Páginas vistas en total

domingo, 12 de junio de 2011

pentecostés es una fiesta grande. la fundación de la Iglesia. reunidos los apostóles por última vez se reúnen con Jesús que les deja el Espíritu Santo


El Cardenal Julio Terrazas en su homilía, de este domingo, solicitó al momento de celebrarse la fiesta de pentecostés que los pueblos y los gobernantes se dejen guiar por el espíritu para que puedan encontrar el lenguaje  del amor  que une a los pueblos con sus gobernantes. Señaló que el único que podrá unir a los pueblos se dará a través del espíritu santo.
En la homilía el Cardenal Julio Terrazas expresó un mensaje  sobre  la transformación social y personal a la que conduce el Espíritu de Dios va por el camino de la unidad respetando el pluralismo a través de signos concretos de solidaridad, amor, verdad, alegría y esperanza.
 "Hablar  de un Dios que respeta el pluralismo, la diversidad de lenguas, pero que pide que nos entendamos por lo menos con el lenguaje del amor. El espíritu transforma a las personas pero también transforma las relaciones  entre los pueblos. Buscar lo que une y dejar de lado todo ello que separa, que condena", solicitó el Cardenal.
La fiesta de Pentecostés recuerda la llegada del Espíritu Santo sobre los discípulos otorgándoles la inspiración para cumplir aquella misión encomendada por Jesús. Vayan y proclamen la Buena Noticia a todos los pueblos.
Recordó la torre de babel, quienes se dedicaron a la construcción de un monumento que no estaba encaminado a los proyectos de Dios que al final los llevó a la destrucción. "No podemos hablar de Dios si arriba vamos a colocar dioses falsos, existen aquellos que no reconocen  la presencia del Dios de la Vida y se pasan buscando momentos para matar, destruir a los demás".
  
Dijo que la fiesta de pentecostés  debe  unir más a los pueblos aislados que están alejados de la presencia de Dios, resaltó que es el espíritu  es el único camino que posibilitará  la unidad. "no  el chicote, no la amenaza, no la multiplicación de leyes que van coartando las libertades", finalizó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

invitación a comentar lo publicado. la única restricción está en un lenguaje pulcro, directo, sin insultos ni palabras soeces que dañen la dignidad