones y discursos cargados de esperanza y de paz en defensa de la fe cristiana y la democracia del país.
Representantes de diferentes iglesias, como ortodoxa, anglicana, evangélica y católica pidieron al Gobierno nacional que se elabore una Constitución que garantice el respeto a la dignidad humana, a la libertad y a la justicia social.
Además estuvieron presentes instituciones educativas, sociales y también dirigentes cívicos, autoridades y políticos, que esta vez participaron como oyentes de discursos emotivos de parte de los sacerdotes y pastores que en más de una oportunidad instaron a la unión de los bolivianos y que se respete el derecho a una educación libre y a la libertad de religión.
Las palabras del cardenal Julio Terrazas fueron las de mayor atención entre los presentes.
“Nuestras inquietudes no son un castigo para nadie, son la contribución de Dios que vino a terminar con las esclavitudes”, expresó el prelado haciendo mención a que cualquier declaración o documento que atañe al pueblo debe basarse en valores irrenunciables “como lo es la dignidad humana”.
Además la máxima autoridad eclesiástica remarcó que los sentimientos de odio no permiten la unidad que tanto se pregona entre los líderes y gobernantes.
“No nos encerremos en pequeños castillos de odios y venganzas”, sostuvo el cardenal. Así mismo indicó que nadie puede ‘silenciar’ el derecho a la fe cristiana. Por último pidió que se ore por los hombres y mujeres que están elaborando la Constitución.
Para el laico Franz Valdez, el derecho a la educación es irrefutable. “La educación no será de un Estado, ni de un Gobierno ni de una persona, ya que es un derecho que tiene toda persona”, sostuvo el católico.
Seguidamente el padre Hugo Ara remarcó que la fe cristiana nunca deberá ser limitada y que debe prevalecer la libertad religiosa en la nueva Carta Magna.
Por su parte el pastor evangélico Federico Paz sostuvo que todos los creyentes tienen la misión de orientar al país y también instó por la unidad de los pueblos.

En el país


Cochabamba
Pedido por la unidad del país
El pedido por un país unido, fraterno y solidario fue el mensaje que el arzobispo de Cochabamba, monseñor Tito Solari, emitió ayer en el marco de la Jornada Nacional de Oración. El evento, convocado por la Conferencia Episcopal Boliviana y que se desarrolló en todo el país, concentró a la población de distintas edades en capillas, parroquias y comunidades cristianas y colegios para ‘orar por el país’./ANF

Gobierno
Hubo acompañamiento
El vicepresidente, Álvaro García Linera, aseguró ayer que varios miembros del gabinete del presidente, Evo Morales, y del Congreso acompañan la jornada de reflexión convocada por la Iglesia católica. Recordó que el Gobierno tiene relaciones amplias y fraternas con las iglesias en general, y con la católica en particular. "Somos respetuosos del pensamiento religioso y de sus actos nobles’, señaló./ANF

Tarija
Iglesia medió en el conflicto
La Iglesia junto con el Defensor del Pueblo ayudaron al acuerdo que ayer se suscribió para levantar el bloqueo campesino que se extendió por nueve días. El obispo de la Diócesis, Monseñor Javier del Río, ponderó el acuerdo entre las partes en conflicto y en nombre de Dios agradeció a los líderes por haber encontrado, mediante el diálogo, el entendimiento necesario para levantar la medida de fuerza./ANF

jueves, 26 de julio de 2007

Reitera la Iglesia su pedido a orar juntos

27 de julio, a las 8.00 en Santa Cruz el Cardenal convocará a la oración que se repetirá en todas las iglesias del país incluyendo a los hermanos protestantes. Iglesia llama a jornada de oración

La Conferencia Episcopal Boliviana (CEB) pidió a los 255 constituyentes que trabajen en el marco del respeto de los derechos fundamentales, buscando la justicia, el bien común y la convivencia pacífica entre los nueve millones de bolivianos.

El vicepresidente de la CEB y arzobispo de la diócesis de La Paz, Edmundo Abastoflor, convocó, en ese marco, a la población en general a sumarse a la jornada de oración de este viernes en procura de contribuir a la paz y la unidad en el país.

El Cardenal Julio Terrazas marcará el inicio de la jornada de Oración, de mañana viernes, con la celebración de una misa en la Catedral de San Lorenzo a las 8:00 para pedir que Dios ilumine a los constituyentes en la redacción del texto constitucional.

El cierre de la jornada será con una celebración fraterna y ecuménica que contará con la participación de la Iglesia Anglicana, Copta Ortodoxa, Metodista y Menonita.

Abastoflor considera que en estos momentos es indispensable que cada uno de los bolivianos se une a esta jornada para hacer un lado los revanchismos, la discriminación, exclusión en procura de avanzar por el sendero de la tolerancia y la cohesión nacional.

La jerarquía católica aclara que no apoya a los cabildos

La jerarquía eclesiástica católica aclaró que la actitud asumida por la arquidiócesis de la capital de la República, que se sumó a la demanda de los chuquisaqueños sobre el traslado de los poderes Ejecutivo y Legislativo, es un hecho estrictamente particular que no expresa la posición oficial de la Iglesia Católica.

Sucre amaneció ayer con el repique de campanas de los templos católicos motivando a la población a sumarse a la concentración denominada por los cívicos y autoridades municipales de "jornada de regocijo" por la capitalidad.

Además, otros sacerdotes participaron de la recolección de fondos para financiar la movilización, según un despacho de la agencia Erbol. Ayer, el secretario general de la Conferencia Episcopal de Bolivia (CEB), Monseñor Jesús Juárez, afirmó a Erbol enfáticamente que aquellas actitudes de la Iglesia en Sucre responden a una posición particular precedida por Monseñor Percy Galván, vicario de la región movilizada que demanda la capitalidad plena. "La iglesia Católica tiene que impulsar la unidad, la fraternidad, el entendimiento, el progreso de las regiones (y en consecuencia) todas las iniciativas que nos lleven a esta finalidad la apoyaremos".

Militares temen enfrentamientos

El Consejo Supremo de Defensa Nacional (Cossdena), exhortó, ayer, a que los cabildos por la defensa y reclamo por la sede de los poderes del Estado (Ejecutivo y Legislativo) "no lleguen a mayores", pues podría derivar en conflictos entre regiones.

"Todos tienen derecho a hacer sus cabildos, es parte de la democracia, lo hizo Santa Cruz, Tarija, Montero, lo hizo La Paz y ahora Sucre, todos tienen derecho a manifestar sus inquietudes y sus necesidades, lo importante que es que esto no llegue a mayores", dijo el secretario general permanente de Cosdena, general José Prudencio, en declaraciones a la agencia de noticias Fides (ANF).

El Alto Jefe Militar ratificó la posición de la entidad de solicitar a la Asamblea Constituyente que la capitalidad no sea debatida en este foro y que en todo caso en uno de los artículos de la nueva Constitución Política del Estado (CPE) se establezca que este tema sea parte de un estudio geopolítico.

Cossdena, semanas atrás, planteó que el traslado de los poderes debe ser analizado desde un punto de vista geopolítico que tome en cuenta aspectos económicos, políticos, sociales y no sólo históricos. De acuerdo con el general Prudencio, de continuar el tema de la capitalidad en debate puede generar un conflicto entre regiones y existe el riesgo de enfrentamientos "sangrientos" entre los bolivianos.

El pasado 20 de junio, a convocatoria del Consejo Mayor de Desarrollo Regional de La Paz, se realizó el cabildo en defensa de la sede de Gobierno. Ayer, le tocó el turno a Sucre, que convocó a otra masiva concentración en inmediaciones del estadio Patria, de esa ciudad.

lunes, 23 de julio de 2007

El Cardenal reitera el 27 como Día de Oración

En su homilía de ayer, el cardenal Julio Terrazas reflexionó sobre la situación social, política y económica del país; sobre los discursos y los hechos. Asimismo, reiteró su invitación a la jornada de oración que se llevará a cabo este viernes.
“Vemos a nuestro pueblo alimentado con la promesa de que todo está mejor y lo vemos caminar cada vez con más problemas para llenar el canasto de pan que necesita la familia”, manifestó.
También se refirió a las concentraciones, “que terminan repitiendo palabras bonitas, pero que nunca llegan a tomar decisiones que realmente convenzan de que algo nuevo está sucediendo entre nosotros”. La semana pasada hubo, en el país, dos cabildos y otro tanto de concentraciones y marchas.
“El Señor nos puede decir, Bolivia, Bolivia, te agitas mucho, ¿por qué te mueves tanto?, hay que elegir la mejor parte, aquélla que nadie nos va a arrebatar (...) nuestra libertad, nuestra dignidad humana, la solidaridad auténtica, la justicia”, agregó.
Terrazas lamentó que en el país se hable de la unidad, cuando crece el desconcierto. “Busquemos el fundamento, la unidad no la produce un chicote ni una amenaza verbal, ni un insulto, la unidad hay que hacerla. El Señor es la fuente de la caridad, del perdón y de la reconciliación”.
Por otro lado, el cardenal recordó: “Antes nos llenaron la ciudad de unos letreros bonitos, que decían ‘Es ley del cruceño la hospitalidad’; ahora parece que es ley del cruceño la agresividad, la hemos cambiado”. Luego, instó a recuperar la hospitalidad que da vida y que está exenta de egoísmos. /TIS

viernes, 20 de julio de 2007

Obispos piden orar por Bolivia el viernes 27

Poco a poco, se va concretando la propuesta de la Iglesia Católica en aquellos temas que tienen que ver con la religión dentro de la Asamblea Constituyente que está ingresando a la fase final de aprobación del trabajo de las comisiones y por ende la redacción de los artículos pertinentes para la nueva Constitución Política.

Los obispos convocaron a los católicos a movilizarse, pero esta vez con el fin de orar el viernes 27 de julio en los templos, capillas, parroquias, colegios y centros de todo el país para que la nueva Constitución reconozca la realidad religiosa del pueblo boliviano, el derecho a la libertad religiosa, el derecho de la educación como bien público y el derecho de los padres a elegir la educación de sus hijos.Asimismo, los representantes de la curia pidieron que se respete la educación pública, de convenio y privada; la educación religiosa como parte de la educación integral; a la Iglesia católica como persona colectiva de derecho público; el deber estatal de protección del matrimonio, la familia y la maternidad; el matrimonio fundado en la unión de varón y mujer y el derecho a la vida desde la concepción hasta la muerte natural.De igual forma, la Conferencia Episcopal de Bolivia recuerda que los cristianos están llamados a dar testimonio de la luz de Cristo, superando la pasividad y la indiferencia.Los pastores esperan de cada uno conciencia de sus valores cristianos y su identidad eclesial, de su derecho y deber de participar en la construcción de una sociedad fundamentada en los valores y derechos humanos y cristianos universalmente aceptados. También pide conciencia para discernir críticamente las propuestas y decisiones de la Constituyente; conciencia para recurrir siempre al diálogo y la oración para hacerse escuchar evitando la tentación de la confrontación y conciencia para defender la dignidad humana, la libertad, la justicia social para hacer de Bolivia "una patria donde no haya amos ni explotadores", como dijo Juan Pablo./ANF

jueves, 12 de julio de 2007

Homosexuales y lesbianas son hijos de Dios

La Iglesia Católica ha emitido un documento oficial de rechazo al matrimonio de homosexuales, contra el aborto y la eutanasia, por la educación religiosa y porque se reconozca su labor de contribución al desarrollo y búsqueda de la identidad de Bolivia. Ofrecemos un adelanto con el texto de El Deber:

La Iglesia católica presentó ayer una propuesta a la Asamblea Constituyente, en la que rechaza el matrimonio entre homosexuales, condena el aborto y la eutanasia; además sugiere que el Estado garantice la educación religiosa, el convenio con los colegios católicos y que se reconozca la contribución de las iglesias cristianas en la formación de la identidad y el desarrollo de Bolivia. La posición fijada por la curia se conoció ayer, a través de un documento divulgado por la Conferencia Episcopal Boliviana (CEP).Los obispos propusieron que en el régimen de familia del nuevo texto constitucional se establezca que “el matrimonio es la unión del amor entre un varón y una mujer con aptitud legal para ello”. Sin embargo, la Iglesia también señala que “las personas homosexuales y lesbianas son hijos de Dios al igual que todos los demás y el Estado tiene el deber de garantizarles las oportunidades de realización profesional y laboral sin discriminación alguna”.De igual forma, pide que se penalice el aborto, la eutanasia y otros delitos que atenten contra la vida. /LV

martes, 10 de julio de 2007

Elementos de santidad también en otras Iglesias Cristianas.
Desde el Vaticano, los comentarios sobre el documento que habla de la singularidad de lo católico, pero también de las otras que profesan su veneración por Cristo Nuestro Señor. Tomar en cuenta para evitar las especulaciones que ya han empezado por interlocutores interesados:
Yo creo que no, porque al reconocer claramente estos elementos de santificación y de verdad que poseen las otras Iglesias, -según dice el Documento, citando el Decreto sobre Ecumenismo del Concilio,el Espíritu de Cristo no deja de servirse de estos elementos que existen en las Comunidades separadas de la Iglesia católica, como instrumentos de salvación, no podemos decir que haya una actitud exclusivista. La Iglesia católica reconoce estos elementos de gracia y de verdad, numerosos elementos, de tal manera que no podemos decir que sea exclusivista en el sentido de que solamente reconozca estos elementos dentro de la Iglesia católica. Eso sería propiamente la actitud exclusivista. La Iglesia católica reflexiona profundamente sobre su identidad con la convicción de que en ella subsiste, de que hay una plena identidad de la Iglesia de Cristo con la Iglesia católica, pero esta identidad no excluye, más aún, incluye de alguna manera estos elementos de santificación y de gracia; por tanto no estamos en una actitud exclusivista.Mucha gente va a decir que la Iglesia es intransigente, pero ¿no es verdad que para un diálogo hay que delimitar lo irrenunciable del anuncio de Cristo?No podemos hablar de intransigencia desde el momento en que nosotros queremos reflexionar sobre la identidad propia. La iglesia no puede renunciar a la reflexión sobre su propia identidad y eso no es una actitud intransigente porque nosotros respetamos siempre la libertad de los demás y reconocemos los valores que existen en los demás, lo que pasa es que la Iglesia no puede renunciar a sí misma. La iglesia tiene que profundizar siempre sobre su misma identidad y a esa identidad no puede renunciar, sería una infidelidad a Cristo renunciar a la propia identidad de la Iglesia Católica.Yo lo formulo en Radio Vaticano diciendo que si el mensaje de Cristo defiende el amor al hombre y renunciamos a él, la Iglesia dejaría de ser dogmática, pero entonces nos perderíamos en los relativismos que denuncia Benedicto XVI.La Iglesia Católica no puede renunciar a sus principios, no puede renunciar a sus dogmas de fe. No por una actitud dogmática en el sentido negativo de la palabra, sino por fidelidad a sí misma, por fidelidad al Señor, a la revelación que Dios nos ha hecho de sí mismo. Hay unos principios doctrinales, hay unos principios morales que la Iglesia tiene que defender siempre por respeto y por fidelidad a Dios nuestro Señor y a las enseñanzas de Jesucristo. Si la Iglesia defendiendo estos principios es considerada por algunos como dogmática en sentido negativo de la palabra, entonces nosotros tenemos que procurar hacer ver cómo estos principios no se cierran nunca al diálogo; que la Iglesia trata de explicar, también con argumentos de razón, que estos principios son los que tratan de defender al hombre, de que el hombre no sea manipulado, de que el ser humano sea siempre respetado en su integridad y en su dignidad, esa dignidad que Cristo nos enseña a reconocer en cada uno de nuestros hermanos. No olvidemos que el Señor nos dice que Él está presente en los pobres, “en sus hermanos pobres”. Por consiguiente, la Iglesia tiene que ser firme y no puede dejar de ser firme en el mantenimiento de estos principios, por fidelidad a Dios y a sí misma. Eso no es una actitud intransigente… Intransigente es cuando no hay diálogo, cuando nos cerramos a reconocer las razones de los demás y la Iglesia nunca se cierra al diálogo, nunca se cierra a reconocer lo que pueda haber de justo en el razonamiento y en las verdades y en las opiniones de los demás… A eso nunca nos cerramos. No. Pienso que la Iglesia no quiere cerrarse a esto.

domingo, 8 de julio de 2007

Los niños son los predilectos en la Iglesia de Dios.
(De periodista Digital, suplemento religioso)
Jesucristo trae el reino de los humildes, no es un reino de ricos, ni de grandes y poderosos. Es una concepción distinta. En el reino de Dios, los parámetros son muy diferentes a los concebidos en este mundo de los hombres:
"El que se haga pequeño, como un niño, es el más grande en el reino de Dios" (Mt 18, 4).
Los últimos son los primeros. Por eso Jesucristo, que es el primero, se hizo el último, se hizo la nada, un nadie (Flp 2,7), para hacer algo -para hacer mucho- al que es nadie y pequeño. Y por eso, San Pablo se llamaba a sí mismo "el menor" (elajistos), "el más insignificante" (elajistoi) (Ef 3, 8) y San Francisco de Asís, el evangelio viviente, era "el mínimo", el padre de una comunidad de mínimos, que eligió la "minoría" como signo y distintivo de los frailes menores.
En el reino de Dios lo más importante es lo más pequeño, como el grano de mostaza, la semilla más pequeña que se hace luego el arbusto más grande (Mt 13,32), o como el poco de levadura que hace fermentar a toda la masa (Mt 13,33; 1 Cor 5,6; Gal 5,9), o como el pequeño timón que dirige una nave grande (Sant 3.4 5). Lo débil es enaltecido (Lc 1,52); y, en el cuerpo de Jesucristo, que es la Iglesia, "los miembros más débiles son los más necesarios" (I Cor 12,22); en la Tierra Prometida, Belén, un pueblo bien chico, es una de las principales ciudades de Judá (Mt 2, 6). El Dios de la Biblia, "es el Dios de los humildes, socorro de los oprimidos, protector de los débiles, defensor de los abandonados, salvador de los desesperanzados" (Jdt 9,11), "Levanta del polvo al indigente, saca al pobre del estiércol" (Sal 113, 7). Por eso, "cuanto más grande seas, más te has de bajar

viernes, 6 de julio de 2007

El Papa firmó el decreto que declara beato a Ceferino Namuncurá
El papa Benedicto XVI firmó hoy el decreto que declara "beato", primer paso en el camino de la santidad, al mapuche Ceferino Namuncurá, confirmó oficialmente la Santa Sede.

El Pontífice rubricó la notificación oficial -tal como lo había adelantado ayer DyN- que reconoce un milagro de curación atribuido a la intercesión del indio patagónico, durante una audiencia con el cardenal José Saraiva Martins, prefecto para la Congregación para las Causas de los Santos.

La ceremonia de beatificación se realizará el 11 de noviembre en la localidad rionegrina de Chimpay, donde nació Namuncurá, anticiparon a esta agencia voceros salesianos.

Namuncurá se convertirá así en el primer beato netamente argentino y también en el primer indígena en alcanzar esa condición en el país.

Las fuentes salesianas adelantaron, además, que es "probable" que asista a la ceremonia el Secretario de Estado del Vaticano, cardenal Tarsicio Bertone, quien ya expresó su deseo de participar.

jueves, 5 de julio de 2007

Benedicto XVI ha orado por Colombia

«Convocamos a nuestros fieles y a todos los hombres y mujeres de buena voluntad a expresar públicamente sentimientos de solidaridad y un grito de rechazo a toda forma de violencia, venga de donde viniere. Abrimos nuestros templos para que todos podamos pedir al Príncipe de la paz, Jesucristo, esa paz que tanto anhelamos». Con este mensaje, uniéndose al profundo dolor y al apremiante llamamiento que Benedicto XVI reiteró el pasado domingo, los obispos de Colombia han convocado para este jueves a todos los colombianos a rezar por la paz y la liberación inmediata de todos los secuestrados.

La Conferencia Episcopal colombiana se une al dolor manifestado por el Papa ante el bárbaro asesinato de once diputados del departamento del Valle del Cauca, que durante más de cinco años estaban en poder de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia.

Sumándose también a las oraciones de sufragio del Pontífice y al nuevo dolor que enluta a la amada nación colombiana, los obispos de este país se hacen eco del reiterado y apremiante llamamiento de Benedicto XVI «para que cese inmediatamente todo secuestro y sean devueltos al cariño de sus seres queridos todos aquellos que son víctimas aún de semejantes e inadmisibles formas de violencia».

Acompañando con gran solidaridad a las familias que sufren por la absurda muerte de un ser querido y a las de los numerosos secuestrados, los obispos de Colombia, «ante el profundo desprecio por la vida», proclaman una vez más «su carácter sagrado en cuanto proviene del mismo Dios». Y defienden «la dignidad y los derechos inalienables de la persona humana, entre ellos, el de la libertad en sus diferentes formas».

Exigen «la liberación sin condiciones» de todas las personas secuestradas y reiteran el ofrecimiento de sus buenos oficios para la entrega de los cuerpos de los Diputados asesinados y del Mayor Guevara Castro quien falleció en cautiverio el 28 de enero del 2006. Pues «es un imperativo de humanidad que mitiga en parte, la pena y el dolor de los familiares».

Asimismo, los obispos de Colombia piden «insistentemente al Gobierno Nacional la realización de un acuerdo humanitario que permita el regreso a sus hogares sanos y salvos de todos los injustamente privados de la libertad». Y señalan que las FARC y el Ejército del Pueblo «deben comprender el clamor de todo el pueblo colombiano».

Tras renovar su compromiso de «trabajar con las comunidades para seguir buscando auténticos caminos de perdón, reparación, reconciliación y verdad», los obispos de Colombia sienten la urgencia de convocar a todos colombianos «para que denunciemos y rechacemos todos los crímenes e injusticias que están destrozando paulatinamente la convivencia y el tejido social. Es hora de superar el miedo, la indiferencia, el egoísmo, que nos hacen insensibles ante el dolor ajeno y el conformismo propio de las víctimas sin esperanza».

En un mensaje firmado por el presidente de la Conferencia Episcopal de Colombia, los obispos afirman: «Con Benedicto XVI proponemos estas consignas de paz: En la verdad, la paz - La persona humana, corazón de la paz -La familia humana, comunidad de paz». Y ruegan a Nuestra Señora de Chiquinquirá, Patrona de Colombia, que acompañe a todos los colombianos en el dolor y les ayude a abrir nuevos caminos de esperanza y paz.

lunes, 2 de julio de 2007

La Iglesia y la Constituyente

El texto lo publica el blog Bolivia Confidencial. (Haremos un seguimiento al proceso)
La Iglesia Católica pidió ayer, en una conferencia de prensa, que en la nueva Constitución Política del Estado se respete la fe, la vida y la educación, dentro de la libertad que ejercen los asambleístas.
El punto más importante que solicitó la Iglesia Católica a los asambleístas es que "el Estado tiene el deber de proteger el matrimonio, como una comunión entre el hombre y la mujer; defender la familia y el derecho a la vida de todos los seres humanos´. Asimismo, El Cardenal Julio Terrazas pidió que "se reconozca a la Iglesia como una persona colectiva que trabaja en servicio a la comunidad y que es un derecho público´.
Por otro lado, el Cardenal convocó a una jornada de oración comunitaria por la paz del país, el 27 de julio.

domingo, 1 de julio de 2007

Una cosa es orgullo gay otra exhibicionismo

grandes titulares de la prensa y de internet hoy nos hablan de las macro manifestaciones por el día del orgullo gay. No pretendo hacer una valoración moral de la identidad de cada uno, pero sí quiero dejar claro que ese tipo de manifestaciones tienen más de mariconeo y exhibicionismo, y hasta de provocación que otra cosa.

Por activa y por pasiva se apelaba a que ésta era “la más popular manifestación en favor de la libertad y el respeto por todas las opciones que tiene lugar en la actualidad”; y yo me pregunto si las escenas de mal gusto, los desnudos burlones y la pornografía de no pocas “comparsas” que se paseaban, no atentan contra la libertad y el respeto.

Me pregunto si la presencia de la ministra de cultura era para apoyar al colectivo de gay y lesbianas o para “bendecir” lo que para ella es “cultura”, y que en realidad, visto espectáculo montado, era la negación de la misma.

Tengo buenos amigos que se confiesan gay, hemos hablado mucho de cómo se sienten y viven su realidad, soy testigo de sus sufrimientos y también de su prudencia y sensatez. A partir de este conocimiento, estoy segura que estos montajes a ellos mismos les repugnan e indignan, porque en el fondo, contradicen sus reivindicaciones.

La exaltación y lo grotesco en el “desfile” de ayer, flaco favor hacen a la sociedad y a los que reivindican unos derechos en ella.

Me imagino que en medio de toda la chabacanería de ayer, hubo grupos y colectivos que no se sintieron identificados con el “carnaval” que montaron aquellos que captaron la atención de los medios, y estoy segura que muchos que les apoyan, sintieron repugnancia ante el espectáculo que me atrevo a calificar de “obsceno y desvergonzado”.

Sin duda era la reacción desbocada de aquellos que sacaban toda su represión y resentimiento contra una sociedad que les marginó durante años.

Un poco de equilibrio creo que no nos vendría nada mal, y un poco de respeto sería realmente saludable para todos.

Visto el montaje de ayer, ¡son muchos más los que identificaran a estos colectivos como pervertidos, o como enfermos, metiendo a todos en el mismo saco! Y esto, tampoco es justo.

Respeto: sí.