Páginas vistas en total

jueves, 5 de julio de 2012

puede la Iglesia sacar rogativas pidiendo "basta de violencia y humillación a los hermanos indígenas" y entonces como en Buenos Aires, como en Varsovia, como en otros lugares el pueblo podrá salir a las calles...ANF)


La Iglesia Católica condena la violencia que se registra en el país y ruega por una pronta solución a los conflictos, pues, es urgente poner fin al enfrentamiento entre hermanos, señala el mensaje del Secretario General de la Conferencia Episcopal Boliviana (CEB), monseñor Oscar Aparicio.
“A nombre de la Iglesia boliviana condenamos vehementemente los hechos de violencia registrados en los últimos días y demandamos, una vez más, de las autoridades responsables y sectores involucrados un verdadero diálogo que tome en cuenta todos los puntos de vista” en cada problema.
Pide evitar “medidas que dividen a las comunidades, el enfrentamiento entre hermanos y las descalificaciones mutuas”, que se están registrando a diario en los conflictos por el TIPNIS y Mallku Khota.

La Secretaría General de la CEB, al igual que la población “ve con profunda preocupación e indignación la situación de secuestro y enfrentamiento entre hermanos en la comunidad de Mallku Khuta, así como la represión, ejercida por fuerzas del orden, en contra de la vigilia de los marchistas del TIPNIS, muchos de ellos mujeres y niños”.
Insiste que “en reiteradas ocasiones, la Iglesia Católica ha condenado el uso de la violencia por considerarla inútil y contraria a la dignidad de toda persona y al ejercicio de sus derechos fundamentales”, pues, “la violencia nunca ha contribuido a la solución de ningún problema y constituye un grave atentado a la vida, don sagrado de Dios”.
DIÁLOGO, MÁS DIÁLOGO Y DIÁLOGO
“Un diálogo responsable no debe quedar supeditado a una sola manera de ver y entender los acontecimientos, su naturaleza supone apertura y despojo de posiciones inamovibles”, señala  monseñor Aparicio.
El diálogo es “escucha y respeto recíproco de visiones y propuestas” puesto que es “medio idóneo para alcanzar las soluciones deseadas, al servicio de la dignidad de las personas y el bien común de toda la sociedad”.
El Secretario de Pastoral de Comunicación de la CEB, padre José Fuentes, insistió en la necesidad de “diálogo, diálogo y más diálogo” como única vía para encontrar soluciones a conflictos entre hermanos.
SOLIDARIDAD
La Iglesia ratifica la “solidaridad con las víctimas de estos actos de violencia, pues su sufrimiento no nos es indiferente”, indica el comunicado de la Secretaría General de la CEB.
A través de Pastoral Social Caritas Boliviana, la Iglesia Católica está presente apoyando a los marchistas que llegaron a La Paz la semana pasada, después de la larga caminata de dos meses. Brindando atención en salud, alimentación y de acogida, señaló monseñor Aparicio.
Por otro lado, los sacerdotes diocesanos “reconocemos y apoyamos a los hermanos indígenas en su planteamiento y lucha   por sus derechos naturales, incluyendo territoriales, en el mejoramiento de sus condiciones de vida que no son debidamente atendidos ni respetados en sus necesidades”.
Los pueblos originarios son “transgredidos en sus derechos naturales y humanos por las autoridades correspondientes coyunturales, quienes  ven como enemigos a los que reclaman sus derechos de vivir bien”, asegura el pronunciamiento de la 27 Asamblea Nacional de sacerdotes diocesanos.  //JTI//

No hay comentarios:

Publicar un comentario

invitación a comentar lo publicado. la única restricción está en un lenguaje pulcro, directo, sin insultos ni palabras soeces que dañen la dignidad