Páginas vistas en total

jueves, 21 de febrero de 2013

horas más tomará vuelo rumbo a Roma el Cardenal Terrazas para representar a millones de católicos en el Cónclave que elegirá al sucesor de Benedicto XVI, que abdicó en gesto inédito ante la estupefacción mundial. Paz y Oración por Julio nuestro Pastor




Rumbo a Roma

Mauricio Aira


Los Tiempos daba cuenta de la elección de Julio Terrazas como primer Cardenal de Bolivia, el 30 de enero del 2001, de inmediato publicamos el Perfil del sacerdote y obispo vallegrandino, augurando que Terrazas sería el factor preponderante en la integración y paladín de la justicia. Han pasado 13 años desde entonces y el devenir histórico no ha hecho sino confirmar esa predicción.
Nacido en Vallegrande tuvimos el privilegio de conocerlo en el Segundo Congreso de Estudiantes de Secundaria que tuvo lugar justamente en aquella risueña ciudad cruceña enclavada en un vallecito fértil y generoso, Terrazas participó del mismo en calidad de delegado por la federación anfitriona y que congregó a una centena de estudiantes llegados de toda la Nación.  Formado en la orden de los redentoristas pronto ya ordenado sacerdote llamó la atención de la Iglesia por sus dotes de apostolado y servicio al punto que muy joven fue nombrado Obispo en Oruro donde se mantuvo durante 10 años muy unido a los trabajadores mineros, a las organizaciones populares, al pueblo en general que aprendió a quererlo con la intensidad que los orureños lo hacen sin prejuicio alguno.
En realidad el primer cardenal fue Clemente Maurer alemán de origen, a diferencia de Julio Terrazas que sí es boliviano de notable sencillez y humildad con tal vocación de servicio que no hemos sabido de nadie que habiendo recurrido a su atención terminara decepcionado.  Desde su sede cardenalicia tiene un doble desempeño, mantener viva la Fe de los bolivianos, labor de cada dia que implica buscar y estrechar el contacto con una Iglesia vigorosa que demanda su dedicación plena, que no obstante lo precario de su salud en los últimos meses, cumple rigurosamente.  Lo segundo es su testimonio ante el colectivo boliviano, expresado en sus homilías, su presencia en el desarrollo público, siempre con la palabra precisa, el consejo oportuno aún cuando algunas veces su palabra hiere y provoca reacciones, generalmente desde lo alto del poder público que no le arredran.
Nos toca seguir su palabra como miembros de la Iglesia y la orientación que el clero y los laicos reciben por  la contagiante alegría de la vida de la gracia y de la esperanza que trasunta su pensamiento valiente, temerario a veces, y que de alguna manera resulta un freno a mayor debacle. Su sola presencia y su verbo son garantía para el ejercicio de las libertades y los derechos ciudadanos que con inusitada persistencia reclama del poder público.
Ahora bien, nuestro Cardenal Terrazas se traslada de Santa Cruz a Roma para ser elemento protagónico  en un acontecimiento único en representación de los católicos bolivianos. Habilitado por el Colegio Cardenalicio participará desde el uno de marzo en el Cónclave eclesial (Concilio de cardenales a puerta cerrada) para la elección del sucesor de Benedicto XVI el pontífice actual que ha sorprendido al mundo con su inédita abdicación.
Cuánta responsabilidad entraña esta presencia, al punto que todavía convaleciente de una intervención médica, ha tomado para sí la pesada misión de atravesar el gran océano y asumir su rol de padre conciliar, desde una austera habitación, igual que los demás 117 cardenales se concentrará en la elección del próximo Jefe de la Iglesia que congrega a 1.100 millones de creyentes en el mundo entero.
Representante de su grey multi- étnica con gentes de todas partes que conforman una identidad muy clara con valores comunes que desafiando al mundo polarizado de hoy, están construyendo la nueva sociedad integradora, interesada en la suerte de los pobres, en la Justicia y en la vigencia de un Estado de Derecho que respeto a cada uno de sus integrantes, estamos seguros que el Pastor pondrá sobre el altar de San Pedro todas las intenciones del pueblo boliviano y estará asistido del Espíritu Santo en las decisiones que asuma junto a sus hermanos los demás cardenales del mundo.
 atencihubiese pueblo en general que aprendie mantuvo dur

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

invitación a comentar lo publicado. la única restricción está en un lenguaje pulcro, directo, sin insultos ni palabras soeces que dañen la dignidad