Páginas vistas en total

jueves, 6 de enero de 2011

según el arzobispo de Sucre Jesús Pérez el único evangelista que refiere la historia de los Magos de Oriente es Mateo. enriquecida historia de amor

El evangelista Mateo es el único que nos habla de los Magos que vienen a Jerusalén buscando al Mesías. “Unos Magos del oriente se presentaron en Jerusalén preguntando: ¿Dónde está el Rey de los judíos que ha nacido?” (Mt. 2,2).

Siglos posteriores, la imaginación de los creyentes, les dio el nombre de reyes, fijó el número en tres y les asignó los nombres de Melchor, Gaspar y Baltasar. San Mateo se refiere simplemente, “unos magos del oriente”.

Por otras fuentes, se sabe que tales “magos” eran sabios, depositarios de las tradiciones más venerables de sus pueblos. Pero aquí lo más importante es que estos señores venían de lejos, no pertenecían al pueblo de Israel, pero sabían de una profecía que asignaba a Israel el nacimiento de un rey, de un Mesías. Lo más raro es que el pueblo de Israel había olvidado el anuncio profético, pero los magos sí lo tenían presente.

Hay que prescindir del encanto de los detalles coyunturales para ir al mensaje tan profundo. Lo que quiere darnos San Mateo de esta gente que vinieron del oriente, pertenecientes a pueblos paganos y cómo con la visita de ellos a Jerusalén, se cumplían varias profecías de los profetas del pueblo de Israel; han venido a adorar al rey de los cielos, a la vez, rey de judíos y no judíos. Mientras tanto, Herodes y los hombres versados en las Santas Escrituras del pueblo de Israel, no dieron paso alguno para ver al Mesías, más bien se pusieron en contra de esta afirmación.

A esta fiesta en los libros litúrgicos del Oriente y Occidente, se le da el nombre de Epifanía. Epifanía de Dios, o sea, una nueva revelación de Dios en la que Jesús aparece como luz de las naciones paganas. Cristo será la luz del Padre en el mundo, el encuentro definitivo de Dios con el hombre. El cuerpo humano de Jesucristo será el centro de la religión, de la adoración al Padre y de la reunión, de la comunión de todas las razas y culturas.

Desde la venida de Jesús al mundo hecho hombre hay una fuerte llamada a romper los particularismos de Israel. Cristo nace para todos, como el sol sale cada día para todos. Por ello, no hay nada más contrario al cristianismo que los particularismos, individualismos ideológicos, políticos, regionalismos... Todo lo que crea división, enfrentamientos, distancias, separaciones geográficas, nos destroza, nos despedaza, tanto a nivel nacional como internacional.

Jesús vino para salvarnos a todos, a todos nos ofrece la salvación. El cristiano tiene la tarea de ofrecer, anunciar a Cristo como el Salvador. No se puede imponer la religión. Dios tiene, es verdad, sus caminos para cada persona, y cada quien puede dar su aceptación. Los judíos eran los primeros invitados, eran los depositarios de las promesas de Dios. Esa prioridad en manera alguna era exclusividad. Las fronteras del pueblo de Israel estaban llamadas a ampliarse a todas las razas y culturas.

¡Qué bien explica esta idea el profeta Isaías 650 años antes de nacer Jesús! “Levántate, Jerusalén, resplandece, que ha llegado tu luz y la Gloria de Yahvé amaneció sobre ti ... Los pueblos se dirigen hacia tu luz y los reyes, al resplandor de tu aurora ... todos se reúnen y vienen a ti; tus hijos llegan de lejos ...” (Is 60,1-4).

La fiesta de Epifanía se convierte en la fiesta de la universalidad de la salvación. Pues en la Epifanía celebramos la manifestación de Jesucristo a todos los pueblos del mundo, representados en los magos. Por ello, esta fiesta hay que celebrarla en profundidad, en clave misionera, universalista, y queda un gran camino para la humanidad como para los cristianos para llegar a vivir en Cristo teniendo una visión universalista.

Ser universales exige, en el nivel eclesial, que no nos encerremos en nuestros grupos, sino que nos abramos a todos, trabajemos con todos, tengamos una visión más global de la Iglesia.

Ser universales, en el nivel social, nos pide que seamos pluralistas, aceptando a todas las personas de cualquier raza o cultura, venciendo todo racismo.

La Iglesia en la celebración de la Eucaristía es la mejor escuela de universalidad porque participamos en ella personas de gustos y edades diferentes convocados por Cristo el Salvador de todos.


Jesús Pérez Rodríguez, O.F.M.
ARZOBISPO DE SUCRE

1 comentario:

  1. Existe un peligro que descubrí y del que debo advertirte. Existe en méxico un grupo llamado "El YUNQUE" que funciona como una enorme red de espionaje que trabaja para el PAN y para los empresarios del PAN. Son millones de adultos y jóvenes los que estan en ese grupo secreto. Ellos hacen reportes de cualquiera que dice algo sobre política o religión. Si los del YUNQUE saben que uno está diciendo o haciendo cosas que no les gustan ellos se encargan de usar a los más malvados agentes del YUNQUE para atacar a quienes se atreven a hacer o pensar cosas que consideran diferentes.
    Esos ataques son más duros contra aquellos que se atreven a hablar a grupos de jóvenes o, peór ahún, hablar de política o religión a grupos grandes de personas sin ser partidario de las idas del PAN. En esos casos, ellos pueden ir desde hostigamiento diario a la víctima hasta el arruinar; golpear; enfermar (tienen científicos) e incluso asesinar. (y cosas peores)
    El yunque usa sobre todo a estudiantes del tecnológico de monterrey para reclutar a niños. Los estudiantes del ITESM se ofrecen de maestros de bajo salario o gratis en los clubs de fin de semana en las secundarias o van a formar grupos religiosos en las parroquias o van a los parques públicos a formar grupos informales de foot-ball o basquet-ball o bolei-ball para ganarse la confianza de los niños a los cuales luego reclutan en secreto en el YUNQUE a espaldas de los padres. Los del yunque para que los papas no sospechen hacen que los niños se pongan a rezar el rosario y los llevan a misa y los papas diciendo: ¡que buenos muchachos se halló mi hijito! y no saben la clase de demonios que son esos agentes del yunque. Ellos llevan a los niños a supuestos retiros espirituales en donde les lavan el cerebro, convirtiéndolos en demonios que odian a muerte toda idea distinta a las secretas doctrinas nazis del PAN (a, sí olvide decirte que originalmente, durante la segunda guerra mundial, el yunque tenia otro nombre: Partido nazi) (muchos empresarios poderosos creyeron que hitler ganaría la guerra y pusieron copias del partido nazi de hitler en méxico; pero cuando hitler perdió la guerra, le pusieron otro nombre: el muro y luego le cambiaron de nuevo el nombre cuando el anterior se quemó y le pusieron: El YUNQUE) Si, los del YUNQUE y los lideres del PAN en realidad son nazis.

    ResponderEliminar

invitación a comentar lo publicado. la única restricción está en un lenguaje pulcro, directo, sin insultos ni palabras soeces que dañen la dignidad