Páginas vistas en total

viernes, 29 de junio de 2012

atolondrado el Jefe de estado la emprende contra la Iglesia Católica que resulta siendo aliada de los amotinados policías. risible!


El presidente Evo Morales expresó el viernes su decepción por la actitud de la Iglesia Católica, a cuya jerarquía eclesiástica acusó de defender a grupos de derecha, por reconocer al Gobierno de Federico Franco, tras el denominado golpe congresal que destituyó a Fernando Lugo en Paraguay y por la bendicón que dio a la tropa policial amotinada en Bolivia.

En una entrevista con radio Nacional de Argentina, en medio de su participación en la Cumbre del Mercado Común del Sur (Mercosur), dijo que "soy católico, pero estoy decepcionado de la Iglesia Católica. En Paraguay, fue la primera en reconocer al Gobierno de Franco. Y la semana pasada, en Bolivia, bendijeron el motín policial".
hoy en Mendoza culpó de sus males a la Iglesia Católica

En Paraguay, resultado de un proceso por la muerte de policías y campesinos en una recuperación de tierras, Fernando Lugo fue apartado de la presidencia de su país y en su lugar asumió el vicepresidente, Francisco Franco.

El propio Lugo calificó ese proceso como "un juicio político orquestado por la derecha", al igual que otros mandatarios de la región, entre ellos Morales.
En Bolivia, la semana pasada estalló un motín policial por mejoras salariales, que el Gobierno calificó de un intento de golpe de Estado urdido por algunos policías, ex uniformados y alentados por partidos de derecha.
Según el Mandatario boliviano cuando el pueblo se encuentra "arrinconado por el Estado colonial" la Iglesia no se prenuncia, pero cuando el pueblo es el que "arrincona" a ese Estado "aparece el padre orando por los dirigentes".
Morales manifestó que esa es su experiencia sindical y ahora como Presidente.
"Cómo la Iglesia va a bendecir a un paro armado para que ese paro, que es una sublevación inconstitucional tome instituciones", cuestionó Morales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

invitación a comentar lo publicado. la única restricción está en un lenguaje pulcro, directo, sin insultos ni palabras soeces que dañen la dignidad