Páginas vistas en total

martes, 26 de febrero de 2013

el nuncio del Papa en Bolivia Giambattista Diquattro pide rezar por la trascendencia del momento que atravieza la Iglesia.


Monseñor Giambattista Diquattro, Nuncio Apostólico en Bolivia invitó a los bolivianos a rezar por el trascendental momento que está atravesando la Iglesia Católica y como signo de agradecimiento al Papa Benedicto XVI que este jueves finalizará su Pontificado tras haber presentado su renuncia el pasado 11 de febrero.

El 28 de febrero a las 19:00 Hrs. en la Catedral de la Paz, Monseñor Edmundo Abastoflor Montero presidirá una solemne Misa de agradecimiento al Papa Benedicto XVI, de la misma manera en varios lugares de Bolivia se realizarán actos religiosos como agradecimiento al Pontifice.


“Por lo tanto, todos somos invitados a esta celebración del 28 de febrero a horas 7:00 de la noche en la Catedral Metropolitana de la ciudad de La Paz, así como todos somos invitados a rezar por la Iglesia en estos días de trascendental importancia por su ministerio de evangelización y de fortalecimiento de la fe”, dijo Monseñor Diquattro.

“Me alegra saber que numerosas diócesis y parroquias de Bolivia han previsto especiales momentos de oración por el Papa Benedicto XVI, para agradecer al Señor que le ha confiado el cuidado de su rebaño, por el momento del Cónclave y, naturalmente, no faltarán de unirse al regocijo de toda la Iglesia cuando será anunciado el nuevo Sumo Pontífice y cuando se celebrará el solemne inicio del nuevo Pontificado”, agregó el Nuncio Apostólico.

Monseñor Diquattro aseguró que con la decisión que asumió el Papa Benedicto XVI ha manifestado con claridad y firmeza su amor por Dios y por la Iglesia.

"Y este amor ha tenido su encuentro en Cristo así como la han confirmado sus tres Encíclicas, el generoso y precioso esfuerzo culminado en su obra 'Jesús de Nazareth' y en las Exhortaciones Apostólicas sobre la Eucaristía y la Palabra de Dios”. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

invitación a comentar lo publicado. la única restricción está en un lenguaje pulcro, directo, sin insultos ni palabras soeces que dañen la dignidad