Páginas vistas en total

sábado, 1 de octubre de 2011

cuando una persona como Minor Vidal da testimonio de un milagro de Dios con su propia vida, merece todo nuestro respeto. Bendiciones!


Con un semblante mejorado, una cicatriz apenas notoria al lado derecho de la cabeza, un caminar lento y 10 kilos menos desde la última vez que se lo vio después del trágico accidente aéreo ocurrido el 6 de septiembre en Trinidad, Minor Vidal (35) reapareció ayer ante los medios de comunicación sin ánimos de relatar en detalle lo que le sucedió porque aún se fatiga, pero insistiendo en varias oportunidades: “Soy un milagro de Dios”.
“Yo me califico como una bendición, un milagro, por lo que justamente no voy a entrar a detallar todo ese proceso. Desde el accidente hasta que me encontraron, fueron muchas cosas que me pasaron para que yo siga (vivo) por eso me considero más como un milagro, con una bendición de Dios”, dijo.
Acompañado de su esposa Mariela Llanos y su hermano mayor, Iván Vidal, Minor dijo que estaba de acuerdo en salir ante los medios de comunicación porque siente que aún está con vida para dar el mensaje a la gente de “no perder la fe en Dios”, porque eso fue lo que lo salvó del accidente en el que murieron las ocho personas que estaban con él en la aeronave.
El 23 de septiembre pasado fue dado de alta de la clínica Los Olivos, pero todavía está bajo control médico. Ayer, cumpliendo su compromiso con los medios de comunicación, Vidal relató sólo algunas fases de su sobrevivencia en el monte a unos 10 kilómetros de Trinidad durante tres noches y dos días (61 horas).
La rueda de prensa, organizada por la familia y la empresa aérea Aerocon en el hotel Regina, duró cerca de 30 minutos en la que Vidal contestó las preguntas de los periodistas con tranquilidad y en algunos momentos con la ayuda de su esposa que estaba sentada al lado.
Agradeció por el rescate a las Fuerzas Armadas –en especial a los Diablos Azules–, a sus compañeros de la empresa SAE, a los funcionarios de Aerocon y  a las clínicas Cossmil y Los Olivos por la atención prestada. 
Su esposa también habló y dijo que ella junto a sus hijas de ocho y seis años, se ocupan de mimar y cuidar a Minor Vidal. “En teoría yo ya era viuda, en teoría estaba esperando nuestro turno para hacer reconocimiento de cadáveres; hasta el final no quería creer, tenía una esperanza”.
“Vidita yo te amo, estoy muy feliz que estés conmigo” le dijo a su esposo con una vos tímida al terminar la rueda de prensa.  Ambos dijeron que es otra oportunidad que Dios les dio y que aprovecharán para compartir con la familia.

Salud
Aunque su estado de salud mejoró, Vidal reconoció que todavía no podría decir que está en un cien por ciento bien. No obstante, de acuerdo a lo que dicen los médicos, está progresando poco a poco y dependerá de ello su vuelta a Trinidad y a sus actividades laborales.
Dijo que cada día se siente mejor y, además de las consultas médicas, acude a sesiones psicológicas.   

Fragmentos del accidente
“Desde el momento del impacto, duró casi 10 segundos, escuché un poco el gemido de la gente  pero todo era oscuro, no veía nada y lo único que hice en caso de que me hayan escuchado es darle un poco de tranquilidad (…). Hubo un silencio total hasta el día siguiente”, relató Vidal.
“Yo sólo sé que en la noche llamaron a un celular no sabría de qué persona será. Lo que yo hice, tenía mi celular, lo primero que hice fue mandar un mensaje a mi esposa: ‘ayúdenme por favor nos hemos estrellado’”.
"Dios ha querido dar un mensaje de que existe, y que en ningún momento hay que perder la fe, pues existen los milagros y una prueba clara soy yo. Y si Dios me ha mantenido con vida debe ser por algo; creo que ha sido justamente para cambiar la mentalidad de la gente y para que sigamos creyendo en su presencia", dijo.
Vidal afirmó que en ningún momento, desde el impacto del avión, perdió la fe y flaqueó porque todo el tiempo caminó rezando y orando y puso su vida en manos de Dios para salir primero del avión y luego en el lugar donde lo encontraron los efectivos de la Fuerza Naval.
Consultado que si se consideraba un milagro o un héroe, afirmó que se consideraba un milagro y una bendición de Dios, porque desde el día del accidente hasta su rescate, le pasaron muchas cosas que le calaron hondamente "Me considero un milagro bendecido por Dios", añadió.
"Ojalá que este testimonio que he vivido sirva para que la gente cambie. Creo que muchos han cambiado, ya que mucha gente que no conozco me envió mensajes indicándome que no sólo fue un milagro para mi, sino para toda la gente que busca un cambio en sus personas", agregó.
INVESTIGACIÓN
• La empresa Aerocon informó que aún no existe un informe oficial del accidente y que la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) continúa con la investigación.
•  La caja negra del avión Fairchild SA227, que fue enviada a Brasil para su investigación, ya retornó junto con las personas que realizan las pesquisas.
Minor Vidal aún no fue entrevistado por el equipo de personas que realiza la investigación sobre las causas del accidente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

invitación a comentar lo publicado. la única restricción está en un lenguaje pulcro, directo, sin insultos ni palabras soeces que dañen la dignidad