Páginas vistas en total

viernes, 21 de diciembre de 2012

si los 77 años de Julio Cardenal pesan por los problemas de salud, se lo ha visto reconfortado y animando a los creyentes por la proximidad de la Navidad


El cardenal Julio Terrazas reflexionó ayer sobre el verdadero sentido de la Navidad, un acontecimiento que nos llama a acercarnos a Dios y a llenarnos de paz. “En esta Navidad cada uno de nosotros debe abrir las puertas de su corazón para llenarnos de ese Dios que viene a traernos su paz”, expresó Terrazas en su mensaje navideño.
Desde el colegio Uboldi y evocando las palabras del Santo Padre, el prelado afirmó que lo de “Belén no es un cuentito de abuelitas, no es algo que se inventó Jesús para convertir a sus primeros discípulos. Es un acontecimiento que viene a iluminar al mundo entero y no al pesebre que hacemos en nuestras casas o a los focos bonitos de las plazas y calles”. 

Sus momentos difíciles
El pastor de la Iglesia, que se recupera de una operación de colon, también se abrió con su pueblo y habló de los momentos difíciles que le tocó vivir debido a sus problemas de salud. Confesó que, incluso, estuvo tentado a dar un paso al costado, pero decidió seguir sirviendo al Señor. “Han habido momentos de alegría, pero también de zozobra, de definición y de pensar en sí mismo. Más fácil hubiera sido decir hasta aquí no más y la tentación vino, pero un cardenal de 77 años no necesita un cuerpo de quinceañero, necesita la fuerza que Dios le quiere dar y le está dando para seguir sirviendo al pueblo”, expresó.
Por otro lado, el Arzobispado de Santa Cruz confirmó que la tradicional Misa de Gallo, que se celebra en Nochebuena, se realizará a las 21:00 en la catedral. La misa será presidida por el cardenal.
Para el 25 de diciembre se tienen programadas varias celebraciones en diferentes horarios; a las 7:00, a las 8.30, a las 10:00, a las 11:30, a las 18:30 y a las 20:00 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

invitación a comentar lo publicado. la única restricción está en un lenguaje pulcro, directo, sin insultos ni palabras soeces que dañen la dignidad