Páginas vistas en total

viernes, 12 de abril de 2013


Adiós padre José Gramunt

Nos vemos en Cochabamba

El periodista y sacerdote jesuita José Gramunt de Moragas anunció este viernes su retiro de la Agencia de Noticias Fides (ANF), tras haberla dirigido desde su fundación hace medio siglo.
”Estoy seguro de que la agencia seguirá progresando y cumpliendo las funciones que ha desempeñado hasta ahora al servicio de la prensa nacional y de Bolivia”, dijo el sacerdote al despedirse de sus colaboradores antes de trasladarse a la residencia de retiro de los jesuitas en la ciudad de Cochabamba.
cuando tenía 12 años en Sucre 1949 lo conocí en Radio Loyola. 64 años de seguimiento
La Compañía de Jesús, a la que pertenece la Agencia de Noticias Fides, designará próximamente al nuevo director de ANF.
Gramunt, quien cumplió 90 años el agosto pasado, dirigió la agencia desde su fundación, el 5 de agosto de 1963.
Abogado de profesión, sacerdote por vocación y periodista de oficio, Gramunt de Moraga llegó a Bolivia en 1952, año en que inició sus actividades periodísticas como director de Radio Loyola de Sucre, primero, y de Radio Fides de La Paz, tres años después.
En su última actuación pública, el 26 de marzo pasado recibió el doctorado Honoris Causa de la Universidad Católica Boliviana (UCB). El acto se transformó en un verdadero homenaje de periodistas y personalidades de la vida pública nacional, entre ellos tres ex presidentes de la República.
Aunque su salud se había visto mermada en los últimos meses, Gramunt permaneció fiel a su ministerio y “al pie del cañón”, como solía decir, hasta el último día.
Autor de la columna política más antigua de la prensa boliviana y probablemente de América Latina, “¿Es o no es verdad?”, publicó su último editorial el 31 de marzo pasado con motivo del Domingo de Resurrección.
”Hasta aquí, amigo lector, mi tema fue una mediocre copia de los Evangelios”, escribió en el último párrafo de su artículo. “Me queda todavía felicitarlos por la resurrección gloriosa del Maestro quien permanecerá cerca de cada uno de nosotros para conducirnos a la eterna gloria. ¡Si ponemos los medios a nuestro alcance…!”, concluyó.
En el discurso que pronunció con motivo de la entregada del Honoris Causa, el director de ANF criticó la utilización de los nuevos medios y sistemas de comunicación social para “ahogar la libertad de expresión y de prensa” y fomentar “el odio, los resentimientos o las venganzas”.
“Vivimos en la era de la información y del conocimiento. Estamos en plena transformación del oficio de comunicar e informar. Las nuevas tecnologías nos sorprenden cada día, lo que nos obliga a no quedarnos atrás”, dijo.
“Pero no todo es progreso”, advirtió. “A través de los instrumentos de comunicación social, algunos siembran las falsas pretensiones de la vida fácil, irresponsable, fomentan el odio, los resentimientos o las venganzas. Otros crean nuevos sistemas para ahogar le libertad de expresión y de prensa”, subrayó.
Asimismo, expresó su preocupación por “la corrupción en todos los niveles” que, según dijo, “parece adueñarse del mundo”. “Y observamos, con impotencia –añadió-, cómo se desmoronan los valores y las instituciones democráticas, sustituidas por regímenes políticos charlatanes e ineptos”.
“Éste es pues el momento oportuno para reafirmar y comunicar -no olvidemos que somos comunicadores- nuestra convicción de que, sólo profesando y practicando los mandamientos de la nueva ley, propuesta por Jesús, podremos aportar nuestra contribución a un mundo mejor”, puntualizó.
La Universidad Católica Boliviana (UCB) publicará en breve una selección de sus artículos de los últimos 50 años, comentados por el ex presidente Carlos Mesa Gisbert, en lo que se refiere a la visión histórica, y por el periodista Alberto Bailey Gutiérrez, sobre su visión ética. Asimismo, publicará la historia de la Agencia de Noticias Fides.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

invitación a comentar lo publicado. la única restricción está en un lenguaje pulcro, directo, sin insultos ni palabras soeces que dañen la dignidad