Páginas vistas en total

martes, 25 de diciembre de 2012

por primera vez Benedicto XVI se dirigió también por internet a todos los creyentes abogando por Siria en primer lugar luego a Egipto y China con tono más conciliador.



Benedicto XVI dedicó a Siria el primer puesto en su discurso de felicitación de Navidad para pedir que cese “un conflicto que no respeta ni siquiera a los enfermos y cosecha víctimas inocentes”. El Papa realizó “un llamamiento para que cese el derramamiento de sangre, se faciliten las ayudas a los prófugos y desplazados, y se alcance una solución política al conflicto a través del diálogo”.
La Navidad es el día de la paz, y el Papa pidió “que brote en la Tierra donde nació el Redentor, y que él conceda a israelíes y palestinos la valentía de poner fin a tantos años de luchas y divisiones, emprendiendo decididamente la vía de la negociación”.
Benedicto XVI mencionó en tercer lugar a Egipto, “la amada tierra bendecida por la infancia de Jesús”, para pedir que los ciudadanos construyan, como el en resto del norte de África, “sociedades basadas en la justicia, el respeto de la libertad y la dignidad de la persona”.
En la lista de países con problemas serios, China apareció en quinto lugar, pero el Papa la mencionó de modo positivo y conciliador pidiendo “que el Rey de la Paz dirija su mirada a los nuevos dirigentes de la República Popular China en el alto cometido que les espera”, de modo que sepan valorar “la contribución de las religiones, respetando a cada una de ellas”, en lugar de perseguir a las que no se doblegan a las órdenes políticas.
El Papa se refirió finalmente a Malí, el este del Congo, Nigeria y Kenia, en un mensaje que, afortunadamente, no tuvo que mencionar ningún conflicto grave en América, Europa, ni Oceanía. Los puntos sangrantes del planeta son Oriente Medio y África, con gran diferencia.
Al término de su discurso, leído en el balcón central de la basílica de San Pedro, el Papa felicitó la Navidad en 65 idiomas, incluidos el hebreo, el arameo y el chino. A los cientos de millones de católicos que hablan español en todo el planeta les deseó en nuestro idioma: “¡Feliz Navidad! Que la paz de Cristo reine en vuestros corazones, en las familias y en todos los pueblos”.
Acto seguido impartió la bendición “Urbi et Orbi”, a “la ciudad y al mundo”, dirigida también a quienes seguían su mensaje por la radio, la televisión e Internet.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

invitación a comentar lo publicado. la única restricción está en un lenguaje pulcro, directo, sin insultos ni palabras soeces que dañen la dignidad