Páginas vistas en total

domingo, 13 de abril de 2014

domingo de Ramos. Jesús ingresa en Jerusalen, la ciudad le aclama y reconoce como a su Rey, palmas, vítores euforia...quién creyera algunos dias después ese mismo pueblo gritaría "Barrabás, Barrabas" y refiriéndose a Cristo "Crucifícale, crucifícale" hoy en SC, según los medios

Con la celebración del Domingo de Ramos se inició de la Semana Santa, miles de fieles se dieron cita en las iglesias para las celebraciones litúrgicas y la tradicional bendición de ramos. El Arzobispo de Santa Cruz, monseñor Sergio Gualberti exhortó a la población a salir del “egoísmo” y solidarizarnos con los “crucificados de este mundo”.


“Caminar a la manera de Jesús, con espíritu de servicio y humildad y con entrega generosa, saliendo de nuestro egoísmo, dispuestos a solidarizarnos con los crucificados de este mundo con tantos hermanos víctimas inocentes de las estructuras injustas de la sociedad, de tantos hermanos sumidos en la pobreza, de tantos hermanos que viven en el abandono, en el dolor y en la enfermedad”, afirmó Gualberti en la celebración que congregó a un importante número de fieles que se congregaron en el atrio de la Catedral de Santa Cruz.
El prelado explicó que en el domingo de ramos, Jesús se presenta como rey, pero un “rey sin ejército, un rey humilde y sencillo, el rey de los pobres y de la paz” asimismo señaló que Jesús no recurre ni al poderío de las armas ni de las riquezas para instaurar el reinado de Dios.
“Pone en jaque a las estructuras de poder, al orden injusto y corrupto, porque el viene para acabar con la opresión, para liberarnos de toda clase de cadenas, personales y sociales”, explicó
Finalmente, se hizo eco de la exhortación realizada por el Papa Francisco este mismo domingo de ramos a los jóvenes de todo el mundo a quienes pidió “tener el valor de ser felices”, Monseñor añadió que “el seguir a Jesús es lo único que da sentido a nuestra vida, que nos lleva a la verdadera felicidad” y agregó:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

invitación a comentar lo publicado. la única restricción está en un lenguaje pulcro, directo, sin insultos ni palabras soeces que dañen la dignidad