Páginas vistas en total

domingo, 5 de diciembre de 2010

preparar la Navidad dejando de lado peleas y controversias. cuánta unidad nos falta. señaló el Pastor desde Santa Cruz

A pocas semanas para la celebración de la Navidad, el Cardenal Julio Terrazas, invocó, durante su homilía dominical, a la unidad y compresión entre los bolivianos, dejando de lado el espíritu de las peleas y controversias, para construir una sociedad mejor en bien de todos.

"No hay que mirar muy lejos, basta mirar nuestro ambiente, cuanta unidad nos hace falta (...) entra más el espíritu de la pelea y la controversia que el espíritu de la compresión y la tolerancia. Tenemos pues dejar que nuestra madre María, sea nuestra estrella que brilla en el cielo para recordarnos que nosotros tenemos que vivir como hermanos y trabajamos como una sola familia, una estrella que nos va a hace ver que esa unidad hay que edificarla siempre a partir de Dios y que los valores del Evangelio no se borren de ninguna parte, que los valores del Evangelio sigan enriqueciendo nuestras búsquedas, nuestras maneras de trabajar, para conseguir algo mejor en bien de todos", dijo en su mensaje dominical.

Las reflexiones del Cardenal surgen en medio del análisis en el Legislativa del proyecto de Ley de Educación "Avelino Siñani-Elizardo Pérez", que plantea la abolición de la materia de Religión para reemplazarla por la asignatura de Religión Espiritualidad, Ética y Valores.

El Gobierno a través del referido proyecto de Ley, plantea la instauración de una educación pública laica. El ministro de Educación, Roberto Aguilar, informó que tras la aprobación de la Ley todas las unidades educativas llevarán la materia Religiones, Espiritualidad, Ética y Valores, asignatura que enseñará aspectos vinculados a la espiritualidad de un pueblo indígena, creencias, fe, religión de una comunidad.

NAVIDAD

En el advenimiento de la celebración de la Navidad, el Arzobispo de la Arquidiócesis de Santa Cruz, reflexionó, también, en torno a la importancia de la unidad, pero "no una unidad hecha a golpes, sino una unidad que necesitamos hoy más que nunca". El

Cardenal instó a "borrar los resentimientos" y fortalecer los valores del respeto a la vida, la libertad, justicia y paz. "Tanto que hablamos de paz, de justicia, la justicia debe llevar a la paz, la paz tiene que ser es espacio para trabajar por la justicia, pero acogiéndonos unos a otros no persiguiéndonos, no echando lodo el uno al otro, vivir esta exigencia del evangelio le pareció urgente a Pablo recordarles a los cristiano", dijo.

En ese contexto, recomendó a la comunidad católica mantener viva la fe al recordar la "Novena" que dejó como una sabia enseñanza la Virgen María.

"Adelante el mal no va a vencer, el mal va a ser eclipsado, vencerá el bien en el momento oportuno en la época en la que Dios la considere necesaria nosotros estamos a disposición de nuestro Dios y la esperanza es lo último que puede morir en cada uno de los creyentes", dijo.

El Cardenal invito a los fieles a reflexionar y no dejarse llevar por el "mercantilismo" y hacer de la Navidad un signo de esperanza. "Que esta fiesta de la Virgen nos haga comprender mucho mejor la Navidad y nos de la fuerza para que en este ambiente nos preparemos para como ella ser estrellas que busquen la unidad, que iluminen a los que buscan salir de las tinieblas para encontrarse con la luz de un Dios que viene a salvarnos".

Apelando a las escrituras del Evangelio, Cardenal Julio preguntó con voz suave y serena a los congregados en la misa. "¿Cómo estamos preparando la Navidad? ¿A quién esperamos?", preguntó; para luego añadir, "la respuesta tiene que ser clara, rápida y auténtica. Esperamos al Mecías, aquel que vino a entregar su vida por nosotros. Si esto no lo tenemos presente, nuestra Navidad puede pasar desapercibida, nuestra Navidad puede diluirse, en medio de tantas cosas que nos ofrecen, de tantas luces que se encienden, de tantas alabanzas y saludos que se da. Si nosotros no captamos eso la navidad será una fecha más en nuestra vida, un prepararnos para empezar otro año en el que vamos a repetir los mismos errores, los mismos pecados, las mismas traiciones y las mismas debilidades", afirmó el Cardenal Julio Terrazas.

En medio del ambienten navideño el Cardenal instó a la "conversión sincera y rechazar "los frutos del mal, del odio del resentimiento, y encontrarnos con el Dios de la vida, de la libertad, de la justicia".

No hay comentarios:

Publicar un comentario

invitación a comentar lo publicado. la única restricción está en un lenguaje pulcro, directo, sin insultos ni palabras soeces que dañen la dignidad