Páginas vistas en total

viernes, 16 de septiembre de 2016

ha muerto un gran misionero, el Fraile Juan Pedro Smetsers, misionando más de medio siglo en Bolivia. su muerte "celebrada como una Pascua" por los fieles del Cristo del Gran Poder en LP, fue asistida por el Arzobispo Abastoflor y Nicolás Castellanos obispo de Palencia y misionero en SC, Bolivia

Fue un regalo, un don para los agustinos, los pobres, los devotos del Cristo del Gran Poder, de cuyo santuario de La Paz, fue capellán más de 13 años. Era una persona buena, que hacía el bien a raudales, en silencio y calladamente, por eso le proclamamos profeta anónimo
En mis años jóvenes, cantaba el trovador:
¿Dónde están los profetas que en otro tiempo nos dieron las esperanzas y fuerzas para andar?
Sin profecía se oscurecen las utopías. Parece que casi todo ha cambiado. Muchos miran al pasado con nostalgia. Otros, muchos más, miran al futuro con la mirada puesta en los empobrecidos, excluidos, lo “sobrante” del mundo neoliberal. En el centro, para otros, Jesús de Nazaret.
 Sigue en pie y en la brecha esa legión admirable de mujeres y hombres sencillos, callados, buscadores del bien común, que viven en libertad, profecía y parresía, que muestran una manera nueva de hacer iglesia, un nuevo modelo, un nuevo paradigma, poblado de testigos y profetas.
Propiamente son “Profetas anónimos”, identificados con los más humildes, afligidos, menesterosos, excluidos, pero, eso sí, empleados cotidianamente en la tarea liberadora, sanadora, humanizadora, como Jesús (LG 35).
 Lo he vivido con un hermano agustino que acaba de morir. El perfil del profeta anónimo conforma y define a Juan Pedro Smetsers, agustino holandés, 56 años de misionero en Bolivia y en Bolivia quiso enterrarse, en presencia conmovida de su hermano Antón Smetsers, venido desde Holanda.
 Su funeral, presidido por el arzobispo de La Paz, Mons. Edmundo Abastoflor y por el obispo emérito de Palencia, Nicolás Castellanos Franco, era una fiesta, un día de júbilo y de gloria, así lo declaró y celebró el arzobispo de La Paz. Y los pobres y el pueblo con sus lágrimas abundantes, sus palabras encendidas y su oración ferviente y dolorida, así lo proclamaban también y, de alguna manera, lo estaban canonizando popularmente, como se hacía en la iglesia primitiva.
 En el cementerio, un mendigo de rodillas ante el féretro de Fr. Juan Pedro, le decía “Vos eras mi padre, ahora me quedo solo en el mundo”.
La despedida de Juan Pedro se convirtió en Pascua, en el encuentro definitivo con el Padre, el Dios de la Vida y de la Misericordia.
Aquel joven agustino holandés llegó a Bolivia a evangelizar, desde la promoción integral de TODO el hombre y de TODAS las mujeres y hombres.
Verdaderamente la Eucaristía fue una emocionada acción de gracias al Padre, porque el Padre Juan Pedro fue un regalo, un don para los agustinos, los pobres, los devotos del Cristo del Gran Poder, de cuyo santuario de La Paz, fue capellán más de 13 años.
Fr. Juan Pedro, como tantos laicos, religiosos, sacerdotes, era una persona buena, que hacía el bien a raudales, en silencio y calladamente, por eso le proclamamos profeta anónimo.

El autor es sacerdote de la Orden de San Agustín, obispo emérito de Palencia, España, ganador del Premio Príncipe de Asturias de la Concordia (1998).

domingo, 4 de septiembre de 2016

anacronismo y extravagancia de "curas que salieron de la Iglesia" se rebelan y pretenden fundar una "iglesia apócrifa e inclinada hacia intereses extra religiosos. José Luis Baptista se refiere a este y otros casos hoy sepultados bajo el anonimato profundo

Ha causado asombro, por su singularidad, la noticia del surgimiento en nuestro país de una “Iglesia Católica Apostólica Nacional del Estado Plurinacional de Bolivia”. Los fundadores de ese movimiento mencionan dos razones como causa de su posición. Según una de ellas todos los Papas posteriores a Pío XII, incluyendo al actual, el papa Francisco, son falsos, porque proceden del Concilio Ecuménico Vaticano II que es herético y cismático.
Ese concilio concluyó hace 51 años, lo cual significa que los fundadores de la insólita “Iglesia Católica Nacional” iniciaron estudios teológicos e ingresaron al Orden Sacerdotal sin práctica ni conocimiento previo del régimen que hoy asumen como único verdadero. Tal argumento carece de validez.
El otro fundamento señala que es inhumana y amoral la exigencia del celibato que impide que los sacerdotes tengan hijos. Se concluye que ese es el auténtico motivo de su decisión. Existe una clara contradicción entre ambos móviles, pues la regla del celibato es una de las principales posiciones conservadoras en el seno del catolicismo.
En el transcurso de los siglos, la Iglesia Católica Apostólica y Romana soportó variedad de alteraciones, pronunciamientos, conmociones y rompimientos, consistentes en apostasías, herejías y cismas de los más diversos orígenes, sobreviviendo a todos ellos.
Los últimos movimientos de esa índole se presentaron inmediatamente después del Concilio Ecuménico Vaticano II (1962-1965) iniciado por el papa Juan XXIII, continuado y concluido por el papa Pablo VI, con objeto de responder a desafíos  de carácter político, social, económico y tecnológico.
Como consecuencia de las innovaciones impuestas por ese Concilio, hubo reacciones en sentido de no aceptación de ningún cambio respecto a posiciones oficiales tradicionales, sosteniendo que la Iglesia Católica debía proseguir su misión sin variantes desde el Concilio de Trento (1545-1563), y se pusieron al frente de los Papas con la divisa “Semper Ídem”.
Entre las reacciones más radicales contra las resoluciones de ese Concilio, consistentes en pleno rechazo y aplicación de todo lo vinculado al régimen anterior, figuran el movimiento iniciado por el arzobispo francés Marcel Lefebvre, la aparición de una “Hermandad de Sacerdotes Españoles”, y el cisma del que fue autor el sacerdote español Clemente Domínguez quien, en 1968, se autonombró Papa con el nombre de Gregorio XVII. Hubo y hay otras  posiciones críticas que no llegan al extremo de separación.
Con el transcurso del tiempo, durante los pontificados de Juan Pablo II (1978-2005) y Benedicto XVI (205-2013), fueron paulatinamente quedando sin efecto algunas decisiones del Concilio Vaticano II con retorno a posiciones conservadoras. El actual Papa muestra claramente el ánimo de análisis profundo y de reflexión cuidadosa de algunos temas polémicos.
Hace 20 años se presentó en nuestra ciudad otra “Iglesia Católica Nacional” dirigida por Guido Alarcón, quien declaró cismáticos y herejes a todos los Papas posteriores a Pío XII. Esa “Iglesia Católica” se extinguió al poco tiempo y su inventor volvió al anonimato. Lo mismo sucederá con los actuales autores de la extravagante y anacrónica fundación de la “Iglesia Católica Apostólica Nacional del Estado Plurinacional de Bolivia”.

jueves, 1 de septiembre de 2016


simplemente brutal


violan y maltratan a religiosa de 81 anos.  le roban su vehículo.


Una religiosa de 81 años de edad fue vejada sexualmente por cuatro sujetos en Coroico, el martes 30 de agosto a las 19:45 aproximadamente, informó hoy la Conferencia Episcopal Boliviana (CEB). El hecho ocurrió cuando retornaba de una reunión pastoral.
"Abusaron de la hermana, la dejaron en el camino sustrayéndole incluso la camioneta" que conducía, dijo en rueda de prensa Aurelio Pesoa, secretario general de la CEB.
Sesgún la Iglesia Católica este "crimen vil y brutal"  no es un hecho ailado pues estaría motivado por intereses de dirigentes del poblado de Carmen Pampa, que "intentan apropiarse de forma ilegal de propiedades de la Diócesis de Coroico y predios de la Unidad Académica Campesina perteneciente a la Universidad Católica Boliviana, que presta servicios a los jóvenes pobladores del norte paceño", dijo la autoridad eclesiástica.
Coroico, a unos 90 kilómetros de La Paz, está ubicado en una zona agrícola y cocalera.
Por su parte, el jefe de la Fuerza Policial de Lucha contra la Violencia (Felcv), Mauricio Rocabado, informó que tres personas, estudiantes de la universidad campesina en Coroico están arrestadas con fines investigativos por violación.
Los presuntos delincuentes habrían cometido el abuso en estado de ebriedad.

publicado por el Diario Los Tiempos, Cochabamba, Bolivia