Páginas vistas en total

sábado, 27 de abril de 2013

Costas afirma que Evo acusa a la Iglesia para tapar los graves problemas. desorienta Evo a los medios para olvidar la extorsión, la corrupción, el narcotráfico y la inseguridad ciudadana

El Gobernador Rubén Costas dijo que el Gobierno Nacional responsabiliza a los Obispos en el robo de las joyas de la Virgen de Copacabana en búsqueda de causar polémica y tapar los verdaderos problemas del país.

“Como a veces se desorienta, hasta a la prensa de las cosas que realmente angustian al pueblo, como la red de extorsión manejada por este gobierno, como la corrupción, como el tema narcotráfico, y como el tema de seguridad ciudadana que eso debe preocupar”, dijo Costas en un comunicado de prensa de la gobernación.
alto grado de cinismo en declaraciones de Evo contra la Iglesia. adónde llevan?


Asimismo, agregó que “es un alto grado de cinismo encajarle la responsabilidad a la Gobernación, o ahora encajarle la responsabilidad a los obispos y al Cardenal, no le parece que esto es incongruente y que es un con alto grado de cinismo”, sentenció Costas.

Calificó de “incongruentes” las declaraciones del presidente Evo Morales, que responsabilizó a la Iglesia por el robo de las joyas a la Virgen de Copacabana y pidió al Cardenal Julio Terrazas dar un castigo a los obispos que tengan culpa de este hecho.

¿El narcotráfico no es lo que tiene angustiado al pueblo cruceño?”, inquirió el Gobernador, quien además protestó por el “cinismo absoluto” del presidente Morales por culpar a los Obispos. 

En este sentido, también recordó que hace tres años, cuando dijo que las mafias internacionales estaban en Santa Cruz, ganó el adjetivo de “ignorante”, y un juicio por desacato por parte del vicepresidente Álvaro García Linera. “¿Acaso no están las mafias internacionales?, ¿acaso lo que vemos acá no es producto de la extorsión, corrupción y delincuencia?.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

invitación a comentar lo publicado. la única restricción está en un lenguaje pulcro, directo, sin insultos ni palabras soeces que dañen la dignidad