Páginas vistas en total

martes, 19 de marzo de 2013

Espiritualidad Crística es un blog que hemos acogido hace ya tres años. nos ofrece siempre un contenido fresco, diáfano espiritual que nosotros agradecemos. hoy se ocupa de "gestos cordiales de Francisco". un deleite.


Autor invitado: Juan Rubio Fernández. Sacerdote y director del semanario Vida Nueva.

Son días de gestos. Son tiempos de gestos. Cuando las palabras sobran, en un mundo simbólico, el gesto es importante. Y el gesto de Ratzinger fue inmenso. Ahora, su sucesor llega con nuevos y reveladores gestos. Atentos a ellos porque son la punta de un iceberg. Otra cosa es que lo dejen desarrollar lo que ellos significan. A mi juicio son varias las claves que denotan

1. La puesta en escena fue impresionante para una institución tan secular. Sencillo, amable, cargado de sentido común. Un pastor entre lobos, decían algunas. Cara de buena persona decían otros. Atuendo sencillo, saludo cordial y mucha empatía. Tenía esa “risa argentina” tan peculiar, pero con sangre italiana. Va bene, comentaban los romanos. Puesta en escena de un pastor. Soy el obispo de Roma. Lo dijo bien claro. Alejamiento de una política de imperio, alejamiento de un escenario excesivamente político. Un paso gigante. Y habrá mas. Ha eliminado en unas horas muchos viejos muebles del escenario, algunos llevaban siglos. Le seguirán dejando que limpie mas y los mande a los museos?

2. Un mensaje claro a la Curia. No ha podido la omnipotente curia de Sodano imponer al candidato. La Conferencia Episcopal Italiana mando un texto de saludo al nuevo papa. El texto decía Angelo Sodano. Creían que era él, tan solo porque alguien, unos minutos antes de saberse el nombre, desactivo su cuenta de Twitter. Sorpresa en la Curia. Los cardenales europeos con excepciones, querían más de lo mismo. Los otros se atrevieron con la opción Bergoglio. La Curia queda derrotada. Le han llegado nuevos tiempos. El vencedor es Ratzinger que con su gesto quiso renovar la curia y con este nombramiento lo ha logrado. Pero también Martini. El conclave ha homenajeado al cardenal Martini, al que muchos quisieron como papa pero que el renuncio en el conclave que eligió a Benedicto XVI. Ya entonces Martini, fallecido en agosto del pasado año, le dio los votos a Bergoglio y este a Ratzinger en la cuarta votación. Ahora los cardenales le han devuelto el agradecimiento por aquel gesto porque entonces no podía ser otro que Ratzinger. Tomo un nombre de reformador, Benito. Este ha tomado otro de reformador. Francisco. Dos reformadores desde banas distintas. Uno desde lo ideológico, otro desde lo vital. Conjugando ambos podría avanzarse para la credibilidad de la Iglesia.

3. Un mensaje geoestratégico. La vieja Europa no puede decidir ya tanto. La mayoría de los cristianos están en el continente americano. No se puede hacer todo a la europea, pensar, celebrar y hablar con criterios europeos. Hacen falta aires nuevos desde el otro lado del continente, pero no de golpe. La Iglesia debe hacer los cambios tranquilos. Por eso un papa de América, pero de un lugar muy europeo de América, Argentina, el escenario en el que se representa Europa. La Iglesia se abre allá y ha de seguir vibrando con aquellas iglesias, pese a que hay escapes, fugas, pero también hay mucha pasión.

4. Es bueno saber que el nuevo papa viaja en autobús, toma el tren, no vive en un palacio episcopal, atiende a un sacerdote mayor, suele compartir mucho tiempo en las barriadas marginales. Es bueno saberlo. Habrá cambios en este sentido. Habrá muchas sorpresas. Juan XXIII ya lo hizo. El momento de la restauración de Juan Pablo II y Ratzinger ya ha acabado. Empieza el momento de la renovación, de lo esencial, de lo que vale la pena.

5. Pero hay algo que no ha dejado indiferente. Y es que es un hombre dispuesto a abordar los grandes temas pendientes. No lo va a lograr, pero estoy seguro que va a abrir un camino nuevo, va a facilitar una nueva forma de ver las cosas. El confía mucho en los jóvenes. Lo ha demostrado y siempre estará atento a abrir camino a ellos. Y eso es ya una revolución. Deja hacer, no obstruir, no taponar. Vivir el evangelio desde otras categorías que no solo sean las intelectuales. Ratzinger no ha muerto y ambos podrán ayudarse. Dos maneras de ser en un solo cuerpo….

Daremos los cien días, daremos el voto de confianza, pero ya desde el principio el gesto de elegante sencillez ha cautivado al mundo, como hizo Juan XXIII, como la Iglesia necesita.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

invitación a comentar lo publicado. la única restricción está en un lenguaje pulcro, directo, sin insultos ni palabras soeces que dañen la dignidad