Páginas vistas en total

sábado, 2 de febrero de 2013

De Jesús Pérez a Jesús Juárez la arquidiócesis de Chuquisaca. B.XVI lo traslada de El Alto a Sucre y nombra otros dos obispos para Pando y Corocoro

El papa Benedicto XVI ha nombrado nuevos responsables en las sedes apostólicas bolivianas de Sucre, Pando y Corocoro, informó hoy la Santa Sede en un comunicado.



El pontífice ha designado arzobispo metropolita de Sucre al español Jesús Juárez Párraga, en sustitución de Jesús Pérez Rodríguez, quien ha presentado su renuncia al cargo en base al artículo 401/1 del código de derecho canónico, que establece los 75 años como límite de edad para desempeñar el obispado.



Ordenado sacerdote en diciembre de 1972, Juárez Párraga (Murcia, 1942), quien llegó a Bolivia en 1964, era desde 1994 primer obispo de la diócesis de El Alto, después de haber sido nombrado obispo titular de Gummi de Proconsular y auxiliar de la Archidiócesis de La Paz en abril de 1988.



Asimismo hay cambios en el Vicariato Apostólico de Pando, cuyo responsable será a partir de ahora el italiano Eugenio Coter, a quien el papa además ha nombrado obispo titular de Tibiuca y que llega en sustitución de Luis Morgan Casey (ha presentado su renuncia al cargo también por motivos de edad).



Ordenado sacerdote en junio de 1981, Coter (Gazzaniga, 1957), que fue vicario en dos parroquias italianas antes de partir a las misiones a Bolivia en 1991, es desde el año pasado director espiritual del Seminario Mayor Archidiocesano San Luis de Cochabamba.



Benedicto XVI ha nombrado además al boliviano Percy Lorenzo Galván Flores, perteneciente a la Archidiócesis de Sucre y hasta ahora párroco de San José, obispo prelado de Corocoro.



Sacerdote desde julio de 1991, Galván Flores (Potosí, 1965), licenciado en Teología Bíblica por la Universidad Pontificia Gregoriana, es actualmente responsable del Museo Eclesiástico y miembro de los Consejos Económico, Presbiteral y Pastoral de la Archidiócesis de Sucre. EFE

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

invitación a comentar lo publicado. la única restricción está en un lenguaje pulcro, directo, sin insultos ni palabras soeces que dañen la dignidad