Páginas vistas en total

domingo, 11 de mayo de 2014

de regreso en casa, el Pastor agradeció todas las muestras de afecto durante la enfermedad que padeció. conmovió su sermón junto a las autoridades y al pueblo de Cochabamba. en la foto Tito Solari celebrando

Solari comenzó  el sermón religioso agradeciendo a las familias, autoridades políticas, parroquias, grupos de oración, pastorales, catequistas y congregaciones por las oraciones ofrecidas a favor de su recuperación. Asimismo, dedicó uno especial  a “sus hermanos obispos” de Cochabamba, el resto del país y el Cardenal, cuya “cercanía” y oración  sintió desde Italia.

“Siento la necesidad, el deber y el deseo de agradecerles de todo corazón estas oraciones y esta cercanía y ofrecer esta eucaristía dándole gracias al Señor”, indicó tras ponderar el trabajo de los medios de comunicación, quienes fueron el “canal” que mantuvo la conexión entre su persona y los fieles.
Solari dedicó gran parte de la homilía a valorar el poder de la oración, la cual indicó sirvió para unir a Dios, el pueblo y su persona durante su enfermedad. “¿Qué nos dice esta experiencia de comunión entre ustedes y la oración por el pastor? Nos dice que somos familia”, dijo al respecto.
Asimismo, pidió a los creyentes católicos orar por las vocaciones, las cuales son la “primera necesidad de la Iglesia”. Con una sencilla túnica blanca y amarilla, que representa los colores de la Iglesia, el monseñor Solari también instó a cultivar la fe y la caridad. En la misma línea planteó un desafío, traducir ambas en obras materializadas en la solidaridad. “La fe si no se traduce en obras está muerta, si la caridad no es real se queda vacía. Nuestra Iglesia, fe y caridad tienen que expresarse en la solidaridad”, resaltó.
Al acto asistieron el alcalde, Edwin Castellanos,  representantes del Concejo Municipal, Asamblea Legislativa Departamental y otras entidades académicas y empresariales. Castellanos resaltó el mensaje del monseñor.
Afronta una pancreatitis
El monseñor Solari partió a Europa en febrero de 2014 para cumplir funciones religiosas, donde  sintió molestias y fue internado en un hospital de Madrid. Posteriormente fue  sometido a estudios médicos que le diagnosticaron pancreatitis aguda  y descartaron la presencia de cáncer en su organismo.
Tras dos meses de tratamiento y reposo junto a su familia en Italia, retornó a Bolivia el 8 de mayo. En la ocasión un centenar de feligreses entre jóvenes, religiosos y laicos recibieron al “pastor” de Cochabamba con flores, música y expresiones de agradecimiento. Monseñor Solari presentó su renuncia al arzobispado ante el Vaticano. Anunció que espera la respuesta del papa Francisco. Entre tanto, retomará sus funciones religiosas con prudencia puesto que cuenta con un tratamiento “exigente y largo”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

invitación a comentar lo publicado. la única restricción está en un lenguaje pulcro, directo, sin insultos ni palabras soeces que dañen la dignidad