Páginas vistas en total

domingo, 21 de abril de 2013

como lo anticipamos en el Día de las Vocaciones el pueblo de Dios, se reunió para hablar de sacerdotes y religiosas. de la vocación por amor a Cristo. muy concurridos los templos oyeron los testimoniso


La Iglesia necesita de vocaciones de hombres y mujeres valientes que escuchen el llamado del Señor y responden con un sí. Respuesta que debe ser por amor a Dios para pastorear y cuidar su rebaño aun a costa de la propia vida, así pidieron los pastores episcopales en la 50 jornada mundial de las vocaciones.
“Queremos nuevos ministros sembradores de paz y de vida, de perdón y reconciliación”, puntualizó el Arzobispo de Santa Cruz, cardenal Julio Terrazas, al señalar que la Iglesia no  necesita consagrados para llenar un cupo, sino para servir al Pueblo de Dios.
“Celebrando los sagrados ritos y elevando sus oraciones de alabanza y súplica durante las distintas horas del día, ustedes se harán voz del Pueblo de Dios y de la humanidad entera”, señaló este domingo, el Sumo Pontífice en la Ordenación de varios sacerdotes.
“Que se susciten pastores que puedan responder al llamado que hace nuestro Padre”, señaló el Presidente de la Conferencia Episcopal Boliviana (CEB) y Obispo Castrense, monseñor Oscar Aparicio, al pedir que “hayan hombres consagrados sacerdotes que puedan guiar a su Pueblo, que puedan cuidar y apacentar a su grey”.
Este domingo se celebró la 50 la Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones, la Iglesia Católica se unió en plegarias pidiendo a Dios más segadores para difundir la Palabra del Señor.
“La Palabra de Dios no es propiedad de ustedes: es Palabra de Dios. Y la Iglesia es la que custodia la Palabra de Dios”, puntualizó el Sumo Pontífice en la ordenación de diez presbíteros de Roma.
Al medio día de este domingo, Francisco les dijo a los jóvenes que “si me siento atraído por Jesús, si su voz calienta mi corazón, es gracias a Dios Padre, que ha puesto dentro de mí el deseo del amor, de la verdad, de la vida, de la belleza”, puntualizando que “¡Jesús es todo esto en plenitud!”, enseñando que “esto nos ayuda a comprender el misterio de la vocación, especialmente de las llamadas a una especial consagración”.
Las y los consagrados deben aceptar esta vocación “de acuerdo con el corazón de Dios que quiere abrirse caminos por todos lados para que, de una vez, como un torrente de vida llegue la vida de Dios a todos nosotros y a todos nuestros pueblos”.
La jornada de oración se celebra en el domingo del Buen Pastor, recordó monseñor Aparicio al indicar que Él es quien llama para apacentar a sus ovejas, por lo que “seguir sus caminos significa también esta responsabilidad” de las familias para que salgan de ese seno  “buenos pastores que guíen a esta grey

No hay comentarios:

Publicar un comentario

invitación a comentar lo publicado. la única restricción está en un lenguaje pulcro, directo, sin insultos ni palabras soeces que dañen la dignidad