Páginas vistas en total

domingo, 20 de marzo de 2016

Gualberti en Domingo de Ramos, ante un lleno completo de La Catedral de SC, se refirió a la crisis que vive Bolivia con la ola de escándalos de corrupción, tráfico de influencias, mentiras y engaños reclamando la verdad y la justicia libre de presionnes para superar la desconfianza y el clima de credibilidad que provocan estos hechos.

El arzobispo de Santa Cruz, monseñor Sergio Gualberti, se refirió este domingo a los casos de corrupción y tráfico de influencias que afectan al país y pidió que la justicia investigue con objetividad y sin presiones todas estas denuncias.



Gualberti hizo esta reflexión en su homilía del Domingo de Ramos en la catedral de la ciudad de Santa Cruz ante la presencia de una multitud de feligreses que participó de la celebración eucarística. 

"Cada día los medios de comunicación nos presentan noticias de personas que se aprovechan del poder para enriquecerse, recurriendo incluso a la corrupción, el tráfico de influencias, la mentira y el engaño. En el intento de ocultar hechos reñidos con la ley, se difunden declaraciones contradictorias y ambiguas que, en vez que hacer luz sobre los hechos, enredan más la situación y confunden a la opinión pública, como si se quisiera distraer la atención del verdadero problema", señaló el prelado.

El monseñor agregó: "Hay necesidad de verdad y que la justicia haga una investigación imparcial, objetiva y libre de toda presión. Solo en la verdad se supera el clima de desconfianza y la falta de credibilidad que provocan estos hechos y que amenazan la convivencia pacífica y el estado de derecho en una nación".

El arzobispo no precisó de que caso estaba hablando ni mencionó ningún nombre, pero según señala un comunicado de la Oficina de prensa de la Arquidiócesis de Santa Cruz, estas palabras hacen referencia al "escándalo de corrupción, tráfico de influencias, mentiras y engaños que envuelven a altas esferas de gobierno".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

invitación a comentar lo publicado. la única restricción está en un lenguaje pulcro, directo, sin insultos ni palabras soeces que dañen la dignidad