Páginas vistas en total

domingo, 19 de agosto de 2012

inadmisible el linchamiento. cómo se puede quemar vivo al adversario. no tiene explicación. y amenazar con meter a la cárcel a personas que han servido toda su vida. (Severas palabras del Cardenal)


"Últimamente se amenaza a personas, se amenaza a las instituciones, se amenaza a todo el mundo de llevarlos a la cárcel, de hacerles juicio, y eso es estar jugando con la dignidad del pueblo Boliviano", dijo el cardenal en su homilía dominical.
 A "las personas que han trabajado durante tanto tiempo en el país por la democracia y por la libertad, no se las puede amenazar y amedrentar diciendo que los van a llevar a juicio o que los van a llevar a la cárcel", agregó el purpurado.
 El cardenal Terrazas no mencionó ningún caso específico, pero pronunció sus críticas 48 horas después de las amenazas lanzadas por el Gobierno contra la Agencia de Noticias Fides (ANF), propiedad de la Compañía de Jesús, por una supuesta "tergiversación" de un discurso del presidente Evo Morales.
 "La muerte también puede ser moral mis hermanos", dijo el cardenal. "Frente a los comentarios vagos no se puede responder diciendo que eso no se conozca, no se puede perder la libertad de decirlo y no se puede hacerlo con palabras hirientes de las personas".
 "Eso también es atentado contra la vida, matar moral y espiritualmente a una persona, quitarle su dignidad, volverlo como un objeto que se puede utilizar mientras sirve pero cuando ya no nos corresponde lo sacan del medio", señaló.
 "Lo que nos dice Pablo en la Carta a los Efesios: Cuiden mucho su conducta y no procedan como necios, no procedan como tontos, sino como personas sensatas que saben aprovechar bien el momento presente porque estos tiempos son malos", prosiguió.
 "Tenemos que proceder -prosiguió-con la sabiduría, con la sagacidad del espíritu que es el que está en nosotros y llena nuestro corazón e inteligencia. El espíritu que nos da sabiduría, esa capacidad que se va perdiendo tanto, la sabiduría va siendo pisoteada, va siendo dejada a un lado y se lava convirtiendo en lenguaje hiriente, en lenguaje para destrozar al hermano".
 Previamente, el cardenal Terrazas condenó el linchamiento de dos ciudadanos brasileños la semana pasada en la localidad de San Matías.
 "No podemos estar de acuerdo con los linchamientos, no podemos estar de acuerdo con aquellos que matan porque dicen que pueden hacer justicia por sus propias manos", subrayó.   
"Nos estamos acostumbrarnos a convivir con la muerte que se provoca en nuestros ambientes, la muerte que viene de la delincuencia organizada, la muerte provocada también por quienes están llamados a conservar la vida. No podemos acostumbrarnos a vivir en medio de sepulcros blanqueados, pero sepulcros al fin, donde no hay vida, donde no hay esperanza, donde no hay vida, donde no hay amor", dijo.
 "Hoy cuesta hablar de la vida, si el linchamiento ya se está haciendo una costumbre, la costumbre más brutal y estúpida que puede imaginar una persona; quemar al adversario vivo, eso no puede ser aplaudido, eso no puede ser consentido; no sabemos quiénes y porqué pueden mover a unos hermanos a realizar estos actos que van denigrando la dignidad de nuestros pueblos", señaló el cardenal en alusión al linchamiento de dos ciudadanos brasileños ocurrido la semana pasada en San Matías.
 "Terrible lo que hemos vivido estos días en nuestro país. Pero más allá de esta muerte física, causada sin ningún escrúpulo, pensando que así se van a corregirlos errores del prójimo, nosotros tenemos que reaccionar diciendo que aunque ese hermano este hundido en el error, ese hermanos tiene la esperanza de convertirse y su vida es sagrada; puede perder la libertad de estar caminando (encerrado en la cárcel) pero jamás pueden perder su dignidad, eso nos toca defender y decirlo con claridad para que esa vida de Dios penetre frente a los que no quieren vida sino seguimientos oscuros", afirmó el cardenal.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario

invitación a comentar lo publicado. la única restricción está en un lenguaje pulcro, directo, sin insultos ni palabras soeces que dañen la dignidad