Páginas vistas en total

miércoles, 12 de noviembre de 2014

pastores de la Iglesia al reconocer el crecimiento económico,demanda superar la pobreza, de tal modo que los grupos deprimidos sean beneficiarios de "la bonanza económica". recursos para la salud demandó Aparicio que seá confirmado Arzobispo de Cochabamba el 20 de enero en Cochabamba.

La Iglesia católica destacó el crecimiento económico del país, pero demandó soluciones concretas para superar la pobreza de muchas familias bolivianas.

El obispo Eugenio Escarpellini dijo que hay diferentes proyecciones de una macroeconomía positiva hacia el futuro, pero no así de la microeconomía, “de aquella de las familias, de los vendedores, de los pequeños trabajadores y artesanos”.


Según el obispo, los grupos deprimidos se ven en dificultades a causa de la inflación, entre otros factores.

Desde el punto de vista de la Iglesia, el Gobierno debe establecer acciones para que todas las familias se beneficien realmente de la bonanza económica.

No es suficiente la entrega de subsidios, más bien son necesarias respuestas estructurales que se traduzcan en políticas públicas y económicas que permitan el desarrollo, que se vaya afianzando y sea sostenible en el tiempo. “Este es el desafio para nuestro país”, dijo Escarpellini.

Añadió que la inversión pública debe destinarse a la salud, educación, obras de asistencia social y desarrollo productivo, buscando el verdadero progreso del pueblo.

Según información oficial, Bolivia proyecta un crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) del 5.9 por ciento para el 2015, superando el 5.7 por ciento previsto para el cierre de 2014, uno de los más altos de Latinoamérica, según las autoridades bolivianas. 

Por otro lado, el economista del Banco Mundial (BM), Julio Loayza, informó que la pobreza en Bolivia se redujo casi 20 por ciento durante los últimos 10 años, debido al crecimiento de sectores que generalmente emplean a personas de menos recursos, como la agricultura, transporte, comercio o construcción, entre otros.

Datos.

Positivo

Los obispos reunidos en Cochabamba valoraron la creciente inclusión social que se ha dado en Bolivia. Invitaron a continuar con los esfuerzos para incluir a los más pobres y marginados, quienes todavía necesitan ser atendidos.

Positivo

Los religiosos expresaron su esperanza por una patria de progreso y justicia, pues en el país se ha dado una muestra de cultura democrática por el alto espíritu participativo demostrado en las elecciones desarrolladas el pasado 12 de octubre.

Mar

Desde el punto de vista de la Iglesia, la demanda marítima boliviana debe pasar por el diálogo. “Siempre hemos pregonado que el diálogo es el mejor camino para solucionar los problemas y entre dos países hermanos como Bolivia y Chile también deben haber la misma capacidad”, señaló Eugenio Escarpellini. Como institución no tienen una postura sobre el pedido boliviano.

Aparicio será investido como arzobispo de Cochabamba el 20 de enero

Óscar Omar Aparicio Céspedes será investido como arzobispo metropolitano deCochabamba el 20 de enero de 2015. Sustituirá a Tito Solari Capellari.

La información la ofreció ayer el arzobispo Tito Solari, en la clausura de la 98 Conferencia Episcopal Boliviana.

El papa Francisco nombró a Aparicio como arzobispo de Cochabamba el pasado 24 de septiembre, tras la renuncia presentada por Solari a la Santa Sede, fundamentada en el límite de edad establecido por el Código del Derecho Canónico, que señala los 75 años.

Monseñor Aparicio Céspedes nació el 26 de septiembre de 1959 en La Paz. Realizó los estudios de teología en la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma, donde obtuvo el título en teología dogmática.

A su regreso de Roma, fue nombrado párroco de San Antonio, en La Paz, profesor y después director del seminario mayor San Jerónimo.

El 29 de mayo de 2002 fue elegido obispo titular de Cizio y auxiliar de La Paz. Recibió la ordenación episcopal el 25 de julio sucesivo. Ha sido secretario general y actualmente es presidente de la Conferencia Episcopal Boliviana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

invitación a comentar lo publicado. la única restricción está en un lenguaje pulcro, directo, sin insultos ni palabras soeces que dañen la dignidad