Páginas vistas en total

domingo, 24 de octubre de 2010

los obispos católicos orientales han hecho un llamado a la ONU para poner fin a la ocupación de territorios árabes


Los obispos reunidos en el Sínodo de Oriente Medio hicieron un llamamiento a la comunidad internacional y, en especial, a la ONU para que pongan fin, mediante la aplicación de las resoluciones de su Consejo de Seguridad, a la ocupación israelí de los "diferentes territorios árabes", informa Efe.

Esa es una de las conclusiones que aparecen en el mensaje final del Sínodo que congrega en el Vaticano desde el pasado 10 de octubre a 185 obispos y que este domingo clausurará el Papa Benedicto XVI. En el texto los obispos expresan su esperanza por que la solución "dos pueblos, dos estados" para israelíes y palestinos se convierta en una realidad. "Los ciudadanos de los países de Oriente Medio apelan a la comunidad internacional, en particular a la ONU, para que trabaje sinceramente en unasolución de paz justa y definitiva en la regióny esto a través de la aplicación de las resoluciones del Consejo de Seguridad y de la adopción de medidas jurídicas necesarias paraponer fin a la ocupación de los diferentes territorios árabes", reza el texto. "El pueblo palestino podrá así tener una patria independiente y soberana y vivir allí en la dignidad y la estabilidad. El Estado de Israel podrá gozar de paz y de seguridad dentro de las fronteras internacionalmente reconocidas", prosigue. “Sufrimiento” de palestinos e israelíesEn el mensaje, que contiene un apartado titulado “Cooperación y diálogo con nuestros conciudadanos judíos”, se apuesta por “una paz sincera, justa y definitiva" en Oriente Medio y se reconoce el "sufrimiento e inseguridad" que viven los israelíes, pero también los palestinos.

"Somos conscientes del impacto del conflicto palestino-israelí en la región, sobre todo en elpueblo palestino, que sufre las consecuencias de la ocupación israelí, la falta de libertad de movimiento, el muro de separación y las barreras militares, los prisioneros políticos, la demolición de casas, la perturbación de la vida económica y social y los miles de refugiados", indica el texto. "Todos nosotros somos interpelados por la palabra de Dios. Ella nos invita a escuchar la voz de Dios, que nos habla de paz. Pero no está permitido que se recurra a posiciones teológicas bíblicas para hacer de ello un instrumento para la justificación de las injusticias", añade. Los obispos, que condenan el antisemitismo, el "anti-cristianismo" y la "fobia al islam", esperan que, con el "diálogo continuo" que existe entre la Iglesia Católica y la Judía se pueda actuar para "poner fin al conflicto político que no deja de separarnos y de perturbar" la vida en la zona.

Expresan además su "preocupación" por el hecho de que se produzcan iniciativas unilaterales que puedan cambiar la demografía y el estatuto de Jerusalén como "patrimonio religioso para cada una de las tres religiones: judía, cristiana y musulmana". "Dios nos quiere juntos, unidos", apuntan los obispos, quienes expresan su solidaridad con los cristianos iraquíes y esperan que "Irak pueda poner fin a las consecuencias de la guerra asesina y restablecer la seguridadque proteja a todos sus ciudadanos, con sus componentes sociales, religiosas y nacionales". El Sínodo para Oriente Medio pide además "a los gobiernos y a los responsables públicos" de la región que frenen la "hemorragia" de cristianos que emigran de la zona por la inseguridad que sienten.[Image]

No hay comentarios:

Publicar un comentario

invitación a comentar lo publicado. la única restricción está en un lenguaje pulcro, directo, sin insultos ni palabras soeces que dañen la dignidad