Páginas vistas en total

domingo, 21 de agosto de 2011

la mejor crónica Clarín de Buenos Aires sobre las Jornadas Mundiales de la Juventud que presidió Benedicto XVI en Madrid. Valioso


Benedicto XVI terminó este domingo su visita a España llamando a los jóvenes católicos a difundir su fe, tras la última misa de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), que congregó a 1,5 millones de peregrinos.
"Llevad el conocimiento y el amor de Cristo por todo el mundo", exhortó el Papa a los jóvenes tras una eucaristía al aire libre ante un mar de jóvenes, antes de regresar a Roma tras cuatro días en Madrid. "El quiere que seáis sus apóstoles en el siglo XXI y los mensajeros de su alegría. íNo lo defraudéis!", les dijo. Y remarcó que no se dejen "seducir por las falsas promesas de un estilo de vida sin Dios".
El Papa volvió a celebrar misa este domingo. "Espero que hayáis podido dormir a pesar de la inclemencia del tiempo", les dijo a los jóvenes a raíz de la tormenta de ayer. "Seguro que esta madrugada habréis levantado los ojos al cielo más de una vez, no sólo los ojos, sino también el corazón", agregó a su llegada al aeródromo de Cuatro Vientos.
La multitud de peregrinos volvía a recibir a Benedicto XVI a primera hora de la mañana después de pasar la noche al raso rezando y cantando en una superficie del tamaño de 48 campos de fútbol en la que algunos llevaban acampados 24 horas.
El campamento montado con sacos de dormir y esterillas al aire libre, donde los jóvenes soportaron el sábado temperaturas de casi 40 grados sin una sombra donde resguardarse, sufría aún los destrozos de la breve tormenta nocturna.
Miles de estos peregrinos que asistieron a la JMJ iniciaron hoy mismo el regreso a sus lugares de origen, y tanto las estaciones de autobuses y ferrocarril como el aeropuerto de Barajas se fueron llenando de jóvenes que partían.
También en Madrid-Barajas fue despedido el Papa por los Reyes de España, Juan Carlos y Sofía, quienes le acompañaron hasta el pie de la escalerilla del avión, engalanado en las ventanas con las banderas vaticana y española.
En la ceremonia de despedida en el aeropuerto, el obispo de Roma aseguró que se marchaba de España "contento y agradecido", además de "realmente impresionado" por lo vivido durante los últimos días.
A las "alegrías y vivencias" de los últimos días se refirió también el rey Juan Carlos, quien agradeció al pontífice las palabras de amor y de esperanza que ha dirigido a los jóvenes de todo el mundo.
El Papa dejó un mensaje a todos los españoles: "Los tengo muy presentes en mi oración, rezando especialmente -dijo- por los matrimonios y las familias que afrontan dificultades de diversa naturaleza, por los necesitados y enfermos, por los mayores y los niños, y también por los que no encuentran trabajo".
El próximo encuentro de las Jornadas Mundiales de la Juventud será en el 2013 en Río de Janeiro. El anuncio lo hizo el propio Papa en la vigilia de Cuatro Vientos, donde los jóvenes españoles traspasaron la Cruz de los jóvenes de las JMJ a sus iguales brasileños.
En los doce discursos que pronunció en esta visita -la tercera a España de sus seis años de pontificado- Benedicto XVI denunció el relativismo moral, instó a los jóvenes católicos a ser practicantes, a "no seguir a Jesús en solitario", a casarse o a abrazar el sacerdocio si tienen verdadera vocación.
También cuestionó "los excesos de la ciencia" y prácticas como el aborto o la eutanasia, así como el matrimonio homosexual, de manera indirecta y evitando en todo momento una confrontación con el gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero, que se ha volcado en la organización de esta JMJ.
El Papa fue sido acogido y vitoreado estos días por los cientos de miles de peregrinos -cerca de medio millón de latinoamericanos- y a lo largo de la visita sus jóvenes seguidores acuñaron lemas y cánticos como "!yo soy adicto, al Papa Benedicto!" o "esta es la juventud del Papa".
Pero también se registraron algunas protestas de colectivos laicos opuestos al empleo de fondos públicos para un acontecimiento católico en medio de la profunda crisis económica que vive el país, incidentes que han sido minimizados por el Vaticano y el ejecutivo español apelando a la libertad de expresión. (En algún momento lo anunció el Papa:. "Nos vemos en Rio de Janeiro 2013".

No hay comentarios:

Publicar un comentario

invitación a comentar lo publicado. la única restricción está en un lenguaje pulcro, directo, sin insultos ni palabras soeces que dañen la dignidad