Páginas vistas en total

viernes, 1 de octubre de 2010

los obispos ecuatorianos hacen un llamado para conservar la paz social y evitar la confrontación. piden diálogo constructivo.

En un comunicado publicado el viernes por Radio Vaticano, la Conferencia Episcopal Ecuatoriana invitó a los ecuatorianos a abrir "un auténtico proceso de diálogo" tras la revuelta policial que puso en vilo al país suramericano.


"Pedimos al Gobierno y a la Asamblea Nacional que, lejos de imponer sus decisiones en forma unilateral, se abran a un auténtico proceso de diálogo, que lleve a una convivencia constructiva y concertada", reza el comunicado divulgado por la emisora oficial de la Santa Sede.


Los obispos hicieron un "llamado a la serenidad y al diálogo positivo" ante los violentos hechos ocurridos en el país suramericano protagonizados por la fuerza pública y que han llevado a que el Presidente Rafael Correa decrete el "estado de excepción" durante una semana en el que el ejército tendrá a su cargo la seguridad.


"Se ha procedido por vías de hecho y lesionado la dignidad de la Asamblea Nacional y del Señor Presidente de la República, mientras brotes anárquicos sembraron grave inquietud en todo el país", reconocen los obispos.


"Para llegar a la solución de la crisis a la vista, queremos hacer un urgente llamado a todos los ecuatorianos, para que conserven la serenidad y asuman la paz social, no la confrontación, como actitud fundamental", escribieron.


Las autoridades religiosas ecuatorianas invitan a la población a "reconocer que las violencias causan trastornos sumamente dañinos y duraderos, causantes de perjuicios, a veces irreversibles, a la respetabilidad de las instituciones democráticas, a la vida y posesiones de los ciudadanos, a la solidez del sistema social".


"Solamente un diálogo asiduo, audaz y constructivo, podrá llevarnos a un mejor Ecuador", sostienen los obispos que solicitan para ello que se garantice "la libertad de expresión ciudadana a través de los medios de comunicación".

No hay comentarios:

Publicar un comentario

invitación a comentar lo publicado. la única restricción está en un lenguaje pulcro, directo, sin insultos ni palabras soeces que dañen la dignidad