Páginas vistas en total

domingo, 26 de mayo de 2013

El Deber le dedica sendo espacio al Cardenal Terrazas y a su sucesor Sergio Gualberti. Carmela Delgado ha escrito una crónica y entrevistado a personalidades que tienen que ver con la sucesión arzobispal en SC. Julio se va con el deber cumplido.

Carmela Delgado - cdelgado@eldeber.com.bo
Como lo hizo cuando lo nombraron arzobispo de Santa Cruz hace 22 años, anoche el cardenal Julio Terrazas llegó ante la Mamita de Cotoca para dar gracias por el servicio que prestó en la Iglesia cruceña bajo el protección de la Virgen María y que ahora deja en manos de monseñor Sergio Gualberti. 
Este alejamiento se da luego de que  el papa Francisco aceptara su renuncia al gobierno pastoral de la Arquidiócesis cruceña para que pueda descansar y cuidar de su salud.
En la celebración lo acompañaron los sacerdotes que ordenó en todo este tiempo y recibió aplausos de agradecimiento de los fieles, incluso muchos lograron saludarlo después de la misa.
El cardenal dijo que le gustaría que lo recuerden como un pastor que trató de ser testigo fiel del Señor, que anunció y habló de Cristo. 
“No he venido a decirles adiós, seguiremos anunciando a ese Cristo que sigue siendo el libertador y el salvador de todos”, apuntó tras pedir el respaldo para monseñor Gualberti.
Terrazas continuará trabajando como cardenal y se quedará como arzobispo emérito. En la primera eucaristía de hoy en la catedral, a las 7:00, estará el nuncio apostólico en Bolivia que trae una carta del papa para el purpurado boliviano. El cardenal entregará el báculo (símbolo del pastoreo) al nuevo arzobispo, monseñor Sergio Gualberti.
Reconocen la voz del pastor
Tras conocer la noticia en Bolivia se dieron muchas muestras de agradecimiento al cardenal. Uno de los primeros fue la Conferencia Episcopal Boliviana, que destacó el fecundo ministerio sacerdotal y episcopal de Terrazas, que hasta ahora ha sabido guiar a nuestra Iglesia en las diferentes misiones que le han sido encomendadas.
A su retorno de Sucre, el gobernador de Santa Cruz, Rubén Costas, sostuvo que el cardenal no deja de ser un importante líder de la Iglesia católica.
 Costas dijo que sabía con anticipación de la renuncia de Terrazas y que por eso adelantó trámites para que la Gobernación sellara un convenio con la Iglesia mientras él seguía al frente.
Los sermones del cardenal siguen una línea de entrega, como él mismo dijo, sin buscar recompensas materiales, en defensa de los derechos sociales y la justicia, incluso en muchas ocasiones ha sido contestatario al Gobierno. El último enfrentamiento sucedió en abril tras una serie de robos perpetrados en iglesias, entre ellas el santuario de la Virgen de Copacabana. El presidente Evo Morales acusó a algunos obispos de estos hechos, lo que fue respondido con dureza por el cardenal en una homilía.
Terrazas asistió como elector en marzo al cónclave en el que el argentino Jorge Mario Bergoglio fue elegido papa. Su salud ha estado delicada, porque tras asistir al cónclave en Roma fue ingresado dos días en el hospital italiano Juan XXIII de Bérgamo por un cuadro de cansancio físico. 
En los últimos días estuvo en varias actividades, incluso fue a visitar a los privados de libertad en el penal de Palmasola.
El motivo de su alejamiento
Julio Terrazas presentó su renuncia tras cumplir 75 años de edad, dando cumplimiento con el can. 401 del Código de Derecho Canónico, según lo explica el comunicado de la Nunciatura Apostólica.
Este alejamiento de la conducción del Arzobispado cruceño no significa que Julio Terrazas deja de tener el título de cardenal, toda vez que es una dignidad con la que ha sido revestido de por vida. Solo dejará de ser arzobispo titular de Santa Cruz y se convertirá en arzobispo emérito. 
El cardenal todavía podrá participar de un cónclave para elegir un nuevo papa porque aún no cumplió 80 años. Además, seguirá ejerciendo sus funciones en la Iglesia como miembro de algunas congregaciones y comisiones pontificias, porque la aceptación de su renuncia es solo al gobierno de la Arquidiócesis de Santa Cruz, no así a todas las otras funciones cardenalicias.
También se anticipó desde el arzobispado que seguirá viviendo en el mismo domicilio donde se encuentra ahora y participará de las invitaciones de la sociedad civil y seguirá dirigiendo sus mensajes al pueblo boliviano cuando así él lo crea conveniente 
El obispado cruceño

El oriente era parte del distrito del Obispado de Charcas, creado el 5 de julio de 1552.
Por varias razones, entre ellas la extensión territorial, el Obispado se divide en tres diócesis: Charcas, La Paz y Santa Cruz de la Sierra. El papa Paulo V, mediante la bula del 5 de julio de 1605, creó la diócesis de Santa Cruz de la Sierra.
El 30 de julio de 1975, con ocasión del sesquicentenario de fundación de la República de Bolivia, la diócesis cruceña es elevada al rango de Arquidiócesis. Su primer arzobispo fue Mons. Luis Rodríguez Pardo.
El 5 de febrero de 1991 asume  Julio Terrazas.  Desde 1605 son 39 los obispos de la diócesis. Ahora se extiende por alrededor de 37 poblaciones y está dividida en 8 vicarías pastorales que agrupan a 79 parroquias.
Reacciones
Conferencia Episcopal / Pronunciamiento sobre la renuncia
Ven un líder espiritual
Los obispos de Bolivia y toda nuestra Iglesia boliviana ven en la figura del cardenal un líder espiritual que nos seguirá animando con su palabra, liderazgo y carisma.  En la XCIV Asamblea fue nombrado presidente honorario de la Conferencia Episcopal y, siendo ahora arzobispo emérito de la Arquidiócesis de  Santa Cruz, continuará ejerciendo sus funciones de cardenal de Bolivia, colaborando con el santo padre.


Julio César Guerrero - Secerdote
presidente del clero Diocesano
La enseñanza del buen pastor
El nos ha mostrado ese lema tan hermoso que se ha sido servidor de todos. Ese servicio para nosotros, para todo sacerdote de nuestra jurisdicción, deja una enseñanza sobre todo de ejemplo, de humildad, de esa imagen del buen pastor que siempre ha demostrado con sencillez. Es un hombre que sigue entregando su vida al sacerdocio, al servicio de una Iglesia que tanto quiere y desea vivir al servicio de los más necesitados. 

Freddy Lazcano Pérez  / Sacerdote redentorista
San Borja / Beni
Una voz contestataria
Siempre buscó la justicia social, su trabajo ha resaltado en las diferentes misiones que ha tenido que cumplir en Oruro, y, sobre todo, en Santa Cruz, donde ha estado los últimos años, pero también lo hizo en las diferentes representaciones que realizó. Sus mensajes siempre han sido una guía para toda la gente, porque es una voz contestataria frente a la injusticia. Ha sido un pilar fundamental para muchos católicos en nuestro país para que no se puedan someter tan fácilmente ante nadie.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

invitación a comentar lo publicado. la única restricción está en un lenguaje pulcro, directo, sin insultos ni palabras soeces que dañen la dignidad