Páginas vistas en total

martes, 28 de octubre de 2014

la agencia española EFE ha divulgado el texto que sigue cuando Francisco reclamó "tierra, techo y trabajo" las TRES TES, para los pobres del mundo. previno que el Papa será llamado comunista por el amor a los pobres que está en el centro del Evangelio. 150 delegados han concurrido al Evento. más adelante publicaremos otros detalles, según El Vaticano vaya entregándonos.

El papa Francisco reclamó este martes "tierra techo y trabajo" para los pobres de todo el mundo ante un centenar de movimientos de base de todos los continentes reunidos en el Vaticano.

"Este encuentro nuestro responde a un anhelo muy concreto (...) un anhelo que hoy debería estar al alcance de todos, pero que hoy vemos con tristeza que está cada vez más lejos de la mayoría: tierra, techo y trabajo. Es extraño pero si hablo de esto para algunos resulta que el papa es comunista", dijo ante los participantes en el Encuentro Mundial de los Movimientos Populares.
Según Radio Vaticano, el papa lamentó que por el hecho de hablar de estos tres conceptos pueda ser tachado de "comunista", a tiempo de recordar que"el amor a los pobres está en el centro del Evangelio" y que "no responde a ninguna ideología".

"Digamos juntos desde el corazón ¡Ninguna familia sin vivienda! ¡Ningún campesino sin tierra! ¡Ningún trabajador sin derechos! ¡Ninguna persona sin la dignidad que da el trabajo!", exhortó.

En declaraciones a Efe, Sergio Sánchez, participante en el encuentro y conocido en Argentina como "el cartonero del papa" por la amistad que le une a Bergoglio, explicó emocionado que el pontífice les animó a seguir luchando por un "mundo más justo".

Evo en el Vaticano
En la oportunidad, el presidente de Bolivia, Evo Morales aprovechó para saludar al Papa. Asimismo se prevé que el Mandatario será recibido por el Sumo Pontífice cerca de las 14.00 horas de horas de hoy para abordar temas bilaterales.

AFP/EFE

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

invitación a comentar lo publicado. la única restricción está en un lenguaje pulcro, directo, sin insultos ni palabras soeces que dañen la dignidad