Páginas vistas en total

viernes, 10 de abril de 2015

poco a poco se va conformando la Agenda de Francisco en las 48 horas que permanecerá en Bolivia. Evo anunció en Panamá, "será una visita apostólica"de modo que nada de MAR, nada de MAS. dormirá en Santa Cruz, huésped del Cardenal.



El papa Francisco aterrizará en el aeropuerto internacional de El Alto el miércoles 8 de julio después de las 15:00 proveniente de Quito (Ecuador). A sus 76 años y tras dos años de pontificado, Jorge Mario Bergoglio iniciará en ese momento una visita histórica a Bolivia, 27 años después del arribo al país del carismático Juan Pablo II, en mayo de 1988.

Con al menos tres fuentes vinculadas a la curia boliviana, EL DEBER confirmó parte de la agenda que, durante 48 horas, cumplirá el primer papa latinoamericano en el país. 


El primer dato que llama la atención del cronograma de visitas es que el pontífice eligió a Santa Cruz de la Sierra como el epicentro de su visita al país. 

Tras su arribo a la ciudad de El Alto, donde ofrecerá una multitudinaria misa, el papa permanecerá apenas seis horas en la sede de Gobierno. La razón principal son los más de 3.800 metros de la ciudad de La Paz. El pontífice sufre problemas respiratorios debido a que cuenta con un solo pulmón después de la extirpación de ese órgano que enfrentó durante su juventud y la altura es un factor determinante que impedirá una permanencia mayor en la ciudad de La Paz, explicaron los encargados de la organización del viaje pastoral.

Durante esas horas, el papa Francisco se reunirá con el presidente Evo Morales en Palacio de Gobierno y con dirigentes de los movimientos sociales. 

El resto de las horas que estará en Bolivia hasta el viernes 10 de julio, Francisco estará en la capital oriental.

A diferencia de Juan Pablo II, que visitó seis ciudades durante seis días entre el 9 y el 14 de mayo de 1988, Francisco solo estará en La Paz y Santa Cruz de la Sierra, aunque están pendientes los pedidos de otras ciudades como Cochabamba, Tarija y Sucre, confirmaron las fuentes de la curia en La Paz y del Arzobispado de Santa Cruz.

Se estima que el papa Francisco arribe a nuestra ciudad en horas de la noche, después de las 20:00. Se prevé que duerma en la residencia del cardenal Julio Terrazas, en la zona de norte de la ciudad. El jueves 9 de julio, Francisco sostendrá diversos encuentros con jóvenes, ancianos, niños y presos. 

Según fuentes de la curia en Santa Cruz, el pontífice dejará el país el viernes 10 de julio, con destino a Asunción (Paraguay), último punto de esta segunda visita pastoral a América Latina, después de la que realizó a Brasil con motivo de la Jornada Mundial de la Juventud que se realizó en julio de 2013.

La Conferencia Episcopal de Bolivia (CEB) realizará el anuncio del cronograma oficial de la visita la próxima semana en Cochabamba en simultáneo a la conferencia que brindarán personeros del Vaticano en Roma con este mismo motivo.

El responsable de comunicación del Arzobispado de Santa Cruz, Erwin Bazán, reiteró que no existe aún ningún comunicado oficial que confirme la fecha de llegada de Francisco al país. "Nos encantaría comunicar la agenda y la fecha de llegada del Papa a Bolivia, pero aún se está revisando desde el Vaticano y nos toca esperar un comunicado oficial", aseguró.

Sin embargo, el arzobispo de Cuenca, Ecuador, monseñor Luis Cabrera, reveló que el papa Francisco partirá rumbo a La Paz (Bolivia) el 8 de julio a mediodía luego de visitar Quito, informó la Agencia Católica de Informaciones, ACI Prensa.

Por su parte, la Conferencia Episcopal Paraguaya (CEP) anunció esta semana que el sumo pontífice estará en Paraguay entre el 10 y el 12 de julio tras su paso por Ecuador y Bolivia, en ese orden

domingo, 5 de abril de 2015

El Deber se hace eco del mensaje de Francisco por Semana Santa "sin vanidad, ni orgullo ni éxito" sino darse a los demás sin egoísmo, ni soberbia ni intereses materiales. todo para construir una "Iglesia másalegre y mas cercana al pueblo"


El papa Francisco ha planteado en esta Semana Santa varias reflexiones fundamentales para los cristianos y el mundo. La primera de ellas, que el mensaje central de Jesucristo, muerto en una cruz por los pecados de los hombres y resucitado gracias a la gracia divina, es su voluntad de dar la vida por los demás. Sin miramientos, sin egoísmos, sin cálculos mundanos. Somos más como personas cuando nos damos a los otros. Especialmente, cuando nos ponemos en el lugar de los desvalidos, de los vulnerables y de las víctimas de los abusos del poder.


Esa generosidad plantea un desafío existencial enorme para todos los seres humanos, incluso más allá de propio credo del cristianismo. La misión de Cristo, además de divina, fue fundamentalmente humanística. Y, más allá de todas las vicisitudes que plantea ese acercamiento a los otros, el papa Francisco señala que esa misión tiene que cumplirse con alegría y con humildad. No es posible acercarse a los otros con egoísmos, soberbia e intereses materiales. Esta acción requiere un renunciamiento a nosotros mismos y una decisión de servicio concreto en las condiciones de vida en que se encuentran los demás. “El camino de Cristo no es el de la vanidad, el orgullo y el éxito”, señala con precisión el pontífice latinoamericano.

En esta Semana Santa quizá valga la pena pensar en quien está a nuestro lado. En nuestras familias, en nuestros lugares de trabajo o estudio, en nuestro diario caminar hacia nuestros hogares y en aquellos que viven supuestamente lejos de nuestros esquemas mentales y sociales. Romper esos muros que nos separan de los otros, es el desafío humanístico y divino que nos plantea Jesucristo.

Finalmente, el papa Francisco ha vuelto a reflexionar a los miembros del clero católico, sacerdotes, obispos y cardenales, para que lo ayuden a construir una Iglesia más alegre y más cercana al pueblo de Dios. “No queremos sacerdotes aburridos y con cara de vinagre. No queremos pastores quejosos que se molestan todo el tiempo”, sentenció. Ojalá el mensaje del pontífice cale hondo en los líderes católicos para que se comprometan más con los más necesitados y sean más consecuentes con el mensaje del Jesús crucificado y del Jesús resucitado. Jesús lava los pies a los apóstoles. “¿Estamos dispuestos a servir también nosotros así a los demás?”, preguntó Francisco en un mensaje de Twitter esa semana. Todo un desafío. No solo para los católicos, sino para toda la humanidad.

sábado, 4 de abril de 2015

fotos de El Deber y Los Tiempos de Cochabamba y Santa Cruz, texto de R. Escóbar en la procesión del Santo Sepulcro.

profunda Fe en S,Cruz y Cochabamba durante Semana Santa



ROXANA ESCOBAR
rescobar@eldeber.com.bo
​04/04/2015
En la ceremonia principal del Viernes Santo, el arzobispo de Santa Cruz, monseñor Sergio Gualberti, llamó a los feligreses a acompañar a Cristo en el sepulcro para demostrar que la fe en él no es algo que se reduce a la espera individual, sino que tiene que irradiar a todo ámbito, personal, familiar, político y social.

También valoró el sacrificio de Jesús al hacerse hombre y entregarse para ser crucificado en la cruz y aceptar tanta humillación y tortura, y sufrir el rechazo de sus discípulos para limpiar los pecados y salvar a la humanidad. Pidió que este acto esté acompañado de la confesión de fe en Cristo crucificado como el salvador. “Jesús no escapa ni se rebela, acepta la muerte y el maltrato y es conducido como una oveja muda que es llevada al matadero; con Jesús inocente se identifican los que siguen siendo crucificados y sometidos a condiciones terribles. Con Jesús crucificado también se identifican miles de inocentes y cristianos que son perseguidos por extremistas desalmados, también los que son condenados por poderes totalitarios o por una justicia corrupta y servil”, reflexionó el religioso a la multitud que se dio cita ayer en el atrio de la Catedral para participar en la procesión del santo sepulcro.

El sermón de las Siete Palabras, el desclave de la cruz, la liturgia de la pasión del Señor marcaron la celebración del Viernes Santo, cuyas ceremonias fueron replicadas en distintas iglesias de Santa Cruz y sirvieron de reflexión. 

El sermón de las Siete Palabras dio inicio a la celebración del Viernes Santo. Los fieles escucharon las meditaciones de las siete últimas palabras de Jesucristo antes de morir. Un momento emotivo fue el relato de la pasión del Señor, a cargo de Gualberti y un grupo de comunicadores y de jóvenes. Inmediatamente después fue la adoración de la cruz y finalizaron los actos religiosos con la procesión del Santo Sepulcro.

La cruz, un gesto de amor
Gualberti también pidió a los fieles no tener dificultad para creer que, en el crucificado, está el amor de Dios. “No nos extraña que a lo largo de la historia y hasta hoy el crucifijo haya sido objeto de burla y de rechazo; demostraremos esta tarde (ayer) que no nos dejamos atemorizar por esas corrientes adversas a Cristo crucificado y más bien, besar la cruz, es un gesto de amor y de compromiso con Dios”, sostuvo el líder católico.
Dijo que los actos vividos no son para hacer memoria de una reliquia del pasado, sino para que los cristianos den testimonio con su vida, con una vida coherente. “Estamos llamados a testimoniar y amar la vida, guiados por los auténticos valores del evangelio, amor, solidaridad, justicia y paz

miércoles, 1 de abril de 2015

Emotiva ceremonia.

dos centenares de sacerdotes renuevan sus votos en la Catedral


(crónica de vocaciones religiosas)


EL DIA.- Fabricio Abuawad es un joven cruceño de 19 años de edad, que cambió las fiestas juveniles por el servicio religioso. El 2012 luego de egresar como bachiller dijo que sintió el llamado de Jesús, y ahora se forma en el seminario San Lorenzo, para ser un sacerdote diocesano. Como este son 26 los alumnos que este recinto religioso acoge e instruye en la ciudad de Santa Cruz.

Hombre de firme vocación. Fabricio recuerda que "fue el 27 de julio, día de mi cumpleaños, que mis padrinos me invitaron a acompañarlos a una reunión del Movimiento Sacerdotal Mariano, fue ahí que tomé una decisión importante en mi vida, seguir el llamado del señor". Este joven relata que su formación estudiantil en el colegio Josefina Bálsamo fue trascendental para que decida ser un diocesano. "La hermana Micaela Princiotto vio esta vocación en mí y me lo dijo en alguna oportunidad". Ahora lleva 3 años entre el estudio de las sagradas escrituras y otras materias que complementan su formación, seguidas de jornadas de trabajo y apego a la Iglesia, que forman su espíritu.

Fabricio creció con sus tíos, por que su madre vive y trabaja en el exterior, sin embargo, fue a ella a quien comunicó lo que quería hacer con su vida. "Mis amigos y compañeros de colegio se alejaron un poco de mí, hay quienes cuestionan la vida que elegí, pero nada de eso cuestiona mi vocación, estoy seguro que esto es lo que quiero".

La vida de los seminaristas. Se levantan a las 5:30 de la mañana, para estar a las 6:00 en misa. A las 7:00 termina la celebración y tienen 30 minutos para desayunar y alistar sus libros para que un bus los lleve a la universidad ubicada sobre el 2do anillo de la calle Seminario. Las clases son de 8:00 a 12:30, luego viene el almuerzo y pueden ver noticias de 13:00 a 13:30. De 14:00 a 17:30 practican deporte (dependiendo de los días) o realizan otras actividades. De 17:30 a 18:00 hay misa. A las 19:00 es la cena y luego descansan.

Seminaristas
Diversas historias unidas por la fe

Carlos Raldes (21). Es el mayor de sus hermanos y la decisión que tomó fue dura para su madre; "pero finalmente me apoya. Quise ser religioso luego de ver cómo sufría mi madre enferma. Antes bebía y salía, pero ahora no extraño nada de eso, estoy feliz".

Fernando Álvarez(28) Este 2015 cumplió 7 años de su formación, está a solo 2 años de ser nombrado sacerdote. "Mi vocación nació en mi natal Vallegrande, crecí en un hogar que inculca los valores morales y religiosos", comentó a El Día.

Marcelo Parada (27) Nació en San Borja, Beni, dice que fue su familia la que lo determinó a descubrir su vocación de servicio. "Desde mis 17 años sentí que lo mío era servir a los demás, servir a la Iglesia. Ahora estoy encaminado y estoy contento por ello". (Del portal HOY BOLIVIA)