Páginas vistas en total

domingo, 28 de abril de 2013

Julio Cardenal Terrazas da respuesta clara y concreta a las acusaciones de Evo "no se complican con las mentiras para hundir al adversario" recordó el robo al Museo Sacro del que no hay noticias hasta ahora. El Deber, SC


El cardenal Julio Terrazas, en la homilía del domingo, que se realizó en la Catedral de Santa Cruz, rechazó a las acusaciones realizadas por el presidente del Estado Evo Morales, quien acusó a "algunos obispos" de estar implicados en la serie de robos ocurridos en templos católicos en los últimos tiempos y emplazó al cardenal a imponerles "un castigo severo para que nunca más algunos obispos roben".



Poniendo siempre por delante la palabra de Dios, el cardenal inició su homilía con una evidente preocupación por los robos que se han suscitado en algunos templos del país, y que el Gobierno ponga en tela de juicio la fidelidad de los obispos que caminan anunciando la salvación del Dios de la vida que entregó su vida para que no nos falte el soplo divino de la vida.
“No hay ninguna duda de parte del cardenal respecto a los hermanos obispos, reconozco su fidelidad, reconozco la entrega de todos ellos y no me  voy a prestar a ser el portavoz de mentiras de quienes no buscan más que la mentira para hundir al adversario. Los pastores de Bolivia no se complican con las mentiras y no se dejan llevar por halagos que aparecen siempre llenos de intereses mezquinos”, dijo el líder de la Iglesia católica en Santa Cruz. 
En el mensaje dominical también hizo referencia al atraco que sufrió la catedral de Santa Cruz, donde la Policía todavía no da con los responsables del hurto de las joyas religiosas, y reiteró el comunicado de la Conferencia Episcopal de Bolivia, que pide a las autoridades competentes una investigación objetiva y no mancillar y ejecutar a las personas espiritual y moralmente por simples sospechas. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

invitación a comentar lo publicado. la única restricción está en un lenguaje pulcro, directo, sin insultos ni palabras soeces que dañen la dignidad