Páginas vistas en total

viernes, 1 de febrero de 2013

Un anhelo orureño, ante todo de la comunidad católica, ahora convertido en realidad y un verdadero orgullo es la obra monumental construida en homenaje a la Virgen del Socavón, en la cima del cerro Santa Bárbara, prolongación Condori, a 3.850 metros sobre el nivel del mar (m.s.n.m.) desde donde la imponente imagen se muestra vigilante y protectora hacia sus devotos. (imagen y texto en La Patria de Oruro. www.lapatriaenlínea.com) otras 20 imágenes.

DEVOCIÓN 

La Virgen de la Candelaria más conocida como del Socavón, es la protectora de los orureño, la devoción hacia ésta advocación de la Virgen María se manifiesta desde casi la misma fundación de la Villa de San Felipe de Austria, hoy ciudad de Oruro, ocurrida el año 1606, aunque datos históricos de la aparición, según información de Jesús Elías Lucero, miembro del Comité de Etnografía y Folklore, entre lo más antiguo se conoce algún testimonio de veneración en el año 1656, pero luego existe un silencio hasta casi 1789, y desde entonces la fe se manifiesta en veladas y danzas en devoción a la Virgen Morena, de quien sus primeros devotos eran los mineros y es por eso que la adoraban en lo que se conocía como "el Socavón de la Virgen".

Es precisamente en su honor que hace más de dos siglos, la gente pobre o como los llamaban antes de "baja ralea" bailaba, primero en tímidas agrupaciones que desde diferentes zonas llegaban a los pies de su santa patrona, para profesar su fe. 

Narra la historia que los lugareños, en su mayoría mineros, trasladaron la fecha de celebración del Día de la Candelaria para aprovechar los días feriados del Carnaval y así rendir homenaje a la deidad, entretanto para el resto de la gente el Carnaval se vivía como en el resto del mundo.

Es recién a partir de la fundación de la Gran Tradicional Auténtica Diablada Oruro, ocurrida el 25 de Noviembre de 1904, que nace la peregrinación hecha danza, protagonizada por los matarifes y años más tarde otros gremios como los carreritos (viene de carreros) dan lugar al nacimiento de la danza de los tobas, ahora Tobas Zona Sud, los veleros con la Morenada Zona Norte y también aparecen los danzarines, de lo que ahora se conoce como Fraternidad Hijos del Sol Los Incas. 

Desde aquella época a la fecha son más de 35.000 danzarines que aglutinados en 48 conjuntos folklóricos protagonizan la peregrinación bailando año tras a lo largo de algo más de tres kilómetros, para mostrar al mundo lo que se conoce como Carnaval de Oruro, Obra Maestra del Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad y Patrimonio Inmaterial de la Comunidad Andina de Naciones.

MONUMENTO

La imponente estructura con sus 45 metros y 40 centímetros, desde los cimientos hasta la punta de la corona, ya está catalogada como el monumento más alto del mundo edificado en honor de la Virgen María, Madre de Jesús, construido el cerro cuya altura es de 3.850 m.s.n.m. El monumento por sus dimensiones es mayor al Cristo Rey de Polonia de 35 metros, el Cristo del Corcovado del Río de Janeiro en Brasil que tiene una altura de 38 metros, situado en la cima del cerro del Corcovado a una altitud de 709 m.s.n.m. y, el Cristo de la Concordia de Cochabamba con una altura total de de 40,44 metros y fue erigido en la cima del cerro San Pedro a una altitud de 2.835 m.s.n.m.

Del total de la altura del monumento (45,4 metros), comparable con un edificio de 14 pisos, 8,60 metros son parte de la base, donde existe una capilla para cobijar a por lo menos 80 feligreses, encima queda el restaurante. Más arriba están los salones de exposición y también áreas para instalar tiendas de artesanías. Sólo hasta el sexto piso está permitido el acceso para los visitantes, luego ya sólo son áreas de tránsito para los responsables del mantenimiento del monumento.

El manto está adornado con 140 estrellas, que a la vez son ventanas que permiten apreciar desde las alturas la ciudad de Oruro en sus cuatro puntos cardinales y que por las noches con la iluminación interna le dan un aspecto más atractivo a la imagen.

Toda la estructura pesa 1.500 toneladas, de ferrocemento, estructura metálica y hormigón, recubiertos con resina de poliéster y fibra de vidrio. Todo este material fue trabajado por 110 obreros, profesionales y artistas, que desde el anonimato dieron forma a esta majestuosa estructura, hasta donde ya llegaron las cámaras de televisión de cadenas internacionales como CNN y la agencia Reuters, además de la mayoría de medios de comunicación bolivianos. 

El monumento tiene una corona de fierro reticulado, recubierto con placas de aluminio, con incrustaciones de resina. Similar es la corona de la imagen del Niño Jesús que la Virgen sostiene en el brazo izquierdo, mientras en la mano derecha lleva una candela.

El mérito profesional y artístico es atribuible al consorcio "Virgen del Socavón" integrado por las constructoras Caabol SRL y Navla Ltda., junto a la empresa escultórica "Formas 21". La inversión financiada por el Gobierno Autónomo Municipal de Oruro llegó a 8.700.000 bolivianos.

Fueron Mauricio Aramayo, Jaime del Castillo y Milton Dávila, del consorcio de constructoras que junto a 40 obreros tuvieron en sus manos y la destreza en el manejo de sus maquinarias para construir la fortaleza, mientras el detalle escultórico es atribuible a "Formas 21", empresa integrada por 70 personas que al mando de Rolando Emilio Rocha Medrano con el apoyo Víctor Javier Ocaña Uzares y Radharani Navas Condorcett, se encargaron de cada uno de los detalles externos de la construcción.

El trabajo en ambos casos se inició hace tres años, desde la habilitación de las vías de acceso en lo que concierne a las obras civiles y en la parte escultural, se comenzó a diseñar hasta cuatro maquetas de diferente tamaño, para replicar los detalles de la imagen del lienzo, fresco pintado por un autor anónimo, que se encuentra en el Santuario de la Virgen del Socavón bajo custodia de los Siervos de María, religiosos que son encargados de administrar ese recinto y quienes también aportaron con la visión religiosa para consolidar el monumento a la "K’achamosa", como la denomina Fray Jairo de Jesús Salazar.

ORÍGENES

Los orígenes de la iniciativa de erigir la imagen escultórica, nació hace 15 años, (1998) por testimonio del ex oficial mayor de Cultura, Germán Navía Camacho, quien recientemente reveló que tras germinar la idea, la iniciativa recibió respaldo de Elías Delgado, periodista investigador del folclore orureño y Mario Medina, director de la Escuela de Bellas Artes, y en el caso de las autoridades se organizó el primer comité impulsor integrado por Jorge Barrientos Zapata , André Schwartzberg y José Costas León; por entonces alcalde, presidente del Concejo Municipal y prefecto, respectivamente y también un directorio ejecutivo integrado por Germán Navía Camacho como presidente y como directores del monumento, el Padre Alfonso Massignani (rector del Santuario del Socavón), Elías Delgado Morales, Jorge Azeñas Zúñiga y Jorge Vargas Luza (representante de los folcloristas).

Fue precisamente Jorge Azeñas Zúñiga quien presentó los primeros planos y una primera maqueta del monumento, hecho que impresionó a los devotos y autoridades, según consta en recortes de prensa de fines de los años 90.

Desde entonces se sumaron aportes e iniciativas para modificar el diseño, preservando y manteniendo los rasgos principales del componente católico. En la gestión del alcalde Edgar Bazán, luego de transcurrir nueve años; la idea se fortalece. Ese año 2007 un nuevo comité impulsor, esta vez liderado por Zulema Céspedes de Mackay, acompañada de varias devotas, así como la inquietud de algunos dirigentes de la Federación Departamental de Juntas Vecinales (Fedjuve), entre ellos Luisa Lupe de Choque, Javier Soliz, Jhonny Saravia y Virginia Barrios, que insuflan la iniciativa hasta conseguir su inclusión en el Plan Operativo Anual del Municipio y es en diciembre del 2009 que se puso la piedra fundamental y fue el alcalde Bazán quien dijo que si Cochabamba tenía su Cristo de la Concordia, por qué Oruro no iba a tener su Virgencita del Socavón. En aquella gestión representantes vecinales del Distrito 1, decidieron renunciar a presupuestos dispuestos para obras zonales y acordaron reunir los recursos para ésta obra de magnitud.

La actual alcaldesa, Rossío Pimentel Flores, decide dar continuidad a la obra de su antecesor Bazán y es en su gestión que se consolida la conclusión de la construcción del monumento a la Virgen, que a decir del artista Rolando Rocha, "movió el tapete del mundo".

Hasta el monumento ya llegaron miles de personas entre devotos, artistas, turistas y otros que emitieron conceptos diversos, los más resaltando lo impresionante de la construcción, los detalles artísticos. Entre ellos religiosos que quedaron impactados por la magnificencia del trabajo y el volumen de su emplazamiento que hace que se tenga una obra monumental.

OBISPO

El Obispo de la Diócesis de Oruro, Monseñor Cristóbal Bialasik, que hoy tendrá a su cargo la bendición de la majestuosa imagen de la Virgen del Socavón, dijo que no puedo evitar que le broten lágrimas al ver la magnitud de una obra construida en homenaje a la Virgen María, calificando ese hecho como una muestra de la fe y fortalece del pueblo de Oruro que tiene con la Reina del Folklore Nacional y del Carnaval de Oruro.

Como parte del proceso el sacerdote y Siervo de María, P. Alfonso Massignani, también apoyo la iniciativa y pidió que en el diseño inicial se incorpore al niño que lleva la Virgen en sus brazos y además motivó para que ese sueño sea una realidad, así como fue posible la construcción y ampliación del Santuario del Socavón, la restauración del fresco de la Virgen del Socavón. La obra de Massignani fue importante, porque dejó vivo el ejemplo de fe y dedicación con amor y devoción por la Santa Patrona, mostrando así y poniendo en práctica el proverbio que dice "que la fe mueve montañas".

No hay comentarios:

Publicar un comentario

invitación a comentar lo publicado. la única restricción está en un lenguaje pulcro, directo, sin insultos ni palabras soeces que dañen la dignidad