Páginas vistas en total

martes, 2 de septiembre de 2014

Tito Solari cumplió sus 75, 40 de ellos como misionero en Bolivia. "me voy dice el Pastor." quién escribió a Francisco por el tiempo cumplido. años intensos de agitación y cambio. de decir la verdad y de enfrentar el error. infatigable Tito recorrió el departamento de punto a punto. infatigable asistiendo a sacerdotes y fieles. "seguiré con ustedes desde la Comunidad Salesiana"


El arzobispo de Cochabamba, monseñor Tito Solari celebra hoy su 75 aniversario con una misa, a las 19:00 horas, en la Catedral Metropolitana. Posteriormente compartirá con amigos y feligreses. Desde hace unos meses, Solari ha anunciado que, cumplidos los 75 años, deberá retirarse. Si bien su jubilación no será inmediata, sus labores se prolongarán solamente hasta que El Vaticano nombre a su sucesor.

Monseñor Solari cumple 40 años de estadía en Bolivia. Su ordenación sacerdotal de salesiano data del 23 de diciembre de 1966. En 1986 fue designado obispo auxiliar de Santa Cruz. Reside en Cochabamba desde 1999. Su liderazgo para la pacificación de los conflictos por la Guerra del Agua marcó el inicio de una gestión comprometida con las necesidades de la población.

Su aproximación a los sectores más vulnerables es permanente. Ha compartido la alimentación de los recicladores de residuos sólidos y celebrado oficios religiosos con los reclusos, solo para citar algunos ejemplos de su labor pastoral. 

Cuando viajó a su natal Italia, entre marzo y abril pasados, por problemas de salud, la población lamentó su ausencia, aunque Solari mantuvo contacto con creyentes y amigos a través de su cuenta de Facebook.

A su retorno, en mayo pasado, el Arzobispo fue recibido con flores, música y gran alegría de diversos sectores, entre ellos los jóvenes, con quienes tiene gran afinidad.

Cuando se le preguntó sobre su estado de salud, Solari, afirmó sentirse chalinga. Usó el popular término, que significa “como nuevo” reflejando su espíritu positivo y optimista. Solari se sometió a tratamiento médico en Europa por una pancreatitis aguda. 

“Vuelvo con otro espíritu, de la experiencia que el Señor me ha dado a través de una luz diferente”, indicó.

En sus homilías transmite, además de contenidos religiosos, orientaciones para la vida, promoviendo principalmente un espíritu humilde y la búsqueda de la verdad. 

Responde con sinceridad y sencillez a todo tipo de preguntas. Manifiesta su preocupación porque cada vez hay menos vocaciones y menos católicos comprometidos.

El arzobispo cumple sus funciones religiosas con cautela, pero con felicidad, y anuncia que se quedará en Bolivia durante su jubilación. Cochabamba tiene la dicha de contar con una autoridad eclesiástica como Tito Solari y aprender de sus enseñanzas. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

invitación a comentar lo publicado. la única restricción está en un lenguaje pulcro, directo, sin insultos ni palabras soeces que dañen la dignidad